lunes, 29 de julio de 2019

Reseña “Batman: Broken City” (Batman #620-#625)


No conocemos demasiado sobre el venidero reboot de Batman dirigido por Matt Reeves. Sólo sabemos que el Caballero Oscuro será Robert Pattinson y que la historia va a ser un policial. Particularmente este enfoque detectivesco me entusiasma bastante. En cuanto a una inspiración literaria, el director tranquilamente podría apoyarse en Broken City, gran arco argumental de Brian Azzarello.




***

Las mejores historias detectivescas de Batman

Broken City es una historia de Batman narrada en seis tomos (Batman #620 a Batman #625). Tanto el guión de Brian Azzarello como las ilustraciones del argentino Eduardo Risso dan cuenta de que estamos ante el estilo de un policial negro.

Fue publicada en la corrida mensual de Batman inmediatamente después de la épica Hush de Jeph Loeb, muy buen comic de iniciación que tuvo su reseña en el blog y una decepcionante adaptación como película dentro del Universo Cinematográfico Animado de DC (DCAU) hace apenas unos días.

El tema con esta adaptación de Batman: Hush es que las modificaciones respecto al material original son brutales. Toda la complejidad del villano quedó absolutamente destruida por un cambio de identidad que no tiene ningún tipo de sentido.


Una lamentable película, tan mediocre como genérica, que no está a la altura del comic.

La cuestión es que Broken City todavía no tiene adaptación en ningún otro medio y me encantaría verla en formato live-action.

Rápidamente se convirtió en una de las favoritas de los fans y hoy es considerada una de las mejores historias “detectivescas” de Batman junto a la ya mencionada Hush (y su secuela Heart of Hush, de Paul Dini), la impecable The Long Halloween y los primeros tomos del Batman de The New 52 de Scott Snyder (The Court of Owls).


Batman y las tragedias

La tragedia está en el ADN de Batman. Para bien o para mal, el asesinato es lo que definió al Caballero Oscuro de Gotham City y su intento por prevenir que lo que le sucedió a él no le ocurra a nadie más.

Por eso, cuando se encuentra investigando el crimen de los padres de un joven niño –un caso que es horriblemente similar al de sus propios padres– Batman se lo toma muy personal. Como es de esperarse, las extrañas coincidencias le recuerdan aquellos traumáticos eventos, obligándolo a reexaminar sus propias decisiones de vida.


Para complicar el asunto, cuando él se encuentra demasiado comprometido mental y emocionalmente, termina siendo presa de un nuevo par de asesinos que están en su búsqueda.

Este argumento noir tiene breves apariciones de toda una buena galería de villanos clásicos: el Joker, el Pingüino, Killer Croc y Scarface, por mencionar a algunos. Otro motivo por el cual ésta sería la historia perfecta para ser llevada a la pantalla grande.

Fragmentos de un recuerdo

Todo comienza cuando Batman está persiguiendo a un criminal de poca monta, Ángel Lupo, del que sospecha que ha contratado a Killer Croc para asesinar a su propia hermana. Para localizarlo, nuestro detective se pone en contacto con Margo, amante de Ángel, quien lo lleva hasta su escondite.

Es durante su huida cuando Ángel parece dejar tras de sí a un padre y a una madre asesinados ante los ojos de su hijo, lo que despierta en Batman recuerdos del trauma que él sufrió de niño. Pero en esta historia no todo es lo que parece.


 Tranquilamente podría haber sido una novela escrita por Dashiell Hammet o Raymond Chandler.

El relato tiene todos los ingredientes del policial negro. Gotham se muestra como una ciudad tenebrosa, con tintes decadentes y en la que el crimen parece estar presente en cada esquina y callejón. No faltan los peligrosos asesinos, seductoras fenme-fatales y falsos culpables.

Azzarello actualiza el trauma que le supuso a un joven Bruce Wayne ver a sus propios padres morir. El elemento que introduce es el de la culpa, sugiriendo la idea de que Batman podría no querer hacer lo que hace por venganza o un profundo sentido de la justicia, sino únicamente por la culpa por la muerte de sus padres. Por este motivo, la historia tiene más una aire Elseworld que canon.

Quien realiza un trabajo realmente interesante es el dibujante cordobés Eduardo Risso, uno de los pocos argentinos que se hizo un nombre dentro del mundo de los comics. 



Risso, más conocido por sus colaboraciones con Brian Azzarello que por otra cosa, brinda una impecable ambientación y caracterización noir que va en sintonía con el guión narrativo.

***

Palabras finales

Broken City presenta al Batman que más me gusta: su faceta de detective, donde tiene que romperse la cabeza para descubrir un enredado misterio. Como amante de los policiales, este relato fue justo lo que estaba buscando.

Si les gusta la onda Sin City de Frank Miller, ésta es definitivamente una buena recomendación. Al tratarse de un comic relativamente viejo, puede conseguirse fácilmente en Internet (por ejemplo, por acá).


……………………………………………………………


……………………………………………………………

 Podés seguir las nuevas notas y novedades (además de humor y críticas de cine) en mi fan-page: http://www.facebook.com/sivoriluciano. Si te gustó, ¡compartilo o dejá un comentario!

1 comentario:

  1. Hay puntos en común con Sin City. Y me di cuenta de que era cabón, por la información de la compilación. Porque lo he comprado, es algo que leído y vuelto a leer. Para captar los matices que Eduardo Risso ha puesto en casa escena, haciendo un tragajo magistral junto con el guionista.
    La historia es de lo mejor, con estilo noir. Con personajes conocidos adaptados a ese estilo. Como el Pingüino y Ventrilocuo. Personajes que tienen un rol inesperado y sorpresivo. Y como la misma Margo...
    Tengo contener el entusiasmo, para evitar contar algo. El volver al asesinato, algo que ha influenciado tanto al personaje, está ilustrado con tanta violencia, con un ambiente rerrorífico.

    Una gran historieta.

    En cuanto a esa adaptación de Hush, me pareció una compilación de historiss breves, conectadas en forma no tan lograda.

    Saludos.

    ResponderEliminar

Quizás te pueda llegar a interesar...