miércoles, 30 de septiembre de 2020

Villanos en videojuegos (ft. Zombie Night Terror y X-Morph Defense)

Ésta es una especie de secuela de una nota previa que hice sobre el atroz encanto de los villanos como protagonistas en el cine y la televisión. En este caso, un repaso por los videojuegos donde nosotros somos los chicos malos. ¿Cuáles son los más memorables?


***

Esos carismáticos villanos modernos

La ficción ha demostrado que la audiencia está dispuesta a seguir, durante años y años, a algunos personajes bastante nefastos… siempre que sean fascinantes.

Desde Light de Death Note hasta Walter White, pasando por Darth Vader, Frank Underwood y el mismísimo Joker. Tanto el cine como la TV han logrado que los personajes más crueles y oscuros nos seduzcan con su maldad.

Se trata de un giro interesante en la narración convencional que convierte al protagonista en un villano. A veces (aunque no siempre) este personaje principal malvado incluso ganará el corazón de su audiencia.

Estos seres cuyas acciones son moralmente reprobables (por muy bien intencionadas que sean) no se pasan por alto ni se justifican de ninguna manera dentro del contexto de la historia. Básicamente, estamos viendo la historia desde el punto de vista del bad guy.


Nos seguimos enamorando de villanos como protagonistas porque, muchas veces, resultan más interesantes que los héroes de armaduras brillantes. El villano ya no es un mero antagonista (oponiéndose a los objetivos del héroe) sino un personaje cuya complejidad psicológica lo hace atractivo y, hasta noble, a ojos del gran público.


Ejemplos de villanos en el gaming

En videojuegos a veces tenemos a los villanos como protagonistas centrales del relato. Dungeon Keeper es un pionero en este aspecto, debido tanto a la novedad como a la calidad del juego.

En este clásico de Electronic Arts, somos un Señor Oscuro dedicado a construir extensas mazmorras, emplear criaturas y mantenerlas a raya a través de la intimidación y la violencia. Son los héroes los que intentan llegar hacia nosotros para detener nuestro reinado de terror.

También dentro del género de los RTS, Warcraft III tiene una campaña que pone al jugador en control del príncipe Arthas, un joven idealista que lucha contra un horrible ejército de muertos vivientes.

A medida que avanza la guerra, Arthas tiene que recurrir a tácticas cada vez más turbias, comenzando con la matanza de un pueblo dormido cuando se entera de que han recibido cargamentos de comida de un pueblo contaminado en secreto por la plaga de los no muertos.


Desesperado por salvar a la población humana, adquiere, a costa de su alma, una espada maldita lo suficientemente poderosa como para derrotar a su némesis. El jugador todavía tiene el control de Arthas durante la próxima campaña, pero ahora es un Caballero de la Muerte sin alma que lidera a los no muertos en su guerra contra los vivos.

Todos los juegos de la serie Grand Theft Auto están protagonizados por criminales asesinos en masa que luchan contra otros gánsteres. Los diferentes juegos han ido y venido con esta idea. El ejemplo más claro es Tommy Vercetti de GTA: Vice City.

Yendo más hacia el pasado, en los juegos de Rampage obtenemos puntos al destruir la mayor cantidad posible de propiedades y comer gente, y la mayoría de la gente no nos ha hecho nada o son solo soldados haciendo su trabajo. También podemos patearlos hasta la muerte o derribarlos de una construcción.

La familia Nintendo tiene a los títulos protagonizados por Wario, el antihéroe introducido en Super Mario Land 2: 6 Golden Coins para la Gameboy. De hecho, Wario Land fue comercializado con el lema: “Sé el chico malo”.

En la misma sintonía, en Undertale, matar a todos los monstruos del juego te lleva por el “Camino Genocida” de la historia, haciendo que el personaje del jugador sea poseído por “The First Child”.


Esta ruta nos convierte en una fuerza genocida de la naturaleza que es la encarnación viviente del tipo de jugador de videojuegos que mataría a todos los monstruos del mundo por diversión, por el desafío, solo para ver qué pasa… o porque son malditos psicópatas.

Hay muchísimos ejemplos más dando vueltas. Red Dead Redemption, Injustice: Gods Among Us (que lo jugué hace poco y me re gustó), Hotline Miami, cualquier entrega de Tekken siempre termina convirtiéndose en esto, Legacy of Kain, God of War (Kratos es un asesino frenético y vengativo), etc.

Yo traje dos en particular que estuve viciando recientemente.

***

Zombie Night Terror: un Lemmings moderno

Zombie Night Terror es un juego de puzzles y estrategia fuertemente inspirado en… ¿el Lemmings? Sí, aquel juego de 1991 que todos conocemos pero nadie realmente jugaba. Lo loco acá es que no formamos parte de los sobrevivientes del apocalipsis… ¡sino que nosotros somos el apocalipsis!


Todavía no lo terminé, pero ya le metí unas 10 horas y creo que voy por un poquito más de la mitad. Es muy desafiante. Básicamente vamos infectando a los humanos y completando desafíos mientras perseguimos al científico loco que inició todo este lío.

El juego toma referencias de cuanta película clásica de muertos vivientes existe en el catálogo (el nombre de la droga que hace que las personas se conviertan en zombis se llama Romero) y aprovecha un estilo monocromático que, cada tanto, salpica de verdes y rojos para destacar elementos específicos.

Todas estos guiños son súper divertidos. Uno de los desafíos es matar a Gronald the Clown y otro desafío más es acabar a The Zombinator, por mencionar dos ejemplos. El juego tiene muchísimo humor.

Zombie Night Terror moderniza un estilo de juego de ingenio que hace mucho tiempo que no veía. Requiere paciencia y muchísima creatividad, ya que hay muchas formas diferentes de superar cada desafío. Las mecánicas de juego que presenta son muy novedosas.


X-Morph Defense: un creativo tower defense

Otro gran título que tiene a los villanos como protagonistas es X-Morph: Defense, al ponernos en el papel de los alienígenas que atacan a la humanidad. Se trata de un título que combina (y de forma muy original) el estilo de los Tower Defense, con un género de salas de arcade: los top down shooters.


Me encantó este título que te lleva unas 15-16 horas para terminar su campaña principal. Creo que tiene un gran balance entre acción y estrategia. Fiel a la naturaleza de los Tower Defense, vamos instalando torres antes de cada nueva oleada. Sin embargo, X-Morph: Defense tiene a una nave de movimiento libre que apoya la acción a lo largo de todo el campo de batalla.

Las partidas son bastantes frenéticas porque vas manejando a la nave, disparando, upgradeando torres y variando las estrategias en cada oleada para evitar que los enemigos (o, debería decir, los tipos buenos) lleguen al core y lo destruyan.

Entre nivel y nivel tenemos la opción de mejorar el equipo de nuestra nave o los diferentes tipos de torres. Me quedé con ganas de jugar el modo cooperativo, que se veía muy copado.

Visualmente es muy simpático, con escenarios llenos de edificios y toda clase de elementos que se pueden destruirse para alterar las rutas enemigas. Sí me habría gustado que las locaciones reales que tenemos disponibles (Japón, Argentina, Rusia, Egipto, etc) tuvieran algunos monumentos clásicos para poder destruirlos a gusto y piacere.


Conclusión

¡Y eso es todo por hoy! Si se les ocurre otro buen juego con villanos como protagonistas, me chiflan. Sigan viciando y jugando en esta pandemia que parece que no termina más. El Segador Astado les manda un abrazo.


……………………………………………………………

=>> Otros posts sobre VIDEOJUEGOS en el blog: “5 clásicos de Sega Genesis que recomiendo”; “Grandes juegos cortos (de menos de 4 horas)”; “Cuando ser un indie no alcanza”; “Exploración y comercio en Moonlighter”; “MiniDOOM: el genial homenaje 2D del Doom”; “Lobo Solitario: Elige tu propia aventura y el RPG”. 

……………………………………………………………

 Podés seguir las nuevas notas y novedades (además de humor y críticas de cine) en mi fan-page: http://www.facebook.com/sivoriluciano. Si te gustó, ¡compartilo o dejá un comentario!

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Quizás te pueda llegar a interesar...