miércoles, 15 de julio de 2020

Los intertextos literarios de Jesse y Celine



La trilogía romántica por excelencia –la historia de Jesse y Celine concebida por Richard Linklater– es un gran mar de intertextos. En esta nota repaso las conexiones de estas tres películas con otras ficciones literarias.



***

Aventuras de un día por Europa

Before Sunrise, Before Sunset y Before Midnight. Definir cuál de las películas que conforman esta trilogía es mejor es tan imposible cómo decidirse entre la mejor parte de El Señor de los Anillos. En ambos casos, son trilogías que funcionan como un todo, una única historia filmada en tres actos. Pero vayamos por parte.

Before Sunrise (1995) es uno de los primeros trabajos de Richard Linklater, quien luego se haría famoso por sus películas donde no pasa nada (al menos, no en el formato narrativo tradicional de conflicto-resolución).

Todavía hoy, sigue siendo notable por ser una producción romántica que casi no contiene “love tropes” (en sí, tiene muy pocos ejemplos de los elementos clichés del género), permitiendo que el romance se desarrolle a través de una conversación filosófica y cada vez más íntima.

Ethan Hawke y Julie Delpy son perfectos como Jesse y Celine, un estadounidense y una francesa que inician una conversación en un tren y se enamoran mutuamente durante una escala en Viena. Linklater escribió la historia junto a su coguionista, Kim Krizan, logrando una obra exquisita que combina el ambiente embriagador con un par de personajes que son a la vez brillantes e ingenuos, optimistas pero neuróticos.


Fue seguida en 2004 por una secuela, Before Sunset, que reunió al director y las estrellas y vio a Hawke y Delpy coescribir el guion con Linklater. Han pasado nueve años desde la primera película, y Jesse ha inmortalizado la experiencia en una novela best-seller.

Mientras está en París en la etapa final de su gira de libros, se encuentra con Celine después de que ella leyó el libro y vino a ver su aparición. Se reconectan rápidamente, y aunque Jesse solo tiene un par de horas antes de que necesite tomar un vuelo a casa, deciden matar el tiempo paseando por París.

Al igual que en la reunión anterior, sus conversaciones son muy existenciales e introspectivas, y también aprovechan la oportunidad para ponerse al día sobre los últimos nueve años de la vida de los demás y cómo recuerdan y se sienten acerca de los eventos de la primera película.

Una tercera y última entrega, Before Midnight, se estrenó en 2013. Linklater dirigió un guion escrito por él mismo, Hawke y Delpy. 

Esta vuelta, el argumento se desarrolla en Grecia, nueve años después de los eventos de Before Sunset. Jesse y Celine están llegando al final de su estancia de verano en la villa de un conocido autor literario. Los acompañan sus hijas gemelas, así como el hijo de Jesse, Hank, a quien Jesse camina hacia su vuelo al comienzo de la historia.


La película sigue a los dos mientras conversan entre sí y con amigos, intercambian historias y observaciones sobre la vida y el amor, y recuerdan los eventos de las primeras películas y de sus vidas desde entonces.

La trilogía romántica por excelencia

Amo esta trilogía que te enamora completamente con sus hipnóticos personajes e intelectuales conversaciones. Si bien hay muchos otros excelentes dramas románticos (el año pasado, Marriage Story fue un caso ejemplar), no he encontrado demasiadas que se le acerquen.

Como seguramente ya habrá quedado claro, el foco de la trilogía está en los diálogos. La primera característica clave es que los protagonistas pasan todo el desarrollo caminando y conversando. Y estas charlas tienen más un estilo seinfeldiano que otra cosa. En los tres casos, todo ocurre en el transcurso de un día.

El romance entre Jesse y Celine va creciendo a través de sus divagantes conversaciones sobre cuestiones variadas, a veces profundas y a veces completamente estúpidas. La escena del tranvía en Before Sunrise es un ejemplo particularmente bueno, ya que los dos hablan sobre cosas que les molestan, sus primeros encuentros sexuales y la reencarnación (entre otras cosas) en el espacio de cinco minutos y una única toma.


Los que leyeron Rayuela, seguramente encontrarán similitudes entre los personajes principales de ambas obras. En esencia, la magnánima obra de Cortázar (de la que hablé largo y tendido por acá) es una historia sobre búsquedas, en el sentido más amplio de la palabra. Horacio Oliveira está constantemente en busca de algo: el amor, el sentido, el absoluto.

Al igual que Jesse, Horacio dedica su tiempo a realizar acrobacias filosóficas junto a sus amigos del Club de la Serpiente, y deambula por la ciudad con su musa, la extraña y misteriosa Lucía (La Maga), que tiene un paralelismo obvio con Celine.

La última característica de la Trilogía Before que vale la pena destacar es que ninguna de las tres películas ofrece una respuesta definitiva sobre dónde irá la relación de Jesse y Celine. Y algo más: no hay conflicto o antagonista real, a excepción de la presión por el poco tiempo que tienen en las dos primeras entregas. (Sí discuten y se antagonizan fuertemente en la tercera, pero todavía se quieren).

Before Sunrise (1995)

Esta primera película nació de la noche que Richard Linklater pasó con una mujer llamada Amy en Filadelfia. A diferencia de Jesse y Celine, ellos sí intercambiaron información de contacto e intentaron la relación a larga distancia, pero las cosas se desvanecieron, por lo que el final de Before Sunrise se convirtió en la versión idealizada de los eventos reales.

El director admitió, más tarde, que esperaba que Amy viera la película y se pusiera en contacto, pero eso nunca sucedió. Una década después, esa noción idealizada se convirtió en parte de Before Sunset, en la que Jesse escribe una novela sobre los eventos de la película anterior y Celine se pone en contacto con él al leerla.


Before Sunrise (2005) - Richard Linklater

No fue sino hasta 2009 que Linklater se enteró de que Amy había fallecido quince años antes y, por lo tanto, nunca había llegado a ver la película original. La realidad, casi siempre, es mucho más cruda que la ficción.

Uno de los aspectos revolucionarios de Before Sunrise es cómo invierte el clásico elemento romántico del montaje donde los personajes viven varios días enamorándose en forma rápida. Todo lo contrario, acá la película se deleita con el tipo de detalles que normalmente se omitirían en este tipo de montajes.

Pese a obvias diferencias, la producción sigue los pasos de Mi cena con Andre (1982). Una clásica historia donde dos hombres cenan juntos en un elegante restaurante y hablan sobre la vida. En serio: ese es todo el argumento.

Hay referencias sutiles al Ulises de James Joyce. El tiempo de Jesse y Celine juntos refleja el de la primera salida de Joyce y su futura esposa, cuando pasaron un día y una noche caminando y explorando Dublín. Ambos tuvieron lugar el 16 de junio (Bloomsday), que Joyce más tarde estableció como la fecha para su novela. Y ambas ficciones tienen momentos ambientados en un cementerio donde un personaje siente la presión de su propia mortalidad.


Por cierto, la escena de la noria (donde Celine y Jesse tienen su primer beso) es donde tuvo lugar una muy famosa escena de The Third Man, con Orson Welles.

Before Sunset (2004)

Pasamos a la segunda. En Before Sunrise sabíamos que Jesse era una suerte de intelectual con intenciones de escribir. Ahora lo ha logrado, pero con una variación interesante.

Jesse es un autor conocido, y su último trabajo más vendido (This Time, inspirado en su tiempo con Celine) se basa en los eventos de Before Sunrise, lo que significa que Celine ha sido inmortalizada en papel (sin que ella lo pida o quiera).

Esta obra (la más cortita de las tres) tiene lugar prácticamente en tiempo real, durante la hora y media que sigue a la aparición de Jesse en la librería. Sin embargo, el final para mí es el más hermoso de la trilogía.

Con el tiempo justo para tomar el avión, Jesse pide escuchar una de las canciones de Celine, y de la elección de una canción sobre su gato, una canción sobre su ex novio y “un vals”, elige la última. Naturalmente, es una canción que escribió sobre Jesse y los eventos de la primera película. Al finalizar, ella le dice: “No vas a llegar a tomar el avión”. A lo que él contesta, sonriendo: “Lo sé”.


Por supuesto, este desencuentro de casi una década pudo haberse evitado, y esta secuela se hace cargo de tratar el tema. ¿Por qué diablos no intercambiaron números de teléfono? Debido a que eran unos tarados románticos en la primera película y pensaron que aquel gesto sería más extraordinario. Si estaban destinados a estar juntos, nada podría intervenir.

Before Midnight (2013)

El cierre de la trilogía es impecable. Esta película es básicamente cuatro o cinco largas escenas de conversación en tiempo real (con algún tiempo que pasa entre ellas).

Admito que es, quizás, la menos interesante de las tres en materia de intertextos o conexiones con otras obras… pero levanta muchísimo con aquella gran pelea final en el hotel donde estos actores dejan todo en la cancha. Una sesión de verdades brutal y poderosa que recuerda a la conocida escena de Marriage Story del año pasado.


Before Midnight (2013) - Richard Linklater

Acá es donde se dicen todo lo que tenían guardado, en su mayoría de una manera muy confrontativa y dolorosa debido a cuánto tiempo han sufrido sus resentimientos y remordimientos a lo largo de los años. En esta pelea, alternan entre alejarse o acercarse, con pasos cautelosos, el uno hacia el otro. Celine corre tres veces, regresa dos veces y Jesse la persigue al final, donde deciden intentarlo una vez más. Como es de esperar: el final es incierto.

El final es siempre incierto.

……………………………………………………………


……………………………………………………………

 Podés seguir las nuevas notas y novedades (además de humor y críticas de cine) en mi fan-page: http://www.facebook.com/sivoriluciano. Si te gustó, ¡compartilo o dejá un comentario!

2 comentarios:

  1. Vi before sunrise, hace mucho, cuando era muy chico. Luego vi before sunset, posiblemente poco después de su estreno. Me parecieron un embole, por eso nunca vi la tercera cuando salió.
    Pero creo que hoy, ya más grande y con otras ideas en la cabeza, sabría apreciarlas más, y aprender a quererlas. Y de paso ver before midnight, que no la vi aun.
    Tal vez las vea.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Partamos de la base: adivino que no le tenés demasiado afecto a los dramas románticos. Quizás sean películas que funciona como "El Principito", que onda lo lees de chico y te parece re divertido, pero de grande entendés que es tremenda obra llena de sutiles metáforas sobre la condición humana.

      Eliminar

Quizás te pueda llegar a interesar...