martes, 22 de septiembre de 2020

Unforgiven y la deconstrucción del western

 Es un asunto importante matar a un hombre. Le sacás todo lo que tiene... y todo lo que va a tener”. Este gran western de 1992 –producido, dirigido y protagonizado por Clint Eastwood– quizás sea una de las más grandes deconstrucciones del western de todos los tiempos.



***

¿De qué va la historia?

En la ciudad de Big Whiskey, la gente intenta llevar una vida tranquila. Los cowboys están tratando de ganarse la vida como pueden. El sheriff Little Bill Daggett (Gene Hackman) intenta construir una casa y mantener un orden con mano dura. Las chicas del burdel de la ciudad sobreviven como pueden.

Pero cuando dos maleantes cortan a Delilah Fitzgerald, una de las chicas del burdel, las prostitutas no están satisfechas con la justicia de Little Bill y ofrecen una recompensa de $1,000 por las cabezas de ambos.

En todo este quilombo hermoso, William Munny (Eastwood) es un pistolero jubilado. En su juventud fue un notorio asesino a sangre fría, aparentemente reformado por su difunta esposa Claudia, quien lo convenció de que abandonara sus costumbres asesinas y se estableciera como un granjero honesto, viviendo en paz con sus dos hijos.



Sin embargo, la agricultura es difícil y su familia tiene dificultades financieras, por lo que Munny vuelve a una vida de matanza cuando un joven pistolero le ofrece dividir la recompensa. Junto con su antiguo socio Ned Logan (Morgan Freeman), Munny y el chico emprenden un último trabajo.


El legado de Unforgiven

La película ha pasado a ser considerada uno de los mejores westerns alguna vez realizados. Ganó cuatro premios de la Academia (y fue nominado para otros cinco), obteniendo “Mejor Película” y Mejor Director para Clint Eastwood, Mejor Actor de Reparto para Gene Hackman y Mejor Montaje de Película para el editor Joel Cox.

En 2013 se hizo un remake japonés protagonizado por Ken Watanabe, que no vi. Eso sí, Unforgiven no debe confundirse con la película occidental más antigua (The Unforgiven), que cuenta una historia completamente diferente.

Incluso en comparación con los Spaghetti Western de Sergio Leone, esta película es más oscura y madura que otras de su género.



El casting es bastante meta. Clint Eastwood ha declarado en ocasiones que considera que esto es una especie de secuela directa de sus westerns anteriores, mostrando lo que sucedió cuando el Hombre sin Nombre envejeció y se quedó sin tipos malos para matar.

Encontramos otro ejemplo metatextual en el hecho de que las botas que usa Clint en esta película, que ha sido su última (hasta la fecha) aparición en un western, son las mismas que usó durante su primera aparición en el western, en el programa de televisión Rawhide de los años 50.


Deconstrucción y reconstrucción

Unforgiven presenta una deconstrucción interesante de los westerns occidentales. El mismo Munny es un arquetipo de personaje deconstruido del tipo de personajes que interpretó Clint Eastwood en los años 60 y 70.

Un aspecto de esto es cómo la película muestra a Munny lidiando con su reinmersión en el ambiente violento y peligroso que dejó atrás antes de convertirse en un hombre de familia.

Al contrario de lo esperado, no se convierte en una figura más heroica y a la altura de las circunstancias. En cambio, se degrada, con sus capas de cortesía siendo despojadas hasta que, al final, vuelve a ser el asesino a sangre fría que alguna vez fue.

El estrabismo característico de Eastwood también está sujeto a esto: el chico que lo acompaña entrecierra los ojos casi constantemente, pero es solo por su mala vista.

El tema del honor antes que la razón también se deconstruye. En este sentido, el título funciona en varios sentidos.

Las prostitutas no pueden perdonar a Quick Mike por cortar a Delilah. Little Bill no puede perdonar a las prostitutas por golpear a los vaqueros. El chico Schofield no puede perdonarse a sí mismo por haber matado a un hombre, y finalmente Will Munny no puede perdonar a Little Bill por matar a Ned (ups, spoiler alert, supongo…).


Como resultado, la mayoría de estos personajes están muertos, moribundos o emocionalmente destrozados para el climax de la película.

Más llamativo todavía son los roles de los buenos y los malos en los westerns tradicionales, que acá se invierten deliberadamente. Will Munny es un (ex) criminal violento que llega a la ciudad y provoca problemas, mientras que Little Bill es el Sheriff que intenta mantener el orden echando a los criminales y reúne a una pandilla para perseguirlos.

Es notable que, durante su período de tratar de ser un buen tipo, Munny es un granjero de cerdos fracasado que vive a duras penas una existencia miserable, está atormentado por la culpa y parece algo patético. Después de volver a sus viejas costumbres, se convierte en un pistolero terriblemente eficaz y el epílogo indica que hasta tuvo éxito financiero. Good guys finish last, ¿no?

Por último, este relato hace hincapié en que no hay nada glamoroso en matar a una persona, incluso si cree que es por razones heroicas. Will Munny está plagado de culpa por todas las personas que ha matado y el chico Schofield sufre un colapso después de que finalmente mata a uno de los objetivos de la recompensa.


Palabras finales

De acuerdo con la deconstrucción general, un tema recurrente a lo largo de la película es que muchos de los personajes están tratando activamente de reescribir su pasado para que parezcan mejores de lo que eran, o tienen recuerdos confusos de ellos para empezar.

Estos recuerdos fraudulentos y defectuosos luego se convierten en mitos del Occidente. Esto comienza desde el primer momento, ya que Will solo considera la oferta del chico porque dijo que el objetivo mutiló a una prostituta, cortándole cara, cuerpo y dedos.

En los momentos finales, Munny vuelve a sus viejas costumbres asesinas y Ned es asesinado, pero Munny lo venga. Y con el dinero que gana de la recompensa por los dos vaqueros, puede seguir adelante y hacer una vida mejor para sí mismo. Un final ciertamente agridulce.

***

POSDATA: En el día de hoy, por la mañana, nació mi segundo niño. Este es Mateo, Matute, el Matthew de la gente.


……………………………………………………………

=>> Otros posts sobre CINE en el blog: “Sin hilo: películas con tramas de eventos aleatorios”; “Videodrome: entre McLuhan y lo reprimido”; “El Bebé de Rosemary y la modernización de terror”; “El bueno, el malo y el feo: la deconstrucción del western”; “El cubo Rubik como (mal) símbolo de la genialidad”.

……………………………………………………………

 Podés seguir las nuevas notas y novedades (además de humor y críticas de cine) en mi fan-page: http://www.facebook.com/sivoriluciano. Si te gustó, ¡compartilo o dejá un comentario!

1 comentario:

Quizás te pueda llegar a interesar...