jueves, 8 de septiembre de 2016

Cielos lejanos desde la ventana

Obra de danza-teatro
Género: dramático
Dirección: Natalia Martirena

Cuando hablé de Under the Skin, en mi mente resonaba esta obra que vi a mitad de año en mi ciudad (Bahía Blanca). En su momento armé la crítica para mi fan-page, pero me dieron ganas de dejarla documentada en el blog para que no se pierda tan fácilmente.

En el año 1977, el científico Carl Sagan y sus compañeros en la NASA enviaron un disco de oro junto con el Voyager. Contenía saludos en más de 50 idiomas, música de jazz y clásica, sonidos de ríos, de barcos, de guerra, fórmulas matemáticas, sonidos de chimpancés, monos, elefantes, caballos, risas, llantos y un sinfín de cosas más.

A partir de esa premisa, la bailarina, coreógrafa y vicedirectora de la Escuela de Danza, Natalia Martirena, imaginó qué habría pasado si un grupo de exploradores alienígenas encontraran el disco e intentaran descifrarlo. La pregunta que se pone en tela de juicio –y que sirve de leitmotiv de toda la obra– es: ¿qué tan contagioso puede llegar a ser “lo humano”?

Se trata de una obra de danza contemporánea y teatro donde priman el diálogo no-verbal y las coreografías artísticas. A medida que los cinco actores en escena comienzan a indagar en el contenido del disco, imperceptiblemente adoptan idiosincrasias, acciones, emociones y cuestiones muy humanas: lo salvaje, lo sexual, lo emocional, lo divertido, lo triste.


El resultado es un espectáculo marcado por el expresionismo, por lo abstracto, donde durante una hora se exhiben una serie de episodios de relativa autonomía. Hay muchísimo contacto, y es imponente el enorme esfuerzo físico que hacen todos los actores. Quien destaca especialmente dentro del elenco es Elena Fuster, protagonista de las escenas sexuales más jugadas de la obra y quien también da muestra de una gran habilidad y confianza con su cuerpo.

En este sentido, es importante mencionar que la carga sexual de la historia es fuerte y puede llegar a incomodar a quienes no estén preparados para algo del estilo.

Cielos lejanos desde la ventana” es una obra sin diálogos ni un argumento claro. Todo queda muy librado a la interpretación, y hasta se vuelve prácticamente imposible comprender de qué habla sin antes conocer el trasfondo de la historia. 

La danza está por encima de la representación teatral, y el aspecto técnico está por encima del argumento.

Al respecto, lo técnico de la producción es uno de sus puntos más fuertes. El intenso uso de luces (tanto por parte del técnico, Eugenio Tramontana, como de los actores y sus linternas) es maravillosa. El sonido también es soberbio y variado, pasando por cada uno de los elementos contenidos en el famoso disco de Carl Sagan. El ambiente claustrofóbico y extraño de un laboratorio fuera de este mundo se enriquece muchísimo gracias a un uso muy adecuado de luces y sonidos.

Otro punto destacable es la simultaneidad de acciones que se ven en escena. Me cuesta imaginar lo que habrá costado llegar a tal punto de coordinación y organización colectiva. Hay algunas coreografías fantásticas, como cuando bailan un tema de rock que, si mal no recuerdo, era “Johnny B. Goode”, de Chuck Berry.


Sin embargo, la obra puede llegar a volverse monótona y tediosa por momentos. Especialmente para aquel que no está tan familiarizado con lo abstracto, no se hace difícil sentir como que muchas veces “no pasa nada”. Varias de las escenas parecen pequeños ejercicios de improvisación teatral, y no es sencillo sostener una obra durante hora y monedas cuando los actores realizan literalmente monadas durante varios minutos.

EN CONCLUSIÓN: “Cielos lejanos desde la ventana” es obra muy memorable desde lo técnico, y vale la pena disfrutarla por el gigantesco esfuerzo físico y sincronización que demuestran los cinco actores, quienes además tienen mucha química de grupo (si bien no intercambian prácticamente palabras). Se siente extensa, pero hay suficientes números y coreografías diversas como para mantener la sorpresa, el interés y el entretenimiento. Recomendable especialmente para los amantes de la danza contemporánea y del arte expresionista.


***

En su momento, “Cielos lejanos desde la ventana” se presentó en “Factor C” (Zeballos 295, Bahía Blanca) Los cupos fueron limitados debido a la pequeña capacidad de la sala. La obra cuenta con el apoyo del Fondo Municipal de las artes y del Gobierno de Bahía Blanca.


***

OFF-TOPIC: Quiero aprovechar este post para hablar un poco sobre el blog. Estoy intentando publicar algo diferente todos los lunes y jueves, con la mejor variedad de temas posible  (siempre dentro de mi interés, porque sigue siendo un blog sobre mis vicios personales).

Es una pasión que no paga absolutamente nada en cuanto a lo económico, pero que disfruto más que mi trabajo del día a día. Es un diario, una válvula de escape, una recopilación de lo que soy y lo que amo. ¡Y en los últimos meses las visitas no han bajado de las 1.000 por día! Si bien tengo que agradecer especialmente a grandes seguidores como el Demiurgo, Frodo y Denise (a quienes también sigo) –sin  olvidar a mi viejo Alfredo– son muchísimos más los que me leen desde el anonimato, y está perfecto.

Voy a seguir. Porque puedo, porque lo necesito. Porque me hace bien. Estoy terminando de leer La Cena (de Cesar Aira) y arranqué Mundo Anillo (de Larry Niven). Se viene una nota sobre Harry Potter y el Legado Maldito, la octava entrada (oficial) en la saga de Harry Potter. Tengo en la cocina un artículo muy interesante sobre Roland Barthes y otro sobre la delirante película Holy Motors. Y también va a haber más literatura, más cómics, más animé y más ñoñadas.

A todos los que me leen, me siguen y me soportan: GRACIAS. Sin ustedes (y sin el café, las aceitunas, el humor, mi mujer, Internet y un larguísimo etcétera) no sería nada. ¡Hasta la próxima!

………………………………………………………………………………………………….


………………………………………………………………………………………………….


 Podés seguir las nuevas notas y novedades (además de humor y críticas de cine) en mi fan-page: http://www.facebook.com/sivoriluciano. Si te gustó, ¡compartilo o dejá un comentario!

6 comentarios:

  1. Interesante la obra.
    Por un momento por el comentario final creí que se venía una despedida ¡Por mucho más Viajar Leyendo!
    ¡A tu salud!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jaja, no, no... todavía hay fuerza y ganas de seguir. ¡Un abrazo!

      Eliminar
  2. Gracias por tu mención, junto a Frodo y Denise. Y que bien que pienses en seguir.
    Mundo Anillo es una novela recomendable, aunque en algunos momentos se me hizo larga leerla. Lo que no impidió que volviera a leerla. Hay interesantes personajes.
    Lo que sí es que no te recomiendo la secuela.
    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Me viene gustando Mundo Anillo! Es lenta, como decís. Tarda mucho en introducir a los personajes, al mundo. Se toma su tiempo, pero viene manteniéndose interesante.

      Eliminar
  3. La obra suena como de esas cosas que me gustaría ver :3

    Y felicitaciones por el número, la verdad es que te merecés el éxito porque los artículos son muy buenos. De verdad te lo digo, nunca me voy con la sensación de que faltó profundizar. Lo que no sé es cómo lográs hacer eso en textos tan cortos :PPP

    Y gracias por la mención, fue como re aaawwww jajajaja

    ¡Saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No sé si los artículos son buenos, sí puedo decirte que les pongo empeño. Los escribo, los reviso, algunos los reviso más de una vez, se van juntando... es todo un laburito que se disfruta. Igual mi idea nunca es profundizar demasiado ni hacer algo tipo "tesis". Me divierte la idea de relacionar temas más o menos serios con algo más casual (como la otra vuelta con La muerte del Autor y Batman: The Killing Joke). ¡Saludos!

      Eliminar

Quizás te pueda llegar a interesar...