martes, 17 de septiembre de 2019

Cerro Tres Picos: haciendo camino al andar


Nuestros pies no tienen raíces, al contrario, están hechos para moverse. Si bien el acto de caminar ya no es considerado como un medio de transporte, hay quienes lo siguen utilizando para encontrar la tranquilidad del silencio y el contacto con la naturaleza.

Esta es una nota que originalmente escribí para Nussocial, un sitio que (lamentablemente) ya no existe. La retoqué ligeramente para compartirla por acá porque el finde pasado volví al Cerro Tres Picos, esta vez haciendo cumbre en un solo día (es decir, sin pernocte).





***

El punto más alto de Buenos Aires

No me considero un gran amante del senderismo, pero sí he realizado alguna que otra excursión de trekking a lo largo de mi vida y lo disfruto mucho.

En el 2016 tuve la posibilidad de ir al Cerro Tres Picos, el punto más alto de la provincia de Buenos Aires (1239 metros sobre el nivel del mar). Llegamos una mañana de sábado, hicimos pernocte en la célebre Cueva de los Guanacos y regresamos al día siguiente.

Aclaro que tengo un estado bastante deplorable y la pasé bastante mal por momentos. Esto fue tan cierto en 2016 como lo es ahora, en 2019. Sin embargo, es impresionante lo que el cuerpo humano puede aguantar cuando se encuentra ante situaciones límites. Son las experiencias verdaderamente complejas y fuera de nuestra zona de confort las que inspiran a la superación.


Durante mi travesía por el cerro vi muchos senderistas; hombres y mujeres, grandes y chicos, en grupos de más de cuarenta personas o sólo en pareja. Me sorprendí al encontrarme con gente muy cansada (quizás, incluso, más cansada que yo). Sin embargo, brindaban siempre un cálido saludo ante el cruce.

Claro que quien quiera hacer el Cerro Tres Picos (o cualquier otro similar) tiene que informarse bien primero. Conviene ir medianamente preparado a nivel físico y equipado con zapatillas de trekking, ropa cómoda, cantidad suficiente de agua y algo para comer. Pero, por sobre todo, lo que más hay que tener es ganas, motivación.

Somos nuestro peor enemigo

Para los caminantes, andar es como una droga, una manera apropiada de tomar distancia, un atajo en el ritmo desenfrenado de sus vidas. Un poco los entiendo: la búsqueda de senderos, la orientación, las diferentes etapas del ascenso y la trepada final hacia la cumbre ponen a prueba la capacidad física y mental (principalmente, aunque no lo crean, la mental).


Una caminata larga supone un gran desgaste físico, pero la que realmente te puede hacer pasar un mal rato es tu propia mente. ¿Escucharon alguna vez eso de que nosotros somos nuestro peor enemigo? Es tal cual.

La mente es ese mecanismo de defensa que tiene nuestro cuerpo para evitar el malgasto de energía, para buscar el equilibrio y evitar riesgos. Por eso, constantemente nos va a incitar a parar y a buscar excusas; intenta convencernos de que no somos lo suficientemente buenos.  El consejo que le escucho decir a todos los que verdaderamente saben del tema es: “mandala a la puta que la parió”.

Lo más difícil de caminar largas rutas es el desgaste que puede hacer nuestra propia consciencia. Yo disfruté inmensamente de las imponentes vistas, no sólo desde los puntos más altos, sino a lo largo de todo el trayecto.

Cerro Tres Picos – datos de interés

El Cerro Tres Picos es administrado de forma privada por la Fundación Funke. En esta nota no pretendo realizar una enciclopedia sobre la excursión (hay muchísimos blogs y sitios web que documentan la experiencia al detalle) pero sí mencionar lo que para mí son las características principales.

La subida puede realizarse de dos formas: con y sin pernocte. Actualmente la opción sin pernocte cuesta 200 ARS, mientras que quedarse arriba a dormir tiene un costo de 300 ARS. Ambas opciones tienen sus pro y sus contras.


Hacer un pernocte –la opción que elegimos en el 2016 con mi grupo– es beneficioso para poder descansar por la noche, pero implica llevar considerablemente más peso (carpa, abrigo, agua, comida). Sin embargo, creo que tiene el valor agregado de poder pasar la noche en las alturas, tomar un buen vino con amigos y despertarse con la luz del amanecer. Para mí eso es impagable.

Hay cinco zonas diferentes durante la subida:
Zona 1 - Campo sin desnivel hasta el Pinar - 1h
Zona 2 - Desde el comienzo del Pinar hasta la Tranquera - 1h
Zona 3 - Desde la Tranquera hasta el Paso Dinamitado - 1h
Zona 4 - Desde el Paso Dinamitado hasta el La Cueva de los Guanacos (acá se acampa) - 1h
Zona 5 - Desde la Cueva de los Guanacos hasta la cima - 1h

Personalmente creo que la peor zona es la segunda (desde el Pinar hasta la Tranquera) que es donde el ascenso es muy empinado, el camino presenta bastantes obstáculos y parece que no se va a terminar más. Es apenas el comienzo de la travesía y uno realmente comienza a pensar que no va a poder llegar.


A partir de ahí el ascenso no se vuelve más sencillo, pero tampoco es tan horrible. Si uno no está acostumbrado a recorridos de sierra/montaña (como yo) es un recorrido relativamente dificultoso, con un total de 11 km entre ida y vuelta.

En esta carpeta compartida, la gente de Turismo Funke comparte la información actualizada de precios, consejos, caminos, formas de llegar, etc. También se les puede escribir Turismo Funke <turismo@fundacionfunke.org.ar>.

Tomarle el sabor al mundo

El Cerro Tres Picos –el techo de la provincia de Bs As– ofrece vistas maravillosas y un contacto con la naturaleza más pura. Es un ascenso exigente (que nadie les diga lo contrario) pero muy disfrutable si se hace en buena compañía. A lo mejor, es la ocasión ideal para que desfilen recuerdos y reflexiones, para impulsar encuentros y tener conversaciones que son simultáneamente esenciales e insignificantes. En otras palabras: es una forma de tomarle el sabor al mundo.



***

«Es posible que caminar sea mitológicamente el gesto más humano.
Todo ensueño, toda imagen ideal, toda promoción social,
suprime en primer lugar las piernas;
ya sea mediante el retrato o el automóvil.»


……………………………………………………………


……………………………………………………………

 Podés seguir las nuevas notas y novedades (además de humor y críticas de cine) en mi fan-page: http://www.facebook.com/sivoriluciano. Si te gustó, ¡compartilo o dejá un comentario!

3 comentarios:

  1. Y encima te dedicás a esto también. Desconocía todos estos detalles.

    alguna vez anduve cerca del cerro, pero no, nunca fui exactamente ahí.
    Eso sí, viví muy cerca de Villa Ballester, la zona más alta del conurbano bonaerense, y sé exactamente cuál es la loma más alta jajaj

    Abrazo grande capo

    ResponderEliminar

Quizás te pueda llegar a interesar...