jueves, 22 de septiembre de 2016

Mis notas de Altapeli.com

Índice de mis reviews de películas y artículos publicados en Altapeli.com.


ARTÍCULOS



¿Cómo podemos saber si una película se volverá un clásico? Lo cierto es que, en el corto plazo, es imposible. Para ello tenemos que dejarla reposar, como un buen vino, para ver si supera el desafío más implacable de todos: el del tiempo. En esta nota vamos a determinar dónde reside el origen de los clásicos.


La obra de Alan Moore llegó a su fin. O, por lo menos, el legendario (y excéntrico) creador de historietas anunció que se retira del mundo de los cómics para dedicarse a otros medios de ficción como la novela y el cine. Aprovechamos la sorpresiva noticia para repasar sus trabajos más destacables.


Este año DC está jugando todas sus cartas. Sabemos que las cosas no le salieron demasiado bien en el cine (en cuanto a la crítica, no en lo comercial), pero su colaboración con Warner en materia de animación sigue brindando proyectos nuevos e interesantes a la mesa. Próximamente llega la cuarta película del Universo Animado de DC, una que muestra el lado oscuro de la justicia. En esta nota te contamos de qué se trata.


¿Qué define a los placeres culposos del cine? Básicamente se trata de una película que amás ver, pero que lo hacés con cierta vergüenza. Digamos que no la tendrías entre tu colección visible de DVD´s, o que la verías en soledad por miedo a ser juzgado. Los placeres culposos no son necesariamente malas películas, pero el espíritu de la época ha determinado que no son algo por lo que sentirse especialmente orgulloso. Y sin embargo: las amás (en secreto, claro).


Los clásicos son, por definición, obras ampliamente conocidas, consideradas de alta calidad y que han influido trabajos posteriores. Sin embargo, sucede muchas veces que el público casual sólo los ubican a través de homenajes, parodias, alusiones o referencias directas en obras más populares. Y muchas veces tienen conceptos erróneos. En esta nota vamos a hablar sobre la importancia de los clásicos de la ficción.


No resulta tan difícil de comprender el arrebatador encanto por el género de “road movie”. La carretera, el vasto espacio para la reflexión, el descubrimiento personal, el destino. En esta nota repasamos la cinta argentina Historias Mínimas y las películas de carreteras, aquellas donde el argumento se desarrolla a lo largo de un viaje.


En una época en la que los estudios se encaminan furiosamente hacia la búsqueda del próximo cómic o novela gráfica que les rinda comercialmente, Universal Pictures se desvió de la temática superhéroe pero, al mismo tiempo, imita alguna de sus estrategias. En esta nota te contamos de qué se trata el Universo de Monstruos de Universal.


En una entrevista del 2013, Steven Spielberg y George Lucas profetizaron el derrumbamiento de Hollywood en un futuro cercano, principalmente debido a que muchas de las películas consideradas “blockbusters” (súper producciones) van a tener un duro fracaso comercial. Hoy puede ser que estemos comenzando a ver el inminente colapso del cine, y sucedería en el año 2018. En esta nota te contamos por qué.


Sucede una y otra vez en el mundo del cine. Un actor de comedia exitoso de pronto intenta hacer una actuación en el extremo opuesto de su estilo: un rol dramático y más oscuro. Curiosamente, este giro tiene una buena chance de tener buenos resultados y convertirse en la marca permanente del actor. En esta nota te contamos qué es el síndrome de Tom Hanks.


Diez negritos (And Then There Were None) es la novela más vendida de Agatha Christie, y un clásico absoluto de la literatura de misterio. Como tal, su premisa ha sido reutilizada centenares de veces al momento de concebir una historia. En esta nota te contamos cuándo se utilizó la estructura de Diez Negritos en la ficción (televisión y cine).


A lo largo de los años, las películas de Batman han ido pivoteando entre dos polos opuestos: lo oscuro y sombrío por un lado, lo infantil y luminoso por el otro. En esta nota repasamos cómo se fue dando la búsqueda del equilibrio en las películas de Batman.


El thriller psicológico Tenemos que hablar de Kevin (2011) es una de las películas más impactantes de los últimos años. Eva, la madre de Kevin, se esfuerza por querer a su particular hijo a pesar de las cosas perversas y oscuras que hace. La historia explora una temática fascinante: ¿fue Kevin una semilla podrida desde el vamos, o sus acciones se corresponden con una mala crianza?


Una de mis escenas favoritas de Good Will Hunting es aquella en la que el protagonista (un inmenso Matt Damon) le cuenta al psicoterapeuta Sean (protagonizado por Robin Williams) la historia de “El cinto, el palo o la llave inglesa”. Creo que esta escena simple funciona como leitmotiv de la película y resume la esencia del personaje principal.


¿Qué tienen en común Total Recall (la original), Starship TroopersBajos Instintos y RoboCop (otra vez: la original, no la cuestionable remake)? Son todos grandes clásicos de uno de los directores más emblemáticos e influyentes de finales de los ´80 y principios de los ´90. Aprovechamos el reciente estreno de Elle (2016) para repasar la filmografía de Paul Verhoeven.


Luego de grandes tropiezos y películas olvidables que la franquicia de Mortal Kombat ha realizado a lo largo de los años, es paradójico que la mejor película de la saga aparezca como modo historia del último juego, que (por cierto) fue aclamado por la crítica. En esta nota te contamos por qué Mortal Kombat X es la mejor película de la franquicia.


Jasón y los Argonautas fue una revolución absoluta cuando salió en el año 1963. Como película de aventuras –del sub-género “espadas y brujería”– no tiene nada que envidiarle a las producciones épicas más modernas. En esta nota repasamos los efectos especiales en Jasón y los Argonautas.


La obra maestra de Mike Nichols El Graduado (1967) es una de la más icónicas de la historia del cine, con prácticamente cada escena imitada y parodiada por actores, directores y escritores por más de 50 años. Durante mucho tiempo, los espectadores han quedado sin habla debido al confuso desenlace. En esta nota te contamos una explicación sobre el final de El graduado.


Doce extraños, que forman parte de un jurado, deben convencerse uno a otro para determinar si un chico que fue acusado de asesinar a su padre es culpable de homicidio. Esta es la premisa de 12 Angry Men, dirigida por Sidney Lumet y protagonizada por el mítico Henry Fonda.


En estos días se estrena Warcraft, la película del director Duncan Jones (Moon,8 segundos antes de morir) basada en el conocido juego de RPG creado por Blizzard. Para el espectador casual, quizás la historia pueda resultar confusa. Por eso, en Altapeli te contamos algunas cosas que tenés saber sobre la adaptación de Warcraft, antes de verla en los cines.


Se viene el ESPERADÍSIMO final de la serie más exitosa de la TV actual. Va a terminar, sin duda, dejándonos un vacío en el alma. Pero eso no significa que dejemos de ver a nuestros actores preferidos. En Altapeli te contamos cuáles son los próximos proyectos del elenco de Game of Thrones.


A cualquier lugar al que dirigimos nuestra mirada, hay otro libro que está siendo llevado a la pantalla grande. No es una novedad decir que rara vez se adapta contenido que no tenga un potencial comercial y sea mundialmente conocido. En esta nota quiero mencionar 5 fascinantes historias que merecen llegar al cine tanto como cualquier otra.


En un año sobrecargado de superhéroes en el cine, llegaron nuevos detalles de “Batman: The Killing Joke”, la esperadísima adaptación de la novela gráfica de Alan Moore. Hay muchísimas expectativas puestas en esta historia y recientemente se anunció que, por primera vez en  23 años, va a ser estrenada en algunos cines de Estados Unidos.


Hubo un efecto muy curioso que ocurrió con la ciencia ficción de fines de los ´90. “Matrix” (1999) llegaba para romper con todo. Con un concepto altamente original, efectos especiales que definieron una época y algo de filosofía barata en el medio, los hermanos Wachowski crearon una obra que pegó fuerte en todos los espectadores (y no sólo en los amantes del sci-fi). El éxito de Matrix fue tan devastador que incluso opacó a sobresalientes producciones del género que salieron más o menos al mismo tiempo. En Altapeli te contamos cuáles son.


Los fans de Stephen King no podrían estar más contentos. La adaptación de La Torre Oscura –la obra maestra de fantasía épica que le llevó más de 30 años terminar– se está filmando en estos días y se estrenará en el año 2017. En Alta Peli te contamos todo lo que se sabe hasta el momento de esta inmensa saga de ocho partes.


Creer o reventar. ¿Recuerdan cómo los estudios de Hollywood y todos los fans vienen pidiendo una película basada en “Tetris”, el videojuego más famoso de todo el mundo? Ah, claro: no lo recuerdan porque nunca paso. ¿Pero a quién le importa? Gracias al productor Larry Kasanoff, vamos a estar teniendo una adaptación al cine de Tetris, tendrá un enfoque de ciencia ficción y –oh, por Dios– va a ser una trilogía.


Luces, coreografías, drama, romance y musicales son algunos de los clásicos componentes de cualquier película india. El cine de Bollywood –fusión entre Bombay, donde originalmente se ubicaban los estudios en los años ´70, y Hollywood– ha paseado por todos los géneros y logró traspasar fronteras. Sin ir más lejos, en el festival 66° de Cannes se celebraron los 100 años del séptimo arte de India. En esta nota te recomendamos tres excelentes películas del cine hindú.


Oh… superhéroes. Sus capas flameantes, su imparable sentido del heroísmo, su tendencia a utilizar poderes atribuibles a un Dios para el bien de la humanidad. Marvel lo hizo en el cine live-action y DC lo viene haciendo con el cine de animación. Ambos han sabido aprovechar el impulso de Batman, Superman, Spider-man, los Vengadores, los X-Men y demás productos de sus franquicias. Sin embargo, existen muchas películas de superhéroes diferentes para el público y que, verdaderamente, también valen la pena. En esta nota recorremos algunas de nuestras favoritas.


Es indiscutible que hay grandes joyas del cine adolescente, pero una que se mantuvo bien escondida –y que además representa una de mis películas favoritas de todos los tiempos– siempre fue 100 mujeres (2000). Dirigida por un desconocido Michael Davis, la encontré de casualidad en HBO durante mi adolescencia y la he vuelto a ver (con grupos diferentes) a lo largo de toda mi vida, especialmente para charlar la temática de la guerra de los sexos.


Si te considerás fan de los nostálgicos videojuegos de 8 y 16 bits, y tenés un amor especial para la cultura pop de los 80´, seguramente te enteraste de Ready Player One, la primera novela de Ernest Cline que se convirtió en best-seller en el 2011, el mismo año en el que vio la luz. Naturalmente, en la obra hay más que un par de referencias a los trabajos de Steven Spielberg durante la gloriosa época ochentosa, y por eso parece ser la elección perfecta para dirigir la adaptación de Ready Player One que veremos en el año 2018.


No es noticia: estamos en una época muy particular del cine donde las obras originales son exotismos, y las secuelas, precuelas y sagas están a la orden del día. A su vez, los directores se agarran, cada vez con más fuerza, de material ya escrito en otros medios de ficción: cómics, novelas y obras de teatro, por ejemplo. Siendo este el caso, ¡qué mejor que subirse a los hombros de Cormac McCarthy, uno de los escritores más importantes de la literatura norteamericana!


REVIEWS


 Olvídalos y volverán por más” (2016)

Filmado en varios paíes, Olvídalos y volverán por más expone los impactos sociales, económicos y ambientales de la megiminería como herramienta del neoliberalismo que explota, contamina y saquea.

Arte = 30
Relato = 30
Performance = 30
Calificación = 30%

Los ausentes” (2016)

En Los Ausentes, varias historias confluyen en un pueblo perdido en el tiempo. Mientras una pareja comienza a disolverse, un misterioso hombre llega en busca de la mujer que lo abandonó, y un sobreviviente de un accidente dedica sus noches a tramar un extraño plan.

Arte = 65
Relato = 40
Performance = 60
Calificación = 55%

Satanic” (2016)

En Satanic, cuatro amigos de vacaciones se detienen en Los Ángeles para hacer tour por los lugares más ocultistas de la ciudad. Allí conocen a una misteriosa joven que los lleva hacia los abismos del mismo infierno.

Arte = 40
Relato = 50
Performance = 20
Calificación = 40%

Tallulah” (2016)

Desesperada por deshacerse de su bebé, una ama de casa insatisfecha contrata a Tallulah, una extraña que debe cuidarlo mientras ella tiene una cita. Sin embargo, cuando regresa borracha descubre que su pequeña fue robada.

Arte = 60
Relato = 60
Performance = 85
Calificación = 65%

Bien de familia” (2016)

La ópera prima de Eugenia Fontana y Dearriba Contenidos nos sumerge en un paisaje de pueblo. Luego de la muerte de su padre, tres hermanos se ven obligados a volver a convivir y a decidir qué hacer con la herencia familiar: un Trencito de la Alegría.

Arte = 70
Relato = 20
Performance = 30
Calificación = 40%

La Helada Negra” (2016)

La Helada Negra nos habla de Alejandra (Ailin Salas), quien llega misteriosamente a un lugar estancado en el tiempo, un área rural de Entre Ríos (Argentina) poblaba por descendientes europeos. Cuando la joven parece tener un efecto positivo sobre los cultivos, surge un rumor entre los aldeanos sobre la posibilidad de que se trate de una santa que viene a salvarlos.

Arte = 90
Relato = 50
Performance = 50
Calificación = 60%


Directamente desde Francia llega La ilusión de estar contigo, historia inspirada en la obra maestra de Gustave Flaubert. La tranquila vida de Martin, un panadero de pueblo, cambia por completo el día que conoce a su nuevos vecinos, los británicos Gemma y Charles Bovery.

Arte = 80
Relato = 70
Performance = 60
Calificación = 70%

Il Solengo” (2016)

 Il Solengo es un documental italiano que pone en primer plano la leyenda de Mario de Marcella, un ermitaño que vivió en un pequeño pueblo a 60 km de Roma y optó por una vida de aislamiento y reclusión. Las personas que lo conocieron despliegan el enigma que lo rodeó y su extravagante personalidad

Arte = 70
Relato = 45
Performance = 50
Calificación = 55%

………………………………………………………………………………………………….

=>> Otras SECCIONES del blog: “Grandes sagas”; “Índice de mis cuentos”; “Europa 2015”; “Sobre mí”; “Off-topic”; "Índice de LISTA-TOP"; “Mis reviews”.

………………………………………………………………………………………………….

 Podés seguir las nuevas notas y novedades (además de humor y críticas de cine) en mi fan-page: http://www.facebook.com/sivoriluciano. Si te gustó, ¡compartilo o dejá un comentario!

lunes, 19 de septiembre de 2016

10 reglas de escritura de Elmore Leonard


«Estas son las reglas que he ido recogiendo en el camino para ayudarme a permanecer invisible cuando estoy escribiendo un libro, para ayudarme a mostrar lo que está sucediendo en la historia en lugar de contarlo.»—Elmore Leonard.

Elmore Leonard fue un novelista y guionista norteamericano que falleció en el año 2013. Comenzó como un escritor de westerns, pero se volvió más famoso cuando se volcó hacia policiales. Una gran cantidad de sus trabajos han sido adaptados tanto a la pantalla grande como chica. Seis décadas después, su trabajo sigue siendo relevante.

Directores tan opuestos como Steven Soderbergh, John Sturges y Quentin Tarantino han sido influenciados por la obra de Leonard. Tarantino, en particular, robó accidentalmente una novela de este autor cuando era chico (era The Switch, de 1978), y la película Jackie Brown también es una adaptación suya.

Entre las adaptaciones más conocidas de Leonard se encuentran El tren de las 3:10 a Yuma (relato de 1953 que fue adaptado al cine en 1957 y, de nuevo, en el 2017), las geniales Get shorty (1995) y su continuación Be Cool (2005) y la serie de TV Justified (2010-2015).

Justified es una de las series policiales que más lograron engancharme. Toma como punto de partida tres de sus novelas cortas: Fire in the Hole, Pronto y Riding The Rap. En ellas aparece Raylan Givens, un sheriff-cowboy (en el sentido más literal de la frase) que tiene una forma de trabajar más cercana al siglo XIX que a nuestros tiempos. El personaje –que en la serie lo encarna un increíble Timothy Oliphant– no tiene demasiados problemas en desenfundar su pistola y disparar cuando la ocasión lo amerita (y eso es muy seguido).


Me encanta cómo la serie fusiona el policial con el western. Adoro a todos los personajes (Walton Goggins como Boyd Crowder, especialmente) y me gusta que es corta: 6 temporadas de 13 episodios. Eso hace que no se den demasiadas vueltas ni existan prolongados momentos de relleno.

Pero, en fin, volvamos a las 10 reglas de Elmore Leonard para escribir bien, tomadas de un artículo del New York Times.

***

1. Nunca empieces un libro con el tiempo.
Cuando busques crear una atmósfera (y no la reacción de un personaje ante el tiempo) asegurate de que no se estire demasiado.
2. Evitá los prólogos.
Resultan molestos, especialmente si el prólogo viene seguido de una introducción que también tuvo un prefacio. Es entendible en novelas históricas o ensayos, pero siempre puede introducirse en la historia.
3. No uses un verbo distinto a “dijo” para introducir un diálogo.
El diálogo es del personaje, y el escritor debería meterse lo menos posible. “Dijo” es mucho menos intrusivo que “mintió”, “advirtió”, “se quejó” o “susurró”.
4. Nunca uses un adverbio para modificar el verbo “dijo”.
“Lo criticó seriamente”. Usar un adverbio de esta forma (o casi de cualquier forma) es un pecado mortal. Distrae, irrumpe y viola el ritmo de la conversación.
5. Mantén tus signos de exclamación controlados.
El autor aconseja no más de dos o tres por cada 100.000 palabras escritas.
6. Nunca utilices expresiones como “de repente”.
No son tantas las cosas que ocurren “de pronto” o “de repente”. La mayoría de las veces se utiliza de forma incorrecta en la narración.
7. Usá los dialectos con moderación.
No está mal querer darle una forma particular de hablar a un personaje, pero una vez que uno empieza a escribir mal (a propósito) las palabras, se vuelve difícil parar.
8. Evitá las descripciones detalladas de los personajes.
Una abundancia de descripción aburre. Estas deben estar en función de la historia, y no como una mera forma de llenar más páginas.
9. No entres en detalles al describir lugares y objetos.
En sintonía con el consejo anterior, no querés que las descripciones lleven la acción hasta un punto muerto.
10. Intentá quitar la parte que los lectores tienden a saltarse.
Pensá en esas cosas que vos salteás cuando leés una novela: esos gruesos, aglomerados, rellenos párrafos de prosa que no dicen nada ni avanzan la trama. Evitalos.

***

Por supuesto, las reglas que Elmore Leonard tiene para su escritura son eso: reglas que a él le dieron resultado. Incluso algunas son fuertemente desaconsejadas por otros autores. En algunos casos es importante diferenciar el “dijo” del “susurró”. El narrador tiene que ser portavoz de sus personajes, y poder transmitir el tono de lo que está sucediendo en su historia.


El estilo de cada escritor se forma solo, a través de las múltiples experiencias de vida que ha tenido, con la influencia de sus lecturas, con la retroalimentación de sus lectores, con práctica y más práctica. Al final del día: todo es emoción y ritmo. Si diez personas pintan un cuadro, vamos a tener diez cuadros absolutamente diferentes, cada uno compuesto con pinceladas diferentes.

Bajo la premisa de que cada obra literaria es única e irrepetible –y que es el desenlace de un proceso individual de producción creativa– cada escritor va construyendo su propio camino a medida que crece.

Así y todo, conocer qué piensan los grandes autores de nuestros días (y ejercitarse con sus consejos) siempre va a ayudar a encontrar nuestras propias reglas de escritura.

Ah, y denle una chance a Justified. ¡Hasta la próxima!


………………………………………………………………………………………………….


………………………………………………………………………………………………….


 Podés seguir las nuevas notas y novedades (además de humor y críticas de cine) en mi fan-page: http://www.facebook.com/sivoriluciano. Si te gustó, ¡compartilo o dejá un comentario!

jueves, 15 de septiembre de 2016

Harry Potter y el Legado Maldito: decepcionante e innecesaria


Veinte años luego de salvar al mundo de Voldemort, el mayor desafío de Harry Potter es un burocrático trabajo a contrarreloj detrás de un escritorio. Mientras tanto, dos niños cuyos padres se odian crecen para convertirse en mejores amigos: Albus Severus Potter y Scorpious Malfoy (introducidos por primera vez en el epílogo de Las Reliquias de la Muerte). Ellos, en un intento de enmendar un error del destino, cambiarán el flujo del tiempo de formas insospechadas.

Esta es la premisa de la octava historia de Harry Potter, una que J.K. Rowling afirmó que nunca iba a continuar. Igual, tranquilos, ahora sí aclaró que no habrá más relatos sobre "el niño que vivió" después de El Legado Maldito. (-.-)

A diferencia de las otras siete novelas, Harry Potter y el Legado Maldito (Harry Potter and the Cursed Child) es una obra de teatro. Se estrenó a mediados de este año y viene cosechando un éxito considerable (y esperable). 

En este caso, J.K Rowling puso el gancho –y aclaró que es canon y no un fan-fiction– pero la historia fue escrita por Jack Thorne, y posteriormente dirigida por John Tiffany.

Acá hay un punto importante. Una obra dramática se escribe para ser representada, y leer el “guión” no es la manera completa de analizar el teatro. Sería lo mismo que analizar el guión de Pulp Fiction o de Unbreakable sin haber visto las películas, que tienen textos de base muy sólidos que se ven fortalecidos por grandes trabajos de montaje, edición, actuación, sonido, etc.

Hecha esta aclaración, vamos con otra: disfruté mucho de la saga Potter. Leí todos sus libros, y muchos lo hice en inglés, antes de que salieran en su versión en castellano. Me parece una lectura argumentalmente compleja y un mundo de fantasía fabuloso, si bien nunca fue una saga perfecta. Se le pueden objetar muchísimas cosas a estos libros, menos que estaban cuidadosamente planeados y eran adictivos, genuinamente entretenidos y con personajes nítidos y memorables.


El Legado Maldito no tiene casi nada de esos atributos, y tiene más sabor a un fan-fiction apurado y mediocre hecho con aspiraciones puramente monetarias. En esta nota vamos a explorar en detalle esta octava entrada ambientada en el universo de Harry Potter. Tranquilos: les aviso cuando se vengan los spoilers.

Harry Potter y el Legado Maldito, en inglés y en versión PDF para descargar: https://goo.gl/XEemZ9

***

¿Qué es un fan-fic?

De acuerdo a este artículo del Time (que, convenientemente, analiza el fan-fic de H.P) el fan-fiction (“ficción de fans”) es cómo se vería la Literatura si fuera reinventada desde cero, luego de un apocalipsis nuclear, por un grupo de adictos a la cultura pop encerrados en un bunker.

En esencia, es una especie de universo extendido donde los fans de una obra toman algunos elementos para continuar historias abruptamente terminadas o generar líneas argumentales alternativas, humorísticas, perturbadoras, morbosas, etc. En este momento, culturalmente hablando es el equivalente a la materia negra: es prácticamente invisible para el espectador casual, pero increíblemente masiva.

En serio: hay miles y miles de historias fan-fic escritas sobre Harry Potter y cualquier otro tipo de obra de ficción que uno pueda imaginarse. Debido a la inexperiencia de los escritores de fan-fiction, tiene una reputación de ser una fuente de escritos tan horrible como olvidables. Sin embargo, hay algunos que son increíblemente buenos y a veces están en el mismo nivel de calidad que la obra original. Esta es una temática fascinante que da para expandir en otra nota.

Lo cierto es que he leído algo de fan-fic de H.P. y hay uno en particular que es recomendable. George Norman Lippert era un fan obsesionado con Harry y sus amigos, a tal punto que escribió una obra que llamó la atención de la prensa inglesa. James Potter y la Encrucijada de los Mayores seguía la historia del hijo mayor de Harry luego de los eventos del séptimo libro.

Luego confeccionó una secuela (James Potter y la Maldición del Guardián) que lo llevó a algunas controversias y problemas legales con J.K. Rowling. Como él directamente no hace dinero con estos libros, finalmente ella dio el consentimiento. Hasta terminó por admitir que los libros de Lippert logran recrear su famosa manera de escribir (si bien no los considera canon de la serie).

Estos dos primeros los leí, y aprueban satisfactoriamente. Son entretenidos a tal punto que pueden fácilmente pasar como obras originales de la autora. Lippert hoy está terminando de escribir el quinto y último libro de la serie.

Un argumento sin ganas

El gran problema con Harry Potter VIII es que no se toma ningún riesgo ni introduce nuevos personajes, conflictos o desafíos argumentales. El único personaje nuevo es Delphi (ya hablaremos de ella) y el conflicto principal se centra en la relación tóxica entre Harry y su hijo Albus, quienes no logran conectarse.

La trama se desarrolla de la peor forma que podrían haber visionado: con no uno, ni dos, sino varios viajes en el tiempo. Resulta que no todos los giratiempo habían sido destruidos por el Ministro de Magia. Luego de una serie de peleas entre padre e hijo, Albus y Scorpious lo roban y deciden utilizarlo para salvar a Cedric Diggory (asesinado por Voldemort en el cuarto libro) ya que su muerte fue accidental y no tendría que haber sucedido. ¿El problema? Cambiar ese hecho en el pasado crea futuros progresivamente más oscuros en el presente.


Amos Diggory –que no aparecía desde El Cáliz de Fuego– es un jugador más importante en esta historia, ya que sirve como disparador para que Albus decida desafiar a su padre e intentar cambiar el presente.

***

#SpoilerAlert: a partir de acá tengo que hacer el stop obligado. Se revelan detalles del argumento que pueden arruinar sorpresas y giros de la historia. ¡Están avisados!

***

La historia está repleta de guiños a los fans, reapariciones de viejos personajes y reciclado de temáticas ya utilizadas. De hecho, literalmente el argumento agarra pedacitos de cada uno de los libros anteriores:

1. De La Piedra Filosofal: un grupo de jóvenes protagonistas se vuelven amigos en el Expreso Hogwarts.
2. De La Cámara de los Secretos: uno de los dos protagonistas es acusado de ser descendiente de Salazar Slytherin (en este caso, con el agregado de ser descendiente directo de Voldemort).
3. De El Prisionero de Azkaban: Harry es forzado a ver un asesinato desde la distancia mientras Ron sufre una herida en la pierna.
4. De El Cáliz de Fuego: la primera muerte de un personaje es a manos del villano. Los Diggory y el Torneo de los Tres Magos tienen roles fundamentales.
5. De La Orden del Fénix: Harry tiene una visión de Voldemort raptando a alguien a quien ama.
6. De El Príncipe Mestizo: Snape mata al Director de Hogwarts (si bien esto es discutible).
7. De Las Reliquias de la Muerte: Dumbledore sigue ofreciendo sabiduría post-muerte a través de los retratos.

Harry Potter y la decepción maldita

La introducción de los giratiempo en el tercer libro fue una de las decisiones más erradas de la saga. No es fácil trabajar con viajes en el tiempo, y se precisa mucha coherencia narrativa para que no te salga el tiro por la culata. Por lo menos en ese libro habían resuelto los problemas con “eliminarlos a todos”. Ya no iban a servir como recurso.

¡Pero acá volvieron! Y no sólo eso, ¡cambian completamente la manera en la que los viajes en el tiempo funcionaban antes! La idea de El Prisionero de Azkaban era, por lo menos, razonable. No es posible cambiar el presente: sólo logramos profecías auto-cumplidas. Recordemos que en la historia Harry cree ver a su padre largando el expecto patronum que salva a Sirius Black, sólo para darse cuenta –al volver en el tiempo– que fue él mismo quien le salvó la vida. 

Esto es lo que se conoce como un lazo temporal estable.


En El Legado Maldito, en su lugar, cada cambio en el pasado genera una realidad alternativa debido al efecto mariposa. Es decir: si evitás la muerte de Cedric => Hitler ganó la guerra… en este caso: Voldemort ganó la Batalla de Hogwarts.

Voy a ser justo con la obra: Hermione sí menciona (en El Prisionero de Azkaban) que los giratiempo fueron prohibidos porque los magos se terminaban accidentalmente matando a sí mismos (con lo que la posibilidad de cambiar el presente siempre existió). Por su parte, Scorpious (por lejos, el personaje más interesante) menciona la “Ley del Profesor Croaker”, una que aparentemente establece que más allá de las 5 horas de viaje al pasado se hace difícil lograr un lazo temporal estable.

En fin: Harry Potter es (y debería haber seguido siendo) fantasía, no ciencia ficción.

La gran revelación de la historia se da al final del Acto III, donde se expone que Delphi se hizo pasar por la prima de Cedric y es, en realidad, la hija de Voldemort. (Sí, al parecer él no tenía nariz, pero sí un miembro fértil para concebir).

El complicadísimo plan de Delphi involucraba manipular a Albus para que robara y utilizara el giratiempo de tal manera que papá Voldemort pudiera volver. Todo esto adornado con demasiados deus ex machina (como el hecho de que Draco resulta que siempre tuvo un conveniente giratiempo en sus manos y que sólo menciona cuando le queda bien a la trama).

De todas formas, una villana acartonada y unidimensional no es el gran problema del libro. El inconveniente es que parece menos una historia original y más un remix de elementos ya existentes en la mitología potteriana. Todo lo que vemos ya se hizo, ya pasó. No se innova, no hay riesgos. Esta es su mayor debilidad.

Por ejemplo: la relación entre Harry y Dumbledore se vuelve a construir. Ron y Hermione se vuelven a enamorar (en una línea de tiempo alternativa). Snape vuelve a demostrar que es fiel a Dumbledore y que es un capo. Hermione vuelve… ah, creo que ya se entendió…

J.K. Rowling no es la mejor escritora del mundo, pero sus libros eran verdaderamente ingeniosos, sorprendentes, astutos, y progresivamente más oscuros. El Legado Maldito tiene más un aire a una ficción de un fanático que a una continuación destacable.

Lo que es peor, los personajes perdieron toda la madurez que habían ido ganando con el tiempo: Harry vuelve a ser un llorón, Ron vuelve a ser el alivio cómico y Ginny está ahí… dando vueltas. Draco es sólo un recuerdo de su intimidante personalidad anterior. Hermione es el único personaje fuerte en el que vemos un verdadero desarrollo. Ella y Scorpious son los únicos personajes que están bien trabajados.


 ... Hermione, ¿sos vos? ¡Pero si estás igual!

Ni hablemos de los múltiples agujeros de guión y recursos argumentales utilizados por el mero hecho de mostrar escenas nostálgicas o generar emotividad. El viaje en el tiempo es una excusa –más literal que otra cosa– de hacernos viajar a nosotros por los mejores momentos de Harry Potter. O para responder a qué habría pasado si, por ejemplo, Ron invitaba a Hermione al baile del cuarto libro.

La obra se apoya demasiado en pequeños cameos de nuestros adorados personajes en lugar de expandir el universo, presentar nuevos e interesantes personajes o presentar una trama creativa. Para peor, hay algunas subtramas más o menos atractivas que últimamente quedan en la nada.

Es una lástima, pero sentí a El Legado Maldito como algo muy similar a la nueva película de Star Wars (que tampoco me gustó), un intento de revivir una franquicia por medio de constantes referencias, cameos y momentos nostálgicos.

Palabras finales

Siendo honesto conmigo mismo, El Legado Maldito se lee con fluidez, entretiene y tiene algunos momentos logrados. Especialmente funciona la química entre Albus y Scorpious, hay situaciones muy cómicas (¡algunas se ríen metatextualmente de cosas del universo Potter!) y el final, si bien no cambia nada, es satisfactorio.

Pero no puedo dejar de pensar que esto tendría que haber sido algo más grande, más perfeccionado. El toque de Rowling no está presente y es una decepción absoluta desde lo narrativo. Una lástima.

Por cierto, si les interesa entender bien cómo funciona ahora la enredada línea temporal de Harry Potter luego de los eventos de esta historia, este sitio tiene la respuesta.


………………………………………………………………………………………………….


………………………………………………………………………………………………….


 Podés seguir las nuevas notas y novedades (además de humor y críticas de cine) en mi fan-page: http://www.facebook.com/sivoriluciano. Si te gustó, ¡compartilo o dejá un comentario!

lunes, 12 de septiembre de 2016

La muerte del autor (según Roland Barthes)


La idea de “La muerte del autor” (o de la desaparición del autor) es uno de los conceptos de la Crítica Literaria más fascinantes. A grandes rasgos, mantiene que las intenciones de un autor y los hechos biográficos (su religión, política, etc) no deberían pesar a la hora de alcanzar una significación de su escrito. En otras palabras: la interpretación de un escritor sobre sus propios trabajos no es más válida que la interpretación de cualquiera de sus (muchos) lectores.

Umberto Eco solía decir que el texto tiene intersticios que el lector tiene que completar, y que un escritor nunca debería proveer explicaciones de sus trabajos, o de otra forma no debería haber confeccionado una novela, que es un máquina de generar interpretaciones.

Así: la muerte del autor es el nacimiento del lector. Esta idea fue inicialmente propuesta  por el filósofo y ensayista  francés Roland Barthes, en un texto de 1968 que hoy es una estampa de la teoría literaria del siglo XX. 

El ensayo se opone a la tendencia de la época de analizar un trabajo literario dentro de un contexto biográfico y personal del autor. Las implicaciones filosóficas de “La muerte del autor” trascienden la literatura para relacionarse con el colapso del significado, el descubrimiento múltiple e, incluso, la muerte de Dios.

Leer el texto completo de “La muerte del autor” (1968), versión en PDF: LINK

Retrocedamos un poco y pensemos en un ejemplo más claro. 

Hoy Alan Moore –el excéntrico genio de la industria de los cómics– anunció que se retira de las historietas para enfocarse en otros medios de ficción. El mítico creador de The Killing Joke nunca estuvo del todo contento con la obra universalmente aclamada que redefinió la relación entre Batman y el Joker, una historia imperdible de los cómics de superhéroes.

La novela gráfica (de la cual ya hice la reseña en el blog) es una de las más estudiadas y comentadas de la historia, y sin embargo Moore dijo que no le pareció que esta tuviera “nada interesante para decir”. Nunca estuvo contento con el producto final y ¡hasta lo considera una basura!

La pregunta que surge inevitablemente es: ¿debería importarnos? ¿Debería importar la opinión de un autor sobre su propio trabajo? Para responder a esto tenemos que remontarnos a las ideas de Barthes. La respuesta que él da es: sí, la opinión del autor importa, pero no importa más de lo que cada uno de nosotros opine.

Veamos cómo arranca Barthes su ensayo de “La muerte del autor”, una introducción realmente maravillosa que pone en evidencia la tesis del texto:

«Balzac, en su novela Sarrasine, hablando de un castrado disfrazado de mujer, escribe lo siguiente: “Era la mujer, con sus miedos repentinos, sus caprichos irracionales, sus instintivas turbaciones, sus audacias sin causa, sus bravatas y su exquisita delicadeza de sentimientos”. ¿Quién está hablando así? ¿El héroe de la novela, interesado en ignorar al castrado que se esconde bajo la mujer? ¿El individuo Balzac, al que la experiencia personal ha provisto de una filosofía sobre la mujer? ¿El autor Balzac, haciendo profesión de ciertas ideas “literarias” sobre la feminidad? ¿La sabiduría universal? ¿La psicología romántica? Jamás será posible averiguarlo, por la sencilla razón de que la escritura es la destrucción de toda voz, de todo origen. La escritura es ese lugar neutro, compuesto, oblicuo, al que va a parar nuestro sujeto, el blanco-y-negro en donde acaba por perderse toda identidad, comenzando por la propia identidad del cuerpo que escribe

Las intenciones son una cosa, pero lo que finalmente se logra con el producto final puede ser algo completamente diferente. Barthes (y paralelamente lo diría Michel Foucault también) afirma que un texto escrito no le pertenece a su autor, sino más bien a la cultura en general, y especialmente al lector.

La lógica que sigue el autor es bastante simple. Para él, un texto es el resultado de infinitos intertextos, ideas entrecruzadas que provienen del pasado cultural e histórico. Algo así como “todo es un remix”:

  
Por eso, Barthes expone que en el momento en el que se publica una novela, un cuento, un cómic, o cualquier texto en general, el autor desaparece, muere simbólicamente. Lo plasmado en el papel es ahora parte de la historia y cultura general. Podemos pretender entender algunas intenciones del autor basándonos en su estilo, su historia, sus marcas registradas, su vida. Pero no todo lector va a interpretar lo mismo.

Dicho de otra forma: podemos buscar desenredar un texto, o una obra de ficción en general, a partir del autor, pero eso sólo nos daría una porción de la realidad. Vale aclarar que Barthes nunca dice que la opinión del autor no sea válida, sino que es tan válida como cualquier otra. Es porque el autor se convierte en lector a finalizar su obra. Y en el lector es donde reside verdaderamente todo ese entretejido de voces que es un texto:

«Un texto está formado por escrituras múltiples, procedentes de varias culturas y que, unas con otras, establecen un diálogo, una parodia, un cuestionamiento; pero existe un lugar en el que se recoge toda esa multiplicidad, y ese lugar no es el autor, como hasta hoy se ha dicho, sino el lector: el lector es el espacio mismo en que se inscriben, sin que se pierda ni una, todas las citas que constituyen una escritura; la unidad del texto no está en su origen, sino en su destino

A lo que Barthes quiso llegar es que no sería correcto –o, por lo menos, no sería “completo”– analizar “Las flores del mal” en el contexto de la vida de Baudelaire. O estudiar los textos de Edgar Allan Poe, H.P. Lovecraft o Jorge Luis Borges desde un punto de vista biográfico. Esta fue una postura absolutamente revolucionaria para la época que estaba más en sintonía con las ideas de los surrealistas. Ellos creían que un ente externo los “poseía” a la hora de escribir, y que la forma de desencadenar esa suerte de inspiración divina era a través de las técnicas de escritura automática.


Curiosamente, por la misma época Michel Foucault escribió “¿Qué es un Autor?”, un ensayo que, en esencia, tiene la misma premisa.

Algunos autores han utilizado el texto de Barthes para llevarlo más allá y conectarlo con la teoría de los descubrimientos múltiples –más de una persona llegando a el mismo descubrimiento, idea o conclusión de forma independiente. Bajo este fundamento, la “muerte del Autor” sería la inhabilidad de crear, producir o descubrir cualquier texto nuevo. El autor es únicamente un “escriba” que recolecta ideas y citas preexistentes. Por ese motivo, no tiene la facultad de decidir sobre el significado de su trabajo. No descubrió nada nuevo con su texto, sino que acomodó algunas cosas para confirmar ideas que siempre estuvieron ahí.

Otros investigadores fueron todavía más allá y relacionaron la muerte del Autor con la muerte de Dios. Si Dios es el autor de este texto que es la vida, somos nosotros (los humanos-lectores) quienes tenemos que encontrarle el significado y no dejarnos guiar por sus interpretaciones al respecto.


... ¡Estúpido y sensual Roland!

No sé hasta qué punto la pena llegar a tal nivel de profundidad (=delirio). Barthes hizo una crítica de la crítica del momento, y su texto no le quita méritos al autor, ni lo considera realmente un medio a través del cual “pasan las palabras”. Él no busca ser un gurú, sino que establece algunos de los conceptos que considera claves a la hora de analizar un texto. Es un error enfocarse exclusivamente en la vida de un autor para buscar significado, y también lo es no comprender que todos los textos son, en esencia, intertextualidad (una idea que el expande en De la obra al texto, un par de años después).

Entonces: si Alan Moore dice que The Killing Joke es una porquería, Barthes responde:

«(…) a la escritura hay que darle la vuelta al mito:
el nacimiento del lector se paga con la muerte del Autor

………………………………………………………………………………………………….


………………………………………………………………………………………………….


 Podés seguir las nuevas notas y novedades (además de humor y críticas de cine) en mi fan-page: http://www.facebook.com/sivoriluciano. Si te gustó, ¡compartilo o dejá un comentario!
Quizás te pueda llegar a interesar...