lunes, 17 de octubre de 2016

Lutherapia: Les Luthiers y el psicoanálisis


Lutherapia es el último espectáculo “nuevo” de humor musical de Les Luthiers. El grupo lo grabó en el 2009 e hizo giras durante los años siguientes. Durante los últimos años tuvieron que reemplazar a Rabinovich por Tato Turano (en instrumentos) y Martín O´ Connor (en canto y actuación). Luego comenzaron a presentar obras antológicas (como ¡Chist!, que vi hace poco en mi ciudad).

Cuando en su momento arranqué a ver Lutherapia por primera vez (aclaro que ya había visto todo lo anterior de Les Luthiers y que soy un fanático enfermo y obsesivo que se conoce todos los chistes) tenía miedo. El comienzo (con la opereta medieval El cruzado, el arcángel y la harpía) es mediopelo y no termina de convencer. 

Por un momento pensé que me iba a encontrar con otro bodrio como el que fue “Premios Mastropiero” (2005), quizás su show menos inspirado.

Lo cierto es que Lutherapia remonta mucho, especialmente sobre la mitad, y compensa el comienzo lento. Analizándolo de forma completa, está muy trabajado y tiene un nivel humorístico difícil de conseguir. Si bien se nota la falta de colaboración del negro Fontanarrosa en los guiones, creo que está bastante completo. 

Es muy divertido, creativo y tiene varios gags con juegos de palabras destacables.

***

Psicoanálisis y Mastropiero

El guión, en esta ocasión, va por el lado de la terapia psicoanalítica… pero siguen apoyándose en el sexto integrante del grupo: el indescriptible Johann Sebastián Mastropiero. Incluso acá le dan un protagonismo interesante al relacionarlo en varios de los sketches y desarrollar más su particular vida.


Los argentinos somos ávidos consumidores de la terapia, y ya era hora de que formara parte del hilo argumental de Les Luthiers. Acá Mundstock y Rabinovich recuperan a sus personajes de Murena y Ramírez, pero en los papeles de psicoanalista y paciente.

Desde un diván de hilarantes sesiones –que se disparan porque el personaje de Rabinovich está trabado con una tesis relacionada con Mastropiero– se van sirviendo los distintos números que acompañan con música y risas.

El espectáculo recibió elogios absolutos de la crítica y el público y es considerado uno de sus mejores trabajos. Está compuesto por diez obras totalmente nuevas. Se extrañó la clásica libreta roja, pero ya era hora de un cambio y hay muchos guiños hacia las clásicas presentaciones de Marcos Mundstock. La idea de Daniel en el sillón del psicoanalista es fantástica y ata a la perfección los problemas del paciente con cada obra.

Un astuto uso del lenguaje

Siempre me pareció que hay dos aspectos donde Les Luthiers se luce espléndidamente. El primero es en el timing cómico cuando Marcos y Daniel están (estaban) juntos. Lamentablemente Daniel Rabinovich ya no está entre nosotros, pero sus participaciones van a quedar para la eternidad gracias a las diversas filmaciones.


Ambos siempre tuvieron una química especial. Su “biólogo del merengue” es impresionante, así como sus obras “Lo que el sheriff se contó”, “Daniel y el Señor” o “La hija de Escipción” (que están entre mis favoritas). En Lutherapia hay grandes momentos entre ellos dos, aunque no están en su máximo esplendor.

Lo segundo en lo que destacan es en sus chistes rápidos, inteligentes y astutos. En Lutherapia este aspecto está muy bien aprovechado y hay un par de gags maravillosos. Sobresalen obras musicales como "El flautista y las ratas" (excelentes juegos de palabras) y la genial parodia del “tarareo” “Aria Agraria”, que la disfruté un montón:


Musicalmente hablando, Les Luthiers sigue siendo único. La obra “Rhapsody in Balls” no es la más cómica del show, pero hay un manejo impresionante del piano por Carlos Núñez Cortés tocando un “azul” (un blues), y la magia de la comedia pícara de Jorge Maronna. También se destaca mucho la Exorcítara que el grupo presenta en el divertido número final, el cierre donde un cura tiene que evitar que nazca el Anticristo:


Uno de los aspectos más positivos del grupo es cómo se han sabido actualizar con el tiempo en materia musical. En una época presentaron el soberbio “Los jóvenes de hoy en día” (clásico infaltable de Les Luthiers) y en esta obra sorprenden con “Dilema de Amor”, donde los ancianos se animan a parodiar a la cumbia.

Conclusiones

Lutherapia presenta grandes dosis de humor y referencias a la cultura popular, fundamentalmente en la segunda mitad que es muy superior a la primera. En mi opinión, la obra no llega a ser tan maravillosa como “Bromato de Armonio” (1996) o “Todo por que rías” (1999), pero la encontré sumamente mejor que “Premios Mastropiero” (2005).

Sigo sacándome el sombrero con estos caballeros que, a pesar de sus canas, mantienen una mente fresca, humor inteligente y la voz muy a punto.

Programa completo

1.       El cruzado, el arcángel y la harpía (Opereta medieval)
2.       Dolores de mi vida (Galopa osicosomática)
3.       Pasión bucólica (Vals geriátrico)
4.       Paz en la campiña (Balada mugida y relinchada)
5.       Las bodas del Rey Pólipo (Marcha prenupcial)
6.       Rhapsody in Balls (Handball Blues)
7.       El flautista y las ratas (Orratorio)
8.       Dilema de amor (Cumbia epistemológica)
9.       Aria agraria (Tarareo conceptual)
10.   El día del final (Exorcismo sinfónico-coral)

………………………………………………………………………………………………….


………………………………………………………………………………………………….


 Podés seguir las nuevas notas y novedades (además de humor y críticas de cine) en mi fan-page: http://www.facebook.com/sivoriluciano. Si te gustó, ¡compartilo o dejá un comentario!

4 comentarios:

  1. Es destacar el personaje de Mastropiero, presentado como lo peor que puede a tener la música, un ser sin dignidad, cuya música es una muestra de crueldad aun para detener el nacimiento del Antricristo. Y a la vez la música interpretada hace pensar que un mínimo de talento tiene. Y me gusta eso del giro argumental en que lo temido es deseable si se compara con la realidad. Y el cierre aludiendo a la epistemologia, que ya conocía, es todo un hallazgo.
    Como lo del tarareo conceptual, casi que me parece un interesante recurso.
    Interesante entrada

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. De acuerdo. El último sketch sobre el Día del Juicio Final es fantástico. Un gran cierre. Y la aria agraria está entre mis favoritos.
      ¡Saludos!

      Eliminar
  2. En la Conclusión decís la posta, lo que iba a comentar en este momento.
    En lo único que no coincido es con el inicio del show. A mi me gusta bastante "El cruzado..", y La cumbia epistemológica es lo más más grande que hay. ¿Qué cumbia puede hablar de Erasmo de Rotterdam? ¡Genios!
    es cierto que igual el show completo no llega a ser tan bueno como Todo por que rías o los anteriores.
    Abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No sé qué me pasó con "El cruzado". Sin duda no es mala, y tiene una serie de gags interesantes... creo que la historia me recuerda un poco a "Las majas del bergantín", pero este últimamente es infinitamente superior en cuando a calidad del texto e ingenio. "El cruzado" es más simplón, va más a un humor tipo "midachi" que tipo Les Luthiers. O quizás estoy sobreanalizando demasiado.
      ¡Saludos!

      Eliminar

Quizás te pueda llegar a interesar...