martes, 20 de octubre de 2015

5 motivos por los que “Dragon Ball Super” apesta

Parece ser el momento ideal para hablar de Dragon Ball Super.

Si no sabés qué es DB Super, seguramente no sos fan de Dragon Ball, no tuviste infancia y no tenés motivo para estar acá.

O por ahí sos como yo. Creciste con Gokú y sus amigos, disfrutás muchísimo Dragon Ball Z Abridged (la webserie que parodia a DBZ) y ves Dragon Ball Super semana a semana sólo para odiarla y criticarla. El domingo 11 de octubre terminó el primer arco argumental de la serie con el episodio #14. Al fin.

Finalmente vamos a poder ver algunas historias nuevas luego de la adaptación de la película del 2013 (“La batalla de los dioses”) que formó esta primera parte. Personalmente odié la película (lo dije acá en su momento). Y tampoco me viene agradando DB Super, aunque es cortito y un poco más llevadero.

Hoy estoy viendo muchas otras series de animé (Hyouka, Fate/Zero, Planetes) que son infinitamente mejores. La realidad es que la veo por inercia y por amor a la nostalgia.

(Vamos a ver si sigo durando).

Por los nombres de los episodios 15 al 20 (que ya se hicieron públicos) todo parece indicar que el arco de Freezer comenzaría en el episodio 20. Mientras tanto tendremos algo de relleno y a Gokú y Vegeta entrenando con Whis. 

► Aprovechando este cambio en el ritmo de la serie, veamos 5 motivos por los que Dragon Ball Super está (muy) lejos de lo que pudo haber sido.

#5. La desastrosa animación.

Comencemos por nombrar eso que es motivo de queja general. La animación de la serie es paupérrima y varios frames parecen hechos con Paint. Los fans se han desahogado por toda la Internet de esto y convirtieron a la serie en un chiste.

Cuando la comparo con algunos animés actuales que estoy mirando, o incluso con la serie original de los años ´80, se me cae un lagrimón. Realmente transformó a la serie en algo desprolijo y sucio. No encuentro mejor palabra para describirla que “pedorra”.

Es cierto que el sueldo promedio de un dibujante de animé en Japón es sorprendentemente bajo (menos de 1000 dólares por mes) y que trabajan durante once horas seguidas. Japón no es un país económico para vivir y el negocio está saturado. Ser dibujante en Japón es brutal.

En parte esto explica la baja calidad de animación de Super, pero no del todo. Siendo que es una franquicia tan querida por todos, y con tanto potencial, uno habría pensado que los creadores se la jugarían un poco más. Yo no puedo creer que un tipo que tiene que estar todo el día dibujando de forma detallada gane 25-40 dólares diarios. Una injusticia.

#4. La falta de tensión.

Los primeros 6 episodios, aunque en cierta forma disfrutables, fueron un gran relleno. Cuando finalmente llegó Bills, no vimos nada nuevo frente a la película del año 2013. En ese sentido: nada sorprendió en este primer arco. Sin un buen argumento, no hay tensión. Sabíamos de antemano cómo iba a terminar, y este villano nunca llegó a ser un verdadero peligro para Gokú. Las sagas de Freezer y Cell hicieron un trabajo muy correcto para mostrar cómo los villanos hacían sufrir a los protagonistas con su destrucción, pero Bills no nos dio nada de eso.

Lo que nos lleva al siguiente punto.

#3. ¿Dónde quedó la sensación de peligro?

Mientras que la falta de tensión se debió a un guión perezoso y que no podía escapar de lo ya escrito para la película, todo lo que sucedió hasta ahora estuvo falto de imaginación. Situaciones de humor burdo, personajes pintados en el fondo, episodios aburridos y superfluos, momentos predecibles. El tono de la serie se bajó muchísimo también (para acaparar a los más chiquitios) y eso llevó a que los personajes actuaran con menos seriedad que Piñón Fijo. Como si ellos fueran los encargados de entretener a una maraña de pibes de 6 o 7 años.

Entiendo que se quiera llevar la franquicia hacia una nueva generación, pero los que verdaderamente siguen y discuten la serie son los fans de la original. Y constantemente nos sentimos menospreciados.

Ya hablé sobre Dragon Ball GT en un intento de redimirlo. En GT la apuesta fue alta, las aventuras fueron nuevas y exitantes y la idea de hacer a Gokú nuevamente un niño generaba preguntas interesantes: ¿podría recuperar su forma? ¿era lo suficientemente fuerte para derrotar a nuevos villanos?

DB Super no generó esos nuevos interrogantes justamente porque no existe el riesgo, no hay peligro. Quizás el nuevo arco argumental logre corregir el rumbo, pero por ahora va directo hacia el descarrilamiento.

#2. Un guión completamente agujereado.

Si tengo que ser honesto, Dragon Ball nunca se caracterizó por tener sentido. Al carajo: el 90% de los animés no tienen sentido. Más si son de tipo shonen, con acción y aventura, es muy probable que ni siquiera aprueben en el “Departamento de la Lógica”.

En ese sentido, los agujeros de guión pueden ser perdonables cuando no lastiman a la esencia de una serie. Pero cuando se compromete el significado de eventos previos y se hiere la continuidad, ahí se convierten en un problema.

Dragon Ball Super tiene tantas inconsistencias argumentales que ya perdí la cuenta. ¿Por qué Gohan es tan debil? Lo que hicieron con el personaje es tristísimo. Freezer tampoco debería poder ni siquiera tocarle un pelo a Gokú. Hasta Piccolo debería ser capaz de derrotarlo.

Respecto a Bills: ¿por qué destruye los planetas? ¿tiene una verdadera razón? Kaio-sama comentó que él no es maligno, sino que mantiene el “balance del universo”. ¿En serio? Pero entonces, ¿por qué les da una “oportunidad culinaria” a los residentes? Y así podríamos seguir…


Afortunadamente, el opening sí está excelente.

#1. No hay innovación en los personajes.

A decir verdad, no hay innovación en nada. Akira Toriyama podría haber aprovechado DB Super para introducir nuevos personajes o agregarle dimensiones a los actuales. En su lugar, todos son unidimensionales, de papel, y hasta los más queridos (Gohan… cough… cough) perdieron su mística.

De nuevo pienso en Dragon Ball GT y en Pan, un giro de tuerca fresco y novedoso, Baby, los Dragones, Super °17. Aunque Bills y Whis son nuevos, ya habían sido introducidos previamente. Es como que la serie está constantemente insultando a los espectadores, creyendo que vamos a disfrutar viendo algo tan monótono y sin esencia como viene siendo hasta ahora.


Todo esto podría cambiar a partir de los próximos episodios. La animación puede llegar a mejorar, las historias inevitablemente van a ser nuevas y Toriyama confirmó que van a expandir el universo de Dragon Ball al visitar nuevos mundos. Sólo esta esperanza hace que siga viendo algo que representó tanto en mi infancia.

Habrá que esperar un poco más.

¿Están siguiendo “Dragon Ball Super”? Dejen sus comentarios para saber qué les viene pareciendo hasta ahora y qué opinan de la serie. ¡Hasta la próxima!

DE YAPA: Un fan redibujó el desastroso Episodio 5 de Dragon Ball Super:


………………………………………………………………………………………………….


………………………………………………………………………………………………….

 Podés seguir las nuevas notas y novedades (además de humor y críticas de cine) en mi fan—page: http://www.facebook.com/sivorilucianoSi te gustó, ¡compartilo o dejá un comentario!

16 comentarios:

  1. Soy más de seguir a los superheroes de DC y Marvel, que también tienen sus tropiezos.

    Y me gustaba más Los caballeros del Zodíaco.
    Noto que a nadie le gusta esta versión de Dragon Ball. Lo que conocía tenía tensión, tenía las historias de las esferas de dragón. Y a Vegeta, pasando de destructor de la Tierra a aliado en la lucha contra Freezer. Y por momentos, el heroe era Gohan. Parte de la historia, lo mostraba sobreviviendo en un desierto y luego un duro entrenamiento.
    Esto no lo conozco y parece que no me estoy perdiendo gran cosa.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  2. No tuve aún la oportunidad de ver Dragon Ball Super. Me sucede que me ha decepcionado lo último que vengo viendo, creo que la han quemado.
    De chico no hice más que ver cada capítulo de DB y DBZ mínimo dos veces (te acordás que en Magic Kids llegaba un momento que retrocedían como 30 capítulos y uno de vicio se los miraba de vuelta hasta volver a la instancia hasta dónde nos habían dejado manija?). Incluso tengo la mayoría de los Ovas en VHS, como los de Broly, por ejemplo, o asimismo los juguetes.
    Pero bueno, creo que es innecesario intentar seguir sacando rédito de algo cuando las ideas ya han sido exprimidos al mango. Es hora de dejar a los clásicos en su lugar de clásicos y no forzar más las situaciones.
    Abrazo, y por cierto excelente la nota

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No te perdés de nada sin verlo.
      ¡Magic Kids! Los mejores momentos de mi infancia. Me reventaba cuando volvían los capítulos para atrás, pero empecé a coparme con el animé justamente con los que pasaban ahí.
      Hace mucho que no leo nuevas críticas del Cinéfilo, ¿qué anda pasando?
      ¡Saludos!

      Eliminar
    2. Un caño Magic Kids!
      Y lo tengo medio abandonado el blog, estoy sin demasiado tiempo, conectándome poco,pero bueno, son etapas... ya volveré, ja.

      Eliminar
  3. ¿No tengo infancia por no ver dragón ball?, espero que eso lo escribieras en tono sarcástico.
    Y sí, si vi dragón ball.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Más que sarcástico, es un tono humorístico. Ya sabés: onda "si no hiciste xxxx, no tuviste infancia, porque xxxx fue una de las mejoras cosas de la infancia de la mayoría de los chicos de la década yyyy". Algo así. Relax.

      Eliminar
  4. Es un verdadera lastima como ultrajaron esta serie que fue EPICA, un humor estupido todo el tiempo, el darle tanto protagonismo a los famosos postres de Bills, la pesima animacion, y los dialogos de los personajes son tontos, que desilucion....

    ResponderEliminar
  5. No comparto que gohan sea tan debil incluso mas q en dragon ball z despues de la batalla con maji booo donde se fue el poder

    ResponderEliminar
  6. Dragón ball súper no respeta lo que se sabía en dragón ball z es como una versión alternativa

    ResponderEliminar
  7. Una palabra... Horrible
    Psdt: Goku parece una adolecente caprichosa pintandoseel cabello primero de rosa y despues de azul... Mataron su masculinidad

    ResponderEliminar
  8. Yo creo que Dragon Ball Super se está volviendo más interesante desde la saga de Champa, aunque sigue sin gustarme la idea de que hasta el momento no haya habido un auténtico enemigo en Dragon Ball Súper. Por otro lado, aunque el nivel de acción es inferior al de Dragon Ball Z (excepto en el caso de la batalla de Goku contra Freezer), lo ataques me parecen más impactantes, así como los escenarios de lucha fuera del torneo (como olvidar el combate de Goku contra Bills en el espacio exterior, sobre la Tierra). Aunque si me gustaría que la serie recuperar el nivel de acción de la serie... Otra cosa que no me gusta de la serie es el logo de Dragon Ball Súper: Dragon Ball, Z y GT (e incluso Kai y varios videojuegos, como el de Héroes) tienen logos diferentes, pero el de Dragon Ball Super es casi el mismo que el de Dragon Ball Z (salvo por el símbolo de "súper" al final del nombre de "Dragon Ball"), por lo que aparenta ser, más o menos, Dragon Ball Z 2, y esto también podría aumentar las críticas, al no parecerse a Dragon Ball Z. No deberían cambiar el logo?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sep, estoy de acuerdo... con la saga del torneo y Champa, DB Super ya no apesta (¡tanto!). Pero todavía le fala muuuucho.

      Eliminar
  9. Aunque las primeras sagas fueron malas (sobre todo por la animación y el ser casi una copia de las películas pero con relleno) sí que aportó cosas nuevas y eso es algo interesante de estos episodios: la aparición de nuevos planetas (destruidos por Bills) y la mención de otros, por ejemplo, contribuyeron a ampliar el universo de Dragon Ball en esos primeros episodios.

    ResponderEliminar
  10. Esta serie debió empezar en el torneo universal..

    ResponderEliminar
  11. Me encanta como estos post se los meten el ... Dragón ball súper ha cerrado muchas bocas, fanboys de one piece haciéndose pasar por críticos expertos.

    ResponderEliminar

Quizás te pueda llegar a interesar...