jueves, 17 de octubre de 2019

Incentivando la lectura: 5 libros fundamentales para niños


La ciencia ha demostrado, en más de una ocasión, los beneficios de la lectura. Fomenta la imaginación, ayuda a la concentración y a la comprensión del mundo que nos rodea y es el medio idóneo para desarrollar la inteligencia. No por nada es llamada “el combustible del cerebro”.

¿Pero qué libros podemos recomendar a los más chicos? Hoy traigo 5 libros fundamentales para niños, obras maravillosas que –en mi opinión– deberían leerse antes de los 13 años.





***

Desde la fantasía mágica de la saga de Harry Potter (J.K Rowling) o Las crónicas de Narnia (C. S. Lewis) hasta la melancólica iniciación de un rebelde (El guardián entre el centeno), pasando por el lisérgico mundo de Alicia en el País de las Maravillas(Lewis Carroll), la metafórica aventura de El caballero de la Armadura Oxidada (Robert Fisher) o los cuentos de Hans Christian Andersen, hay un sinfín de obras literarias adecuadas para fomentar la lectura en los más pequeños.

Por supuesto, todas las listas son muy personales; una tirada tan acotada de títulos no alcanza para abarcar la imponente magnitud de interesantes obras infantiles que existen. 

Sin embargo, creo que estas cinco novelas son ideales para sembrar la semilla en el futuro lector; una semilla que, si vamos regando poco a poco con nuevos libros, acabará germinando en adultos ávidos de nuevas y más complejas lecturas.

5 libros fundamentales para niños

El principito (Antoine Saint-Éxupéry, 1943)


Arrancamos la lista con un clásico absoluto. Un libro atemporal que no sólo niños deben leer, sino también (y quizás más especialmente) los adultos.

El escritor G. K. Chesterton decía que las historias de niños son más que verdaderas, no porque nos digan que los dragones existen, sino porque nos enseñan que pueden vencerse. El Principito no habla de caballeros y dragones, sino de cuestiones más humanas. Y nos invita a creer que lo que puede vencerse es la estupidez del hombre.

Un niño espacial que estrella en la Tierra le cuenta al narrador (un piloto de aviones como lo fue el mismo autor) la historia de su vida, y por qué cree que lo esencial es invisible a los ojos.

Esta es una novela muy cortita (se lee apenas en un par de horas) que siempre tiene algo mágico para ofrecer. El humor está muy presente y es muy sutil, aparece en forma de sarcasmo hacia los adultos y sus extrañas maneras de pensar el mundo. Todos los personajes secundarios son muy ricos por las invaluables enseñanzas que aportan: el rey, el vanidoso, el hombre de negocios, el zorro, etc.

Las aventuras de Tom Sawyer (Mark Twain, 1876)


De las aventuras espaciales de un niño pasamos a la turbulenta iniciación de un joven pícaro. Las aventuras de Tom Sawyer apunta a un público juvenil  (11 a 16 años), aunque leerla de adulto permite interpretar algunas cuestiones que se ponen en juego desde otra perspectiva.

Considerada una obra maestra de la literatura infantil norteamericana, relata las andanzas del joven Tom y sus amigos, mientras crecen en el pequeño pueblo de San Petersburgo (Missouri). Bajo las restricciones de sus mayores, realizan escapadas para vivir historias fantásticas y llenas de peligros reales.

La novela está compuesta de 35 episodios de relativa autonomía y es la precursora de Las aventuras de Huckleberry Fin, la obra más aclamada universalmente de Mark Twain.

Las aventuras de Tom Sawyer nos habla del duro pasaje de la niñez a la adultez. Las aventuras de los protagonistas van desde jugar a ser piratas o detectives hasta enamorarse y pelearse.  Incluso terminan enfrentando amenazas serias (como perderse por días en una cueva o enfrentarse a un matón). Es una aventura en busca de la identidad y el crecimiento personal, una novela de aprendizaje fundamental para los niños.

Ami, el niño de las estrellas (Enrique Barrios, 1986)


La saga del venezolano Enrique Barrios se convirtió en un éxito absoluto entre los más chicos cuando vio la luz en 1986. Una novela fuertemente inspirada en El Principito que presenta viajes especiales y aventuras diversas, además de una filosofía espiritual que intenta producir pequeños cambios de enfoque considerando la vida desde una perspectiva más universal, más colectiva.

Mientras está en la playa de vacaciones, Pedrito, un niño de 10 años, ve una luz caer del cielo en plena noche. Al principio piensa que es un accidente, pronto descubre que el tripulante del avión nada hacia él. Así conoce a Ami, un extraterrestre con habilidades sorprendentes como leer la mente, volar, nunca mentir y estar siempre alegre.

Ami dice ser de un planeta superior, e invita a Pedrito a conocer muchos otros planetas para aprender la "Ley fundamental del universo". Pedrito conoce un nuevo planeta: Ofir, un lugar en donde no hay guerras ni dinero, ni violencia, injusticias o divisiones. Todos toman cosas según su necesidad. Pedrito tiene que decidir si todo aquello es real o se trata nada más que de un cuento, una imaginación infantil.

Momo (Michael Ende, 1973)


Otro de los grandes libros fundamentales para niños es esta maravillosa novela del alemán Michael Ende.

En las ruinas de un anfiteatro italiano vive una niña huérfana llamada Momo. Ella posee la extraordinaria habilidad de saber escuchar. Momo tiene buena amistad con todos y especialmente con el barrendero Beppo y el guía turístico Gigi. Todo cambia con la llegada de los Hombres Grises, unos extraños individuos que necesitan robar el tiempo de los demás para existir.

Momo se convierte en un obstáculo para los planes de los Hombres Grises, quienes intentan infructuosamente deshacerse de ella. Una historia con mucho simbolismo e importantes enseñanzas sobre el concepto del tiempo y cómo es utilizado por los humanos en las sociedades modernas.

¡OJO! No confundir con el horrible "desafío de Momo", que no tiene absolutamente nada que ver.

La isla del tesoro (Robert Louis Stevenson, 1883)


Adrede dejé para el final un favorito de mi infancia. Las peligrosas aventuras mar adentro de Jim Hawkins, el desleal pirata Long John Silver y el resto de los protagonistas son una alegoría para hablar, en tono crítico, sobre el dinero y la ambición.

Pocas novelas infantiles han inspirado tantas obras en el cine, la televisión, la literatura, los comics e incluso los videojuegos como La isla del tesoro. Es otro de esos libros que funcionan para todas las edades, debido a las múltiples lecturas que admiten.

En los niños ayuda a fomentar el espíritu de aventura y la imaginación, al tiempo que instruye importantes valores morales como la lealtad y la sinceridad. La isla del tesoro tiene todo lo que pasa por la cabeza de un niño al concebir una gran aventura pirata: un cofre con monedas de oro, un mapa del tesoro, barriles para esconderse dentro de un barco, piratas con cuchillos entre los dientes yabandonados en islas desiertas y, claro, muchas botellas de ron.

De hecho, el narrador (Jim Hawkins) tiene una mirada inocente, muy parecida a la de un niño de diez o doce años. Al leer la novela, vamos descubriendo la trama junto a él, con su misma fascinación. Queremos estar con él escondidos en aquel barril, para escuchar una conversación terrible, o terminar siendo nosotros quienes (algún día) terminemos piloteando “La Hispaniola”, aquel barco imponente que navega el inmenso mar que es la vida que todavía tenemos por delante.

***

Todos estos libros para niños pueden conseguirse fácilmente en librerías (tanto nuevas como usadas), en formato online o e-book. No hay excusas para incentivar la lectura de la futura generación.
¿Qué libros considerás importantes para los más chicos? ¿Cuáles recordás con cariño por haberlos leído durante tu infancia? ¡Dejanos tu comentario!

……………………………………………………………


……………………………………………………………

 Podés seguir las nuevas notas y novedades (además de humor y críticas de cine) en mi fan-page: http://www.facebook.com/sivoriluciano. Si te gustó, ¡compartilo o dejá un comentario!

4 comentarios:

  1. Grande Lupa!
    No conozco Momo ni Ami, voy a tener que leerlos treinta años tarde, aunque uno sigue siendo niño.
    Y como siempre que haya unntop algo va a haber gente que remarque cual faltó. Creo que alguno de Julio Verne. El primer libro que leí en mi vida fue "dos años de vacaciones", en el mismo estilo que el de Stevenson.

    Abrazo craneo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Totalmente, un buen Julio Verne tendría que estar. En mi caso creo que agregaría "Un capitan de 15 años" y "El Faro del Fin del Mundo", aunque para mí siempre Verne apuntó a un público no tan infantil. Más 17-18 años que 10 u 11.
      ¡Saludos!

      Eliminar
  2. Leí 4 de esos 5 libros.
    Y leí otro libro del autor de uno de los dos libros que no leí.
    Los que leí exceden lo puramente infantil.

    El Principito es un clásico, es un libro que me llevó tiempo apreciar. Revela la visión de autor sobre el contexto en que fue escrito. Como la dedicatoria.

    Contar sobre una sociedad es algo en que Mark Twain ha demostrado talento. Y los personajes pasan por peligros muy reales, algunos ambientes se arriman al género del terror, como esa visita por el cementerio. Y el asesino es de temer.

    Recuerdo haber visto alguna adaptación, de la que no recuerdo nada. Sí leí La historia sin fin, otra novela del autor.

    La isla del tesoro, un clásico del género de aventuras. Que Stevenson escribió para Lloyd Obourne, su hijastro. Excede lo infantil.

    Ami,el niño de la estrellas. Disiento con incluirlo entre libros fundamentales. No resiste la comparación con El Principito. Todo el tiempo parece estar tratar de convencer a los lectores de las ideas que tiene, atribuyéndoselas al extraterrestre. Entiendo que es lo que un autor suele hacer. Pero no es convincente.

    Interesante lista.

    ResponderEliminar
  3. Del mismo modo la información completa sobre novelas cortas para niños de 10 a 12 años. Gracias por visitar el blog Niños Relacionados 2019. coaching-mastery.com/consultar-curp-conseguir-informacion/

    ResponderEliminar

Quizás te pueda llegar a interesar...