jueves, 3 de enero de 2019

Lista TOP-15: Lo más destacado del cine 2018


¡Primer post del 2019! El blog está entrando a su temporada #7. Como ya es clásico, ésta es la tercera parte (y última) de mis “favoritos” del año, siendo las anteriores: 10 libros favoritos del 2018 y 5 grandes animés del 2018.




***

Conspiranoía: mode on

Con el cine vengo notando un patrón. Creo que el 2016 fue, en términos generales, un mal año para el séptimo arte (como dije acá), lleno de películas decepcionantes. En cambio, 2017 fue muy gratificante. Recuerdo que el año pasado me costó muchísimo armar el top por la cantidad de excelentes producciones que salieron (al final me quedé con éstas).

En 2018 se vuelve a repetir lo del 2016. Si bien hubo algunas películas muy destacadas, fueron pocas y desparramadas. La mayoría las califiqué con notas de 4 a 6, lo que expresa cierta mediocridad. Me enojé con demasiada frecuencia y no me encontré con cosas que verdaderamente me explotaran la cabeza, a excepción de un puñado de relatos experimentales que voy a destacar en esta lista.


***

¿Qué pasó en 2018?

Este fue el año de records que se rompieron y la aparición de nuevos competidores. Por ejemplo, Netflix, el gigante del streaming, comenzó a traer a la mesa películas realmente interesantes de directores importantes.

Otro participante clave fue la distribuidora A24, que llegó con más de cinco títulos que representan lo mejor que el año tuvo para ofrecer. Hablé al respecto en esta nota sobre Eighth Grade.

También tuvimos finales de sagas impresionantes, ingeniosas historias independientes y la llegada de grandes tanques. Aunque al final me quedó la sensación de que fue un año bastante irregular.


Durante el 2018 contabilicé 52 películas correspondientes al año. De todas ellas, sólo voy a listar mis 15 favoritas, un par de menciones de honor y todas las que más me hicieron enojar y/o decepcionar.

Como siempre, armar el top fue complicadísimo. Me parece que la lista va a sorprender a varios, ya que –fiel a mi naturaleza– fui bastante a contracorriente con los gustos generales en algunos casos. Por ejemplo, si esperan ver Hereditary o Black Panther entre los primeros puestos, están muy equivocados.

Consideren esta lista como una suerte de “recomendaciones personales” de mi parte para el mundo.

***

¿Qué me falta ver?

Siempre me pasa lo mismo. Hay un puñado de películas correspondientes a 2018 que llegan muy tarde a Argentina, entre febrero y marzo. Pasa especialmente con las que resuenan más en la temporada de premios.

Al mismo tiempo, hay películas que todavía no pude ver y que seguramente habrían entrado en este top. El año pasado lo que hice fue hacer un Grandes películas del 2017 (parte 2). Seguramente esta vuelta haga lo mismo.

De lo que me está faltando se encuentran: The favourite (Yorgos Lanthimos), Roma (Alfonso Cuarón), Suspiria (Luca Guadagnino), First Reformed (Paul Schrader), If Beale Street Could Talk (Barry Jenkins), Mid90s (Jonah Hill), A Star is Born (Bradley Cooper), Aquaman (James Wan), Los Increíbles 2 (Pixar), BlacKkKlansman (Spike Lee) y Spider-Man: Into the Spider-Verse (Phil Lord y Chris Miller).

***

LAS GRANDES DECEPCIONES DEL 2018

Todos los años hay películas malísimas, tanto en el cine de gran escala y presupuesto como en las producciones independientes.

Nadie pone en duda que A Wrinkle in Time, Slender Man y Gotti son películas fallidas desde todo punto de vista y representan una vergüenza para el séptimo arte del 2018.

Por eso yo prefiero hablar de “grandes decepciones”. Películas que quería que me gustaran mucho y que terminé odiando, o fueron de mediocres para abajo. Historias que esperé con ansias y no cumplieron mis expectativas. Tramas desperdiciadas u olvidables.

En fin, estas son las que odié con todo mi corazón:

“Annihilation” (ver review) EN NETFLIX

Género: sci-fi, drama – Origen: Estados Unidos – Director: Alex Garland


Era una de mis películas más esperadas para este 2018, principalmente porque la última de Alex Garland (Ex Machina) está entre mis historias de ciencia ficción favoritas. La película me pareció lo suficientemente buena pero no terminó de volarme la cabeza.
Es una bolsa mixta donde hay elementos que funcionan bien y otros que no tanto.

A su vez, creo que intenta ser mucho más inteligente de lo que en realidad es, cayendo en el problema de sentirse pretenciosa. Si te la ponés a pensar demasiado, tenés que terminar tirando la lógica por la ventana.

Brinda algunas interesantes escenas de suspenso y compone un viaje lo suficientemente atractivo desde lo narrativo y lo visual. Desgraciadamente, sus puntos discutibles en el guión la entorpecen.

“Pacific Rim: Uprising” (ver review)

Género: acción, mecha, sci-fi – Origen: Estados Unidos – Director: Steven S. DeKnight


Pacific Rim 2 no presenta demasiadas sorpresas, está construida sobre un guión poco novedoso y no aporta nada nuevo a la saga. Sin el estilo elegante de la original, lo que queda es una trama que –si bien entretiene– es banal y desapasionada. Ni hablar del villano de turno, que parece un calco de los peores malos de Marvel (haciéndose el gracioso sin causar risa) y con un desarrollo que deja bastante que desear.

La película toma el concepto del mecha japonés y lo distorsiona bajo la mirada explosiva y genérica de los norteamericanos. No es casual que haya sido un fiasco comercial en la mayoría de los países.

“Escape Plan 2: Hades” (ver review)

Género: acción, thriller – Origen: Estados Unidos, China – Director: Steven C. Miller


Escape Plan 2: Hades es cine clase B del malo. No tiene ningún tipo de coherencia argumental (la edición es particularmente mala) y esta secuela se limita a copiar el argumento de la primera sin inyectar frescura o vitalidad. Es un intento bastante fallido de crear una nueva franquicia.

Ni siquiera califica como placer culposo. No funciona como secuela, las actuaciones son muy pobres, los efectos especiales lamentables y la historia está desconectada, es absurda y aburre bastante. ¡Y los diálogos, por favor! No sólo son súper expositivos, sino que además son muy básicos.

“The Nun” (ver review)

Género: terror – Origen: Estados Unidos – Director: Corin Hardy


Es evidente que el personaje de Valak funcionaba mejor como villano secundario en El Conjuro 2 que como protagonista de su propia historia. Si bien la localización es impresionante (se filmó en el castillo Corvin, en Rumania) y el elenco principal es decente, La Monja cae en todos los posibles lugares comunes y carece de imaginación.

Su guión es pésimo, sin consistencia lógica y poco interesante. A la película le falta el “toque de James Wan”. Es apenas una seguidilla torpe de scare jumps sin sustento, sin verdadera tensión.

“Unsane” (ver review)

Género: thriller psicológico – Origen: Estados Unidos – Director: Steven Soderbergh


Clarie Foy es tremenda actriz –y definitivamente lo mejor de la película– pero estamos ante un intento de thriller que recicla demasiados temas conocidos y no presenta algo original. Haber filmado todo con un iPhone 7 no le agrega absolutamente nada a la experiencia. La historia es, siendo benévolo, terriblemente genérica.

A menos que seas un infalible fan de Steven Soderbergh, no hay motivo alguno para ver Unsane. Su gimmick no aporta, el guión es ridículo y forzado. El intento de comentario social falla miserablemente. Como thriller funciona únicamente durante los primeros 20-30 minutos.

“The Crimes of Grindelwald” (ver review)

Género: fantasía, aventura – Origen: Inglaterra – Director: David Yates


Prácticamente ningún personaje tiene un desarrollo concreto, hay demasiadas casualidades convenientes (parece que todos los caminos llevan a París) y no existe un conflicto claro. Algunas cosas son asumidas para el espectador que se conoce de memoria el potterverso y otras son arrojadas de forma expositiva en tediosas escenas.

Habría estado interesante apoyarse menos en la apología al nazismo, que es demasiado. Johnny Depp hasta dice frases hitlerianas y se asemeja físicamente. De todas maneras, celebro que Los crímenes de Grindelwald se haya animado a ser un poco más tenebrosa y gótica. Esta película es un poco así: te da una de cal y una de arena.

Pese a su falta de estructura narrativa coherente, posee algunos encantos y potencial para mejorar en el futuro. Mientras que visualmente presenta lindos momentos y Albus Dumbledore la levanta, la trama es inexistente, deshace lo creado por la entrega anterior y no desarrolla bien a casi ninguno sus personajes.

“Venom” (ver review)

Género: thriller acción, sci-fi – Origen: Estados Unidos – Director: Ruben Fleischer


Venom no es el tren descarrillado que anunciaron los medios pero está lejos de ser una obra maestra. De todas maneras, tengo que admitir que la película hace cosas bastante imperdonables.

La primera y más importante es que parece una película extraída directamente de los años ´90, cuando sabemos que hoy el cine de superhéroes necesita ser algo diferente para destacarse. Los efectos especiales son mediocres, la acción es genérica y la historia de origen la vimos mil veces: desde el superhéroe perdedor con corazón de oro hasta el típico científico loco.

El gran problema con Venom es que tenía potencial para ser otra cosa. En sus mejores momentos –que son con Tom Hardy interactuando con su contraparte oscura– se alcanza a vislumbrar algo de creatividad a la hora de armar este relato.

“The Predator” (ver review)

Género: acción, aventura, sci-fi – Origen: Estados Unidos – Director: Shane Black


Al pibe que la gastó en producciones como Before I Wake (2016) y Room (2015) –y que para mí es una de las grandes promesas jóvenes del cine– acá le dieron un trillado rol de niño autista que sólo tiene Asperger cuando el guión convenientemente lo requiere.

Algunas secuencias de acción están interesantes (como el inicio, donde se denota el tono que se le quería dar realmente a El depredador) pero en el medio tenés situaciones estúpidas con humor que no divierte y tramas incoherentes. Tiene lo peor de los dos mundos: yo no sentí tensión en ningún momento (no hay una escena decente de suspenso) ni tampoco me reí a carcajadas.

El estudio FOX convirtió a The Predator en una parodia de sí misma, y sí eso te va entonces vas a pasar un buen rato con esta producción.

***

MENCIONES DE HONOR

Las menciones de honor son la evidencia de que el TOP-15 me está quedando chico. ¡Terminé metiendo once películas! Son todas muy recomendables aunque no llegaron a formar parte de mis seleccionadas del año.

“Hereditary” (ver review)

Género: terror, drama – Origen: Estados Unidos – Director: Ari Aster


Lo que tiene de atractivo es una cinematografía espectacular y una historia que rompe con ciertos paradigmas del género de terror. Por ejemplo, la película no utiliza los molestos scarejumps y aprovecha algunos clichés clásicos para mostrarlos de manera poco convencional.

Un punto que le juega en contra es la pésima actuación de Alex Wolff. Su personaje es demasiado importante pero su interpretación no está a la altura. Por lo menos el pibe necesita tomar algunas clases sobre cómo llorar apropiadamente.

Tampoco terminé de convencerme con la duración del argumento. La película se toma dos horas enteras para contar su historia. Fácilmente podría haberse acortado sin perder esencia. El director Ari Aster quiso darnos a conocer bien a los personajes de su ópera prima. El resultado es que durante los primeros 40 minutos pasa poco y nada y el ritmo se siente aletargado. Lo contrario sucede en los últimos veinte minutos, donde todo se descontrola.

“Tully” (ver review)

Género: drama, fantasía – Origen: Estados Unidos – Director: Jason Reitman


La película rompe con el idealismo de la maternidad que te venden las publicidades y las ficciones en general. En este sentido es clave el rol de Charlize Theron, una actriz enorme que es capaz de pasar, con toda la naturalidad del mundo, de ser una asesina despiadada en Atomic Blonde a ganar 25 kilos y convertirse en una madre sobrecargada.

Tully es una mirada muy sensible y penetrante sobre la experiencia agotadora que supone criar hijos. Conmueve, motiva y enternece. La multifacética Charlize Theron es tan real que llega a doler, un personaje sólido hecho de contradicciones y frustraciones. Mackenzie Davis es divina como una Mary Poppins moderna.

La dinámica de Charlize Theron con su nueva niñera hippie y alocada es el punto fuerte. Vengo siguiendo a Mackenzie Davis desde hace unos años y me parece fascinante. La actriz canadiense viene teniendo algunos roles chiquitos en películas como Freaks of Nature, Blade Runner 2049 y Black Mirror, pero donde realmente destacó fue en Always Shine, película del 2016 que recomiendo mucho.

“Black Panther” (ver review)

Género: drama, acción, superhéroes – Origen: Estados Unidos – Director: Ryan Coogler


Black Panther –la número 18 dentro del Universo Marvel– es, quizás, la película menos Marvel hasta ahora. Si bien puede considerarse una de superhéroes (tiene sus piruetas, patadas y efectos especiales), la acción está puesta en segundo plano para dar lugar a un drama shakesperiano (hay algo muy Hamlet definitivamente).

Michael B. Jordan la rompe y se roba cada escena en la que está. Killmonger es un ser trágico y complejo que funciona casi como antihéroe. Pone al protagonista en un conflicto tanto físico como intelectual. Ambas visiones –la de T´Challa y la de Killmonger– son ideales extremistas y el desenlace hace un buen trabajo para equilibrar estas dos maneras de ver al mundo. Aplausos para Shuri, una princesa totalmente alejada del modelo Disney.

“You Were Never Really Here” (ver review)

Género: acción, thriller – Origen: Reino Unido – Director: Lynne Ramsay


Joaquín Phoenix es un actor al que banco muchísimo (y que está bastante subvalorado). No es un tipo tan activo en el cine, pero sus papeles son siempre memorables. Incluso cuando forma parte de películas olvidables (Inherent Vice de Paul Thomas Anderson es un bodrio absoluto), él siempre sale bien parado. Ésta no es una excepción. Acá brinda una de la mejores interpretaciones de su carrera como un ex soldado traumatizado y lleno de cicatrices psicológicas.

You Were Never Really Here es muy artística, aunque puede llegar a alejar a muchos debido a su ritmo monótono, crudeza visual y narrativa simple. A mí me pasó algo de ese estilo. Me gustó la película (en gran parte gracias al papel de Phoenix) pero me parece que daba para mucho más.

Sin duda se trata de otra de las herederas de Taxi Driver, película con la que comparte muchas similitudes. Sería injusto compararla con la emblemática obra de Martin Scorsese, pero es inevitable. En todo caso, éste es un producto menor.

“Mandy” (ver review)

Género: acción, terror, WTF movie – Origen: Estados Unidos – Director: Panos Cosmatos


La película qué-carajo del año. Acción surrealista, psicodelia ochentosa y todo tipo de crazy shit es lo que los espera si se animan a ver Mandy, una película que puede ser considerada artística a pesar de tener un duelo de motosierras y comerciales de goblins y pasta. O, quizás, debido a ello.

Mandy muestra a Nic Cage haciendo lo siguiente: tomando alcohol directamente de la botella, teniendo un duelo de motosierras eléctricas con un motoquero del infierno, aspirando cocaína de un pedazo de vidrio roto y prendiendo un cigarrillo con el fuego de una cabeza cortada. Eso y mucho (mucho) más.

No voy a negar que se trata de una obra llamativa por sus acercamientos técnicos (el uso de colores intensos, la banda sonora, la cinematografía) y las posibilidades de analizar todo tipo de símbolos. Pero se trata de un tipo de relato muy particular con el que no todos van a poder conectar. Para empezar, te tienen que gustar el gore y los thrillers de venganzas, un sub-género de acción con el que yo no comulgo.

“Sorry to Bother You” (ver review)

Género: fantasía, comedia, sci-fi – Origen: Estados Unidos – Director: Boots Riley


Los críticos tienen razón en que hay mucho para amar en Sorry to bother you, pero fueron demasiado amables. Para mí esta historia derrapa POR COMPLETO en el tercer acto.

En líneas generales, el argumento explota con suficiente originalidad y sagacidad un comentario surrealista sobre las corporaciones, los medios, la injusticia laboral y la raza negra. Ahora: donde Get out fue un logro de la sutileza, un thriller inteligente que va dejando migajas y pistas hasta un final tremendo, esta película se abre en una multitud de ideas y conceptos que no llega a desarrollar del todo.

Me encantan las películas raras y surrealistas. Pero una película no se convierte automáticamente en buena sólo por ser extraña. Sorry to Bother You es muy rica en ideas que, al final del día, no logra ejecutar con elegancia y eficacia.

“A quiet place” (ver review)

Género: thriller, suspenso – Origen: Estados Unidos – Director: John Krasinski


El film es muy cortito (apenas hora y veinte) y va al grano. Debido a que las criaturas pueden escuchar cualquier ruido, por minúsculo que sea, gran parte de la historia ocurre en silencio, con abundantes mímicas y expresiones faciales. Esto le suma un extraño atractivo a una película que, sin ello, quizás habría sido una más del montón.

No la considero tan espectacular como la crítica en general la calificó, pero Un lugar silencioso sí es una de las recomendadas de este año para los amantes de los thrillers bien construidos. Directa, experimental, efectiva y agitadora.

“Anon” (ver review) ¡EN NETFLIX!

Género: sci-fi, thriller policial – Origen: Reino Unido – Director: Andrew Niccol


Una propuesta de Netflix que me agradó por su premisa. En Anon, las personas tienen implantes que permiten grabar todo lo que uno ve, al igual que sus recuerdos. El objetivo es prevenir los crímenes, ya que la policía puede acceder a las memorias de todos (incluso de los asesinos) para descubrir al culpable. Ya no existen la privacidad y el anonimato.

Lamentablemente, no es una producción que explote todo su potencial y, últimamente, se siente un poco vacía. Como thriller distópico comete el error de tener un concepto atractivo sin una historia realmente novedosa o emocionante que puede contarse con él. Las situaciones que se muestran se han visto innumerable cantidad de veces.

“Tag!” (ver review)

Género: comedia, acción – Origen: Estados Unidos – Director: Jeff Tomsic


Probablemente una de las comedias más ingeniosas del año, si bien tiene una idea muy simple. “La mancha” fue muy popular durante mi infancia, y por eso me sentí súper identificado con los temas de la película. Jugábamos en el barrio y en la escuela. Me encantaba.

No dejamos de jugar porque envejecemos, envejecemos porque dejamos de jugar”. Esa frase, que funciona como leit-motiv en Tag!, es también uno de los ideales con los que rijo mi vida. (Quienes me conocen saben lo infantil que soy, con treinta y un años encima). Mejor todavía es el hecho de poder lograr una linda historia sobre la amistad, con divertidas secuencias de acción, con esta premisa tan básica.

Aunque efímera, Tag! logra convertir una idea inverosímil en una película muy honesta, disfrutable e impredecible. Lo mejor es saber que se trata de una historia real (atención: ver los créditos finales). Imposible aburrirse un segundo y eso es lo que esperaba.

“You Might be the Killer” (ver review)

Género: comedia, terror – Origen: Estados Unidos – Director: Brett Simmons


La pasé muy bien con You Might Be The Killer y considero que fue una de las propuestas más interesantes del 2018. Funciona como una parodia del terror slasher de una forma muy parecida a esa gran película de Joss Whedon, Cabin in the Woods. También me recordó a otra del palo, The Final Girls (si no la vieron, se las recomiendo).

El giro acá es que toda la película ocurre bajo la mirada del asesino enmascarado, quien es además el protagonista. La génesis de la historia es igualmente curiosa. Se adaptó directamente de un thread de Twitter que se hizo viral en julio de 2017. Los autores (Chuck Wendig y Sam Sykes) fueron desenredando toda la narración a partir de diferentes publicaciones. Así que ya se darán una idea del nivel de metatextualidad que tiene la película.

No sé si la película es especialmente BUENA, pero sí es súper entretenida. Va y viene en el tiempo, tiene varios gags muy graciosos, algunas buenas muertes y títulos en rojo que van contabilizando cada fatalidad. Todos los intercambios entre Fran Kanz y Alyson Hannigan son impagables.

“Deadpool 2” (ver review)

Género: acción, comedia, superhéroes – Origen: Estados Unidos – Director: David Leitch


Aunque en Deadpool 2 se pierde el elemento sorpresa que hizo de la primera algo tan memorable y disruptivo, se trata de una continuación muy digna. Le pega a todos con gags muy divertidos (algunos sorprendentemente complejos), mucho humor negro (la primera tarea de la X-Force es sublime) y un sinfín de referencias políticamente incorrectas.

El eterno desafío de cualquier secuela es lograr estar a la altura de la original (y no repetirse). Teniendo esto en cuenta, creo que sale bien parada. Hay algunas secuencias de acción realmente imponentes (como era de esperarse bajo la dirección de David Leitch –director de John Wick y Atomic Blonde), un villano sólido (fue el gran año de Josh Brolin, quien destaca como Cable) y un humor un poquito más afilado.

***

LISTA TOP-15: MIS FAVORITAS DEL CINE 2018

PUESTO #15. “I Kill Giants” (ver review) ¡EN NETFLIX!

Género: drama, fantasía – Origen: Estados Unidos – Director: Anders Walter


Un drama coming-of-age muy agradable, imaginativo y tierno. Los efectos de animación son decentes, la mitología detrás de los gigantes resulta atrapante y la película logra hacer rodar lágrimas con un final poderoso.

I Kill Giants es todo Madison Wolfe, una joven actriz que brinda una interpretación tan mágica como sensible. La película trabaja con mucha soltura los indescriptibles miedos de los niños, la ira, la falta de palabras para expresarse y el dolor. Una película cautivadora de fantasía como escapismo.

PUESTO #14. “Ready Player One” (ver review)

Género: aventura, acción – Origen: Estados Unidos – Director: Steven Spielberg


Si la peli hubiera salido sobre fin de año, probablemente estaría en un puesto más alto. Pero con el pasar de los meses se me fue desinflando bastante. A mí me gustó mucho, pero no niego que tiene sus problemas. Me considero parte de la cultura geek a la que apunta y disfruté mucho de la novela original de Ernest Cline cuando la leí hace ya varios años.

Cada detalle de la historia original que me encantaba no llegó a la película, dejándola un tanto vacía en cuanto a caracterización de personajes y relaciones entre ellos. Por ejemplo, las primeras 100 hojas del libro (que son, básicamente, construcción del mundo y desarrollo del personaje principal) están directamente omitidas. Pero en dos horas de duración no había muchas maneras efectivas de lograrlo. Al menos, el corazón de la narrativa está intacto y el mensaje general que pretende dar también.

Así y todo, cualquier espectador avispado se da cuenta de que hay cosas que no cierran. Mientras que los primeros dos actos creo que están muy logrados, en el tercero comienzan a aparecer demasiadas casualidades convenientes que hacen ruido. Los villanos son demasiado acartonados (si bien Nolan Sorrento tiene más desarrollo que en la novela, de hecho) y los héroes sufren de falta de un arco narrativo.

El final, por su parte, se estira un poco mucho y termina teniendo dos grandes problemas. Primero, es demasiado clásico. Pero, por sobre todo, el tono se vuelve muy infantil.

PUESTO #13. “Mission Impossible: Fallout” (ver review)

Género: thriller, acción, espionaje – Origen: Estados Unidos – Director: Christopher McQuarrie


Christopher McQuarrie es el primer director en volver a una franquicia que, desde la primera de 1996, ha sabido mejorarse una y otra vez. A excepción quizás de Misión Imposible 2, que es bastante floja, todas las aventuras de Ethan Hunt son memorables. En mi lista rankeada creo que van: MI1 (obvio) > MI6 > MI5 > MI3 > MI4 >>> MI2.

Esta es la sexta entrega de la saga, y uno a esta altura ya sabe con qué se va a encontrar. Máscaras para esconder las identidades, gadgets y la clásica musiquita de “Misión Imposible”, grandes escenas con efectos prácticos (un tipo de cine “a la vieja escuela” que ya no se hace), Tom Cruise arriesgando su vida y mucha adrenalina.

Hay películas que ya en su tercera entrega empiezan a mostrar el cansancio y el desgaste. En este sentido, es destacable cómo esta saga sigue reinventándose y trayendo nuevas ideas a la mesa. Mission: Impossible - Fallout es una notable adquisición para la franquicia. De lo mejor que el cine hollywoodense de acción presentó en 2018.

PUESTO #12. “Batman Ninja” (ver review) ¡EN NETFLIX!

Género: animé, acción, superhéroes – Origen: Japón – Director: Junpei Mizusaki


La elección de hacer un film de Batman desarrollado por artistas japoneses logró juntar a dos universos de fans que no son mutuamente excluyentes: los fans de Batman y los fans del animé. La animación es decididamente el punto fuerte de esta producción.

Pasé 90 minutos sin entender qué carajo estaba pasando. Y, sin embargo, disfruté cada segundo de la película. El sentimiento es constantemente el de “no sé qué carajo estoy viendo, pero no puedo parar”.

Si buscan ver Batman Ninja por su narrativa, seguramente se van a decepcionar bastante. La historia nunca intenta presentar una trama coherente, introduce subtramas ridículas (que no funcionan del todo) y nunca ofrece una explicación para nada de lo que vemos suceder en la pantalla.

Es 100% estilo muy por sobre sustancia. El equipo técnico únicamente estuvo interesado en colocar a Batman en un ambiente de samuráis con cualquier excusa que se les ocurriera. El resultado es éste… y es fantástico. Una carta de amor de Japón hacia Batman y todo lo que representa.

PUESTO #11. “Animal” (ver review)

Género: thriller, comedia negra – Origen: Argentina – Director: Armando Bo


Una película fascinante del joven director Armando Bo, quien se venía destacando en Hollywood por sus guiones (co-escribió Birdman en el 2014) y acá, en Argentina, por producciones súper interesantes como El último Elvis (2012).

Su mayor virtud está en el guión sólido, que todo el tiempo te interpela con muchos cuestionamientos morales. Cuando la terminé de ver la reflexionamos largo y tendido con mi mujer y –unos días después– también la debatimos con mi hermano Gastón.

Acá no hay personajes buenos o malos, sino personas metidas en situaciones imposibles y que toman decisiones bajo mucho estrés, mostrando el lado oscuro que tenemos muchos de nosotros. En este sentido, la película es (esencialmente) un thriller pero también funciona como crítica de la sociedad argentina, parodia y comedia negra.

PUESTO #10. “Isle of Dogs” (ver review)

Género: comedia dramática, stop-motion – Origen: Estados Unidos, Japón – Director: Wes Anderson


Wes Anderson no sólo ubica su relato en un Japón ficcional, sino que además homenajea la forma de hacer cine del país oriental (Kurosawa, por sobre todo), sus costumbres y su idiosincrasia en general. Todo con muchísimo respeto.

Un aspecto llamativo de esta producción es que, si bien mantiene el ya clásico estilo “wes andersoniano”, se trata de una película mucho más comprometida que las anteriores. El elemento de comedia ingenua está presente, sin duda, pero habla de cuestiones mucho más serias y sociales. Algo que es nuevo en el director inglés.

Inventiva y original, con una puesta en escena magnífica, buenos personajes y un lindo mensaje. Bastante más dramática (y, por lo tanto, con muchos menos momentos divertidos de lo esperado) que en sus producciones anteriores, Isle of Dogs marca una separación de Wes Anderson en su forma de hacer cine.

PUESTO #9. “Teen Titans Go: To the Movies!” (ver review)

Género: comedia, superhéroes, acción – Origen: Estados Unidos – Director: Aaron Horvath


El chiste principal es reírse de sí mismos y de todo el universo de superhéroes. La película le pega por igual a Marvel y a DC, y hasta se da el lujo de tener el mejor cameo de Stan Lee en un momento impagable. Teen Titans Go to the Movies es súper ingeniosa y tiene un argumento que te lleva por algunos lugares sorprendentes.

Afortunadamente, no sólo se apoya en mucho humor, sino que también se toma su tiempo para brindar momentos emotivos que son tratados con seriedad. Robin tiene una suerte de arco de personaje interesante. Lo suficientemente simple para ser captado por los más chicos. Lo suficientemente logrado para no aburrir a los más grandes.

PUESTO #8. “Bohemian Rhapsody” (ver review)

Género: drama, biopic, musical – Origen: Reino Unido – Director: Bryan Singer


Lo que te pasa con Bohemian Rhapsody es que te dejás llevar desde la primera escena. No da respiro hasta un clímax tremendo en lo que fue el último gran concierto de Queen. Por otra parte, la producción es tan perfecta que ni se pone en duda: vestuarios, ambientación, escenografía. Todo es una maravilla. Será un “biopic al estilo Hollywood”, pero también son dos horas que se disfrutan a full y que parecen quince minutos.

Me emocioné y pasé la última media hora de la película con los ojos vidriosos. Freddie Mercury no sólo fue un cantante de puta madre, sino además un personaje arriba del escenario. Rami Malek logró una interpretación que va a quedar para la historia y rápidamente logra hacerte olvidar de sus papeles anteriores, como en la serie “Mr. Robot”. Acá él se convierte literalmente en Mercury.

PUESTO #7. “Under the Silver Lake” (ver review)

Género: thriller neo-noir – Origen: Estados Unidos – Director: David Robert Mitchell


Un largometraje ultra bizarro que recuerda (y homenajea) a algunos clásicos de Hollywood como Rear Window (de Alfred Hitchcock) y más especialmente al cine surrealista. Las referencias más obvias son David Lynch (Mulholland Drive y Velvet Blue) y Stanley Kubrick (2001: Odisea en el espacio, Eyes Wide Shut).

No es una película fácil de digerir y probablemente no va a ser apreciada por el público general. A mí me gustó muchísimo si bien algunas cuestiones argumentales no me terminaron de cerrar. De hecho, muchos elementos de la trama nunca se resuelven ni se explican, lo que incrementa el nivel de paranoia y extrañeza.

Por lejos, lo más atractivo es su estilo único. La cinematografía de Mike Gioulakis –clásico colaborador de David Robert Mitchell– no sólo es muy original sino que además aprovecha recursos del cine negro para mejorar la atmósfera de la película. Desde un aspecto técnico hay momentos fascinantes, movimientos de cámara llamativos y una hermosa fotografía. El soundtrack es igualmente destacable.

PUESTO #6. “El Ángel” (ver review)

Género: thriller, drama, comedia negra – Origen: Argentina – Director: Luis Ortega


Si bien se omite mucho de este personaje nefasto de la historia argentina, como obra de ficción El Ángel es una película muy destacable. Una experiencia visual y argumentalmente emocionante. Lo de Lorenzo Ferro es monstruoso, la puesta en escena es de lo mejor que vi en cine nacional. Ésta es una fábula policial con muchos matices que se disfruta de principio a fin.

Curiosamente, es también una película muy divertida, con algunos momentos desopilantes de humor negro que recuerdan a las mejores películas de Tarantino. La narrativa está desprovista de toda moral, permitiendo que cada espectador arme sus propias conclusiones sobre los motivos de su protagonista.

PUESTO #5. “Eighth Grade” (ver review)

Género: drama, coming-of-age – Origen: Estados Unidos – Director: Bo Burnham


Elsie Fisher está increíble trasmitiendo sentimientos y se muestra dolorosamente real. La relación con su padre (gran actuación de Josh Hamilton) es tan compleja como hermosa. Desde el aspecto técnico, el director maneja el relato con mucha elegancia, incluso logrando momentos muy tensos y crudos que logran perturbar al espectador sin llegar a resultar manipuladores.

Eighth Grade tiene el potencial de convertirse en una de esas películas que tranquilamente sirven para enseñar a los más chicos en la escuela, aunque también es agradable para los adultos, quienes seguramente encontrarán puntos de conexión. Especialmente si, como yo, se sintieron juzgados, raros o anormales (o que “nunca eran suficiente”) durante la adolescencia, esta película es de visión obligatoria.

PUESTO #4. “Upgrade” (ver review)

Género: thriller, acción, sci-fi – Origen: Australia – Director: Leigh Whannell


La película funciona gracias a la tremenda actuación de Logan Marshall-Green, quien ya me había deslumbrado en la excelente The Invitation. Su interpretación acá es fantástica, especialmente a nivel físico. Sus movimientos robóticos y la habilidad para desconectar sus expresiones faciales de las acciones físicas es impresionante, ilustrando muy bien lo que significaría ser controlado por una máquina.

Si bien tiene una narrativa simple, la creatividad de la acción y los interesantes efectos especiales le dan una fuerza adicional. No sólo eso, sino que además es una deconstrucción de las clásicas películas de venganzas. El protagonista (Grey) no se convierte en asesino frío y calculador de la noche a la mañana. Es un tipo común y corriente en una situación imposible. Las cosas no le salen bien siempre y cada vida que se toma lo va perturbando más. La mejor película de acción del año.

PUESTO #3. “Avengers: Infinity War” (ver review)

Género: acción, superhéroes, sci-fi – Origen: Estados Unidos – Director: hermanos Russo


Avengers: Infinity War cosecha lo sembrado a lo largo de diez años, transformándolo en una elegante fiesta de acción superhéroica. Sorprende el jugado final, deslumbra Thanos y brillan varios intercambios entre nuestros personajes de Marvel favoritos. Ciertamente, esta es una de las películas hollywoodenses más ambiciosas de la historia del cine, desde la logística, lo técnico y lo épico de la trama.

Desde la primera escena la película te indica el tono más serio y oscuro que va a tener la historia. Nadie está a salvo esta vez. El conflicto se dispara en el minuto cero (ese inicio es maravilloso) y no da respiro en ningún momento. Las dos horas y medias se me pasaron volando.

Los hermanos Russo lograron una interesante homogeneidad entre todas las partes, siendo que debían hacer honor al gran villano de la saga, funcionar como secuela de unas siete u ocho películas anteriores y poder fusionar los diferentes tonos, ambientes y personajes que tiene cada una.

PUESTO #2. “The Endless” (ver review)

Género: thriller, sci-fi – Origen: Estados Unidos – Director: Justin Benson, Aaron Moorhead


Una película muy lovecraftiana, donde el terror pasa más por la inquietante situación y las extravagancias del campamento que por los sustos tradicionales del género. Me recordó a El color que cayó del cielo, un fantástico cuento de H.P. Lovecraft que tiene sus similitudes con este relato.

Ciencia ficción independiente, con una premisa original y hecha con dos mangos. Acá el bajo presupuesto se nota bastante, pero los directores y protagonistas Justin Benson y Aaron Moorhead hicieron un gran trabajo para crear una atmósfera perturbadora y convincente.

Lejos de ser el típico thriller con toques de terror y ciencia ficción, The Endless es una experiencia cerebral con personajes bien desarrollados y una trama intrigante que sorprende a cada minuto. Hay suficientes cosas extrañas sucediendo a lo largo de su duración para mantener al espectador interesado.

PUESTO #1. “Searching” (ver review)

Género: thriller, suspenso, drama – Origen: Estados Unidos – Director: Aneesh Chaganty


Un thriller tremendo que se desarrolla desde el punto de vista de computadoras, pantallas electrónicas y cámaras de seguridad. Éste es definitivamente un “gimmick”, un artilugio para contar una historia. Sin embargo, nunca vi esta técnica aplicada de forma tan correcta, creativa e innovadora. Da la sensación de que la gente detrás de Searching realmente SABE cómo funcionan las computadoras y las redes sociales.

El guión es muy meticuloso y presta atención a detalles que brindan la posibilidad de volver a verla sabiendo qué es lo que realmente está pasando. Es verdaderamente impresionante la cantidad de pistas, referencias y “pistolas de Chejov” presentes en la narrativa. Tanto que me molesté conmigo mismo por no haber descubierto el excelente final antes de tiempo.

Es de esas películas tan bien construidas que, cuando termina, te empieza a caer la ficha de la cantidad de cosas que fueron mostrándote en el fondo sin decirlas en voz alta. Cuestiones chiquitas como resultados de búsqueda en la pantalla, noticias, pequeñas reacciones de los personajes secundarios y hasta los pokemones mencionados terminan siendo fundamentales a la trama.

Pocas veces me pasa que una película logre ponerme tan tenso y, simultáneamente, hacerme llorar como un pelotudo. El misterio y el drama están muy bien balanceados. Searching es mi favorita del año porque logró sorprenderme con un relato de suspenso que además es muy emotivo y hermoso.

***

¡Por un año más de cine!


……………………………………………………


……………………………………………………

 Podés seguir las nuevas notas y novedades (además de humor y críticas de cine) en mi fan-page: http://www.facebook.com/sivoriluciano. Si te gustó, ¡compartilo o dejá un comentario!

3 comentarios:

  1. Cuando digo que sos crack, un cráneo, groso, lo digo por estas cosas.
    O decís que laburás y realmente no, o no dormís, o realmente podés manejar el tiempo.

    Vi apenas el 10% de todo lo que mencionás acá.
    Coincido que Netflix empezó a tener mejores films, tengo que ver Roma yo también. Pinta bien.

    Los dos primeros puestos ni de nombre los tenía, me los anoto.

    Tremenda entrada
    Abrazo genio!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡También tengo que ver Roma! Me fui unos días a la playa y colgué bastantes pelis. Igual este año no vi mucho cine "extranjero", como se habrá notado. Estuve flojo. Lo de crack me queda re chico.
      Anote, anote. Hay buenas pelis en esta listita.

      Eliminar
  2. La de los perros.. Upgrade y la de Joaquín .. el resto: "para el olvido"

    ResponderEliminar

Quizás te pueda llegar a interesar...