martes, 6 de julio de 2021

Adaptaciones de J.G. Ballard: de impulsos y distopias

 

Este novelista inglés no goza de la misma popularidad que autores de ciencia ficción como Philip Dick, Arthur Clarke o Isaac Asimov, pero sus trabajos han sido influencias fundamentales tanto en el cine como en la televisión. En esta nota, todas las adaptaciones de J.G. Ballard.



***


Las adaptaciones de J.G. Ballard

Se ha sugerido que la obra de James Ballard intenta contestar a una hipótesis clara: ¿Los humanos como especie podemos superar el miedo, el hambre, el aislamiento y encontrar el coraje y la astucia para vencer a cualquier cosa que el medio pueda arrojarnos?

Su primera novela El mundo sumergido (1962) presentaba uno de los primeros argumentos de la ficción catástrofe relacionada al clima, donde los casquetes polares comenzaban a derretirse por culpa del calentamiento global.

Si bien gran parte de su obra se terminó relacionando con la ciencia ficción distópica, dos de sus trabajos fueron particularmente diferentes (y especialmente memorables).

El primero es la historia autobiográfica de un niño confinado a un campo de concentración; el segundo, la odisea de un hombre obsesionado con los accidentes automovilísticos como fetiches sexuales.



Los temas de Ballard suelen estar unidos por la idea de explorar comunidades cerradas, tanto física como psicológicamente.

El escritor quedó fascinado por aquella cuestión luego de pasar una infancia internado por los japoneses en un campo de prisioneros de guerra en las afueras de Shanghai, allá por la década de 1940. Una experiencia que, justamente, luego plasmaría en una de sus novelas más conocidas.


Crash (1996, David Cronemberg)

Iniciamos el viaje hacia las adaptaciones de J.G. Ballard con Crash, una novela infame de 1973 que hablaba –explícita y obscenamente– sobre el deseo sexual en relación a los accidentes en auto.

Aunque el texto original fue muy controvertido (un editor que se negó a imprimirlo se refirió inicialmente a Ballard como “un desquiciado que precisa ayuda psiquiátrica”), el libro obtuvo algunos elogios y se volvió más popular al ser adaptado por David Cronenberg en 1996.

Después de sufrir un grave accidente automovilístico, un director de televisión (James Spader en la piel del mismo autor, James Ballard) descubre una subcultura que utiliza los choques y la energía sexual pura que producen, para tratar de rejuvenecer su vida sexual.


Tanto la novela como la película entran en inquietantes detalles sobre algunas de las heridas infligidas a los personajes principales; más notablemente, la cicatriz de Gabrielle, que Ballard utiliza durante una escena particular de sexo. Esta es una de las películas más perturbadoras, fiel al estilo de Cronemberg.


El imperio del Sol (1987, Steven Spielberg)

Una de las olvidadas de Spielberg nos pone ante un joven Christian Bale separado de sus padres y confinado en un campo de concentración. Dominando por la tristeza, se ve obligado a madurar prematuramente y a condicionar su visión del mundo.

Spielberg ha filmado varias epopeyas a lo largo de su trayectoria y esta es una de las más épicas. El argumento está narrado con mucho ritmo y ya daba cuenta de que Bale sería un actorazo.

El paquete es bastante completo, con gran montaje, puesta en escena y musicalización. Le podríamos cuestionar un excesivo patriotismo, pero a Steven se lo perdona.


Love, Death & Robots: El gigante ahogado (2021, Blur Studios)

La antología producida por Tim Miller, Love, Death & Robots, se tomó un descanso de 26 meses entre las temporadas 1 y 2, y el nuevo lote de episodios se ve palpablemente diferente de lo que vino antes. A excepción de uno o dos capítulos, todos son muy similares entre sí y menos jugados (artísticamente hablando).

Esto no quiere decir que esta cortita tirada de 8 episodios haya sido mala. Hay un par de episodios realmente buenos (The Tall Grass y Pop Squad fueron dos de mis favoritos). Lo que me ocurrió a mí es que no tuvieron el mismo impacto que los de la temporada 1.

Entre los disponibles para este segundo volumen, encontramos El gigante ahogado, basado en el clásico cuento de Ballard. Cuando un cuerpo desnudo de sesenta metros de altura llega a la orilla en las afueras de un pequeño pueblo de pescadores, la multitud se reúne para presenciar el espectáculo.


El capítulo realza el texto original ofreciendo una meditación existencial y conmovedora sobre la idiosincrasia del ser humano, nuestro efímero paso por el universo y la vulnerabilidad que nos caracteriza sin distinciones. Es un punto altísimo al que Love, Death & Robots debería siempre tratar de aspirar.


High-Rise (2015, Ben Wheatley)

Otra de las adaptaciones de J.G. Ballard relacionadas con la ciencia ficción. En este caso, tenemos al Dios de las Mentiras (Tom Hiddleston) y un gran elenco en un thriller distópico que pasó sin penas ni glorias hace unos años.

La novela original se publicó en los años ´70. Narra la historia del doctor Robert Laing llegando a la Torre Elysium, un enorme rascacielos dentro del cual se desarrolla todo un mundo aparte, en el cual parece existir la sociedad ideal. Por supuesto, nada en aquel lugar es lo que parece.

Lamentablemente, la película se quedó chica, especialmente en comparación con otras obras que trabajaron de mejor manera una temática similar.


En Snowpiercer, por ejemplo, los pocos sobrevivientes se encontraban amotinadas en un tren. En High-Rise pasa más o menos lo mismo, pero en un vertical rascacielos. En ambos casos, los vagones-pisos marcan las distintas clases sociales y funcionan como metáforas del mundo exterior.


Futuras adaptaciones de J.G. Ballard

Recientemente se dio a conocer que Brandon Cronenberg (sí, es el hijo) llevará la novela de Ballard Super-Cannes como una miniserie para la televisión.

La historia está ambientada en un parque empresarial ultramoderno en las colinas sobre la ciudad de la Riviera francesa, famosa por su festival de cine, donde una élite mundial se ha reunido para formar una comunidad cerrada, super capitalista y de alta tecnología.

Se trata de una de las últimas novelas del autor antes de su fallecimiento en 2009.


Nota originalmente publicada en Alta Peli.

 Podés seguir las nuevas notas y novedades (además de humor y críticas de cine) en mi fan-page: http://www.facebook.com/sivoriluciano. Si te gustó, ¡compartilo o dejá un comentario!

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Quizás te pueda llegar a interesar...