lunes, 19 de abril de 2021

Lista TOP 10 - Sketches favoritos de Les Luthiers


El mejor grupo de comedia musical argentino merecía esta selección de favoritos en mi blog. Conocí a Les Luthiers muy de chico (¡los escuchaba en cassettes!) y soy fan desde entonces. Estos son mis 10 sketches favoritos.



*** 


Les Luthiers se gestó en 1967 y, rápidamente, pudo distinguirse de otros grupos similares por su humor único, refinado, en el que se destacaba el uso de instrumentos musicales creados a partir de materiales de la vida cotidiana, los juegos de palabras y la parodia.

Que Les Luthiers no es el mismo de aquel entonces es una realidad, incluso antes de los sentidos fallecimientos de dos de sus miembros fundacionales, Daniel Rabinovich y Marcos Mundstock. Ya sus obras no tienen el mismo peso y, si bien recuerdo que me había gustado Lutherapia (uno de sus últimos materiales nuevos), no me voló la cabeza como algunos de sus clásicos.

Tuve la posibilidad de ver a Les Luthiers en vivo en Neuquén y –hace no tanto tiempo– también en Bahía Blanca, donde ya había algunos de sus miembros nuevos que, por suerte, no están nada mal. Me sé los chistes de memoria y (más frecuentemente de lo que se consideraría saludable) me encuentro volviendo a ver mis momentos favoritos.



En este humilde homenaje elegí 10 sketches que demostraron por qué estos muchachos fueron los mejores comediantes que tuvimos en Argentina. Por supuesto, son elecciones completamente personales.

Los pensé en relación a qué tantas veces he querido volver a verlos y la cantidad de momentos recordables que tienen. En todo caso, siéntalos como un mixtape de preferidos que recomiendo para los que tengan ganas de revivir Les Luthiers o –Dios no lo permita y se apidade de nosotros– nunca los hayan visto en su vida.


***


Sketches favoritos de Les Luthiers

Arranco por decir que podría haber seleccionado 10 o quizás hasta 15 obras favoritas más. Me las iba acordando y me reía solo.

Me quedaron afuera del TOP las siguientes menciones de honor: la fantástica Cartas de color, un clásico infaltable de ellos (El explicado), Kathy, la reina del saloon, el madrigal La bella y graciosa moza marchose a lavar la ropa (que fue lo primero que escuché de Les Luthiers en mi vida), La vida es hermosa, Los jóvenes de hoy en día (R.I.P. al rap), Quién mató a Tom McCoffee, Entreteniciencia familiar (Música de cámara de TV) y el mónologo mal puntuado de Rabinovich.

¿Vieron? ¡Me quedaron 9 afuera! Y son todos buenísimos. En fin, arranquemos con mis elegidas por orden de mérito.



***


#10 - Lo que el Sheriff se contó (Todo por que rías, 2000)

¡Que viva el Sheriff Benson! Cada vez que Ravinovich y Mundstock protagonizaban el relato, era magia pura. Van a aparecer varios de estos casos en el TOP-10.

“Lo que el Sheriff se contó” abre el espectáculo de Todo por que rías y es una excelente puerta de entrada al repertorio lutheriano. En el lejano oeste, un grupo de pueblerinos recuerda, junto al Sheriff, el día en que éste metió en la carcel a un temible delincuente: el malvado Rick.

Es muy original y tiene los típicos giros argumentales de Les Luthiers, con grandes canciones y un remate final que siempre me hace reír un montón.


#9 - La redención del vampiro (Bromato de Armonio, 1996)

Una clara parodia a Drácula, de Bram Stoker. Grandes chistes y un tremendo remate. Unos músicos deciden hacerle una visita a un conde vampiro que habita solitario en su castillo. Marcos Mundstock se luce en el rol de un vampiro que es más complejo de lo que inicialmente aparenta.

El espectáculo de “Bromato de Armonio” es uno de los más sólidos del grupo, con un repertorio que es prácticamente perfecto. Varias de sus obras están presentes en esta selección. Justamente, una de ellas es la siguiente.


#8 - La hija de Escipión (Bromato de Armonio, 1996)

Este sketch, que parodia “La forza del destino” del conocido Giuseppe Verdi, es de mis favoritos porque junta todo lo que más me gusta de Les Luthiers: ópera musical, chistes ingeniosos, un final sorprendente y la dupla Rabinovich/Mundstock en el lugar protagónico. Más adelante va a aparecer una ópera que me copa todavía más.

Acá tenemos a un enamorado (Daniel, el Seductor) quien se dispone a cantar ante la ventana de su amada, pero tiene que tener cuidado de no despertar al padre, el salvaje Escipión; un tipo que no permite que su hija sea cortejada por cualquiera.


#7 - La gallina dijo eureka (Les Luthiers hacen muchas gracias de nada, 1979)

Viajamos a la época dorada de Les Luthiers, donde todavía estaba el genial Ernesto Acher (quien dejaría el grupo en 1986).

“Hace muchas gracias de nada” es un muy lindo espectáculo que incluye inolvidables como “La tanda”, “Cartas de color” y el creativo “El Rey Enamorado”, todas obritas donde Acher sobresalía. Entre ellos, “La Gallina dijo eureka” es un gran destacado.

Un grupo infantil intenta cantar sobre una gallina, pero se convierte en una tarea difícil cuando son interrumpidos constantemente por las contínuas dudas existenciales de un nene preguntón.


#6 - Manuel Darío (Unen canto con humor, 1994)

El espectáculo “’Unen canto con humor”  incluye el famoso monólogo mal puntuado, “A la playa con Mariana”, “Fronteras de la ciencia”, el bolero “Perdónala” (clásico) y “San Ictícola de los Peces”, todos excelentes. Pero mi preferido es el de Manuel Darío.

La obra es un documental sobre un conocido cantautor de música popular, recordado en su vigésimo aniversario a través de fragmentos de sus recitales. Aparece una divertida entrevista donde él mismo cuenta su vida y testimonios de personas que vivieron de cerca su pasión por la música.


#5 - La Hora de la Nostalgia (Grandes Hitos, 1992)

Es una obra más vieja, pero yo la conocí en la antología “Grandes Hitos”, que junta varios imperdibles de Les Luthiers. En este espectáculo, “La Hora de la Nostalgia” forma parte del “Fuera de programa”.

Tiene un paralelismo con la anterior (“Manuel Darío”) ya que mi dupla favorita protagoniza un programa donde se recuerda la trayectoria de grandes artistas. El propio artista, ayudado por el presentador del programa, recuerda algunas de sus más célebres canciones y habla de sus amores pasados.


#4 - Daniel y el Señor (Todo por que rías, 2000)

La otra ópera musical que incluyo en el TOP. Los filisteos invaden la ciudad hebrea y Daniel, jefe de los hebreos, reza a su Dios pidiéndole ayuda. Un Dios magistralmente interpretado por Mundstock. Amo esta obrita con toda mi alma y creo que es de lo más destacado de Les Luthiers.


#3 - El sendero de Warren Sánchez (Viegésimo aniversario, 1987)

Entramos en el podio y la medalla de bronce va para este imperdible. Warren Sánchez (Mundstock) es el Hermano Principal de una secta. ¡Únase a Warren, salvación garantizada. Si se muere y no se salva, le devolvemos su dinero!


#2 - La Comisión (Bromato de Armonio, 1996)

La Comisión se divide en cuatro partes que atraviesan todo el espectáculo de “Bromato de Armonio”. Incluye muchísimo humor político que, curiosamente, sigue vigente por más que cambien nuestros gobernantes de turno.

A excepción del primer puesto, creo que ésta es la obrita más creativa y original de los muchachos. Dos políticos pertenecientes al partido que gobierna su país deciden contratar a un compositor para hacer diversas modificaciones en la letra del himno nacional. 

El músico (un soberbio Carlos Nuñez Cortés) hace uso de su experiencia para aplicar los cambios y dejar entrever (sin que se note demasiado) un mensaje proselitista. No tiene desperdicio.


#1 - Cantata del adelantado don Rodrigo Días de Carrera (Mastropiero que nunca, 1977)

No sólo el espectáculo “Matropiero que nunca”, de 1977, fue el primero que conocí. Es también el más completo y sólido del Les Luthiers clásico. Incluye la “Payada de la Vaca”, “La Bella y Graciosa Mosa”, “El Asesino Misterioso” y muchos otros infaltables. Su desenlace es simplemente magistral. Esta cantata es TODO lo que está bien con el grupo.

Un enigmático personaje desembarca en el Río de la Plata en 1491, un año antes del descubrimiento oficial de América. Por este motivo lo apodan “El Adelantado”. Prosigue su aventura rumbo norte, encontrándose en el camino con diferentes nativos, hasta que finalmente es desterrado.

Son los más increíbles 20 minutos que alguna vez nos regaló Les Luthiers. Mi gran favorito por todo lo que representó en mi vida y lo primero que le recomendaría al que nunca en su vida conoció al grupo.


……………………………………………………………

=>> Otras notas sobre LES LUTHIERS y el TEATRO en el blog: “Les Luthiers y el psicoanálisis”; “Les Luthiers en Bahía Blanca”; “La Traviata (1853), de Giuseppe Verdi”; “Cielos lejanos desde la ventana”; “10 criterios de valoración para ser un espectador crítico”; “Del texto a la vida: mi primera obra de teatro publicada”; “Rotos de amor, una obra de Rafael Buza”.

……………………………………………………………

 Podés seguir las nuevas notas y novedades (además de humor y críticas de cine) en mi fan-page: http://www.facebook.com/sivoriluciano. Si te gustó, ¡compartilo o dejá un comentario!

3 comentarios:

  1. Nada que objetarle a tu lista. Podemos poner algún otro, o reemplazar alguno, pero todos esos que mencionas son de lo mejor.
    Hace mil años, cuando mi blog empezaba hice algo similar, pero sin el desarrollo teórico que le aportás, como buen cráneo que sos.

    http://frodorock.blogspot.com/2010/11/humour-pour-la-minorie.html

    Siempre hay que volver a Les Luthiers. Tengo muy buenos recuerdos de los teatros en el centro de Buenos Aires, el Gran Rex, el Coliseo...

    Abrazos, crack

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sip. Después de terminar me puse a ver "Encuentro en el restaurante" y me acordé de lo mucho que me gusta ese inicios de Marcos en el que se queda sin la hoja (en la versión de Grandes Hitos, al menos)... y empieza a mandar fruta. Clasicazo que siempre me hace reír.
      ¡Abrazo!

      Eliminar
  2. Impecable !! Esa guaracha.. Débora Duncan.. Como olvidarla !

    ResponderEliminar

Quizás te pueda llegar a interesar...