lunes, 10 de mayo de 2021

Grandes películas del 2020 (parte 2)

 

Todos los años preparo una nota sobre mis películas favoritas del año (por acá está la del Año de la Pandemia). Además suelo agregar las grandes decepciones y algunos menciones de honor. Sin embargo, siempre me pasa lo mismo. Hay un puñado de películas correspondientes al año que nos llegan muy tarde a Argentina.

Por eso, en esta segunda parte la idea es recomendar otras 8 películas más del 2020 que me gustaron y no formaron parte de aquel post. Producciones que pude ver recién más tarde.





***


Previamente…

Antes de arrancar, un recordatorio de las películas que ya mencioné (por si no llegan a ver sus favoritas en esta nota).

Entre mis grandes decepciones del 2020 tenemos:  Scoob!, la biopic Tesla, Corazón Loco (la de Suar que seguramente sea lo peor que vi en el año), la pésima Wonder Woman 1984, Fantasy Island, Superman: Red Son, Antebellum, Dangerous Lies, La Corazonada, Tren a mi destino, Enola Holmes y Hubbie Halloween. Todas ellas son para el olvido.

Las menciones de honor: Onward, de Pixar, la película de Sonic que pude ver en el cine, el animé Promare, Tenet, El Robo del Siglo y la rusa Koma. Todas son destacables pese a que no lograron entrar en el TOP-20.


***

Ahora sí, arranquemos con otras 8 grandes recomendaciones, sin ningún tipo de orden específico. Mi idea es comentar rápidamente por qué considero que estas películas son interesantes.


 The Father (ver review)

Género: drama / intriga – Origen: Francia, USA – Director: Florian Zeller


Florian Zeller ganó el premio de la Academia al Mejor Guión Adaptado por adaptar su propia obra dramática a su ópera prima. The Father es una producción extraordinaria con una de las interpretaciones más intensas de Anthony Hopkins hasta la fecha.

El aspecto más fascinante es que todo está contado desde el punto de vista del protagonista, quien  pierde constantemente registro de tiempo y espacio. Esto le incorpora un aire de ambigüedad y –me animo a agregar– de surrealismo a la narración. Uno realmente puede meterse en su cabeza y experimentar los dilemas y sensaciones de forma única.

¿Se acuerdan de “Memento”, donde el personaje de Guy Pearce no podía recordar más de un par de minutos de su vida? Aquella película fundía forma y contenido brindándonos un relato desordenado y que, además, iba desde atrás hacia adelante.

Con “The Father” ocurre algo así, donde vemos algunos loops temporales muy locos, cambios de personajes y situaciones extrañas que nos hacen sentir, a flor de piel, lo que está experimentando Anthony.


 Soul (ver review)

Género: animación / comedia dramática – Origen: USA – Director: Pete Docter


Me sorprendí con  ingeniosas vueltas de tuercas en este relato súper inventivo. Cuando pensás que la película va para un lado, gira hacia otro. Al igual que sus otras películas temáticamente relacionadas (tanto “Coco” como “Inside Out”), hay una profundidad poética interesante.

Más allá de los muchos gags que tiene (hay momentos fantásticos relacionados con un gato), Soul podría ser la película más adulta e intelectual de Pixar hasta el momento. Después de la pavada que fue “Onward” (que estuvo bien, pero es medio olvidable), el estudio volvió a lo suyo gracias a la labor del director Pete Docter.

Ésta es una hermosa historia sobre un adulto que descubre sus verdaderos dones en la vida y dejó una gran sonrisa en mi rostro de principio a fin. Es dulce, creativa y va a dejar a muchos con algo en qué pensar cuando termina. Y hablando del final, ¡qué final la puta madre! Súper redondeado y excelentemente musicalizado.


 Another Round (ver review)

Género: drama / comedia – Origen: Dinamarca – Director: Thomas Vinterberg


Según Vinterberg, la película es un estudio y exploración no sólo del consumo de alcohol sino de lo incontrolable. Como alguien que prácticamente toma alcohol todos los días, me sentí poderosamente reconocido en la historia. De hecho, es tan fácil sentirse identificado que asusta.

Lo interesante es que acá no se condena al alcohol, sino que se explora la necesidad de encontrar un balance. Realmente, el amor y la felicidad no están en el fondo de una botella sino en las relaciones significativas y nuestro esfuerzo por aferrarnos a esos lazos.

Todos los actores están muy bien. Cada uno de ellos son explorados individualmente para que conocer sus propios conflictos. “Druk” mantiene un gran ritmo narrativo que va intercalando con momentos reflexivos.


 Minari (ver review)

Género: comedia dramática – Origen: Corea del Sur – Director: Lee Isaac Chung


Una suerte de slice-of-life de la distribuidora A24 (que, sabemos a esta altura, siempre entrega producciones de muchísima calidad). Minari es una obra semi-autobiográfica sobre una familia coreana que, tranquilamente, podría trasladarse a cualquier nacionalidad de inmigrantes.

El drama es poderoso y emotivo, llegando a cautivar en sus momentos finales. Sin embargo, no está de más aclarar que se siente como un relato más literario que cinematográfico. La historia se desarrolla con un ritmo parsimonioso, del estilo que encuentra más en las novelas. Acá no hay un antagonista claro o un conflicto narrativo que se resuelva verdaderamente al llegar los créditos.

Lo más interesante de Minari (el título cobra sentido sobre mitad de la trama) es que es un relato minimalista y muy común que rara vez se trabaja en el cine. Historias de inmigrantes abundan (el año pasado, His House fue una de las grandes destacadas). La diferencia acá es que hay un énfasis en la lucha por el desarrollo infantil en tierras extranjeras.


 Nomadland (ver review)

Género: drama / documental / road-movie – Origen: USA – Director: Chloé Zhao


Nomadland no es para todo el mundo. Es mitad documental (filmando a actores no profesionales que realmente viven como nómadas, como Linda May y Charlene Swankie) y mitad bitácora de viaje. Una buena parte de su duración no es más que McDormand cagando en un balde o haciendo trabajos temporales.

El ritmo es muy relajado y podríamos decir que no ocurre nada sustancial. Y sería cierto. Pero es ahí donde uno encuentra el sentido de autenticidad que intenta brindar la historia. Es muy efectiva en cuanto a hacernos entender qué significa estar en constante movimiento.

A mí se me hizo realmente encantadora. Me pude identificar porque yo mismo no estuve muy lejos de seguir un camino similar al de los protagonistas. Estas historias de vida seducen. Hay un par de momentos cómicos y una hermosa fotografía.


 Made in Abyss: Dawn of the Deep Soul (ver review)

Género: animé / thriller psicológico – Origen: Japón – Director: Masayuki Kojima


Made in Abyss todavía mantiene cierto status de culto. Ciertamente no goza de la misma popularidad de otros animés actuales como “Attack on Titan” o “Demon Slayer”, pero es uno de los mejores. Su primera temporada -13 capítulos que conformaban los primeros tres volúmenes del manga- fue maravillosa cuando estrenó allá por 2017.

Esta película sigue el argumento (adaptando volúmenes cuatro y cinco) y ya se ha confirmado que tendremos una segunda temporada en 2022, lo cual es emocionante para aquellos que ya estamos entusiasmados con este mundo.

Ésta es una muy buena película, aunque vale aclarar que solamente la van a poder disfrutar aquellos que hayan visto lo anterior. Lo interesante de este horror psicológico es que el verdadero villano es el Abismo en sí mismo, y no necesariamente los monstruos creados por él (que son víctimas también).

Dicho esto, Bondrewd es un tremendo antagonista que se destaca por la complejidad que adquiere el personaje. Pese a las terribles cosas que hizo, uno puede comprender su filosofía de vida y entender el amor que siente por su hija.

El relato cumple en todas las casillas. La animación es hermosa, la acción es intensa y los momentos de body-horror están súper logrados. El conflicto sorprende y emociona, quizás hasta te haga lagrimear un poco. Lo que más se disfruta es esa sensación de no saber qué va a ocurrir a continuación.


Promising Young Woman (ver review)

Género: thriller dramático / comedia negra – Origen: USA – Director: Emerald Fennell


Promising Young Woman es de esas historias cuyo final es un “make it or break it”. A mí me pareció tan perturbador como copado y me parece que era la forma de hacerlo. Sin embargo, los últimos 10 minutos son tan polémicos (y cambian todo el tono del relato) que entenderían a quienes les parezca una cagada.

El comentario social se ha convertido en un elemento aditivo, incluso esencial, en la resonancia de las narrativas contemporáneas. Prácticamente todas las nominadas este año van un poco por ese lado. Pienso rápidamente en Minari o Nomadland como casos ejemplares.

El desafío siempre es lograr un equilibrio entre ese ALGO que se quiere decir y el aspecto lúdico. Con más o menos mensaje, por sobre todo una película tiene que cumplir su rol de entretener. La directora dijo que estaba más interesada en iniciar una conversación que en hacer algo llevadero, pero afortunadamente logró ambas cosas.

La película es muy loca porque trabaja el argumento de forma muy siniestra, aunque con muchísimo color y humor negro. En su ejecución es muy ácida y en su caracterización súper detallista. En este sentido, el tremendo aporte de Carey Mulligan en el rol protagónico es innegable. Ella dice muchísimo con muy poco.


Sound of Metal (ver review)

Género: drama – Origen: USA – Director: Darius Marder


El director Darius Marder concibió una ópera prima muy potente sobre la idea de “adaptarse o morir”. Como drama psicológico, es fantástico por la forma en la que logra meterte en la mente del protagonista para explorar el complicado viaje emocional que atraviesa.

Los realizadores hicieron un inmenso esfuerzo para utilizar un diseño de sonido meticulosamente planeado. Esto permite que el espectador experimente las dificultades de perder la audición y la capacidad de encontrar alegría en la vida a pesar de la pérdida auditiva, así como la realidad de los implantes cocleares.

Es una de esas historias que te hace replantearte algunas cuestiones. Sobre las cosas que damos por sentadas, las adicciones y cómo algunas relaciones pueden simplemente servir a un propósito a corto plazo para nuestra vida. En última instancia, hay que aprender a dejar ir ciertas cosas.

……………………………………………………………

=>> Otras NOTAS CINÉFILAS en el blog: “El cubo Rubik en el cine”; “Videodrome: entre McLuhan y lo reprimido”; “Wag the Dog y la manipulación de los medios”; “El asesino real de Memories of a Murder”; “El misterio de Zyzzyx Road: la película menos taquillera del mundo”.

……………………………………………………………

 Podés seguir las nuevas notas y novedades (además de humor y críticas de cine) en mi fan-page: http://www.facebook.com/sivoriluciano. Si te gustó, ¡compartilo o dejá un comentario!

4 comentarios:

  1. Qué hermosa la frase "¿se acuerdan de Memento?", me hace pensar en una paradoja
    The Father es la única que alguien me recomendó. En la obra de teatro laburaba Alterio padre.
    Me interesa Sound of Metal, me gusta eso de meterte en la mente del personaje. Vamos a empezar por ahí

    Abrazos, cráneo, crack

    ResponderEliminar
  2. Hola Lupa!
    Me tengo que poner al día, solamente he visto Soul y me fascino.
    Es muy bueno tu estilo a la hora de reseñar y opinar, me gusta mucho.
    Saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Muchas gracias! Esa es la idea, que funcione como una lista de recomendadas.
      Saludos.

      Eliminar

Quizás te pueda llegar a interesar...