jueves, 20 de mayo de 2021

Great Pretender: los Simuladores, versión animé


Si alguna vez se preguntaron si el concepto de Los Simuladores funcionaría en formato animé, Netflix tiene la respuesta: un rotundo SÍ. Reseña de “Great Pretender”, incluyendo su segunda temporada.



***


Great Pretender: el animé de estafadores

Saltando de ciudad en ciudad, la nueva ficción de Studio Wit, Great Pretender, sigue los pasos de Makoto –autodenominado el “mejor estafador de Japón– junto al astuto francés Laurent Thierry y sus pintorescos asociados en el mundo del fraude internacional de alto riesgo. Pronto, Makoto se da cuenta de que se metió en algo mucho más grande de lo que inicialmente esperaba.

Lo que Netflix ha puesto a disposición hasta ahora es una primera tirada de 14 episodios que conforman tres grandes arcos argumentales. El cuarto y último arco argumental llegó sobre fin de 2020.

El primer tramo de la serie (capítulos 1 a 5) transcurre en la ciudad de Los Ángeles y, junto con el cuarto arco, es la mejor historia. Luego le sigue un caso en Singapur (capítulos 6 a 10) y un tercero en Londres (capítulos 11 a 14). Los últimos nueve episodios forman el arco final, que ocurre en varios lugares del mundo.



Cada narrativa se va construyendo sobre la anterior e incluye un nuevo esquema de estafas que apunta más alto, alcanzando una nueva marca del dinero que se pone en juego.

Si bien cada uno de los cuatro casos es independiente del anterior, conforme avanzan las historias se van desarrollando los personajes, los vamos conociendo un poquito más y fortalecen su dinámica de grupo.

“Los Angeles Connection” (la primera parte) se centra en Makoto Edamame, su infancia y por qué se convirtió en un estafador. Luego “Singapore Sky” se centra en Abigail, en su pasado como estrella de bailarina infantil y ex soldado iraquí a principios de la década de 2000. Finalmente, “Snow of London” se centra en la relación de Cynthia con el pintor Thomas.

Mientras tanto (y al mejor estilo Mario Santos de Los Simuladores) poco llegamos a conocer del misterioso Laurent, más allá de su enorme capacidad para mover los hilos y predecir los movimientos de sus oponentes. Parte de su backstory se revela en el último arco hasta ahora, “Wizard of Far East”.


Homenaje en el animé de estafadores

El título claramente hace alusión al tema de The Platters, que más adelante seria popularizado por Freddie Mercury. La serie está llena de colores vibrantes, sorpresivos giros argumentales y mucha energía que engancha desde el minuto cero.

Todo funciona como un gran homenaje a la ficción de estafadores. Por ejemplo, la secuencia de créditos iniciales se parece a la de Atrápame si puedes, una gran película sobre un estafador (en este caso interpretado por Leonardo DiCaprio).

Otro guiño divertido: durante el arco de Los Angeles Connection, cuando Makoto se ve obligado a cocinar la droga Sakura Magic, el agente del FBI le dice que “actúe como Walter White”. En efecto, este primer relato se asemeja bastante a lo que ocurre en la serie Breaking Bad.

Por cierto, cualquiera que haya visto The Sting (1973) probablemente pueda predecir la mayoría de las revelaciones del primer arco de la historia.




Entre jazz y colores vibrantes

Por su parte, el arco narrativo de “Snow of London”, dado que se centra en el mundo de las bellas artes, hace referencia a muchos pintores de los siglos XIX y XX como Modigliani y Picasso. El argumento es comparable con aquella película de estafas con Geoffrey Rush y Jim Sturgess (The Best Offer, 2013).

La animación es fabulosa, como ya ha demostrado Studio Wit con producciones del pasado (Vinland Saga y Attack on Titan, por mencionar sus dos ficciones más populares). El diseño de los personajes es de corte clásico, aunque el fuerte está puesto en las ciudades y paisajes mostrados, llenos de trazos y paleta de colores de estilo retro lofi que son tan vivos como audaces.

La banda sonora es otro elemento destacable. De algún modo, Great Pretender es como una pieza improvisada de jazz por su ritmo y locura argumental. Por eso es adecuado que el soundtrack esté compuesto, en su mayoría, por una sintonía de jazz que frecuentemente va mixeándose con otros géneros musicales.


Reinvención constante

Great Pretender se siente como el movimiento perfecto para Netflix en cuanto a su catálogo de animé. En lo particular, no recuerdo haber visto producciones de este tipo en la ficción japonesa. Los fans de las historias de ladrones la van a disfrutar tanto como el espectador casual que busca animación adulta en general.

Por sobre todo, lo mejor de este animé de estafadores al mejor estilo “Los Simuladores” es que se va reinventando con cada fin de arco.

Básicamente, cada cinco episodios se modifica radicalmente la trama, manteniendo a los mismos protagonistas, en un giro acertado que aporta dinamismo a la serie. No hay espacio para el aburrimiento porque apenas termina una estafa tenemos el pie para la siguiente.


El mago del Lejano Este (temporada 2)

Gran parte de la temporada 2 de Great Pretender trata de completar a Edamame como protagonista, llenar los vacíos en su historia de fondo, explorar su psicología, particularmente en cómo se relaciona con su padre, e interrogar la idea del destino, de estar condenado a repetir los errores de los demás.

Cuando todo está dicho y hecho, el último arco de la serie ofrece un aspecto visualmente impresionante, mientras celebra a los personajes manipuladores que abusan de Edamura por su propia causa.

Es una exploración de una figura central complicada dentro de un marco que, si tengo que ser honesto, realmente no lo necesitaba. Tal es el placer de la complejidad e inteligencia de la trama que tiene sus baches, sin duda, pero que nunca se torna aburrida.

En cuanto a una continuación, Netflix aún tiene que emitir una declaración oficial sobre este asunto. En todo caso, estos 23 episodios son redonditos y cierran la historia bastante bien. No me molestaría que la cosa quede acá, mientras las mecánicas de Great Pretender funcionan.



Las primeras dos temporadas de Great Pretender están disponibles en Netflix.

……………………………………………………………

=>> Otras NOTAS de ANIMÉ en el blog: “Cómo iniciarse en Evangelion”; “Lo mejor y peor del animé en 2019”; “Animé en 2021: el año de las secuelas”; “Anohana y los recuerdos del pasado”; “Demon Slayer: nuestros demonios son diferentes”.

……………………………………………………………

 Podés seguir las nuevas notas y novedades (además de humor y críticas de cine) en mi fan-page: http://www.facebook.com/sivoriluciano. Si te gustó, ¡compartilo o dejá un comentario!

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Quizás te pueda llegar a interesar...