lunes, 26 de septiembre de 2016

“La Traviata” (1853), de Giuseppe Verdi


El fin de semana pasado en Bahía Blanca se estrenó La Traviata, conocidísima ópera de Giuseppe Verdi que todavía no había tenido posibilidad de ver. Si bien la obra fue escrita a mediados del siglo XIX, hoy sigue siendo relevante debido a las temáticas contemporáneas que aborda. En esta nota vamos a hablar un poquito sobre esta historia atemporal.


De qué va la obra

Dentro del repertorio operístico, históricamente las más famosas siempre fueron las de los italianos Giacomo Puccini (Tosca, Madame Butterfly) y Giuseppe Verdi (Otello, Don Carlo, Rigoletto y La Traviata, entre otras tantas).

En particular, La Traviata (que en español podría traducirse como “La extraviada”) es mundialmente la más conocida, y la que más veces ha sido representada. Su historia inspiró a obras populares y su música es fácilmente reconocible. Díganme si no ubican este fantástico brindis:



La historia de Verdi pertenece al género del melodrama, si bien cuenta con una porción dosificada de comedia. Está contada en los tradicionales tres actos y el libreto de Francesco Maria Piave se basó en la novela de Alexandre Dumas La dame aux Camélias (1852). Violetta Valéry es una cortesana parisina que parece tener todo lo que desea en la vida. Libre de poder estar con quien quiera, su vida da un vuelco cuando el próspero Alfredo Germont le confiesa su amor. Luego de debatirse respecto a si vale la pena abandonar las fiestas, la lujuria y el placer, termina aceptando a Alfredo y se van a vivir juntos.

El conflicto se desata unos meses después (en el Acto II), cuando el padre de Alfredo –Giorgio Germont– se acerca a Violetta y le pide que deje a su pareja. Violetta representa una humillación para la familia Germont (por sus actividades previas) y eso impide que la hermana de Alfredo pueda contraer matrimonio.

Así, ella tiene que decidir si continuar con la solicitud de un padre preocupado o apostar por el amor que nunca creyó posible. En el medio, ella atesora un secreto terrible capaz de modificarlo todo.

La Traviata en Bahía Blanca

Las presentaciones en mi ciudad fueron el viernes 23 y el domingo 25 en el Teatro Municipal. Contó con una musicalización impresionante de la Orquesta Sinfónica Provincial de Bahía Blanca y una pequeña participación del Ballet del Sur. 

En los roles principales estuvieron la soprano Marina Silva (en el rol de Violetta Valéry), el tenor Juan Carlos Vasallo (Alfredo Germont) y el barítono Gustavo Gibert (Giorgio Germont), además de un coro formado por más de veinte personas. 

Todas actuaciones soberbias. 

Me llamó muchísimo la atención la ovación (de pie) que brindó la gente al final; emocionaban los aplausos que no cesaban (particularmente hacia Marina Silva, que dio una representación sobresaliente de Violetta).

La puesta escena fue muy sencilla, y acorde al presupuesto que el gobierno designa al arte. Cada acto era adornado con unas sillas, telas y diferentes colores sobre el fondo. Una pantalla en la parte superior traducía al castellano los diálogos en italiano.

Lo curioso de La Traviata, y lo que la volvió una clásico inigualable, es que sus temas son atemporales. En su momento Verdi criticó los valores burgueses predominantes en la sociedad capitalista en el siglo XIX (por supuesto, disfrazados en forma de un drama). Hoy la historia sigue contemporánea por el reciente interés por temáticas feministas, el movimiento #NiUnaMenos y el rol que tienen las mujeres en la sociedad. Violetta es víctima de maltratos y machismos, y son dos los hombres que controlan su vida (padre e hijo).

La obra expone una mirada muy realista sobre la situación de las mujeres. En La Traviata, el lujo, el dinero y la extorsión son bienes de cambio. Hay también todo un contenido simbólico en la puesta de escena que se eligió para Bahía Blanca (únicamente sillas, a veces ocupadas, otras veces no) y en el uso intenso de los colores fuertes (naranja, rojo). Algunas pequeñas subtramas también cuentan un subtexto de mujeres sufriendo.

Respecto a la obra, el maestro Federico Sardella, , titular de la Orquesta Sinfónica, dio en el clavo al resumir:  “el mensaje musical y dramatúrgico de La Traviata tiene muchísima vigencia porque habla del rol de la mujer en la sociedad, también sobre los designios sociales y cuánto hay que obedecer al llamado del corazón”.


Controversia y tuberculosis

Inicialmente, Verdi quiso que la obra estuviera situada en la época actual (1853), pero la temática era demasiado shockeante para que pudiera permitirse. Por ese motivo, las primeras representaciones mostraban una ambientación de un siglo antes. No fue hasta la muerte de Marie Duplessis, la famosa cortesana que sirvió de prototipo para la Violetta de Dumas, que se respetaron los deseos originales del compositor.

Si bien no hay una carga sexual importante en la historia, todo el contexto es lujurioso, inmoral y “sucio”, en particular si nos remontamos a la época. De hecho, La Traviata fue una fuente de inspiración indudable para historias como Pretty Woman (1990) y Moulin Rouge! (2001).

Ambas películas tienen como eje central a una prostituta (en el primer caso, una de Hollywood, en el segundo, una cortesana parisina). Pretty Woman tiene muchísimos paralelismos, ¡y hasta en una escena Richard Gere y Julia Roberts van a la ópera a ver La Traviata!

El caso de la obra de Baz Luhrmann es todavía más interesante. Moulin Rouge es, directamente, una representación más moderna (y musical) de la historia de Violetta. La historia de Satine (Nicole Kidman) y el escritor encarnado por Ewan McGregor funciona como un espejo de la ópera sobre la cual se inspiran. Hasta el trágico final se reproduce con bastante fidelidad.

Y hablando del final (#SpoilerAlert) Violetta termina siendo consumida por la tuberculosis, una enfermedad que se llevó miles de vidas durante el siglo XVIII. Por esa época, nadie entendía bien qué causaba la enfermedad ni cómo era transmitida, por lo que tenía un aire de misterio y fascinación.

Verdi aprovechó el misticismo alrededor de la misma para generar ambigüedad sobre la muerte, una de las más emotivas y mejor desarrolladas de la historia de la ópera.

En esencia, todo el acto III involucra la muerte de Violetta al lado de su amado Alfredo (quien vuelve luego de enterarse la verdad –que su padre la obligó a ella a rechazarlo). Básicamente, es media hora de Violetta muriéndose, llorando, cantando sorprendentemente bien para su frágil estado y finalmente, desvaneciéndose hacia la oscuridad. ¿Murió de tristeza… de falta de amor? El autor pincela esta idea con eficacia, brindando un cierre satisfactorio a las temáticas que plantea a lo largo de la trama.

Palabras finales

► No me considero amante ni conocedor de la ópera, pero disfruté enormemente de este clásico absoluto. Creo que tiene gran riqueza tanto musical y lírica, como también psicológica. Desde lo actoral, Violetta es un papel técnicamente complejo y exigente, y Marina Silva dio una representación fascinante que no voy a olvidar nunca. Quienes tengan posibilidad de verla en sus ciudades, recomiendo no dejarla pasar.

………………………………………………………………………………………………….


………………………………………………………………………………………………….


 Podés seguir las nuevas notas y novedades (además de humor y críticas de cine) en mi fan-page: http://www.facebook.com/sivoriluciano. Si te gustó, ¡compartilo o dejá un comentario!

3 comentarios:

  1. Interesante lo que contás de la historia y de la puesta en escena en Bahia Blanca.
    Es cierto lo de los condicionamientos, lo que el padre de Alfredo le impone a Violeta. ¿Por que razón? Las opiniones prejuiciosas, obstáculos a un casamiento, que parece algo más arreglado. Tiene sentido el planteo del maltrato.

    Es cierto, aparece una escena de La Traviata en Pretty Woman, que hace llorar (no parece casual) a la protagonista. Claro que no hay padre molesto, la época es distinta y la protagonista es temperamental. Aunque el protagonista parece tener sus prejuicios, al comparar las actividades de ambos, viendo una analogía donde tal vez no la haya.

    Moulin Rouge es una notable película, con interesantes hallazgos musicales, como la interpretación del el tema que le dio éxito a Nirvana. Cuyo final se anticipa desde el relato del principio. Y que parece haber inspirado el video Mr. Briside de The Killers.

    Interesante entrada.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me encanta Moulin Rouge. Interesante la posibilidad de que haya inspirado al video de ese temazo que es Mr. Brightside. ¡Saludos!

      Eliminar
  2. Me gusta mucho tu Blog.
    Te envio el mio
    http://anna-historias.blogspot.com.es/2016/09/muerte.html?m=1.
    Por si quieres criticar.
    Gracias

    ResponderEliminar

Quizás te pueda llegar a interesar...