martes, 28 de junio de 2016

Un análisis de la 6ta temporada de Game of Thrones


Es hora de decirle adiós a Game of Thrones hasta el 2017

La sexta temporada fue un recorrido agitado –por momentos llenos de baches, lomos de burro y piedras– que presentó algunos de los mejores y peores momentos de la serie hasta el día de hoy.

Al igual que hice el año pasado con la quinta temporada, en este post quiero desenredar todo lo que pasó este año con la serie del momento.

***

#MegaSpoilerAlert: se revelan cosas fundamentales de la sexta temporada de GoT, así que: Spoiler Alert. ¡Están avisados!

***
Incluso cuando Game of Thrones es imperfecto, sigue siendo uno de los mejores shows que hay en la TV actual. Quiero hacer esta aclaración antes de comenzar a pegarle duro a la serie.

La creciente pérdida de realismo

 Durante la sexta temporada, y por primera vez en la historia, GoT se asemejó a una telenovela melodramática, una soap opera con elementos de fantasía. Sabemos que los creadores de la serie (David Benioff y D.B. Weiss) tuvieron que alejarse casi completamente de la fuente porque no hay más material para adaptar. El resultado fue que se mostraron algunas de las peores cosas que le sucedieron a Game of Thrones en toda su historia.


Si hay algo que se mantuvo como leit motiv durante la temporada fue una creciente pérdida de realismo. Game of Thrones supo tener un anclaje en la realidad, si bien es un mundo donde existen dragones y Caminantes Blancos. Pero había establecido una serie de reglas y bases realistas que le brindaban cierto amarre a tierra: las distancias son gigantes, los errores se pagan caro, los fans no tienen por qué ser servidos, la muerte es (en su mayoría) irreversible.

En cambio: en el último episodio vimos a Varys saltar de Mereen y Dorne y de regreso en un par de minutos, mientras que Sam se pasó toda una temporada para llegar a Oldtown. Littlefinger (uno de los grandes olvidados de esta temporada) parecía que tenía un jetpack en la espalda. Mientras que Jon y Sansa recorrieron todo el Norte, reclutando ejércitos en un sólo capítulo, Cersei se ocupó 10 episodios de mirar a través de su ventana en el Red Keep. A todo esto: Theon y Yara ganaron el premio de recorrer el mundo en menor cantidad de tiempo. (Y qué bien que se fueron de Westeros, porque su trama con el Tío Malvado fue mala tirando a ridícula).

Es cierto que podés buscarle explicaciones a cada una de estas cosas, ya sea dentro del show o fuera. Pero la realidad es que supo ser muy consistente en su geografía, que supo tomarse su tiempo para contar una historia, y ahora se sintió apurado, agitado e impulsivo.

Le noté una necesidad imperiosa de impactar a su audiencia por el sólo hecho de ganar todavía más popularidad. Pero más sobre eso en el próximo apartado.

La inconsistencia narrativa

Estoy de acuerdo con que el episodio 10 fue uno de los mejores de la serie. No puedo negar que la escena de Cersei en King´s Landing es una de las más memorables registradas hasta la fecha, que Lady Mormont es la POSTA. Me emocionó el apoyo hacia Jon Snow, su revelación (que todos veníamos venir desde hace años) y todo lo que (finalmente) sucedió en Mereen. Pero aun así hay que admitir que la serie tuvo un tropezón quizás más grande que el de la temporada 5 (al respecto, está mi análisis por acá).

Lo cierto es que los creadores tuvieron que ingeniárselas para avanzar las tramas lo menos posible, en espera de nuevo material para adaptar. Así, me encontré a mí mismo con subtramas que no llevaron a ningún lado (Arya, Dorne, etc), giros sorpresivos que resultaron no tener ninguna consecuencia (Melisandre es secretamente una vieja de 300 años, Jon revivió sin penas ni glorias, etc).

Hablemos un poquito de Arya: su transformación hacia asesina fue uno de los puntos más flojos de esta temporada (y de la anterior). Anticlimático, apurado, carente de imaginación. 

No puedo entrar en detalle por una cuestión de extensión, pero me sentí absolutamente estafado. No sólo nunca vimos su pelea contra la Waif, sino que tampoco sabemos cómo llegó tan velozmente hasta Walder Frey, qué tipo de personas son los Faceless Man (su lógica parece no tener ningún tipo de sentido) ni qué pide el Dios de las Muchas Caras

Todo un potencial desperdiciado absolutamente, y es poco probable que volvamos a saber de ellos.

Creo que el final del capítulo 7 es el ejemplo perfecto. Luego de que Arya estaba lista para que una asesina implacable la viniera a buscar, dio vueltas por la ciudad cual turista japonés con su cámara. La acuchillaron HORRIBLEMENTE, pero no importa, porque no tuvo otro efecto que el de shockear a la audiencia. Al día siguiente estaba de nuevo perfecta, como si nada hubiera pasado.

Cosas como esa pasaron a lo largo de toda la temporada, con cuestiones que no tuvieron ningún tipo de consecuencia en la serie. ¿Nadie se pregunta si Jon es el mismo después de revivir? Todos parecen ignorar ese hecho. Ni siquiera él cambió en algo luego del evento sobrenatural, quizás el más increíble que vio alguna vez la gente del Norte.


Todo esto nos habla de una temporada absolutamente inconsistente, algo que ya había comenzado a suceder con la temporada 5. Hasta la cuarta, los creadores siguieron cuidadosamente líneas narrativas y diálogos de los libros, que tuvieron años en ser escritos y están confeccionados al detalle, con una atención especial en la coherencia narrativa.

GoT se volvió progresivamente más melodramático, y demasiado predecible. ¡Hasta hicieron la subtrama de un personaje quedándose ciego y recuperando la vista! Hay que admitir que es algo muy novelesco. A esto hay que sumar que el nivel actoral bajó muchísimo. Personajes como Tommen y la gente de Dorne, o incluso Dany del otro lado del mar, dejaron mucho que desear.

Game of Thrones es ahora fan-fiction

Es hora de hablar del elefante en la sala. La gran diferencia entre la temporada 6 y sus predecesoras es que ya no hay, prácticamente, un material canónico en los libros de George R.R. Martin. Ni los molestos fans de los libros ni los espectadores sabemos hacia dónde va a ir la acción, dado que el sexto libro de la saga todavía está en la cocina.

La cruda realidad es esta: más allá de que fue una temporada muy entretenida, que confirmó teorías de los fans, que nos dio la gloriosa Batalla de los Bastardos, que nos hizo vibrar con “Hold the door”… a nivel narrativo y construcción global es la peor de todas.


De nuevo: todavía siendo mediocre, sigue superando al promedio de lo que se ve en la TV. Pero cada vez se parece más a una telenovela de fantasía, con giros tontos que no llevan a ningún lado, diálogos melodramáticos y una creciente pérdida de realismo que le daba una consistencia maravillosa al relato.

Lo que tenemos ahora ya no es una adaptación de la obra de George Martin sino una fan-fiction. Sabemos que Martin está involucrado en la serie, que aceptó algunos de las sorpresas que nos deparó la temporada, pero también es verdad que los creadores tuvieron muchísima más libertad.

La falta de una mano experta y versada, que brinde encadenamiento narrativo, se notó y mucho. Jon Snow regresó del mundo de los muertos como quien vuelve de clavarse una Big Mac. Nadie desconfía, nadie le teme. Y lo que es peor: nadie piensa que, justamente, los muertos que vuelven a caminar son el verdadero enemigo.

Aún hay más; esperaba que el episodio 10 redimiera este tema, pero no lo hizo: toda la trama del Muro quedó olvidada. Ya no hay conflictos, somos todos amigos con los salvajes (que ahora parece que pasan sin drama). Tenía esperanza de que los Caminantes Blancos rompieran finalmente el Muro: era lo esperable, a una acción (Jon Snow dejando el muro) le sigue una consecuencia (los Caminantes Blancos lo atraviesan).


Black Fish fue un personaje interesantísimo que tuvo una muerte off-screen, y que quedó como un mero viejo caprichoso. Otra subtrama desperdiciada. Disfruté muchísimo del regreso del Perro (en una temporada marcada por grandes regresos) pero ya lo había dado por muerto. Lo trajeron de vuelta, pero en seguida abolieron el juicio por combate, así que no hay Cleganebowl.

Creo que quitar a Dorne de la ecuación fue una decisión sabia, porque es –indudablemente– una de las tramas peor actuadas y menos creíble de toda la serie. Pero claro: volvió a tomar presencia en el último episodio, y generó uno de los momentos más flojos y absurdos del capítulo.

Otro tema: el juego de tronos. Un aspecto que quedó en un tercer o cuarto plano durante esta temporada. Lo interesante de la serie, antes que nada, siempre fue la cuestión política: traiciones, asesinatos, caídas de reyes… todo ese magnífico ajedrez que vimos en las primeras cuatro temporadas. Este año casi no vimos nada de eso.

La serie pasó a tratarse de personajes en lugar del gran juego. Y los personajes fueron perdiendo capas de profundidad, se volvieron más unidimensionales. Los creadores no pudieron captar sus complejidades con la destreza de George Martin.

Lo mejor de la temporada 6

Vamos a dejar de pegarle un poco al pobre de GoT, porque la verdad es que sí brindó algunos momentos alucinantes.

Una vez más: no deja de ser una gran serie. La muerte de Hodor y la gran sorpresa de que fue Bran el causante de su trágica vida fue, fácilmente, uno de los mejores momentos del año. Oscuro, perverso, duro. Pero además: revelador.


Resulta que Bran puede influir en el pasado, si bien no tenemos confirmación de que su intervención sea una profecía autocumplida o verdaderamente pueda afectarlo en algo (todo apunta a que es lo primero). Fue un giro argumental apasionante (y confirmado también por George Martin) que tiene la potencialidad de expandir el universo de la historia y hasta darle un buen cierre (quizás fue Bran quien volvió “loco” al Rey Loco, disparando todos los eventos que sucedieron después).

Otro gran momento: la venganza de Sansa


El capítulo 9 (“La Batalla de los Bastardos”) fue un espectáculo visual impresionante y lleno de fan-service

Un regalo para todos nosotros, que vimos la mejor hora de acción en la historia de Game of Thrones. Y uno de las grandes escenas fue el final horrible de Ramsay (gran villano, por cierto) y esa sonrisa de Sansa que termina de convertir al personaje en un ser sombrío y enigmático.

Dejemos de lado que la resurrección de Jon no tuvo impacto en la serie, y que la explicación de Sansa sobre por qué no le advirtió de los Caballeros del Valle fue paupérrima. La relación entre ellos dos a lo largo de la temporada fue uno de los grandes aciertos. Si a esto le sumamos a Lady Mormont, a Davos (te banco, Davos), la gran batalla contra Ramsay y las pequeñas participaciones de Tormund y Brianne, puedo decir que todo lo que sucedió en el Norte fue absolutamente satisfactorio.

Del mismo modo disfruté la Batalla de Fuego (nuevamente, capítulo 9), las interacciones entre Dany y Tyrion, el desarrollo de Jaime Lannister como personaje (una de las pocas partes de los libros que fue adaptada en esta temporada) y al Perro, que siempre me cayó simpático.

Ah, y me encantaron las escenas de teatro. Cada vez que Game of Thrones se vuelve metatextual es maravilloso.

¿Qué podemos esperar de la temporada 7?

Primero que nada, si todo sale bien tendremos el nuevo libro de Martin, y con eso muchísimo material “canon” para trasladar a la pantalla de HBO.

El final dejó todo preparado para un enfrentamiento de escala global: Jaime parece anonadado por lo que hizo su hermana, y es posible que se vea obligado a matarla como lo hizo con el Rey Loco. Incluso hay una profecía en los libros que podría apoyar esta teoría.

Igual no importa, porque si no lo hace él, seguramente lo hará Dany, junto a los Dothraki (y sus caballos, que están sobre los barcos), los Ironborn, los Unsullied, la gente de Dorne y… ¿Varys, aparentemente?


La situación tensa entre Sansa y Littlefinger es intrigante y también recordemos que ahora está Arya dando vueltas por ahí.

Y hablando del Norte, ahora que la famosísima R + L = J está 99% confirmada, hay que ver qué va a pasar con Jon Snow y su legado. El hecho de ser, técnicamente, el sobrino de Dany no creo que le ayude demasiado para parar su furia de conquistadora, y me encantaría verla a ella convertida en la verdadera villana de la serie.

Creo que la temporada 7 se va enfocar en la profecía de Azor Ahai como hilo conductor, siendo que ya tenemos prácticamente a los cuatro grandes nominados (Bran Stark, Jon Snow, Dany Targaryen y Jaime Lannister) con sus arcos prácticamente desarrollados y listos para tomar ese papel.

Por otro lado, finalmente llegó el invierno, y con él… los temibles Caminantes Blancos (que, admitámoslo, todavía no son tan temibles). Quiero ver más de Brienne y Pod, conocer un poco más sobre el futuro de Melisandre y ver qué trama Littlefinger. Algo interesante para destacar es que no queda nadie en Essos para lo que valga la pena volver. Le dijimos chau a Daario (seguramente se sintió muy Ser Jorah con el rechazo de Dany), Mereen está más o menos equilibrada, la Bahía de los Esclavos es la Bahía de los Dragones... esto es también un indicio de que estamos entrando en el final del trayecto, con dos o o a lo sumo tres temporadas más para finalizar la serie.

Por supuesto, mientras tanto los actores tienen que seguir pagando sus facturas, así que andan en varios proyectos cinematográficos paralelos (que comenté en esta nota para Altapeli.com).

Palabras finales

Con sus más y sus menos, la temporada cumplió. Pero –en mi humilde opinión– creo que fue la peorcita de las que venimos viendo. O quizás lo más correcto sería que fue la “menos mejor”, la más regular de todas.

Se perdió consistencia y realismo, se desperdiciaron argumentos, se dieron demasiadas vueltas telenovelescas. No me terminó de convencer del todo y espero que pueda volver a encontrar su rumbo el año que viene.

No implica que no la haya disfrutado enormemente, que no haya debatido miles de cosas, que no haya quedado carburando semana a semana. Pero pasó de ser un producto sobresaliente desde todo punto de vista a volverse “una más del montón”, aunque sea, durante este año oscuro y lleno de terrores.

MI CALIFICACIÓN DE LA TEMPORADA: 7/10


***

==> ¿Qué les pareció la temporada 6 de Game of Thrones? Dejen sus comentarios y prometo responder uno a uno con vehemencia, un violento frenesí de arrebato y una inconmensurable pasión.
  
………………………………………………………………………………………………….


………………………………………………………………………………………………….


 Podés seguir las nuevas notas y novedades (además de humor y críticas de cine) en mi fan-page: http://www.facebook.com/sivoriluciano. Si te gustó, ¡compartilo o dejá un comentario!

2 comentarios:

  1. ¿Quien quiere realismo en una serie épica con dragones?
    Lo de Varys no se entiende. ¿Cómo viajó tan rápido? Un grave error, pero creo que es lo único negativo de una temporada tan lograda.
    Arya estuvo un tiempo para recuperarse, cuidada por la actriz a quien no quiso asesinar, posiblemente admirada por la actuación como Cercei.
    Personaje que tuvo su venganza, que tuvo su precio.
    Ramsay tuvo el fin que se buscó. No tuvo la menor valentía.

    Y lo de Daenerys promete ser algo interesante, habiendo llegado a tener ejercitos, barco, aparte de los tres dragones.

    La próxima temporada puede ser de lo más interesante.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Recuerdo que habías empezado a ver la serie hace poquito, se ve que te pusiste al día. Estoy de acuerdo con que el realismo no es una necesidad para un concepto de fantasía como éste, pero sí hay que considerar que la serie siempre se jactó de contar con cierto realismo: si bien era un mundo con dragones y zombies, si te morís, te morís, las distancias son grandes, etc, etc.
      ¡Saludos!

      Eliminar

Quizás te pueda llegar a interesar...