¿Te gusta el contenido de mi blog? Ayudame a seguir manteniéndolo

Invitame un café en cafecito.app
Por el momento, sólo podés invitar cafecitos si sos de Argentina. Ahora sí, lee tranquilo.

martes, 27 de septiembre de 2022

6 juegos de estrategia para la Sega Genesis


La morocha de 16-bits no se especializó en juegos de RPG o estrategia en general, aunque sí contó con algunas producciones interesantes que quiero compartir en esta nota. Acá van 6 juegos de estrategia para la Sega Genesis.

 



***


Si nos ponemos técnicos, todos los videojuegos (o incluso cualquier experiencia lúdica) requieren de la creación de estrategias para obtener la victoria. Se utilizan estrategias en el Ta-Te-Ti, en la Casita Robada, en la mancha y en los arcades.

Sin embargo, el término de “estrategia” en el gaming se aplica a un nicho bastante más específico. Puede que un juego de acción o de plataformas tenga ciertos elementos tácticos, pero no son la esencia. Hablamos de “videojuegos de estrategia” al referirnos a aquellos donde el jugador precisa poner en práctica sus competencias de planeamiento y gestión de los recursos para hacerse con el premio.

El origen de estos videojuegos está fuertemente vinculado con sus primos cercanos: los juegos de mesa de estrategia de los que ya he hablado largo y tendido en el blog (por acá, acá y acá, por mencionar solo algunos ejemplos).

Por supuesto hay varios subgéneros: tenemos los Tower Defense, los RPG´s, los MOBA (quizás los más actuales de todos), los juegos de gestión de recursos, los RTS (real-time-strategy), táctica por turnos y un muy largo etcétera. Veamos qué tiene la Sega Genesis para ofrecer en este frente.

 

Rampart (1991)


Visualmente Rampart no llama para nada la atención. No tiene variedad en su presentación ni en la paleta de colores. Sin embargo, teniendo en cuenta que Rampart es un juego de estrategia simple, los gráficos aburridos deberían ser la menor de las preocupaciones.

Casi la única forma de describirlo es decir que Rampart funciona como una especie de cruce entre Tetris y un tower defense muy temprano, e incluso esa descripción no parece del todo precisa. En realidad es una mezcla muy interesante de puzzles, Tetris y shooters tácticos.

Rampart nació en arcades pero tuvo versiones en todas las consolas caseras, incluyendo la Gameboy Color, Commodore 64, Sega Genesis, Master System, Nes ¡y hasta la Playstation 3! Es bastante desafiante y puede volverse frustrante en los niveles avanzados. Su modo 2vs2 es ideal para meter algo de vicio retro con amigos.

 

General Chaos (1993)


Es uno de los padres fundadores del género RTS con los que ahora todos estamos familiarizados. Cada equipo intenta capturar la ciudad capital de su oponente. Las batallas en sí son fáciles de entender (y aprender). Antes de luchar, cada bando elige uno de los cuatro conjuntos de escuadrones preestablecidos. Los equipos tienen cinco soldados con varias armas.

General Chaos es realmente un juego simple y adictivo. El concepto de guerra rudimentario hace que sea muy divertido hacer volar a tus oponentes. Quizás sea de los títulos más subestimados de la Genesis.

Esta obra puede considerarse como un ejemplo temprano de lo que ahora se denomina “party games”. El modo para un jugador, aunque inicialmente atractivo, lamentablemente carece de profundidad y longevidad, sin embargo, no se puede decir lo mismo de los espléndidos modos cooperativo y de batallas compatibles con múltiples jugadores, en los que la acción es convenientemente caótica, frenética y evoca una amarga rivalidad.

 

Marble Madness (1991)


Me encantaba este juego y recientemente descubrí que la franquicia tiene títulos en muchas consolas modernas. Es divertido y muy innovador. Si bien el atractivo a largo plazo puede no estar a la vista, debido a la falta de secretos, definitivamente es entretenida de jugar. También resulta ser un desafío extremo, debido a la cantidad legendaria de niveles y a su increíble diseño.

Lo mejor para mí siempre fue el modo competitivo para dos jugadores. Si uno de los jugadores hace que el otro salga de la pantalla, el jugador líder obtiene cinco segundos adicionales y el segundo es teletransportado cerca de él. Las carreras se ponen bastante intensas.

Afortunadamente, los controles de Marble Madness son muy precisos. Los laberintos se ramifican en caminos que permiten elaborar diferentes estrategias. Puede que no parezca muy divertido en los papeles, pero créanme, una vez que entrás en el juego, hay mucho para disfrutar.

 

Pac-Man 2: The New Adventures (1994)


Uno de los últimos títulos de la morocha de Sega es también un Pac-Man rarísimo. Básicamente estamos ante una aventura point-and-click que mezcla estrategia y plataformas. Soy el primero en admitir que NO ES un buen juego, aunque sí es lo suficientemente curioso y distinto como para mencionarlo en esta nota.

El principal problema quizás sea que no es un juego de Pac-Man realmente. No tenés el control de Pac-Man directamente y es muy difícil de hacer que el personaje nos haga caso. De hecho, si nuestro héroe está especialmente molesto, existe la posibilidad de que ignore las órdenes hasta mejorar su estado de ánimo.

Muchos de los puzzles del juego también se relacionan con el estado de ánimo de Pac-Man, y tenerlo feliz no siempre es la solución. La tendencia de Pac-Man a patear cosas cuando está molesto puede derribar ciertas cosas y permitirte progresar, lo cual es un aspecto muy loco. En general, es juego original donde hay que utilizar bastante el bocho.

 

Fatal Labyrinth (1990)


Está en el puesto #6 de mis favoritos de la Sega Genesis. Dentro de la historia de la Genesis, Fatal Labyrinth es bastante único entre sus hermanos. Es el único juego de exploración de mazmorras tipo roguelike con mecánicas de RPG que haya visto en la consola. Es verdad que dura unas pocas horas, pero el hecho de que los mapas y objetos sean generados aleatoriamente brinda cierta rejugabilidad.

El subgénero roguelike hoy es uno de los más populares. Pienso en Into the Breach, Dicey Dungeons, Slay the Spire, Rogue Legacy y tantos otros. Pero en aquella época era algo completamente desconocido. Por eso quizás Fatal Labyrinth me volvió tan loco en su momento.

El juego tiene lugar en una vista aérea mientras el jugador atraviesa habitaciones y pasillos para encontrar las escaleras al siguiente nivel. Dentro de estos pisos, encontraremos elementos y equipos mientras nos enfrentamos a enemigos por turnos. Los monstruos no reaparecen, pero si colgás demasiado tiempo en un mismo piso… lo harán.

Por cierto, ¡este juego está disponible en Steam!


Gain Ground (1991)


Podría haber incluido la nota con otros hermosos títulos de estrategia como Phantasy Star IV, Crusader of Centy, Beyond Oasis o alguno de los dos Shining Force… si bien aquello habría sido demasiado obvio. De por sí, todos ellos son de mis grandes favoritos y son híper conocidos por todo el mundo.

Así que, para el final dejé otro gran juego de estrategia que también formó parte de mi TOP de Sega Genesis. Gain Ground es feo visualmente, sin duda, aunque súper adictivo. El ritmo lento, la planificación intelectual en profundidad y las ofensivas cuidadosamente establecidas son los elementos claves de este juego que combina acción arcadosa con la táctica más pura.

Jugás como un ejército de comandos, vikingos, valquirias, samuráis, nativos americanos, caballeros y robots, mientras viajás a través de diferentes períodos de tiempo, desde la prehistoria hasta la época medieval y el futuro lejano, matando a todo lo que intente matarte. Cada personaje tiene sus características y habilidades, y cada nivel tiene formas óptimas de resolverse, como si fueran pequeños puzzles.

Acá se vuelve imperativo estudiar los patrones enemigos y descubrir la mejor manera de vencerlos. Algunos enemigos solo te atacan cuando te acercás, otros te disparan directamente desde arriba o desde los costados. Todos tienen comportamientos que deben analizarse y explotarse.

Los fanáticos de la estrategia y la acción no pueden perderse Gain Ground. No seduce desde su presentación (que es apenas aceptable), sino desde el factor de diversión poco común que encuentra en esta combinación de arcades y puzzles. Una joyita que, de hecho, tiene versiones remasterizadas y más modernas.



***

=>> Otros POSTS DE JUEGOS DE MESA en el blog: “10 locos juegos de mesa basados en videojuegos”; “T.E.G: Muy parecido a la guerra”; “Clue: ¿quién es el asesino?”; “Monopoly: el capitalismo como un juego”; “El ajedrez en la ficción: cine y literatura”; “Jenga: o el afán por llegar más alto” <==

***

 Podés seguir las novedades en mi fan-page: http://www.facebook.com/sivoriluciano. Si te gustó, podés invitarme un cafecito.

2 comentarios:

  1. Sigo pensando que tenés una legión de monos escribas atados a pcs... no puedo probarlo porque aún no han confudido la V chica con la B grande...

    Sino, no entiendo cómo hacés

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tené en cuenta que he bajado mi cantidad de publicaciones mensuales de todas formas... aunque también arranqué un podcast... a veces tampoco sé bien cómo hago. ¡Pero qué bueno seguir teniéndote por aca!

      Eliminar

Quizás te pueda llegar a interesar...