lunes, 17 de febrero de 2020

Sonic 3D Blast y su Director´s Cut


Hace unas semanas descubrí la existencia de un Director´s Cut del Sonic 3D Blast que había salido en 2018. Me trajo grandes (y controvertidos) recuerdos de las épocas de mi adorada Genesis, así que tuve que probarlo. Aprovechando el año de Sonic –con el reciente estreno de su película– quiero dar mi opinión sobre esta remasterización.




***

El salto de Sonic al 3D

Sonic 3D Blast ciertamente no fue el “Sonic 4” que queríamos (¿quizás sí el que merecíamos?). Después del que es considerado el mejor juego de la franquicia, Sonic 3 & Knuckles, la nueva entrega resultó ser una decepción que sacrificaba toda la velocidad que había popularizado al erizo azul.

Uno de los grandes problemas de Sonic sigue siendo el salto al 3D que Mario logró con tanta naturalidad. Sega confió en Traveller's Tales para desarrollar aquel proyecto, apostando por un plataformas de niveles isométricos con modelos y escenarios prerenderizados.

Los muchachos del estudio ya tenían cierta experiencia con títulos como Mickey Mania (1994) y Toy Story (1995), dos juegazos de Genesis que exprimen muchísimo a la consola. Y, a decir verdad, 3D Blast se veía bastante increíble para aquellos modestos 16 bits, aunque la mecánica de juego era tan distinta que casi no podíamos considerarlo un “Sonic”.


Sin duda se trató de una propuesta original y radicalmente diferente a la trilogía anterior. La cantidad de enemigos se había reducido notablemente, la linealidad era más evidente y el objetivo consistía en recuperar a cinco molestos flickies (¡de aquel clásico arcade de 1984!) para poder pasar a la siguiente zona.

El título funcionaba más como un puzzle de ritmo lento que como un plataformero cinético. Técnicamente los controles apestaban bastante: la cámara era un problemón, Sonic no se movía con soltura y era muy difícil hacer saltos precisos debido a la vista isométrica. La simple tarea de saltar sobre un enemigo podía ser más confusa de lo esperable.

En cada zona debíamos salvar a cinco flickies. Un golpe y todos se te iban a la mierda. Algunos volvían a vos, otros se comportaban como unos idiotas y tenías que salir a buscarlos. Un quilombo hermoso al principio, pero frustrante al seguir progresando y ver que cómo la mecánica se tornaba tediosa.

En definitiva, para la época no fue un gran juego ni quedó grabado en la mente de los fans como algo realmente memorable. Entonces, ¿por qué el fundador de Traveller's Tales decidió remasterizarlo?

La remasterización del “Sonic 3D Blast”

Además de ser el fundador, programador y director de Traveller's Tales (estudio actualmente responsable de los videojuegos de la franquicia Lego), Jon Burton es un apasionado de la remasterizaciones de juegos antiguos. O, por lo menos, así lo explica en su canal de Youtube Gamehut.

Por aquel entonces Sonic era lo más popular del mundo gamer. Por eso mismo, la tarea encomendada por Sega de llevar al erizo al plano de 3 dimensiones era un desafío enorme. La idea de un plataformero isométrico ya estaba fijada por la empresa, y sólo precisaban de un estudio que pudiera desarrollarla.

El Sonic 3D Blast original salió como salió. No es un fantástico, pero sí es increíble lo que Burton y su equipo lograron meter en un cartucho de 4 megas. Pasaron décadas y ahora sus conocimientos y la tecnología en sí misma habían mejorado como para lanzarse a una remasterización.


Jon Burton tomó impulso por la tremenda cantidad de comentarios positivos de la comunidad, recuperó viejos assets y comenzó a meterle. Pero, a diferencia de muchos otros ROM hacks, se puso como límite el propio hardware de la Mega Drive.

Hoy la versión final está disponible en Steam Workshop, en forma de parche descargable si uno dispone del juego original. Por supuesto, también se encuentra fácilmente en Internet para ejecutar en emuladores como Gens, que funciona de maravilla.

Los cambios en el Director´s Cut

Disfruté bastante volver a jugar Sonic 3D Blast tantos años después. Las mejoras y correcciones que se aplicaron al Director´s Cut son tantas que la convierten, prácticamente, en un juego nuevo.

Para empezar, se agregó un mapa que permite elegir los niveles a medida que se progresa, lo que facilita volver a buscar una Esmeralda del Caos que se nos pudo haber pasado, por ejemplo.

Al respecto, ¡finalmente podemos convertirnos en Super Sonic! Para transformarse, el jugador primero tiene que conseguir las Siete Esmeraldas del Caos. Despues juntar 50 rings, saltar y presionar el botón de girar en el aire. Como Super Sonic tenemos Power Sneakers, Homing Attack e Invencibilidad activos al mismo tiempo.


Se agregaron dos modos adicionales: un Time Trial para brindar un desafío mayor a los speedrunners y un editor de niveles. Adicionalmente, ahora hay una forma de guardar el progreso (el gran problema que siempre tuvo la Genesis) a partir de un sistema de passwords.

En cuanto a las fallas en el control, se mejoraron muchísimo. Sonic se hizo más rápido para darle al juego una sensación de velocidad similar a la demás títulos de la saga. Sus giros también son más veloces y la cámara se extiende aún más cuando viaja a alta velocidad (lo cual se ve muy copado).

Hablando de la cámara, también ahora muestra simultáneamente a Sonic y a Eggman durante las boss fights para que sea más fácil ver al jefe.

Algunos otros detalles ayudan a mantener la velocidad. Chocar contra las paredes no cancela el impulso de Sonic, lo que le permite subir escaleras más rápido. Ahora, cuando es golpeado, Sonic solo pierde un Flicky a la vez, siempre que tenga al menos un anillo. Si Sonic es golpeado sin anillos, suelta todos sus Flickies.


En cuanto al apartado gráfico, a Sonic se le ha dado un tono azul más claro para mantener la coherencia con los juegos más nuevos como Sonic Mania.

Por último, un cambio muy agradable: cuando un Flicky está suelto, su ícono rebota en el contador de Flicky para alertar al jugador. Y si hay Flickies sueltos fuera de la pantalla, aparecen como íconos parpadeantes a los lados de la pantalla para dirigir al jugador.

Palabras finales

Este ROM-hack viene como anillo al dedo (pun intended) para aquellos amantes de la etapa más clásica del héroe azulado. Sonic tiene más de 40 juegos en su carrera y su primera incursión en un (falso) 3D no es de las favoritas, pero en mi caso sí es una suerte de placer culposo.

Con solo tres títulos (y una expansión) el erizo ayudó a convertir a SEGA en un titán de los videojuegos en los años 90. Hoy no goza de la misma popularidad, pero Sonic es parte de la historia de los videojuegos.

Vale la pena probar esta remasterización que redime a uno de los olvidados (e injustamente maltratados) de la franquicia. ¡Ahora quiero que los fans finalmente terminen el Sonic 2 HD para los old-school gamers como yo! Hay una hermosa demo disponible en la web de los desarrolladores.


La hermosura de Sonic 2 HD, que todavía está en desarrollo...

Otra early demo que recomiendo mucho es la de Sonic Utopia, que pueden encontrar por acá. Es un lindo experimento que intenta captar una experiencia de mundo abierto. Sólo esta corta demostración me convenció de que un Sonic en 3D puede funcionar, que es algo vengo dudando desde siempre. Quizás es lo que Sonic Adventure debió haber sido.

Actualmente está disponible la primera zona (Green Hill). Supuestamente el desarrollo iba a estar finalizado en 2019 pero aún no se tienen novedades.


 Así se ve Sonic Utopia, el juego fan de Sonic de mundo abierto...


Update (05/06/2020)

Un fan ha llevado el Sonic 3D Blast, con vista y jugabilidad isométrica, a un desarrollo más parecido al de los primeros Sonic. Se llama Sonic 3D to 2D y puede descargarse, de forma gratuita, acá.

Lo estuve jugando un buen rato y, si bien le falta pulir algunas cuestiones  –más que nada a nivel de diseño de niveles– el resultado es bastante brillante. Mi única queja es que se siento mucho como un juego hechos por fans. El nivel de pulido que uno esperaría de un lanzamiento oficial de Sonic simplemente no está allí.

Pero más allá de eso, hay un gran trabajo detrás. Podés elegir la campaña entre los tres personajes principales (Tails, Sonic y Knuckles). Los enemigos exclusivos de Sonic 3D Blast se recrearon, hay 15 zonas disponibles y algunos nuevos jefes que son bastante originales.

Explorar la Flicky Island con perspectiva de plataformas 2D es una premisa que no había visto antes, y ojalá este (con más refinamiento) hubiera sido un Sonic 4 para la Genesis.


……………………………………………………………


……………………………………………………………

 Podés seguir las nuevas notas y novedades (además de humor y críticas de cine) en mi fan-page: http://www.facebook.com/sivoriluciano. Si te gustó, ¡compartilo o dejá un comentario!

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Quizás te pueda llegar a interesar...