miércoles, 1 de mayo de 2013

Encuentro hipertextual (cuento)


 Este cuento ganó el Segundo Premio, en el Tercer concurso literario "Un sueño, una historia", organizado por la Biblioteca Municipal y Popular "Manual Vilardaga" (Ayacucho, Buenos Aires). Es un pequeño homenaje a Elige tu propia aventura, y estuvo inspirado en el cuadro "Nighthawks" (de Edward Hopper).

En este link se encuentran todos los ganadores:



***

"Encuentro hipertextual"
Luciano Sívori

Resoplas mirando hacia un costado. ¿Por qué el hombre se sentó tan cerca de ti, habiendo sitios vacíos en el comedor? Tampoco te mueves de tu propio asiento. Es un acuerdo tácito: ninguno de los dos piensa ceder.

En un acto de completa sinceridad (anormal en ti) te confiesas que el contacto humano no es tan desagradable. Hay un plácido confort en aquella silenciosa compañía. Es curioso, pero quince minutos cerca de aquel extraño te apaciguan más que un baño de agua caliente.

Son solo ustedes dos junto a otro noctámbulo de la noche, sentado también sobre la barra, pero del otro lado. El mozo comienza a pasar el trapo sobre la mesada indicando que falta poco para cerrar. Sabes que no podrás seguir estirando lo inevitable. El arma pide acción a gritos dentro de tu apretado bolso. Es tiempo de completar el encargo.


Decides poner manos a la obra cuando, de pronto, una voz murmura a tu lado:

–¿Por qué vienes acá todas las noches? –dice él mientras ordena dos whiskys–. Siempre estás desde las once hasta después del cierre. Me da mucha curiosidad.

#Si eliges responderle, pasa al apartado (A). Si prefieres ignorar su comentario, pasa al apartado (B)#.


(A)

–No hay otro lugar donde preferiría estar– respondes con frialdad.
El hombre sonríe y se acerca un poco más. Te ruborizas cuando el acercamiento permite detectar su perfume. Hablan, coquetean, se seducen. No se siente para nada mal.
–No sé tu nombre– dice él, con una dulzura irresistible en sus ojos pardos.

#Si eliges decirle tu nombre, pasa al apartado (C). Si prefieres no revelarlo, pasa al apartado (D)#.


(B)

¿Por qué ha decidido hablarte justo hoy? Exactamente el día que va a dejar de existir. Han estado juntos (pero separados) las últimas cinco noches, y nunca te ha dirigido la palabra. ¿Por qué ahora? No sabes quién es, ni te importa. Te mandaron a liquidarlo; eso es lo que sabes hacer mejor. Estás dudando demasiado, te has encariñado un poco. Aunque no lo poseas, verlo te ayuda a ocultar la amargura. Pero debe haber hecho algo malo para que alguien lo quiera muerto, ¿no? Entonces: ¿matar? ¿…o dejar vivir?

#Si eliges terminar el trabajo, pasa al apartado (E). Si resuelves dejar ir al hombre, pasa al apartado (F)#.


(C)

–Soy Liz.
–Soy Max. Maxwell.
–Hola, Max –dices tomando el vaso de whisky que te ofreció. Él te detiene poniendo su mano sobre la tuya.
–Me fascinas. Encontrémonos de nuevo acá mañana. Cenemos juntos.
Cierras los ojos y finalmente expresas:
–Lo intentaré.

Tu voz está pincelada con trazos de miedo e incertidumbre, pero la idea de volver a verlo te provoca, te vivifica. Quizás la misión pueda esperar una noche más.

#Pasa al apartado (G)#.


(D)

Darle tu nombre implica involucrarte, y esa no es una opción. Al final del día, un trabajo es un trabajo. Y eso significa dinero. Metes tu mano en la cartera y tomas una pequeña calibre 22. De un disparo rápido le revientas la sien al hombre que nunca podrás conocer. El mozo y el otro se convierten en daños colaterales, padeciendo la misma fatalidad.
Ha sido una innecesaria masacre, pero la paga es buena. Dinero sucio, quizás; pero dinero al fin.

#Pasa al apartado (G)#.


(E)

Lo miras decidida por primera vez en la noche. Es momento de atar cabos sueltos. Le sonríes y bebes un sorbo del whisky que te obsequió.
–Lo siento mucho…– mencionas mientras buscas el arma.
–Yo también– te responde justo cuando resbalas al piso, volcando el resto de tu bebida.
Tu cabeza te da vueltas, y el estómago cruje.
–No me diste otra opción– confiesa él, señalando el trago envenenado.

#Pasa al apartado (G)#.


(F)

–Es tarde –susurras–. Debo irme.
–No creo poder dejarte hacer eso –revela el individuo, con pistola en mano–. Es matar o morir. Sinceramente, habría preferido no hacerlo.
El sonido del disparo te perfora el pecho sin piedad.

#Pasa al apartado (G)#.


(G)

Despiertas bruscamente entre la suavidad de las sábanas, rodeada de colillas de cigarrillos y novelas de Ed McBain. Has estado soñando, nuevamente. Es aquel donde conoces a un misterioso hombre al que debes asesinar, mientras tu corazón te indica siempre lo contrario.

Ha sido un sueño, uno de esos recurrentes. Pero, si es así, ¿por qué tu cuello huele a ese exquisito perfume varonil?


FIN

***



11 comentarios:

  1. Respuestas
    1. ¡Gracias!

      Generalmente escribo cuentos de suspenso que voy colgando acá:

      http://viajarleyendo451.blogspot.com.ar/search/label/MIS%20CUENTOS

      Un saludo grande!

      Eliminar
  2. Buena pregunta y buen giro en función de la opción.

    Despues de todo lo que pasó, es afortunada, solo tiene un sueño recurrente por secuela.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, de hecho el final no es claro al respecto... podría ser un sueño, pero entonces: ¿de donde surge el olor a perfume de hombre? jaja.

      Gracias por comentar y leerme! He subido varios relatos de suspenso al blog, no dudes en darte una vuelta!

      ¡Saludos!

      Eliminar
  3. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  4. Muy interesante la lectura.

    ¿ Conoces o has visto visto http://www.desvelatusino.com ? Son también historias "hipertextuales" (libros tipo elige tu propia aventura) pero orientado a un público más adulto (con ilustraciones al óleo y demás :D ).

    Ahora mismo tienen 6 libros, la temática actual está orientada al terror (zombies, mutantes, etc.).

    La experiencia está adaptada a las nuevas tecnologías y es posible descargar los libros en ePub ;)

    un saludo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola David! Un dato interesante, no lo conocía pero voy a chequearlo. En realidad mi cuento fue un muy pequeño homenaje a la GRAN serie de "Elige tu propia..." y fue una especie de experimento para mí (probar escribir algo totalmente distinto).

      Te agradezco el comentario y espero que puedas seguir visitando el blog! Saludos!!

      Eliminar
  5. Muy bueno!!
    No sólo por el trabajo que da la estructura, sino porque los finales son uno más sorprendente que el otro, me encantó.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, gracias. Es un cuento bastante sencillito, lejos de ser de los que considero "mis mejores", pero me gustó la idea de homenajear un poco a "Elige tu propia aventura". Lo hice como parte de un taller de escritura de la página Literaturas.

      Eliminar
    2. Pero ahora que lo recuerdo.. también conocés dicho Taller... ¡si de ahí hicimos el contacto! (Tengo la cabeza en cualquier lado, jaja)

      Eliminar

Quizás te pueda llegar a interesar...