martes, 16 de enero de 2018

Los efectos especiales en Jasón y los Argonautas


Jasón y los Argonautas fue una revolución absoluta cuando salió en el año 1963. Como película de aventuras –del sub-género “espadas y brujería”– no tiene nada que envidiarle a las producciones épicas más modernas. En esta nota quiero repasar el aspecto más famoso de la esta producción: sus efectos especiales.


***

El mito de Jasón

Quienes conozcan el mito griego, saben más o menos que de qué va la historia.

Jasón emprende una peligrosa misión para conseguir el legendario vellocino de oro. El malvado Pelias le prometió devolverle el reino (que le pertenece) si recupera el artefacto. Para ello, reúne a un grupo de héroes (Hércules entre ellos) y zarpa en el “Argo” para encontrarlo.


Los argonautas pasan por mil peligros, hay acción, complicaciones, traiciones y –como es de esperarse– muchos dioses comportándose como niños malcriados. Zeus, por ejemplo, es un cabrón total, y se dedica a colocarles piedras en el camino a los héroes. No sólo eso, sino que le permite a la diosa Hera ayudar a Jasón sólo cinco veces.

Si bien la película tiene varios momentos memorables, es la famosa batalla final contra un ejército de esqueletos lo que más se recuerda, y lo que le valió a Ray Harryhausen (el director de efectos especiales) un reconocimiento universal.

La escena, una obra maestra del stop-motion, una técnica de la que ya hablé en esta nota. Harryhausen tardó cuatro meses en hacerla, dura nada más que tres minutos, ¡y es absolutamente épica!

Esta es la escena en cuestión:



Los efectos especiales en Jasón y los Argonautas

Cuando Tom Hanks le dio a Ray Harryhausen un premio por sus contribuciones técnicas al cine, en 1992, dijo:
“Algunas personas dicen que fue Casablanca o Citizen Kane, yo digo que Jasón y los Argonautas es la mejor película alguna vez realizada”.

Hoy aquellos efectos especiales pueden parecer muy anticuados, pero en ese momento no tenían precedentes. La película es entrenamiento puro, sin grandes pretensiones, que brinda momentos de aventura maravillosos: el ataque de Talos, la trampa a las Arpías y el desfiladero de rocas son todos episodios geniales.

Esta es LA PELÍCULA de mitología griega de Harryhausen, así, con mayúsculas. Marcó un umbral en el cine de efectos especiales. Fue un pionero en la época donde no había computadoras y uno tenía que arreglárselas con trucos de cámara, stop-motion y miniaturas. Uno de los mayores éxitos de su carrera y la que posee el trabajo más sólido de animación.


Jasón y los Argonautas se ganó su estatus de “obra de culto”, de primer nivel dentro del género de fantasía épica. Por lo menos es artísticamente superior a cintas mediocres como Dioses de Egipto (2016), Hércules (2014) y  Éxodo: Dioses y Reyes (2014). Tiene un ritmo trepidante, un elenco de monstruos mitológicos glorioso y nos sumerge en un viaje magnífico.

Harryhausen: fuente de inspiración

Pocos técnicos de los efectos especiales fueron tan influyentes y universalmente respetados como Ray Harryhausen, maestro definitivo del stop-motion y de los efectos prácticos.

El mismo George Lucas admitió que, sin él, Star Wars no habría existido jamás. Fue un pionero y visionario que –desde que se fascinó por King Kong (1933)– trabajó en clásicos de la mitología griega, tres películas de Sinbad, el marino y algunos de los dinosaurios más notables de la era pre-Jurassic Park.

Hasta su muerte hace pocos años, Harryhausen fue un artista muy complejo que realizaba sus creaciones con dibujos sobre papel, para luego modelar músculo tras músculo en arcilla o cera, añadiendo texturas, pieles, escamas, etc., y finalmente dándoles vida cuadro a cuadro, en sincronía perfecta con imágenes reales. Un genio.



***

Más de 50 años después de su estreno, disfruté muchísimo de los efectos especiales en Jasón y los Argonautas. Sí, la película está plagada de diálogos terriblemente malos, momentos tontos y actuaciones todavía peores. Y así y todo, es genial.

……………………………………………………


……………………………………………………



 Podés seguir las nuevas notas y novedades (además de humor y críticas de cine) en mi fan-page: http://www.facebook.com/sivoriluciano. Si te gustó, ¡compartilo o dejá un comentario!

jueves, 11 de enero de 2018

Lista TOP-15: Lo más destacado del cine 2017


Como vengo haciendo todos los años, esta es la tercera (y última) parte de mis “favoritos” del año pasado, siendo las anteriores: 10 libros favoritos del 2017 y 5 grandes animés del 2017.


A diferencia del 2016 –que considero fue un mal año para el septimo arte (como dije acá)– el 2017 fue muy gratificante. Por supuesto que tuvimos la misma sobrecarga de reboots, remakes y películas de superhéroes. Sin embargo, se sintió muy diferente.

Las mujeres tuvieron una participación muchísimo más fuerte. El cine independiente se impuso con algunas de las mejores obras del cine en los últimos años. Las grandes producciones pochocleras fallaron estrepitosamente en la taquilla, demostrando que el público ya busca algo distinto, algo más.

Durante el 2017 contabilicé 64 películas correspondientes al año, un poco menos que la vez pasada. De todas ellas, sólo voy a mencionar mis 15 favoritas, algunas menciones de honor y las que más me hicieron enojar o decepcionar.

Armar el top fue complicadísimo porque, en serio, hubo muy buenas películas. Como suele suceder, la lista creo que va a sorprender a varios, ya que –fiel a mi naturaleza– fui bastante a contracorriente con los gustos generales en algunos casos. Por ejemplo, si esperan ver Star Wars: The Last Jedi entre los primeros puestos, están muy equivocados.

Como siempre digo: consideren esta lista como una suerte de “recomendaciones personales” de mi parte para el mundo.

***

¿Qué me falta ver?

Siempre me pasa lo mismo. Hay un puñado de películas correspondientes a 2017 que llegan muy tarde a Argentina, entre febrero y marzo. Pasa especialmente con las películas que resuenan más en la temporada de premios y apuntan a los Oscars.

Al mismo tiempo, hay películas que todavía no pude ver y que seguramente habrían entrado en este top. Lo nuevo de Guillermo del Toro (The Shape of Water), The Disaster Artist y Three Billboards Outside Ebbing, Missouri son las principales que me debo; seguramente las encare en estos días.


También me faltan: la última de Marvel, Thor: Ragnarok, la nueva de Pixar (Coco), Call me by your name, The Killing of a Sacred Deer, del director de The Lobster (Yorgos Lanthimos), el thriller argentino La cordillera, Atomic Blonde, The Florida Project, entre muchas otras.

***

LAS GRANDES DECEPCIONES DEL 2017

Todos los años hay películas malísimas, tanto en el cine de gran escala y presupuesto como en las producciones independientes.

Nadie pone en duda que Emoji Movie, Daddy's Home 2, Fifty Shades Darker y Transformers: The Last Knight son películas malas desde todo punto de vista y representan una vergüenza para el cine del 2017.

Por eso yo prefiero hablar de “grandes decepciones”. Películas que quería que me gustaran mucho y que terminé odiando, o que fueron de regulares para abajo. Historias que esperé con ansias y no cumplieron mis expectativas. Tramas desperdiciadas u olvidables.

En fin, estas son las que no banqué en el 2017:

“Batman and Harley Quinn” (ver review)

Género: comedia, animación, superhéroes – Origen: Estados Unidos – Director: Sam Liu


Un mal año para las películas animadas de DC que suelo disfrutar un montón. Justice League Dark fue lo mejorcito, aunque lejos de ser increíble. Teen Titans: The Judas Contract: entretenida pero poco memorable. Ni hablar de Batman vs Two Face, que dejó bastante que desear.

Ahora, Batman and Harley Quinn directamente, no se deja ver. Una película que no tiene ni un pelo de astucia y está plagada de chistes de mal gustos, giros argumentales ridículos y personajes deplorables. Ni siquiera la animación (que intenta remontar a la clásica animación del Batman de los ´90) me agradó.

En el 2016 había disfrutado mucho de Return of the Caped Crusaders, con su humor genuinamente absurdo y lisérgico. Ésta es un desastre para el olvido.

“The Mummy” (ver review)

Género: acción, comedia – Origen: Estados Unidos – Director: Alex Kurtzman


Al igual que la princesa protagonista, esta película tendría que haberse quedado enterrada en una tumba en lo más profundo del desierto. Si supuestamente este va a ser el comienzo del ambicioso “Dark Universe” de Universal Pictures (mostrando a clásicos monstruos en un gran universo compartido) las cosas arrancaron bastante mal.

Ni el carismático de Tom Cruise (en un rol donde parece querer copiar, sin éxito, a Indiana Jones) ni Russell Crowe, ni los efectos especiales decentes la salvan del caos que es esta historia. Es como que nunca llega a ser del todo lo que pretende ser. Hay algo de comedia, pero no buena. Hay un poco de acción, aunque nada distinto de lo visto. Quizás cuando incursiona en el género de terror es cuando mejor parece andar, si bien son momentos muy esporádicos.

Por suerte, Tom Cruise se redimió con la interesante American Made, que no metí en esta lista pero que recomiendo.

“Death Note” (ver review) (EN NETFLIX)

Género: thriller, misterio, fantasía – Origen: Estados Unidos – Director: Adam Wingard


Death Note es una de las peores adaptaciones del año e incluso de la historia del cine. No es una basura al nivel de Dragon Ball Evolution, aunque tampoco es lo suficientemente decente.

Light Turner y L son, supuestamente, personas súper inteligentes. Al menos eso se repite una y otra vez a lo largo de la trama. Sin embargo, sus acciones y razonamientos no lo demuestran en absoluto.

Especialmente el protagonista, Light, sale muy mal parado. Su personaje es un completo estúpido que hace cosas sin sentido en una escena y luego algo extremadamente astuto (e igualmente poco creíble) en la siguiente. Para hacer las cosas peor, el actor Natt Wolf no sirve para el papel y brinda una interpretación acartonada. Un casting súper errado.

No me molestó que L sea afroamericano. El problema con su personaje tiene que ver con un equipo creativo que no supo captar los temas fundamentales que trabaja la historia original. Lakeith Stanfield le pone onda al papel, pero la mitad del tiempo parece no saber bien qué hacer. Su rol, incluso, queda relegado a un segundo plano.

Death Note falla en recuperar la esencia del animé original. Tampoco garpa por sí sola como película de fantasía y misterio. Una verdadera lástima.

“Star Wars: The Last Jedi” (ver review)

Género: fantasía, drama, sci-fi – Origen: Estados Unidos – Director: Rian Johnson


Desde los aspectos técnicos y visuales, The Last Jedi es magistral… que es lo que uno mínimamente espera de producciones millonarias como ésta. Sin embargo, me pesa admitir que Disney y Rian Johnson encontraron nuevas formas de herir a la saga para dejarla completamente irrecuperable.

La película tiene buenas ideas, en teoría, pero las ejecuta horriblemente mal. Entiendo la visión del director y la orientación que quiso darle a la historia, pero algunas de las cosas que suceden en la película no tienen ningún tipo de lógica.

Es un funesto capítulo de la saga. Es lamentable ver el rumbo que tomó una de las franquicias más adoradas por la cultura popular. Todo lo que se había logrado armar con “El Despertar de la Fuerza” (misterios, expectativas, caminos posibles) se derrumbó con este producto elaborado para un público descerebrado y automático. Sin duda: la gran decepción del 2017.
Hablé mucho más sobre la película en esta nota: Interpretando el final de The Last Jedi.

“The Dark Tower” (ver review)

Género: fantasía,  sci-fi, acción – Origen: Estados Unidos – Director:


¡Otra víctima de las malditas adaptaciones americanas! El 2017 será recordado como uno de los peores años en materia de adaptaciones: Ghost in the Shell, Death Note, Valerian, The Circle. A esa extensa lista, me duele tener que sumar a la Torre Oscura.

Pobre Stephen King. Hollywood parece nunca poder comprender la esencia de sus trabajos. La saga de “La Torre Oscura” es una aventura épica que fusiona western, fantasía, terror, el mito artúrico y muchos otros géneros repartidos en 8 extensísimos libros y varias novelas gráficas.

En su lugar, la película es muy corta (apenas 95 minutos) y te deja sabor a poco. Carece de peso, está apurada y tiene un argumento trillado que convierte a los protagonistas de la saga en seres unidimensionales, apenas una sombra de lo que son en realidad.

Después de tantos años de estar en producción, La Torre Oscura es increíblemente promedio. Una aventura de fantasía tan descartable que parece increíble que haya estado en proceso desde el 2007.

Es una carcasa que se ve bien por fuera, pero que está vacía por dentro. Faltó tiempo para desarrollar ese fascinante nuevo mundo y explorar mejor la dinámica entre personajes. Es un trabajo que apunta demasiado al espectador casual que quiere apagar el cerebro durante una hora y media con una aventura de lo más tradicional.

A lo mejor la serie de televisión (que aparentemente se viene) tenga un mejor tratamiento.

“Justice League” (ver review)

Género: fantasía,  acción, superhéroes – Origen: Estados Unidos – Director: Joss Whedon / Zack Snyder


La frutillita del postre de las películas decepcionantes la brindó La Liga de la Justicia.

Que no sea un producto absolutamente desastroso es una buena noticia. Estaba condenada desde que se anunció el proyecto por primera vez, y la propuesta estuvo rodeada de polémicas y problemas. El bigote de Henry Cavill, la supuesta partida de Ben Affleck, el cambio de directores, el boicot de Rotten Tomatoes, los reshoots, los recortes, la duración limitada, etc, etc.

Hay decisiones que se tomaron que le jugaron muy en contra. Me disgustó la manera tonta de revivir a Superman y que el conflicto con él (que era interesante) dure dos minutos. Me molestó que todos los potenciales arcos que adelantaba “Batman v Superman” quedaron abortados y que el villano Steppenwolf sea un monstruo CGI genérico.

Estoy muchísimo más emocionado con el evento comiquero “Doomsday Clock” y con la actual corrida de Batman (mi lectura favorita del 2017) que por las nuevas películas.

Justice League apenas se deja ver y tiene algunos buenos momentos. Su mayor pecado es ser totalmente predecible e insípida, nada arriesgada. Ciertamente, uno extraña los tiempos en que las mayores preocupaciones eran molestos pingüinos explosivos.

***

MENCIONES DE HONOR

Las menciones de honor son la evidencia de que fue un gran año para el cine (y de que el TOP-15 me empieza a quedar chico). ¡Coloqué 11 películas! Casi tantas como mis quince favoritas. Una locura. Y eso que me quedaron afuera algunas que me habría gustado mencionar.

“I Am Not a Serial Killer” (ver review) ¡EN NETFLIX!

Género: thriller sobrenatural, suspenso – Origen: Estados Unidos – Director: Billy O'Brien


Un relato de misterio y suspenso independiente bien logrado que se destaca por presentar un aspecto novedoso en las historias de asesinos seriales.

Disfruté mucho el ritmo que tiene la historia y cómo va revelando ciertas cuestiones con estilo. La película nos habla del duro pasaje de la infancia a la madurez pero, sorprendentemente, también se refiere al sendero que nos lleva desde la vejez hasta la muerte, si bien lo hace con cierta torpeza.

Es interesante la manera en la que se aborda el conflicto interno del protagonista, un chico que siente estar predestinado a convertirse en asesino, motivo por el cual vive bajo una serie de reglas estrictas diseñadas para mantener sus impulsos homicidas a raya. Sin embargo, su cuidadoso régimen peligra cuando se ve enredado en el caso de un asesino que está más conectado con él mismo de lo que cree.

“Proyecto Lázaro” (ver review)

Género: sci-fi, romance – Origen: España – Director: Mateo Gil


Me encantó esta producción española. La mejor ciencia ficción es aquella que tiene bases sólidas en la realidad y, sin embargo, empuja los límites de lo conocido para desafiarnos intelectual y éticamente. En este sentido, el guión de Proyecto Lázaro busca generar preguntas más que responder a interrogantes eternos. Esto es lo que hace la buena ciencia ficción.

Quienes esperen disparos futurísticos y acción, no la van a encontrar en esta película que es muy íntima y reflexiva. Yo disfruté muchísimo del trabajo de edición que tiene (uno de los grandes aciertos de la película), las actuaciones (Oona Chaplin, Talisa Maegyr en “Game of Thrones”, destaca especialmente) y los interesantes giros argumentales que va teniendo la historia.

Para los que tenemos mucha ciencia ficción encima, la historia es una amalgama de otras películas conocidas. Por momentos es un capítulo extendido de “Black Mirror” (particularmente con la aparición de un dispositivo que dominó la vida de aquella gente del futuro) y también hay guiños a “ExMachina” (un nuevo clásico del género), “Re-animator”, la historia de Frankenstein  y otras películas similares.

La otra pata de la película es su aspecto romántico, y acá también convence. Por supuesto, hablamos de Mateo Gil, el tipo que escribió “Abre los ojos”, la que para mí representa una de las más grandes historias de amor de los últimos años.

“The Autopsy of Jane Doe” (ver review)

Género: terror, suspenso, sobrenatural – Origen: Inglaterra – Director: André Øvredal


Cuando vi esta peli me pareció de lo mejor del año. Sigue pensándolo aunque luego otras historias fueron quitándole espacio.

Esta es la clásica historia de “espíritu vengativo”, pero con no uno, ni dos, sino varios giros ingeniosos. Para los que se quejan de que el terror se volvió tonto y predecible, The Autopsy of Jane Doe (que llegó a los cines como “La morgue”) presenta un relato genuinamente aterrador construido sobre bases sólidas.

El primer punto destacable de la película es su atención al detalle. Todo lo relacionado con la autopsia se ve muy real y convence. Es fascinante ver el proceso de desarmar (a veces, literalmente) un cuerpo para descubrir las causas de la muerte. La investigación de padre e hijo, sus conjeturas, la manera en que van rechazando hipótesis, todo es magnífico y atrapante.

Del director noruego André Øvredal ya antes había visto “TrollHunter” (2010), una excelente película found-footage sobre la búsqueda de monstruos en los bosques de Noruega. Está historia es más chiquita y concisa, y para mí funciona mejor todavía.

Dentro de una historia de fantasmas más o menos convencional, la película se toma su tiempo para desarrollar bien a sus personajes, lograr pequeños momentos de drama (la escena del gato, en este sentido, es sublime) y mostrar un pantallazo en la vida de un médico forense.

“El Otro Hermano” (ver review) ¡EN NETFLIX!

Género: thriller, suspenso – Origen: Argentina – Director: Adrián Caetano


Si bien el director y guionista Adrián Caetano es uruguayo, estudio en Francia y trabajó siempre en Argentina. Sus películas son todas obras de culto que supieron capturar ciertos segmentos particulares del país, en particular los estratos más bajos, violentos y olvidados de la sociedad.

“Un oso rojo” (2002) se encuentra entre mis películas argentinas favoritas, y cintas como “Pizza, birra, faso” (1997) y “Crónica de una fuga” (2006) ya son parte de la cultura popular.

El Otro Hermano es una buena película para mostrarle a alguien que cree que el cine argentino es nada más que Francella, Darín y Suar. Es una producción muy cuidada, con una trama fuera de lo convencional que recuerda, en parte, a “Un oso rojo” y que tiene hasta algunos toques de western desde lo visual y también desde lo temático.

Luego de su estreno en cines, donde fue aclamada universalmente por la prensa, y su breve estadía por CINE.ar, pasó a formar parte de la programación de Netflix, por lo que es bastante fácil encontrarla.

Relato de una dureza absoluta, artificiosos movimientos de cámara y una temática arrolladora.

“Radius” (ver review)

Género: thriller, suspenso, sci-fi – Origen: Canadá – Director: Caroline Labrèche


Esta cinta independiente canadiense aprovecha una idea creativa para proponer una historia de suspenso genuinamente tensa . Otro ejemplo de cómo no se necesitan grandes efectos especiales para lograr un buen entretenimiento.

Radius es ese tipo de películas que me encantan y tiendo a recomendar todo el tiempo: una buena y original premisa de ciencia ficción llevada a cabo con dos mangos. Ciencia ficción seria, pero barata.

Es como un capítulo extendido de La Dimensión Desconocida. Presenta un misterio bien ejecutado, ideas originales y algunas escenas de suspenso logradas. Probablemente muera en el olvido a menos que alguien la encuentre de casualidad en el cable dentro de un par de años. Una lástima porque es muy disfrutable.

“Contratiempo” (ver review) ¡EN NETFLIX!

Género: thriller, suspenso – Origen: España – Director: Oriol Paulo


Una de los thrillers más ingeniosos que salieron en el 2017.

Como relato de suspenso, Contratiempo funciona especialmente por el cuidado en la creación de la atmósfera (las rutas desoladas, el hotel a lo Kubrick) y la especial atención al detalle. El final (o, más bien, los múltiples giros del final) puede llegar a descubrirse si uno presta suficiente atención a las varias pistas que se van dejando a lo largo del desarrollo.

Los detractores de este tipo de historias seguramente le busquen el pelo al huevo, acusándola de fantasiosa, demasiado enredada y con abusos de la voz en off y el flashback. Es cierto que las cuestiones narrativas a veces se presentan como apresuradas y poco realistas, pero es innegable el sutil uso de la tensión dramática.

Es un rompecabezas interesantísimo que te va a mantener adivinando desde el primer minuto, un policial astuto ideal para los amantes de los buenos misterios.

“Ingrid Goes West” (ver review)

Género: comedia dramática – Origen: Estados Unidos – Director: Matt Spicer


¿Una comedia negra con las talentosas y divinas Aubrey Plaza y Elizabeth Olsen? Fue difícil resistir la tentación. Esta película, ópera prima del director Matt Spincer y ganadora del premio a Mejor Guión en el Festival de Sundance 2017, es el tipo de sátira que llega en el momento justo y es capaz de hacer observaciones muy sagaces sobre la sociedad actual.

Aubrey Plaza deslumbra en uno de sus mejores roles hasta ahora. Su personaje reúne la obsesión, la soledad y el desequilibrio mental en la Era Digital. Elizabeth Olsen está muy bien como siempre (si bien no se supera en su interpretación en “Wind River”, que es muy superior). Lo curioso de esta historia es que todos los personajes son terriblemente superficiales, unidimensionales y hasta reconocibles, que es –creo yo– exactamente lo que se buscaba.

Ingrid Goes West brinda un mensaje poderoso en tono sarcástico al tiempo que presenta una imagen de una nueva enfermedad mental relacionada con el acoso mediante redes sociales. La película genera algunos momentos brutales e incómodos que nos hacen reflexionar sobre lo que hacemos día a día con nuestra privacidad.

“Guardians of the Galaxy Vol 2” (ver review)

Género: superhéroes, acción, comedia – Origen: Estados Unidos – Director: James Gunn


La primera parte fue una súper inesperada, extravagante e ingeniosa historia de ópera espacial que se convirtió, pronto, en una de mis favoritas del 2014. James Gunn insertó frescura en el universo Marvel con una película muy lograda, divertida y emotiva.

Repetir el éxito no iba a ser sencillo, y creo que el director lo logró hasta cierto punto. La secuela es una continuación decente, con algunos aciertos, aunque no deja de tener fallas graves que son difíciles de dejar pasar.

En cuanto a materia de acción y diversión, Guardianes de la Galaxia 2 sigue fielmente la matemática del pochoclo. Grandes batallas, muchos disparos, buenos efectos especiales y pirotecnia. No me puedo quejar desde el costado artístico porque brinda momentos muy memorables. La escena del escape de la prisión es uno de las más bellas, igual que el clímax final.

“Wonder Woman” (ver review)

Género: superhéroes, fantasía, acción – Origen: Estados Unidos – Director: Patty Jenkins


Wonder Woman es mucho más importante por el efecto social que generó que por la película en sí misma. Tiene sus virtudes, aunque decididamente no es la obra maestra que pintaron las críticas en su momento. No deja de ser una historia de origen genérica que se apoya en la estructura clásica de este tipo de relatos. Hasta el giro final que lleva al clímax de la película es bastante tradicional.

Gal Gadot es perfecta en el rol. Tiene mucho carisma y es muy agradable a la vista. Su química con Chris Pine (otro acierto) es innegable, y su relación tiene la dosis justa entre romance y comedia. La trama es, también, consistentemente entretenida, lo que hace que su duración –de más de dos horas– no se vuelva tediosa.

En cuanto a lo objetable, el primer punto a tratar es la acción. Cuesta entender si la directora Patty Jenkins estaba tratando de hacer una película o recrear el “God of War” para Playstation. Hay un abuso exageradísimo de la cámara lenta, las coreografías de acción son muy poco inspiradas y último acto es una copia burda de la batalla final en “Batman V Superman”.

Para el desenlace (sin arruinar la trama) varios puntos quedan sin aclararse y cuesta conectar al personaje con sus interpretaciones y motivaciones en su otra película.

“Mother!” (ver review)

Género: drama psicológico, terror – Origen: Estados Unidos – Director: Darren Aronofsky


No volvería a ver la nueva producción de Aronofsky pero admito que se trató de una de las más originales del 2017. El director se las ingenió para hacer algo todavía más perturbador que sus películas anteriores. Me atrevo a decir que, incluso, es la más sombría de todas, incluyendo a “Requiem por un sueño” y “El cisne negro”.

El terror en “Mother!” pasa más por el lado psicológico y es una especie de “home invasion” como pocas veces había visto. Tengo que reconocerle a la película que brinda una novedad a ese subgénero. No obstante, es tremendo cómo las cosas se descontrolan en la segunda mitad. Ahí comienza a visualizarse otro tipo de horror que te desacomoda por completo. Algunas escenas son realmente duras y extremas.

Darren Aronofsky presenta una surrealista fiesta de lo desagradable en paralelo con una alegoría obvia. Vale la pena por la puesta en escena magistral y la construcción psicológica de la protagonista. Sin embargo, apela demasiado a los golpes bajos y al sadismo. No es para todo el mundo.

“Free Fire” (ver review)

Género: acción, comedia – Origen: Inglaterra – Director: Ben Wheatley


Rodeada de un elenco talentoso, esta pequeña película de acción británica es una de las grandes sorpresas del año y una suerte de homenaje a las viejas películas de acción.

El director Ben Wheatley indudablemente se inspiró en “Reservoir Dogs” de Tarantino, película de la cual toma el espíritu y el humor. El festín de tiros indiscriminados tiene también algo del cine de Gareth Evans (“The Raid: Redemption”), aquel baño de sangre de Indonesia que fue tan bien recibido en el año 2011.

Una de las cosas que más disfruté de “Free Fire” fue la puesta en escena. Wheatley diseñó aquel gran almacén adonde ocurre todo inspirándose en juegos como Counter Strike, ¡y además armó el set con Minecraft! (primera vez que escuchó que alguien utiliza Minecraft para crear luego un espacio real).

Gracias a sarcásticas cuchilladas de diálogos y una acción bien lograda y extensa, Free Fire se levanta como una de las películas más conceptualmente interesantes del 2017. Una historia muy entretenida compuesta por muchos tiros y un elenco estelar. 

***

LISTA TOP-15: 
MIS FAVORITAS DEL CINE 2017

PUESTO #15. “Shimmer Lake” (ver review) ¡EN NETFLIX!

Género: thriller, crimen, comedia – Origen: Estados Unidos – Director: Oren Uziel


En el 2017, Netflix terminó de consolidarse como el gigante del streaming con mayores y mejores producciones originales, algo que esta progresivamente cambiando las reglas de juego para la ficción.

Por ejemplo, ya es hora de que los premios de la Academia comiencen a reconocer a las películas de Netflix como estrenos tan importantes como las de cine tradicional.

Este año se vieron muchísimas series, documentales y películas producidas por Netflix. Algunas brillantes y otras no tanto. Gustó mucho Okja (que aún no vi). También estuvieron la aclamada The Meyerowitz Stories, el intento de película blockbuster con Will Smith (Bright) y I Don’t Feel at Home in This World Anymore, que tiene su encanto.

Esta fue una muy buena película original de Netflix que, lamentablemente, pasó desapercibida. Lo atractivo de esta premisa –que parece sacada de un relato de los hermanos Coen– es que está contada en reversa. La película se inicia con los hechos del viernes, luego vemos desenvolverse los del jueves… y así hasta el martes, que es cuando ocurrió un robo en un pequeño pueblo.

Párrafo aparte amerita el evidente humor negro. Oren Uziel fue también el guionista de “22 Jump Street”, una de las mejores comedias del 2014. Acá hace uso de mucho humor cínico que juega con los elementos típicos del género y los da vuelta.

Shimmer Lake es Fargo cruzada con Memento. Tiene un planteo genuinamente interesante, es muy divertida, está en Netflix y es cortita. ¿Qué más puede pedir uno en la vida?

PUESTO #14. “John Wick Chapter 2” (ver review)

Género: acción, drama, crimen – Origen: Estados Unidos – Director: Chad Stahelski


John Wick 2 supera a la primera en el apartado técnico, con hermosas coreografías súper orquestadas, una vibrante fotografía y música muy adecuada. Pocas escenas de acción son tan sublimes en el cine actual como algunas de las que presenta esta película. Ni hablar del clímax en un salón de espejos, que es una obra maestra del ingenio.

Nunca alguien mató a tantos tipos con tanta elegancia. Literalmente perdés la cuenta de los cadáveres a los primeros minutos. Esto es cine de acción puro, duro y consciente de sí mismo. En un mundo donde todos son asesinos, el agregado de muchos más elementos cómicos que la primera evidencia el absurdo que propone.

Keanu Reeves encontró el rol de su vida y se le nota. La concentración es máxima y aporta mucha intensidad a su personaje. Hay únicamente dos escenas de riesgo que no filmó, el resto (el 95% de la película) es él mismo. Suma que Keanu tenga historia con el director, quien fue su doble de riesgo coreografías para la trilogía de Matrix.

“John Wick: Chapter 2” brinda lo que prometió: una secuela con la misma premisa de la original. Un sangriento y brutal ballet de balas. No tiene mucha sustancia ni argumento, como toda película de acción que se digne de serla. En ese sentido, es menos redonda que la primera entrega (faltan el factor sorpresa, los villanos pluridimensionales, el conflicto emocional) pero contagia.

PUESTO #13. “Gerald´s Game” (ver review) ¡EN NETFLIX!

Género: thriller psicológico, suspenso – Origen: Estados Unidos – Director: Mike Flanagan


Va siendo hora de que se tenga más en cuenta a Mike Flanagan, un realizador que viene haciendo un proyecto interesante tras otro. Dos de sus películas del 2016, Hush y Before I Wake, formaron parte de mis favoritas de aquel año.

El tipo sabe hacer un terror diferente y con profundidad temática, y se destaca por dar roles protagonistas a mujeres, haciendo que sus películas se sientan especiales. En El juego de Gerald –basada en una novela de Stephen King– el personaje de Carla Gugino hace una actuación magistral.

La historia parece sencilla, pero es bastante más profunda, dramática e interesante de lo que aparenta en primera instancia. Comentarlo sería entrar en terreno de spoilers, y esta es una de las películas que vale la pena ver con la menor cantidad de información posible.

PUESTO #12. “Raw” (ver review)

Género: drama, suspenso – Origen: Francia – Director: Julia Ducournau


Raw es inquietante, en gran parte incómoda, aunque terriblemente hipnótica. Una manera atroz y grotesca de pasar hora y media sin poder pestañear. La ópera primera de la francesa Julia Ducournau está plagada de virtudes y sostiene el relato gracias a tremendas actuaciones, perturbadoras escenas y algunos giros argumentales bien logrados.

Tras la premisa de esta joven vegetariana que va descubriendo su naturaleza carnívora se esconde todo un subtexto sobre la condición humana y nuestra sociedad obsesionada por seguir ciertas pautas de comportamiento. Es un drama complejo sobre la lujuria, el sexo, la maduración y el instinto.

La película encuentra belleza incluso en los momentos más inquietantes. Despliega una constante inventiva estilística, invita a la reflexión y entrega una historia ingeniosa.

PUESTO #11. “Baby Driver” (ver review)

Género: acción, comedia, heist movie – Origen: Inglaterra – Director: Edgar Wright


Cada nueva película de Edgar Wright es festejada por el mundo cinéfilo. Hasta ahora, su filmografía no ha dejado de brillar en creatividad por donde se la mire. Con Baby Driver pasan dos cosas: es súper creativa (como sus producciones anteriores) pero al mismo tiempo el director no se repite a sí mismo.

El principal artilugio –y que le valió las alabanzas de la crítica– es que toda la historia da vueltas en torno a la música, desde la edición hasta los diálogos. Como Baby necesita estar constantemente conectado a su ipod, el desarrollo esencialmente parece un gigante video musical meticulosamente planeado. Sólo esta maravilla técnica hace que valga la pena verla.

Vibrante y conceptualmente original, Baby Driver presenta una trama tierna inmersa en un delirante policial, tienes desvíos argumentales interesantes, muchas buenas ideas y una dosis de acción técnicamente impecable. La cuota justa para entretener de principio a fin. La película más cool del año.
Más información sobre el director en esta nota: Aprendiendo a crecer: la trilogía Cornetto de Edgar Wright.

PUESTO #10. “Dunkirk” (ver review)

Género: thriller bélico, suspenso – Origen: Estados Unidos – Director: Christopher Nolan


Con maestría visual y muy escasos diálogos, Dunkerque es intensa y visceral de principio a fin. Ayuda mucho que no extiende el conflicto y dura lo justo, poco más de hora y media (convirtiéndose en una de las cintas más cortas de Nolan, junto a su ópera prima Following).

Dos cuestiones son especialmente destacables en esta producción, separándola del resto de su tipo.

La primera es el enemigo invisible que presenta. No se ven soldados alemanes, sólo nos percatamos de su presencia implacable por los tiros, torpedos y bombardeos. Son casi como una amenaza sobrenatural. Este gran acierto ayuda a lograr ese sentimiento de claustrofobia y miedo en el espectador, quien puede simpatizar mucho más con los pobres soldados atrapados.

Luego tenemos el interesantísimo uso del tiempo. La arriesgada –y hasta radical– estructura narrativa eleva a este guión directo y simple en algo bastante más jugado. Básicamente, la trama se cuenta desde tres puntos de vista. Durante su investigación Nolan descubrió que los soldados en tierra estuvieron varados una semana, los civiles que fueron en embarcaciones a salvarlos viajaron un día, y los aviones tenían combustible para una hora. Por ese motivo, separó las tres narrativas con tres líneas temporales que se interconectan.

PUESTO #9. “It Comes At Night” (ver review)

Género: thriller, drama psicológico – Origen: Estados Unidos – Director: Trey Edward Shults


Viene de noche es una de las producciones independientes más interesantes de este año, aunque lamentablemente tuvo muy mal marketing. El problema es que el título y el trailer apuntaban a una película de terror, cuando en realidad es un thriller post-apocalíptico sobre la supervivencia.

Acá lo que pasó fue algo muy parecido a los casos de La bruja en 2015 y The Babadook en el año 2014. La crítica las amó, pero los espectadores las mataron. Es una cuestión de expectativas. Ambas se apoyaron en el género del terror para contar algo muy diferente, y son parte de una nueva tendencia que aprovecha los elementos clásicos del horror como motor de historias dramáticas.

El director Trey Edwart Shults se interesó por indagar en torno a las relaciones familiares y la confianza en un  escenario apocalíptico. Pocas veces este año estuve más nervioso con una película que, además, es potenciada por tremendas actuaciones de todo el elenco. En particular, Joel Edgerton (quien ya me había fascinado en ese peliculón que es The Gift) acá la rompe.

Gran película sobre la paranoia que se concentra en un terror más palpable: el costado más oscuro de los humanos.

PUESTO #8. “Wind River” (ver review)

Género: policial, neo-western – Origen: Estados Unidos – Director: Taylor Sheridan


Wind River fue uno de los grandes policiales del año, y es una lástima porque pasó bastante desapercibida. Se trata de la primera película dirigida por Taylor Sheridan, quien en el pasado se destacó como guionista de películas como Sicario y Hell or High Water, dos que disfruté un montón.

Por lo que se ve, el guionista/director tiene pasión por el género del western, ya que sus películas, si bien enmarcadas como policiales contemporáneos, tienen una clara influencia del género.

Además le gusta contar historia sobre los marginados en los lugares más remotos, un tópico que ya tocó en trabajos anteriores también. En sus argumentos las líneas entre el bien y el mal están muy borrosas y el ambiente es salvaje, otro protagonista más.

Acá el pequeño pueblo nevado de Wind River se tiñe de sangre con esta obra muy del estilo de Stieg Larrson. La trama se toma su tiempo para desarrollarse y no deja lugar a cursilerías (algo que aplaudo). Todo el clímax final es brillante, con una de las más grandes escenas de acción del 2017 y un par de momentos no aptos para sensibles.

PUESTO #7. “The Lego Batman Movie” (ver review)

Género: animación, comedia, acción, superhéroes – Origen: Estados Unidos – Director: Chris McKay


Convengamos que la película de Lego en el año 2014 nunca tendría que haber funcionado. En los papeles, era una idea terrible. Y, sin embargo, los directores tomaron una premisa extraña y sin precedentes y la convirtieron en un éxito impresionante.

Y ahora resulta que lo hicieron de nuevo: lisa y llanamente, la película de Lego Batman es fantástica de principio a fin, con un guión novedoso y sólido, muchas risas, grandes referencias y una puesta en escena magistral.

La trama se las ingenia para ofrecer una perspectiva novedosa al personaje: ¿puede Batman ser realmente feliz? A partir de acá, arma un conflicto muy original donde el Joker sólo quiere ser reconocido como el archi-enemigo de Batman y nada más. Además, logra balancear a la perfección las pequeñas lecciones de vida para los más chicos con el sentimiento de nostalgia de los fans adultos del Caballero Oscuro.

“Lego Batman” es un triunfo porque nos recuerda que es posible hacer una cinta puramente comercial, que busca hacer plata y vender juguetes, brindándole corazón y alma. Es una parodia BIEN HECHA basada en una de las franquicias más extrañas de la historia del cine.

PUESTO #6. “A Ghost Story” (ver review)

Género: drama, suspenso – Origen: Estados Unidos – Director: David Lowery


A Ghost Story tiene un ritmo muy aletargado, es súper silenciosa (prácticamente no hay diálogo) y se denota un uso prolongado de planos fijos donde no parece pasar nada. La ya infame escena de la torta, donde vemos literalmente durante 5 minutos a la protagonista devorar un postre, compite contra las escenas más estiradas de Twin Peaks.

Es clave aclarar que, aunque se juega con algunos elementos clásicos del cine de terror, no hay película más alejada del horror este año que ésta. Más bien es una exploración muy introspectiva y singular sobre el “dejar ir”, el amor, la pérdida y la enormidad de la existencia.

Del mismo modo, si bien se ven dos o tres escenas de suspenso muy bien logradas, es una meditación poética sobre la memoria, el tiempo y la conexión espiritual antes que una “historia de fantasmas” de la forma tradicional. A mí este aspecto me resultó fascinante. Hay una existencialista profundidad que emerge de lo que fácilmente podría haber sido un proyecto fallido y absurdo.

Por otra parte, creo que el ambiguo y extrañísimo final va a ser uno de los más debatidos por años, a la par de las palabras susurrada por Bill Murray a Scarlett Johansson en Lost in Translation, el misterio de las cintas enviadas en Caché de Michael Haneke y todas las preguntas sin respuestas de Mulholland Drive.
Hice una nota completando interpretando el final de la película: Explicación del final de A Ghost Story. (Nota de color: fue la nota más visitada en el blog durante el año pasado)

PUESTO #5. “Blade Runner 2049” (ver review)

Género: drama, sci-fi – Origen: Estados Unidos – Director: Denis Villeneuve


Denis Villeneuve no hizo una mala película hasta ahora y en cada entrega continúa demostrando que es uno de los más grandes directores de nuestra era moderna. Arrival, Enemy, Prisoners, Sicario ... todas son joyitas de los últimos años.

Con Blade Runner 2049 vuelve a exponer su enorme talento para incursionar en diferentes géneros. Lo mejor de todo es que ésta se siente como una verdadera secuela de la original y no como un burdo remake para sacar plata.

“2049” hace algunas cosas realmente fascinantes desde el aspecto de ciencia ficción. Toda la subtrama romántica entre K y Joi es hermosa (aunque por momentos parece formar parte de otra película, una secuela de Her quizás) y, por supuesto, la cinematografía es bellísima. Desde el aspecto visual es un festín para los ojos. A lo mejor le falta pulir algunas cuestiones de ritmo y narrativa.

En su mayor parte es muy elegante, especialmente en la manera de presentar la información al espectador, aunque se hace demasiado larga. Fácilmente podría haberse acortado (que no es lo mismo que “recortado”). Por fortuna, es muy orgánica la manera en la que nos va llevando, poco a poco, hacia los cabos sueltos de la Blade Runner original.

Una onírica continuación al clásico de culto: elegante y visualmente asombrosa. Expande el universo de la original de 1982 de una forma muy orgánica.

PUESTO #4. “Get Out” (ver review)

Género: thriller, suspenso, comedia – Origen: Estados Unidos – Director: Jordan Peele


Eso sí, esta es una de esas cintas que vale la pena ver sabiendo lo menos posible de la historia. Y lo que es todavía mejor, una vez que se revela el final, uno puede volver sobre sus pasos para darse cuenta de lo bien logrado que está el guión. Escenas muy chiquitas y aparentemente inconexas (como un ciervo atropellado en la ruta o un debate familiar sobre inteligencia vs. fuerza) cobran una relevancia mayor al finalizar la historia.

Hay mucho para gustar en “Get Out”, una gran sorpresa que va a estar en la lista de favoritos de mucha gente. Desde la inteligencia del guión y sus personajes, llenos de grandes momentos, hasta la sutileza con la que llegan algunas sorpresas y la tensión acumulándose minuto a minuto, esta es una película de las buenas.

Balancea suspenso y comedia con efectividad mientras se da un paseo por el comentario social. La película aborda temáticas sobre el racismo en varios niveles al tiempo que rinde homenaje a ciertas películas clásicas (The Stepford Wives, principalmente) de forma creativa.

PUESTO #3. “Split” (ver review)

Género: thriller sobrenatural, suspenso – Origen: Estados Unidos – Director: M. Night Shyamalan


¡Volvió Shyamalan! Este es el gran regreso que todos esperábamos desde hace años, y lo hizo volviendo a sus raíces, el thriller sobrenatural enfocado en historias chiquitas. Al indio no le van bien las grandes producciones, la ciencia ficción o la fantasía. Tiene que dedicarse a crear pequeñas historias de tensión y suspenso como ésta.

Lo que más me gustó, más allá de las geniales interpretaciones de James McAvoy y Anya Taylor-Joy, es que el guión se desenvuelve con mucha soltura, revelando la información a cuentagotas y de forma ingeniosa. Comentar más al respecto sería arruinar varias sorpresas que la historia tiene preparadas.

Fragmentado es una de las imperdibles del 2017. Tensa, bien actuada, bien filmada, sorprendente y emocionante.
La reseñé en detalle y con spoilers en esta nota: Interpretando el final de Fragmentado.

PUESTO #2. “Logan” (ver review)

Género: drama, acción, superhéroes – Origen: Estados Unidos – Director: James Mangold


En cada escena y momento de Logan, se siente como la película de Wolverine para la que Hugh Jackman se preparó (y esperó) por más de 15 años. A esta altura queda claro que nunca hubo mejor cast de un superhéroe. Jackman fue un tipo que supo entender al icónico personaje y lo fue desarrollando en cada una de las películas.

La película hace prácticamente todo bien. Desde evitar al máximo los clichés (hay escenas muy entretenida al respecto) hasta divertirse con la metaficción, con la acción desenfrenada y los momentos incómodos. No tiene miedo de mostrar a un Wolverine desnudo sentimentalmente.

Lo curioso es que para tratarse de una película de superhéroes, tiene poco de ellos. Sí, hay grandes batallas, niños con superpoderes, un Charles Xavier psíquico, varias garras de adamantium. Pero el foco está puesto en el íntimo drama familiar y en un tono más ligado a los relatos del Lejano Oeste.

“Logan” es una celebración del cine de superhéroes que, a lo mejor, esté ingresando en una nueva etapa de historias menos fantasiosas y más crudas. Maravillosas escenas de acción, gran trabajo técnico, íntimo estudio de personajes, tierno drama familiar.

PUESTO #1. “IT” (ver review)

Género: terror, drama, coming-of-age – Origen: Estados Unidos – Director: Andrés Muschietti


Desde que vi IT en el cine no dudé de que era mi película favorita del año. Luego la volví a ver y confirmé mi amor por ella.

“IT” ya hizo historia dentro del cine convirtiéndose en la película de terror más taquillera de la historia y seguramente sea recordada en el futuro como una de las mejores adaptaciones de una obra de Stephen King, quien quedó muy satisfecho con el resultado.

Se trata de una producción muy cuidada que tiene mucha más profundidad y aristas que otras películas de terror ya que trabaja con temáticas fuertes: la sexualidad, el abuso, la falta de supervisión adulta, el traspaso de la niñez a la adultez y la importancia de las amistades en la infancia.

Bill Skarsgård hizo un gran trabajo como Pennywise, aunque es una pena que lo hayan adornado con tantos efectos especiales. Su presencia es imponente, entretenida y horrorizante.  El resto del elenco (los siete del Club de los Perdedores) funciona muy bien, en parte gracias a la dirección de actores que brindó Muschietti (quien ya había trabajado con chicos en comerciales en Europa antes).

Otro gran acierto de la película es cómo convierte a la ciudad de Derry en un protagonista. La idea de que todo el pueblo está maldito nunca fue tan cierta. Acá los adultos brillan por su ausencia, y los que vemos son detestables o directamente no se preocupan (como si estuvieran poseídos por IT). Este concepto es escalofriante y cierra bien con las temáticas que explora la película.

Estamos ante un nuevo gran clásico que balancea humor, drama, emoción y terror con mucha soltura. “IT” sabe cuándo asustarte, cuándo hacerte reír, cuándo ponerte nervioso y cuándo dejarte pensando.

“IT” demostró que es posible hacer cine mainstream de calidad, con atención al detalle y mucho corazón. Logró exitosamente adaptar la sencilla brillantez de la escritura de King. Tiene escenas muy recordables, grandes actuaciones y mucha creatividad visual.

***
Ahora les toca a ustedes: ¿cuáles fueron sus películas favoritas del 2017? ¿Cuáles las grandes decepciones? ¡Pueden dejar sus comentarios!


……………………………………………………


……………………………………………………

 Podés seguir las nuevas notas y novedades (además de humor y críticas de cine) en mi fan-page: http://www.facebook.com/sivoriluciano. Si te gustó, ¡compartilo o dejá un comentario!


Quizás te pueda llegar a interesar...