martes, 4 de mayo de 2021

Marcando la diferencia: profesores en el cine


Los docentes son fuente de inspiración. El séptimo arte ha sabido contar poderosas historias de maestros que creen lo suficiente en sus alumnos como para marcar una diferencia, sea para bien o para mal. En esta nota exploro los distintos tipos de profesores en el cine.



***
 


Grandes profesores en el cine 

En el mundo desarrollado de hoy, casi todos van a la escuela en algún momento de su vida. Así que es natural que una gran cantidad de historias de ficción se centren en la experiencia escolar. Y en la realidad, cada profesor es diferente. Sin embargo, en el cine los docentes siempre parecen pertenecer a unas pocas categorías.

Primero tenemos al clásico maestro apático, uno al que le importa un carajo lo bien que lo hagan sus alumnos.

El protagonista de Druk (Another Round), la nueva película de Thomas Vinterberg que acaba de ganar el Oscar a Mejor Película Extranjera, es uno de ellos. De hecho, ya las escenas iniciales establecen a los cuatro personajes principales como profesores apáticos atrapados en la rutina, dando conferencias aburridas a estudiantes desinteresados.

La película fue la presentación oficial de Dinamarca para los Oscars y consiguió el suficiente ruido como para que la (innecesaria) remake americana ahra tenga a Leonardo Di Caprio a la cabeza.

El relato va por este lado: cuando cuatro amigos y profesores de secundaria se embarcan en un experimento sociológico, en el que cada uno de ellos deberá mantener la tasa de alcohol en su cuerpo a un nivel de 0,5%, descubren lo fácil que las cosas pueden salirse de control.


Según el director Vinterberg, es un estudio y exploración, no solo del consumo de alcohol, sino de lo incontrolable en general. En este sentido, el personaje de Mads Mikkelsen es fascinante. Atraviesa un arco muy atractivo que finaliza con lo que quizás sea uno de los más grandes desenlaces en una producción del 2020. Es tan fácil sentirse identificado que asusta.

Otros ejemplos incluyen a Jack Black al comienzo de School of Rock (2003), Cameron Diaz en Bad Teacher (2011) y Bradley Cooper en la primera entrega de The Hangover (2009), un tipo bastante idiota que parece no preocuparse en absoluto por su trabajo o los niños ¡y hasta les roba! Se lo puede ver tomando el dinero de las excursiones de los niños para su propio viaje a Las Vegas.


Los docentes más “cool” del mundo

En contraposición aparece el “profesor cool”, uno que hace lo imposible para agradar a sus chicos y hacer que el aprendizaje sea tan divertido como significativo. Es el personaje de Aamir Khan en la excelente película india Like Stars on Earth (2007) o Miss Honey de Matilda (1996), clásica ficción que tendrá una nueva remake para Netflix pronto.

Por supuesto que no se puede hablar de grandes profesores en el cine sin mencionar a Robin Williams en Dead Poets Society (1989). En este clásico de Peter Weir, Williams ofreció una interpretación sorprendentemente discreta y conmovedora de un maestro que trae inspiración a las vidas de sus estudiantes de secundaria.

El Sr. John Keating funda la sociedad que da nombre a la película y anima a sus estudiantes a perseguir sus sueños mientras da clase parado arriba de una mesa. No hay nada más cool que eso. Tenía un profesor en la Lic. En Letras que hacía lo mismo y generaba amor puro en sus estudiantes.

Entre otros ejemplos del cine, podríamos mencionar a Jack Griffith (Thomas Haden Church) en Easy A , quien comienza una clase con una canción de rap o a Katherine Ann Watson (Julia Roberts) en Mona Lisa Smile, una apasionada graduada en 1950 que desafía a sus alumnas a llegar más allá de lo que la sociedad espera de ellas.


Contamos también con el caso de Lou Anne Johnson (Michelle Pfeiffer) en Dangerous Minds, una ex marine de la vida real que enseñó en una escuela secundaria del guetto y logró conectar con sus alumnos.


Los profesores como malos ejemplos

Lamentablemente hay tantos buenos profesores como malos. Acá no hablamos solo de apatía, como en el caso anterior, sino de maldad pura. Un primer caso memorable es el de la alemana Die Welle (2008).

¿Es posible que se genere una dictadura totalitaria durante una democracia? Para responder a la pregunta, un sencillo profesor de secundaria propone un experimento social en su clase. Las consecuencias terminan siendo catastróficas.

La premisa se plantea como un juego durante un seminario de Autocracia, donde el profesor quiere ponerle picante llevando las ideas de las políticas absolutistas a la práctica. La clase arranca votando por un líder (el mismo profesor Reiner), adoptan un nombre (“La Ola”), construyen un logo, un saludo, diseñan su uniforme y comienzan a ejercitar consignas del tipo “el poder a través la disciplina” y “el poder a través la fuerza”.

Este drama narra su metáfora con ritmo y convicción, y presenta la información de forma visceral. Funciona porque los personajes son muy identificables y la denuncia política está presente, si bien nunca se hace evidente o particularmente expositiva.

Un profesor malvado tiene posibilidad de redención, como ocurrió con Snape en la franquicia de Harry Potter. La crueldad del Snape de Alan Rickman puede estar un poco atenuada en comparación al personaje de los libros, pero sigue siendo un matón implacable hacia los estudiantes y hasta es el peor miedo de Neville.



Aunque… si secretamente los docentes están siendo infectados por parásitos alienígenas (The Faculty, 1998) no hay muchas oportunidades para la expiación.

Lo loco de esta obra de Robert Rodriguez es ver a jóvenes actores que luego crecieron para convertirse en grandes figuras (Elijah Wood, Josh Hartnett, etc.). También tenemos cameos de una adolescente Salma Hayek en un papel terciario, Famke Janssen, Usher y a viejos machos del cine de acción como Robert Patrick.

Terence Fletcher de Whiplash es un ejemplo un poco más realista. El objetivo de Fletcher (J. K. Simmons) es formar al próximo gran músico de jazz, pero no tiene drama en llegar a lo más bajo para lograr esa meta. No importa si esto incluye mentiras, lenguaje duro, intimidación o hasta violencia física.


Otros grandes profesores en el cine

Hay otros casos interesantes que vale la pena destacar. Precious (2009) es la historia de una adolescente analfabeta, abusada y con sobrepeso que está embarazada de su segundo hijo y es invitada a inscribirse en una escuela alternativa con la esperanza de que su vida pueda tomar una nueva dirección.

Tenemos también al profesor Kevin Spacey en Pay It Forward (2000), donde un encantador Haley Joel Osment logra una revolución a partir de una simple tarea. Una hermosa película que promueve hacer cosas buenas por los demás sin esperar nada a cambio.


Por supuesto, este listado tiene apenas algunos ejemplos. ¿Qué otras producciones con grandes profesores en el cine se les ocurren?

……………………………………………………………

=>> Otras NOTAS CINÉFILAS en el blog: “El homenaje metatextual en The Last Action Hero”; “Películas con tramas de eventos aleatorios”; “Avengers: Endgame. El análisis spoiler”; “Vanilla Sky: entre lo dulce y lo amargo”; “La verdadera obra maestra de Charlie Kaufman”.

……………………………………………………………

 Podés seguir las nuevas notas y novedades (además de humor y críticas de cine) en mi fan-page: http://www.facebook.com/sivoriluciano. Si te gustó, ¡compartilo o dejá un comentario!

3 comentarios:

  1. Que no haya sido nombrada recuerdo: Detachment (2011) que coincide con el primer ejemplo de profesor.

    ResponderEliminar
  2. Como diría Don ramón en la escuela, "qué chiste, usted contesta las más fáciles y a nosotros nos deja las más difíciles"

    No es película, pero Walter White es gran influencia para el alumno Pinkman

    Abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Classic Don Ramón en la escuelita del profesor Girafales.

      Eliminar

Quizás te pueda llegar a interesar...