lunes, 4 de julio de 2016

“Rotos de amor”, una obra de Rafael Bruza


Bajo el título “Rotos de amor”, el autor argentino Rafael Bruza congregó una serie de situaciones desopilantes con cuatro personajes, todos ellos visitadores médicos, con serios problemas en el ámbito del amor; un grupo de perdedores sin remedio.

Lo curioso es que la obra actualmente se está presentando simultáneamente en cuatro puntos diferentes de Argentina: Buenos aires, Mendoza, Bahía Blanca y Neuquén.

Tenía ganas de verla en Bahía Blanca porque la dirige Jorge Habib (a quien mencioné en esta nota sobre la Escuela de Espectadores de Bahía Blanca) pero terminé encontrándola, de casualidad, durante el fin de semana largo de junio en Neuquén (de donde soy).

Rotos de amor es una obra para reír bastante (hacía mucho que no reía con tanta fuerza) pero también para identificarse y reflexionar.

Habla del Amor con mayúscula, como tema filosófico, como algo de lo que uno no se puede curar del todo. El humor aparece desde lugares muy oscuros para los protagonistas. 

Uno está enamorado de una mujer casada y con familia, a otro la esposa lo abandonó por un profesor de tango y los constantes ronquidos echaron al tercero de su hogar. El cuarto, un mudo (brillante personaje) no puede vencer el luto de la muerte de su mujer.


La dificultad de rearmar sus vidas a partir del vacío amoroso, y la relación de amistad entre cada uno de ellos, es el eje temático de la narración.  Es una manera ingeniosa de hacer comedia, apelando a lo cotidiano y a lo cercano. Aparecen el tango y el mate, las costumbres, la charla, el baile. También hay planteos existenciales respecto al Amor, y creo que ese es un punto fuerte del guión.

El santafecino Rafael Bruza es uno de los grandes del teatro actual, y sus obras tienen impacto a nivel nacional e internacional. 

Algunos de sus textos más destacados se reunieron en el libro “Rotos de amor y otros fracasos”, que presenta la edición Colihue Teatro (acá pueden verla y chequear una vista previa). Se trata de un libro editado en el 2008 que reúne cinco piezas dramáticas del autor.

Rotos de amor en Neuquén

Por lo menos a nivel actoral, la versión que vi en Neuquén me pareció impecable. Si bien la obra está prácticamente despojada de escenografía, rápidamente se crea una atmósfera particular: emotiva, melancólica, ominosa. Las luces y los arreglos musicales tienen especial importancia en este sentido. Algo que destaqué fue que cada entreacto era musicalizado por los mismos actores (todos cantaban, y muy bien) y cada escena tenía equipos móviles que permitía transiciones ágiles.
  
La obra va a seguir en cartelera, al menos, hasta que termine noviembre. Se presenta todos los sábados a las 21.30 hs en Ámbito Histrión (Chubut 240, Neuquén). Para informes y reservas hay que comunicarse al 0299-4478276 o través del facebook del teatro.


Los cuatro actores están asombrosos, si bien Carlos Barro destaca especialmente como “El mudo”.

Berlanguita es Ezequiel Boronat, Rodriguez es Alejandro Cabrera y Pablo Di Lorenzo hace el papel de Artemio. Al finalizar la función, los actores están esperando para saludar y charlar con el público.

Creo que “Rotos de amor” es humor del bueno: reflexivo, inteligente, sagaz. La obra está muy bien y recomiendo que se animen a verla si la ven en cartelera en sus ciudades. Yo, por lo menos, la disfruté muchísimo.

………………………………………………………………………………………………….


………………………………………………………………………………………………….


 Podés seguir las nuevas notas y novedades (además de humor y críticas de cine) en mi fan-page: http://www.facebook.com/sivoriluciano. Si te gustó, ¡compartilo o dejá un comentario!

1 comentario:

  1. Interesante, voy a estar atento por acá por Buenos Aires.

    Abrazo!

    ResponderEliminar

Quizás te pueda llegar a interesar...