sábado, 19 de octubre de 2019

“Joker” y el pasado de opción múltiple


A menos que vivas en un raviol y sin ningún tipo de conexión a Internet (o seas mi abuela Blanca de 89 años que todavía dice “noticioso” y “rica chica”) sabés que hay una película en los cines llamada Joker que está generando todo tipo de debates, reflexiones y polémicas. En esta nota quiero hablar sobre el peculiar pasado de opción múltiple del personaje. ¿Funciona realmente en la película de Todd Phillips?




***

En lo que va de este año, no vi otro caso de tanto amor/odio como éste. Mi reseña sobre la película (que pueden leer por acá) llegó a casi 20.000 personas y tuvo muchísimas más reacciones de lo usual. Varios fanáticos me tacharon de “marvelita” por colocarle un 80% a Endgame y decir que “Joker no es una obra maestra”.

Disfruté bastante de la obra de Todd Phillips aunque le cuestiono algunas cositas que me hicieron ruido. Creo que si realmente fuera la obra maestra que la crítica exagerada está profetizando, habría evitado ciertos lugares comunes. Ah, por cierto, #SpoilerAlert para el resto de la nota.

Joker y los lugares comunes

Los lugares comunes son conceptos, ideas, momentos o escenas que, debido a su uso frecuente, se han vuelto triviales y gastadas. Por ejemplo, ¿era necesario volver a ver la muerte de los Waynes? Si bien ahora parece que, por lo menos indirectamente, fue culpa de Arthur Fleck.

¿Alguien me puede explicar por qué Thomas y Martha Wayne irían al cine el mismo día que estaba planeada una marcha de loquitos vestidos de payasos que, muy posiblemente, se tornaría violenta? Ugh…


Que todo estuviera tan atado a la mitología de Batman me molesto bastante: resulta que la madre (esa tremenda actriz que es Frances Conroy) había trabajado para Thomas, como al parecer también lo hacían esos tres yuppies del tren que golpean, sin ningún tipo de razón, al pobre Joaquin Phoenix.

Thomas Wayne, de hecho, no sólo es un “rico malo” sino que lo hace súper evidente con cada diálogo, diciendo que los pobres son todos “payasos” y golpeando (otra vez sin motivo) al personaje principal, quién además podría ser su hijo.

Toda la subtrama con el personaje de Zazie Beetz es también otro lugar común que se vuelve todavía peor porque, cuando llega la revelación de que Arthur imaginó que salían, la película vuelve a mostrarte todas las escenas por si tu Tía Marta no entendió lo que pasó. 


¡Dale! Estaba clarísimo que él no se estaba comiendo a ese caramelito.

Conste que a mí la película me pareció un 70% buena. Es tan buen origen del villano más importante de la cultura popular como podríamos haber pedido. Y más viniendo de Warner/DC. La pregunta que en verdad tenemos que hacernos es si necesitábamos conocer el origen de este personaje.

Éste no es mi Joker

Claro que Todd Phillips tenía la libertad de hacer al personaje que quisiera. Convengamos también que si esta producción no hubiera estado atada la franquicia de Batman y el nombre de DC, probablemente no habría tenido el mismo impacto.

Se han creado muchísimas historias sobre asesinos (pienso en la excelente Tenemos que hablar de Kevin, por ejemplo, que analicé por acá) que nunca llegan a tener tanto éxito comercial.


Ezra Miller y Tilda Swinton en "Tenemos que hablar de Kevin" (2011)

El tema es que mi Joker, el Joker que yo disfruto, es la mente maestra y anárquica que podría (o no) ser un ex militar, un demonio inmortal, una fuerza de la naturaleza o un agente del caos. Heath Ledger, ni más ni menos. Y Mark Hamill en la serie animada y los videojuegos de Arkham.

Se supone que el Joker es el alter-ego de Batman. Batman se viste de negro y el Joker utiliza colores vibrantes y llamativos. Uno es un hombre sin un plan mientras que el otro intenta tener todo bajo control. Batman hasta tiene planes para eliminar a cada uno de sus súper amigos, ¡por el amor de Dios!

Y si cada aspecto de Bruce Wayne quedó definido por ver a sus padre morir en el “Callejón del Crimen” (en serio, ¿quién querría pasar por una calle con ese nombre?), entonces argumentalmente tiene sentido que su opuesto no tenga una backstory específica.


Las mejores versiones del Joker son, justamente, aquellas que hicieron de su pasado una incógnita imposible de resolver. 

Algo me sucedió una vez. A veces lo recuerdo de una manera, a veces de otra... si voy a tener un pasado, ¡prefiero que sea uno de opción múltiple!

En la versión del 2019, Arthur es un resentido social que mata gente porque no lo trataron bien en la vida. Pronto descubre que ama matar como bailar después de un asesinato. Admitamos que el mensaje social es bastante básico: los ricos son malos y obtuvieron lo que se merecen. Es una moralidad muy “blanco y negro” que no se trabajó con profundidad.

Las ventajas de ser una incógnita

El Joker es, probablemente, el personaje de la cultura popular más famoso  con un origen misterioso o en continuo cambio. Aunque no es el único.

El monstruo Godzilla, el asesino de Funny Games (la película de Michael Haneke), “Pegajoso” de los Cazafantasmas, Jareth el Rey de los Goblins King (David Bowie en Laberinto), Cthulhu (de la mitología lovecraftiana) y hasta Peter Pan tuvieron el tratamiento de pasado con opción múltiple.

Parte de lo que hizo de Heath Ledger algo tan memorable es que nunca aprendemos nada sobre su pasado ni cómo obtuvo realmente esas cicatrices. Es mucho más terrorífico si no sabemos de dónde vino.


Le doy la derecha a Todd Phillips en ésta. Joker sí tiene un fuerte componente de ambigüedad. Me parece que el 90% de las personas que vieron la película se creyeron que todo lo que sucedió pasó de verdad, cuando a mí me parece que fue exactamente al revés.

Mi teoría es que todo lo que ocurrió en la película estuvo en la cabeza de Arthur Fleck.  En la escena final, durante la entrevista con la misma doctora que ya habíamos visto, él se está riendo y le dice: “es un chiste que no entenderías”.

Claro que mi teoría tiene sus baches. ¿Por qué tendríamos fantasías dentro de fantasías? ¿Por qué tendríamos otros puntos de vista al de nuestro protagonista? En todo caso, debido a la creciente pérdida de realidad que tiene Arthur, se puede debatir cuántas escenas ocurrieron en verdad o estuvieron puramente en su cabeza.


Put on a happy face...

¿Imaginó matar a la psiquiatra? ¿Estuvo parado encima de un auto con una multitud alabándolo como a un Dios? ¿Fantaseó estar en el programa de Murray Franklin (como ya había hecho antes)? ¡Al carajo! Quizás hasta todo es una fantasía desde el momento en el que él se mete en la heladera (una escena que estuvo bastante descolgada… a menos que significara algo más).

Hay otros hilos argumentales que quedan deliberadamente abiertos. ¿La madre de Arthur realmente lo adoptó? ¿Es él el hijo no reconocido de Thomas? ¿Mató a Sophie y a su hija al salir del departamento? ¿Es Thomas Wayne genuino sobre su deseo de hacer de Gotham un lugar mejor siendo tan arrogante y elitista?

Avanzar a los personajes

Otro tema es que, con personajes tan utilizados como Batman y el Joker, es más interesante evolucionarlos que intentar explicar su origen. Smallville era interesante porque nos permitía ver a un Clark Kent adolescente (algo no tan común en su momento), pero Gotham se vuelve repetitivo porque ya estamos saturados de ver el collar de Martha volar por los aires una y otra vez.

Joker sufre el mismo problema de muchas precuelas actuales: todos sabemos cómo va a terminar la historia. Eso hace que no haya demasiado espacio para la sorpresa. Recordemos la escena final entre Joaquin Phoenix y Robert de Niro. Gran escena, gran clímax. Súper impactante aquel disparo a la cabeza…


Oh, por Dios, veo doble. Dos Travis Bickle´s

Y, sin embargo, me dejó gusto a poco. En el comic The Dark Knight Returns –que claramente fue una de las inspiraciones– hay una escena similar. El Joker, supuestamente rehabilitado, es invitado a un debate público en un talk-show. Termina matando no sólo a conductor, sino también a todos en la sala.

¡Yo quiero a ese Joker! Quiero a ese agente del caos que hace las cosas porque le pintaron y no porque “todos son malos conmigo”. La película tiene una violencia controlada, la justa para no caer mal y lograr empatizar con este antihéroe.

Si la vieja que estaba al lado (a la que besó) se hubiera muerto porque él tenía los labios envenados yo me levantada a aplaudir. En cambio, a este Joker shinjinesco le faltó esa aleatoriedad en su modus operandi.


El personaje más llorón de la cultura popular... y Shinji Ikari...

Palabras finales

No sé. Me cuesta creer que esta versión del Joker se va a terminar convirtiendo en la mente criminal que será la contraparte de Batman. Más porque, para cuando Bruce Wayne crezca, Arthur Fleck ya no va a poder contener los fluidos corporales ni quedarse despierto después de las diez.

No quiero dar la impresión de que no me gustó la película, porque no es así. Sólo creo que hay que bajarla un poco más a tierra. Los méritos que tiene son intachables: gran banda sonora, enorme Joaquin Phoenix, buenos momentos de tensión e incomodidad. 

¿Es un 10/10? Definitivamente no.


¿Es mejor que The Dark Knight? Muchach@s: tampoco. Heath Ledger sigue siendo el más grande. Joker es una buena demostración de cómo pueden coexistir una soberbia actuación con un guión torpe y, hasta cierto punto, servicial. De todas formas, ver a Joaquin Phoenix siendo infectado por una pandemia de clichés tiene su encanto.

Como dije antes: vamos a concederle que supo venderse bien y probablemente sea la película más comentada, analizada y divisoria de este 2019. Eso, de por sí, no es poca cosa.

……………………………………………………………


……………………………………………………………

 Podés seguir las nuevas notas y novedades (además de humor y críticas de cine) en mi fan-page: http://www.facebook.com/sivoriluciano. Si te gustó, ¡compartilo o dejá un comentario!

2 comentarios:

  1. Creo que las críticas en contra tiene que ver con el alto nivel que ha dejado la trilogía de Nolan, con un excelente Joker.
    Ya en la película se ha revelado que parte de la historia, la relación con la vecina, era irreal.
    Me gustó toda esa referencia a Dark Knight Return y toda esa mitología de Batman. Thomas Wayne fue con su esposa e hijo al cine, en el momento más inoportuno. Algo que puede pasar en Gotham. Y se explica que pasen por ese callejón.

    Interesante reseña.

    ResponderEliminar
  2. ¡Acción de gracias! Cuando me uní a la sociedad de la masonería en 2018, me ayudaron a lograr todos mis sueños en la vida, ahora tengo 54 años, la masonería es una de las sociedades más grandes del mundo que enseña sobre el amor por la paz y se preocupa por las personas que me rodean. La sociedad de la masonería hace que sus miembros sean ricos y poderosos en la sociedad y su entorno, en los Países Bajos, Alemania, EE. UU., China, España, etc., poseen la mayor parte de la organización de caridad que dona dinero y ayuda a las personas, el liderazgo de la masonería es buscando personas que tengan buen corazón para ayudar a las personas, una vez que esté registrado tiene como miembro de pleno derecho de la sociedad una suma de 5 millones de euros, se le dará a usted el primer beneficio de bienvenida, hay más beneficio que la sociedad de la masonería ofrece cuando usted se han iniciado plenamente en la sociedad, si está interesado, para obtener más información, escriba a la dirección de la oficina a continuación,

    WhatsApp; +31 6 87329133
    Correo electrónico; info.masonic.oregon@gmail.com

    ResponderEliminar

Quizás te pueda llegar a interesar...