domingo, 14 de abril de 2013

Sincronismo, el arte de las coincidencias.


Roy Sullivanel hombre pararrayos” fue golpeado por rayos en siete distintas oportunidades y sobrevivió a cada una de ellas. Falleció a causa de una herida de bala en un intento de suicidio luego de sufrir un desengaño amoroso.

Edgar Allan Poe escribió “El misterio de Marie Roget”, uno de sus tres cuentos policiales más famosos con Dupin como protagonista. Una crónica policial que contenía datos precisos de un asesinato extrañamente similar al de Mary Rogers (asesinada y violada en julio de 1841). Muchos especularon que Poe era el verdadero asesino, pero él alego que se trataba de una “desafortunada coincidencia”.

Otra desafortunado coincidencia le ocurrió al autor con su libro “La narración de Arthur Gordon Pym”, donde 3 sobrevivientes de un naufragio deciden matar y comer a un niño de nombre Richard Parker. Algunos años más tarde la historia se repitió de forma exacta… con tres sobrevivientes canibalizando a un pobre chico del mismo nombre.

 

¿Coincidencia o… algo más? Para algunos (incluyéndome). Se trata de “sincronismo”, y aprovecho esta introducción para hablarles del tema al tiempo que brindo homenaje a un nuevo año del hundimiento del Titanic (que sucedió un 14 de abril de 1912, hace 101 años).



El sincronismo es la experiencia de 2 o más eventos aparentemente sin relación, o improbables de que ocurran en simultáneo, que –sin embargo– ocurren con algún sentido más allá de la coincidencia. El tema entra en el ámbito de lo filosófico pero es fascinante.

Todos conocemos la historia del gran barco que “ni Dios habría podido hundir”. Hace poco hice mi propio homenaje del evento con un pequeño relato de suspenso (“Almas que se pierden”). 

El gran Jacques Futrelle (autor de uno de mis cuentos preferidos) se hundió con el barco, junto a otras 1516 personas.

Pero 14 años antes Morgan Robertson había escrito una obra con un guión muy similar. Su novela “Futilidad” habla del Titan, el transatlántico más grande alguna vez construido. ¡Oh, casualidad! Choca con un iceberg en su viaje inaugural y se hunde.

Las “coincidencias” con el incidente del Titanic son asombrosas. Ambos barcos golpearon un iceberg en el Atlántico Norte, ambos zarparon en abril, con pocos botes salvavidas y estaban construidos de forma extrañamente similar… por mencionar algunas.




Algunas teorías proponen que los incidentes con sincronismo suceden debido a un poder divino. Otros encuentran alivio en la idea de fenómenos psíquicos o paranormales mientras que unos consideran largas cadenas de causa-efecto que conllevan estos destinos. Sea como sea… ¿nunca les pasó de estar pensando en una persona y justa la cruzan? ¿O tener una misma canción todo el día en la cabeza y que alguien la empiece a silbar de repente?

Este temática es también un recurso literario, del que se han aprovechado autores como Paulo Coelho en sus obras (“El Alquimista” tiene al sincronismo como leitmotiv). Encontrarle sentido a estos raros eventos puede llegar a ser una misión imposible, pero no por eso dejar de interesar al alma. ¿Dios juega a los dados con nosotros o todo sucede por una razón? Encontrarle el “sentido” a las cosas involucra muchas influencias complejas y procesos mentales que, quizás, todavía no podamos entender.

Hay mucha tela para cortar en un tema tan seductor como el sincronismo. Nuestro mundo está rodeado de aspectos fascinantes, misteriosos, increíbles, maravillosos. 

¿Robertson tenía conciencia de estar prediciendo el futuro o fue todo el resultado de una mera, aunque perturbadora, coincidencia?

La verdad, como suele suceder, ha quedado oculta en lo más profundo. Tan en lo profundo, quizás, como el Titanic mismo.



El sincronismo es un tema mágico para tratar dentro de la literatura, y yo mismo he utilizado dicho recurso como una inspiración literaria. ¡Pero de eso hablaremos en otro post!

12 comentarios:

  1. ¡Hola! Ya te visite Aquí y en Facebook! Te sigo por Aquí y di a "Me Gusta" en tu pag. de Facebook Excelente Temática la de este blog!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Gracias por el comentario! Me alegro de que la entrada te haya gustado.

      Estás más que invitada a seguir recorriendo el blog.

      Eliminar
  2. Siempre me gustó la temática que utilizas en este post.
    Muy conseguido. Enhorabuena.

    ResponderEliminar
  3. Hola Luciano, muchas gracias por las palabras que has dejado en la entrada que hice sobre el Titanic. Se agradecen porque ni te imaginas la de horas que me costó buscar todas las fotos. Me gusta ponerle cara a los personajes de los que hablo. Mañana volveré a visitar tu blog con más calma. Un saludo. Rosa

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡De nada! Espero tus próximas visitas... un saludo grande, Rosa.

      Eliminar
  4. Muy bueno, y muy cierto. Hay cosas que van mas alla del entendimiento humano. En cine hay un viejo dicho que dice: "mientras vos estas pensando en una idea, alguien en algún otro lado, ya la está llevando a cabo". Y es muy cierto, le pasó a gente que conozco, y paso en grandes escalas, como la camara de video, o la locomotora a vapor. Alan Moore dice que es el "pensamiento colectivo", buscate algo de eso. Te va a interesar. Y de paso, te aconsejo, mirate el documental "The mindscape of Alan Moore". Altamente recomendable.
    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tengo descargado "The mindscape of Alan Moore" pero todavía no me hice tiempo de verlo. Es algo que estoy debiendo... seee...

      Eliminar
  5. Muy interesante tu entrada Luciano, sobre el sincronismo. Había oido hablar de ese libro sobre el Titán, quizás solo se trate de simple imaginación del autor, pero es curioso que se dieran tantas coincidencias, desde luego da que pensar, aunque también ocurre a veces, que todos a veces podemos tener esa capacidad de predecir el futuro, muchas veces en nuestros sueños, que luego recordamos muy vivídamente, aunque sea en cosas a pequeña escala, como soñar con algún amigo o amiga al que hace tiempo que no ves y al dia siguiente tienes una llamada o una carta de él, a mi me pasó recientemente con alguien. ¿Y qué me dices de Julio Verne, por ejemplo? otro visionario, adelantado a su época.

    En fin, que este tema es interesantísimo. Un saludo,

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola, Nieves! Si, es un tema re interesante... pero tuve que dejar varias cosas afuera para que el blog no se hiciera eterno, jaja. En algún momento haré una segunda parte.

      Gracias por pasarte, es curioso que menciones a Julio Verne porque hace poco escribí sobre él también... ¿leíste ese post, por casualidad?

      http://viajarleyendo451.blogspot.com.ar/2013/04/el-adelantado-don-julio-verne.html

      ¡Saludos!

      Eliminar
  6. Como ya dijera JJ. Benitez; no existe la casualidad sino, la causa-lidad. Tema muy interesante y que espero sigas tratando en diferentes post y así mantenernos a todos informados sobre tus avances en este (para mí), desconocido "sincronismo". Saludos.

    Pd. Me seguiré pasando por aquí en diferentes ocasiones.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Creo que en la causalidad también... un tema con mucha tela para cortar!
      Te espero por otros posts! =P

      Eliminar

Quizás te pueda llegar a interesar...