jueves, 9 de junio de 2016

“Grimgar” renovó el animé de fantasía RPG

Durante el verano de 2012, el animé como medio fue “salvado” por una historia que se convirtió rápidamente en uno de los shows más populares de todos los tiempos: “Sword Art Online” (hoy en el puesto #2 de MyAnimeList.net, entre Death Note y Attack on Titan).

Es fácil entender porque SAO se transformó en un preferido del público: desde el primer episodio, demostró una calidad de animación sobresaliente, armoniosas coreografías de pelea y la amenazante premisa de estar atrapado en un videojuego de RPG (role playing game). Por otra parte, el 80% de los fans de animé están entre los 15 y los 25 años, un grupo más bien hormonal que busca acción, comedia y fan-service por sobre un argumento maduro y consistente.

Ahora bien, no lo voy a negar. Disfruté muchísimo de Sword Art Online y especialmente de su continuación (SAO II), pero también soy consciente de sus grandes desaciertos.

En las segundas mitades de ambas temporadas se visualizan los aspectos más flojos de la historia y se pierde el sentido de peligro inmediato. La fórmula “harem” (donde un héroe masculino es infinitamente poderoso y tiene a todas las chicas), el desvergonzado fan-service, el débil romance y los antagonistas acartonados son temas típicos de criticismo. 

Pero aún peor fue cómo SAO fue gradualmente perdiendo la mecánica del RPG que lo hacía tan atractivo al principio.


Lo que no puede negarse es que SAO reavivó el gusto por el animé en el público popular como antes lo habían hecho Death Note en el 2007 y Dragon Ball Z en los años ´90. Y también popularizó la fantasía RPG: personajes inmersos (o atrapados) en un mundo de fantasía con habilidades y mecánicas clásicas de un juego de rol, que progresivamente consiguen nuevas habilidades, mejores armas y una mayor protección.

Luego llegó Log Horizon, en el otoño del 2013. Directamente opuesto a SAO, este animé presentó visuales más simples y mucha menos acción, pero incorporaba mecánicas de RPG más acertadas y precisas. A partir de ahí salieron una buena cantidad de series del estilo, como la recomendable “Is it wrong to try to pick up girls in dungeon?” (2015)… pero todas eran más de lo mismo.

Claro: hasta que llegó Grimgar of Fantasy and Ash (Hai to Gensou no Grimgar) en este 2016.

Grimgar es un drama de fantasía producido por A-1 pictures (Sword Art Online, Erased, Your Lie in April). Son 12 episodios increíbles sobre un grupo de chicos que se despiertan en un mundo fantástico (la clásica premisa). La diferencia es acá se equilibra muy bien el conflicto argumental con la acción, tiene visuales exquisitos y una mecánica de juego clara y consistente.

Lo genial de Grimgar es que es una serie que toma riesgos en pos del argumento. Por ejemplo, no tiene problema en matar a personajes queridos (y de formas inesperadas) para generar un conflicto que ayude al grupo a crecer.

Cada personaje es muy rico y complejo, y todos comienzan a aprender habilidades y a trabajar en equipo a medida que la historia progresa. Creo que Grimgar deconstruye al género de la fantasía RPG luego de la explosión súper adictiva que fue Sword Art Online. Se centra en la dura realidad de vivir en un mundo de fantasía donde la supervivencia del más fuerte es la ley.


Un aspecto interesante de este animé es que no hay verdaderos antagonistas. Las criaturas a las que los protagonistas se enfrentan no son NPC (non-playable-characters) ni minions computarizados… son goblins y lobos que tienen cultura, vida social, trabajos, que incluso no molestan a nadie.

Esto hace que se plantee un dilema moral a la hora de cazarlos. Y esto es algo que Grimgar trabaja muy bien: el grupo siente verdadero remordimiento por tener que matar a estas criaturas para subir experiencia y conseguir dinero. Los goblins, por ejemplo, no atacan a los humanos, sólo se defienden y quieren vivir en paz.

De hecho, la serie no glorifica la idea de “vivir matando criaturas” como otros animés. Acá, ese estilo de vida es riesgoso, poco glamoroso, difícil y hasta incómodo.

El mundo de Grimgar es tan fascinante que da pena que la serie sea tan corta (si bien se espera que puedan adaptar más partes del manga). Los protagonistas se despiertan sin conocimiento de su vida previa, adoptan una clase (ladrón, mago, cazador, arquero, dark knight, etc.) y forman un equipo que, obviamente, comienza siendo altamente disfuncional.

No hay demasiada acción en la serie, y gran parte de la historia avanza a través de conversaciones, pero cuando la acción aparece, es frenética, y realista. 

Es muy correcta la labor que hacen en la serie para identificar las mecánicas del RPG, los pesos reales de las armas que usan, la violencia que se precisa para verdaderamente perforar un cuerpo, la adrenalina de sentir que una lucha es “matar o morir”.

También disfruté mucho que ningún personaje tenga una historia previa a su llegada a Grimgar. Al no existir forma de escapar, ellos aceptan que su vida será en ese lugar y nosotros (como espectadores) llegamos a conocerlos a partir de ahí, de su forma de ser, de sus interrelaciones con el resto del equipo. Y cada personaje tiene una personalidad muy marcada.


Quise evitar un análisis más detallado para no arruinar la trama, pero quienes no estén seguros de la historia, esperen hasta el episodio 4, que es donde yo dije: “Ok, bien, este es un animé diferente”. Grimgar of Fantasy and Ash es un gran animé de fantasía y RPG, distinto, maduro, temáticamente complejo y que clasifica como uno de los mejores del año 2016.

POSDATA LOCA: Muy buena reseña del animé (sin spoilers) donde se refieren a algunos aspectos técnicos de la serie:

 ………………………………………………………………………………………………….


………………………………………………………………………………………………….


 Podés seguir las nuevas notas y novedades (además de humor y críticas de cine) en mi fan-page: http://www.facebook.com/sivoriluciano. Si te gustó, ¡compartilo o dejá un comentario!

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Quizás te pueda llegar a interesar...