miércoles, 16 de septiembre de 2020

Grandes juegos cortos (menos de 4 horas)

  

Si son como yo (amantes de los videojuegos, pero con poco tiempo para poder dedicarse) esta nota va a ser de su interés. Estos son algunos grandes juegos súper breves que me gustan mucho y pueden completarse en una tarde porque tienen una duración de un máximo de 4 horitas.

Grandes juegos breves

***

Lo bueno, si breve, dos veces bueno

Con los videojuegos me pasa algo similar que con la literatura y las series. Prefiero experiencias más bien breves para poder aprovechar más cantidad de géneros diferentes. Los juegos AAA con más de 100 horas de duración se suelen promocionar con orgullo, aunque a mí me generan mucha pereza.

Sólo pienso en todas las películas, novelas, animés y demases que podría disfrutar con 100 horas de mi vida.

Afortunadamente, los juegos breves son tan abundantes como los masivos, y no menos atractivos. En esta lista abarco de todo tipo, si bien me están faltando algunos que tengo en mi wishlist como Journey, A Short Hike, Super Hot y What Remains of Edith Finch.

Aunque sean cortitos, son experiencias completas y algunas de los juegos que más disfruté en los últimos tiempos. No están colocados en ningún orden en particular. Todos son para PC, tienen requerimientos mínimos y puedan conseguirse en Steam por un precio más que accesible. Casi todos ya tienen mis reseñas en el blog.

¡Comencemos!

***

INSIDE (2016)

Arranco haciendo un poquito de trampa, porque INSIDE lleva un poquito más de 4 horas, si bien no mucho más. Esta magistral obra de los creadores del Limbo (otro tremendo juego que tranquilamente puede formar parte de esta lista) presenta a un niño sin nombre huyendo en una solitaria sociedad distópica.

Esta aventura plataformera incluye lindos puzzles que nunca son tan complicados como para evitar el progreso. Desde lo estético es un logro asombroso. El giro final es muy sorprendente, toda la ambientación es inquietante y hay un gran diseño de sonido como para meterle de lleno en una tarde ociosa.


Portal (2007)

Un clásico moderno y el caso de estudio para los videojuegos bien enfocados y diseñados como experiencias tan breves como plenas. Su continuación es, indudablemente, superior, aunque esta primera parte es excelente como tutorial para meterse en el mundo de Chell, la priosionera del Aperture Science Center, y la supercomputadora con un extraño sentido del humor, GlaDOS.

Darlo vuelta te puede llevar alrededor de dos horitas. Los puzzles son tan divertidos como fascinantes, pudiendo modificar la física a tu alrededor para volverte un superhéroe. Es un producto tan inteligente que se acerca a la perfección.


Firewatch (2016)

Un videojuego sobre la soledad y el alcoholismo que generó polémica por su final anticlimático. Te lleva unas 4 hermosas horas que son súper disfrutables. El protagonista es Hank, un hombre en medio de la crisis de la mediana edad que se convierte en un guardaparques en el desierto de Wyoming.

Más importante que su propia historia es su relación con Delilah, la supervisora a quien sólo conoce por charlas mediante el walkie-talkie. Durante el transcurso del juego comienzan a ocurrir eventos muy extraños que hacen que sea imposible dejar Firewatch hasta terminarlo.


Gone Home (2013)


Otro “walking simulator” que ingresa a mi lista de favoritos. Éste te lleva 2 horas con toda la furia. Kaitlin regresa a la casa de su familia, a mediados de la década de 1990, sólo para descubrir que no hay nadie allí para darle la bienvenida.

Gone Home presenta mucho suspenso, un misterio atractivo y bastantes historias para explorar en relación a la vida de sus padres y la hermana menor de Kaitlin. Lo terminé una tarde de siesta dominguera y me dejó un muy buen sabor de boca.

Por muy pésima que pueda ser esta recepción, también es una buena oportunidad; ella ha estado en el extranjero por algún tiempo, así que es una buena oportunidad para ser entrometida y descubrir qué ha estado sucediendo en la vida de sus padres y su hermana menor.


To the Moon (2011)

 


Si leen mi reseña sobre el juego, lo primero que digo es que me decepcionó. Pero no porque sea malo, sino porque su jugabilidad es súper limitada. Básicamente, se trata de una novela visual sobre la memoria que evoca el estilo de los RPG de 16 bits.

Por más que a mí no me haya gustado, la crítica en general lo alabó. Y a mí el argumento sí me pareció ingenioso y emotivo. Acá no tenemos magias para tirar o monstruos para vencer, sino que manejamos a unos individuos con la posibilidad de ingresar a los sueños para crear recuerdos artificiales, full inception style.

Nuestros protagonistas utilizan este dispositivo para darle a los enfermos terminales la oportunidad de vivir (o hacerles creer que viven) sus sueños. El último paciente es Johnny Wyles, un anciano que quiere viajar a la luna antes de morir, aunque no sabe realmente por qué. Tiene una duración de 4 horas.


DeltaRune: Chapter 1 (2018)


Disfrazada como una demo, en realidad es el primer capítulo de una secuela de Undertale que tiene unas tres deliciosas horas de duración. Los que leyeron mi reseña de aquel primer juego de Toby Fox saben lo mucho que lo amé (y lo mucho que me obsesionó).

Sólo cuando entrás a la primera batalla de DeltaRune te das cuenta de que esta secuela es increíble. Pesé a ser un primer capítulo, cuenta una historia nueva y completa de principio a fin que te deja cebado para el futuro. El argumento es muy interesante y funciona perfecto en su formato corto. Si jugaron Undertale, le deben una pasadita a DeltaRune.


198X (2019)


Para el cierre me dejé el título más reciente y también el más cortito, porque 198X dura apenas una horita y media. Pero esos 90 minutos son intensos a más no poder. Creo que, como experiencia, no es mejor que el brillante misterio meta-narrativo The Hex (en cuanto a lo que intentan decir), pero sí es un gran intento.

Éste es más una película con escenas interactivas donde nosotros protagonizamos distintos juegos de arcade de estilo clásico. Uno tipo Streets of Rage, otro tipo Outrun, un RPG, etc. Pero estos momentos no son solo un respiro gamer, sino que ayudan a desarrollar la comprensión del personaje y su historia.

Si disfrutás de jugar, cada tanto, a títulos de la vieja escuela que pasaron a mejor vida, entonces no hay razón para no amar este juego. Sin duda te va a sacar más de una sonrisa.

……………………………………………………………

=>> Otros posts sobre VIDEOJUEGOS en el blog: “El misterio meta-narrativo de The Hex”; “Moralidad y determinación en Undertale”; “To the moon: una novela visual sobre la memoria”; “Gone Home y el caso de los Walking Simulator”; “Firewatch y los finales anticlimáticos”; “La solitaria distopia de Inside”.

……………………………………………………………

 Podés seguir las nuevas notas y novedades (además de humor y críticas de cine) en mi fan-page: http://www.facebook.com/sivoriluciano. Si te gustó, ¡compartilo o dejá un comentario!

2 comentarios:

  1. To the Moon, Gone home e Inside son espectaculares, muy muy buenos, ahora me han dado ganas de probar los demás, indies cortos y buenos. Gracias por la reseña :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Long time no see!
      Son todos buenos juegos. Me encantan las joyitas indies cortitas como para quemar un par de horas. Cada vez me copan menos los juegos AAA de más de 60 horas.

      Eliminar

Quizás te pueda llegar a interesar...