sábado, 27 de abril de 2013

LISTA TOP-5: las imágenes más perturbadoras de “¿Dónde está Wally?”



Mi infancia en cuanto a libros fue una mezcla rara. Leí clásicos como Momo, El Alquimista, El Principito y “Ami, el niño de las estrellas”; leí mucho cuento policial; historias de suspenso infantiles (“R.L. Stine”) o más adultas (Agatha Christie y Edgar Allan Poe, entre otros) y por momentos también disfruté mucho de una “literatura” que no sé si podemos considerarla como tal.

Los libros de “¿Dónde está Wally?” no se “leen” pero conformaron grandes momentos de interminables viajes en auto. Son parte de mi nostalgia infantil y merecían un post también.

Martin Handford publicó su obra originalmente en 1987 (año en el que nací) bajo el título “Where´s Waldo?”. Su “original” idea (que, en realidad, fue un robo a una idea anterior que tenía como protagonista a un chimpancé de nombre Wallace) se vendió como pan caliente.   

Wally era un viajante que recorría el tiempo y el espacio, enviando postales al lector que tenía que encontrarlo entre panoramas altamente cuidadosos que incluían playas, circos, museos, estadios y algunas épocas históricas.


Las imágenes eran extremadamente detallistas y se podían encontrar muchas peculiaridades en cada una. Predominaba el humor de “causa-efecto”, donde veíamos como un hecho particular (ejemplo: un nene dejando ir a su perro) generaba resultados en cadena en las personas de la imagen (uno se tropezaba, tiraba su helado que golpeaba a alguien y esto creaba todo un efecto dominó).

Impactantes, bizarras (en ocasiones) y muy minuciosas… cada escena preparaba al lector con un desafío visual atractivo donde uno no sabía con qué se iba a encontrar. ​Muchas veces estos libros fueron prohibidos porque algunas situaciones eran demasiado “extrañas” para un niño. Hoy vamos a hacer un repaso de las 5 más interesantes:

1) Un travesti de fiesta


Mientras Wally visita un baile parisino de Napoleón en 1970, nos encontramos con estatuas que cobran vida, animales borrachos y bailarines inútiles. Pero lo que quizás uno no esperaría sería ver a un hombre vestido de mujer y llamando la atención de algunos de los muchachos.

2) El museo de las torturas


Los libros de Wally se especializaban en personas en situaciones de dolor, pero en esta imagen el autor llevó la experiencia un paso más adelante. No solo se exhibe una escena real de hombres bajo tortura, sino que además el mismo público les genera aún más sufrimiento. ¡Incluso uno está atado de pies a cabeza! Además, por su estado y barba uno podría llegar a asumir que llevan allí bastante tiempo.

3) Lolas al viento


La escena de la playa (que salió en el primer libro) generó que la obra fuera prohibida en varias librerías y escuelas. En ella vemos una mujer en topless exponiendo sus atributos a los vecinos debido a la travesura de un niño. En la reedición de 1997 se decidió tapar los senos de esta pobre mujer.

4) Sacrifico a la azteca


Acá las cosas empiezan a ponerse bien bizarras. El sacrificio ritual no parece molestarle a Wally mientras recorre los últimos días de los aztecas. En la imagen vemos a un hombre a punto de ser inmolado y varios más en fila que compartirán pronto su destino.

5) Violación salvaje


Esta imagen pide a gritos el número uno de la lista. Vemos a un hombre, disfrazado de tigre que acaba de matar a un hombre (¡Ohhhh!) y detrás un felino que parece haberse enamorado. Solo podemos imaginar lo que va a pasar después. Difícil que la situación se vuelva más surrealista que esta.


Como sea, eran este tipo de cosas las que se volvían más interesantes (al encontrarlas) que el mismo Wally, ¿no? ¡Si les gustó la nota, no se olviden de hacérmelo saber!

Un saludo y hasta la próxima, si me encuentran.

5 comentarios:

  1. ja... Wally... medio inutil, pero agradable..
    saludos.

    ResponderEliminar
  2. ah... muy buena nota !

    ResponderEliminar
  3. Ahora entiendo que te hayan gustado mis psicochistes de Wally.
    A mi también me gustan estos libros, los he mirado mucho con las generaciones más jóvenes. A los niños actuales les sigue gustando buscar a Wally.
    Veo que te has fijado en TODOS los detalles. Muy observador.
    Gracias por tu comentario en mi blog.
    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias!! Si, me gustaron muchos tus chistes jajaja...
      Espero que puedas seguir recorriendo el blog!
      Te mando un abrazo!

      Eliminar
  4. El autor de Wally no se dedicaba a escribir en detalles, sino a dibujar en detalles. Menudo recuerdo.

    Saludos

    ResponderEliminar

Quizás te pueda llegar a interesar...