miércoles, 3 de abril de 2019

Detective Comics #1000: Batman cumplió 80 años


Hace 80 años, en 1939, salía el primer tomo de Batman (el famoso Detective Comics #27). Un relato que cambiaría la forma de leer comics para siempre. Para la celebración de los mil números que dieron origen al superhéroe más icónico de DC, una interesante cantidad de autores preparó esta edición especial de 96 páginas que es Detective Comics #1000.




***

Un poco de historia…

Detective Comics comenzó como una historieta que cada mes presentaba a diferentes personajes y casos relacionados con lo policial. Batman (al principio Bat-Man) fue introducido en el número #27 (que tiene su reseña en el blog).

Debido a su significado cultural, este primer tomo es considerado uno de los comics más caros de la historia. En febrero de 2010 se vendió una copia por más de 1 millón de dólares.

El origen de Batman se reveló en el número #33 (también de 1939) y el personaje la pegó tanto que se convirtió en la cara de la historieta, con argumentos que se centraban alrededor de él y todos sus asociados.

Robin aparecería en el tomo #38, el Pingüino en el #58, Dos Caras en el #66 y el Acertijo en el #140.


Detective Comics a lo largo del tiempo...

A lo largo del tiempo, Detective Comics ha brindado grandes obras como Batman: The Man Who Laughs (Detective Comics #784–786), Batman: The Black Mirror (Detective Comics #871–881) y Batman: Heart of Hush (Detective Comics #846–850), cuyo análisis pueden encontrar por acá.

Cuando se llegó al número #881, la editorial decidió cerrar la saga y reiniciarla bajo el manto del polémico New 52 (2011), un lavado de cara de todas las continuidades que fue repudiada por fans y críticos por igual. De lo poco que se rescata de aquella época es el Batman de Scott Snyder. Detective Comics volvía a su número 1.

Afortunadamente, unos años después, con la llegada de DC Rebirth en 2016, DC retomó la numeración original, motivo por el cual ahora podemos festejar este milenario evento.



***

Reseña: Detective Comics #1000

La antología se compone de 10 historias (+ 1 que viene de bonus) creadas por diferentes autores que han hecho su aporte a la mitología del murciélago a lo largo de los años.

Están todos los más importantes: Tom King (que actualmente dirige la corrida actual de Batman), Scott Snyder (acompañado de su artista estrella, Greg Capullo), Paul Dini, Geoff Johns (escritor de la actual miniserie Doomsday Clock), James Tynion IV, etc.

Se extrañaron Frank Miller y Grant Morrison, que definitivamente deberían haber estado.

La obra funciona algo así como Death, Love + Robots de Netflix, pero en versión cómic y con el universo del Caballero Oscuro. Cada uno de los diez relatos se centra en diferentes aspecto de Batman: su familia, su psicología oscura y solitaria, sus gadgets, su labor detectivesca o su origen.

Algunos comics se apoyan en el pasado, brindando grandes joyitas nostálgicas, otras son puro homenaje fanservice y algunas hasta miran hacia el futuro. La mayoría de las historias no superan las ocho o nueve páginas.


Me encantaría ver esta antología llevada a la animación, como se hizo aquella vez con Batman: Gotham Knight (2008), una muy interesante película japonesa-estadounidense compuesta por seis cortometrajes sobre historias del personaje.

En Detective Comics #1000 nos encontramos con relatos emocionantes y emotivos que despiertan una mirada crítica sobre el héroe. No todos son excelentes, incluso algunos son bastante olvidables, pero el balance es muy positivo.

Detective Comics #1000: mis relatos favoritos

Quiero comentar los relatos que más me quedaron, sin arruinar las sorpresas que cada uno tiene preparadas.

Batman´s Longest Case

Me encantó Batman´s Longest Case (de la dupla Scott Snyder y Greg Capullo), el primero de todos. Va más por el lado del policial detectivesco más puro y es una forma muy copada de arrancar la antología.

De manera paralela a los enfrentamientos con sus enemigos, Batman ha estado investigando un misterio que arrancó en sus orígenes. Le llevó años encontrar una pista que le permitiera avanzar. Finalmente, todo lo lleva a una respuesta final. ¿Pero existen realmente los finales?

Son ocho páginas con una narración noir fascinante que hasta podría ser el disparador para una nueva serie spin-off. El concepto es muy filosófico y abre la puerta a varios análisis sobre el acto de ser detective. Hay un comentario muy meta también.


Manufacture for Use

¿Qué regalo te llevarías de un gift shop en Gotham? Resulta que hay un lugar donde podés encontrar de todo: gadgets que se le han caído a Batman durante sus peleas, trajes y armas de los villanos y hasta pruebas de escenas de un crimen.

Disfrazado como Matches Malone, Batman ingresa al negocio en busca de un objeto muy particular. En el medio se van intercalando flashbacks de enfrentamientos con los villanos más memorables. ¿Qué busca en aquel lugar olvidado por el tiempo? ¿Y qué espera hacer cuando lo encuentre?

La historia es muy sencilla pero impactante. Los dibujos de Jim Lee (Batman: Hush) son impresionantes. El desenlace es tan emotivo como iluminador, respondiendo a una pregunta histórica sobre la mitología del Caballero Oscuro. Hay una metáfora hermosa sobre cómo lo que nos destruye también nos puede proteger.

Si no fue mi favorito, le pasa muy cerca.

The Batman´s Design

Éste es pura acción. Warren Ellis destaca el aspecto anti-heroico y sádico del personaje en este brutal relato. Me recordó a la única buena escena de acción que tiene Batman v Superman, aquella donde Batfleck ingresa al almacén a repartir golpes.

Un grupo comando intentó tomar de rehén a todo un hospital y, tras una larga persecución, Batman llevó la pelea hacia un gran depósito que es su mejor trampa. Lo loco es que el autor prácticamente no tiene incursiones en los comics de Batman, pero parece conocerlo como si lo hubiera parido.

I Know

Bruce Wayne y Oswald Cobblepot (El Pingüino), dos de los personajes más inteligentes de Gotham, tienen una honesta conversación... pero muchos años en el futuro cuando ambos ya son viejos. Allí, el enemigo confiesa conocer la identidad secreta de Batman desde hace muchísimo tiempo.

Probablemente una de las historias más locas, que no deja de ser bastante simple. El final es tremendo por las múltiples vueltas de tuerca que da.


The last crime in Gotham

Geoff Johns es un gran conocedor del universe DC y, en la actualidad, tiene la enorme tarea de llevar a buen puerto ese ambicioso crossover con Watchmen llamado “Doomsday Clock” (que ya lleva un 75% de su desarrollo con 9 tomos de 12).

La narrativa acá no me pareció increíble, pero destaco el simbolismo visual y el intento de “cierre” que buscó el autor. Es un escenario muy curioso el que presenta.  Doce individuos han muerto y parece ser obra del Joker, quien murió la noche anterior a causa de una enfermedad.

El final es demasiado bueno como para arruinarlo, pero básicamente viene de la mano con la temática de toda la antología. Esta idea de que nada nunca termina realmente, como le dice el Dr. Manhattan a Adrian Veidt en el famoso cierre de la novela gráfica.

Batman's Greatest Case

Una última mención de honor para el tierno y divertido relato de Tom King que reúne a toda la batifamilia y va de la mano con el anterior de Johns. King viene llevando a Batman por lugares intransitados en la corrida actual de DC Rebirth y yo lo banco bastante.


Palabras finales

80 años son muchos años. Algunos personajes no logran mantenerse relevantes ni la mitad de tiempo y quedan relegados a la nostalgia. Batman está más presente que nunca en el imaginario popular gracias a videojuegos, series, películas y comics… sus seguidores continúan en aumento.

Detective Comics #1000 presenta historias mínimas con un leitmotiv que se repite: está muy presente la idea de que nada nunca termina y Batman está destinado a combatir el crimen por siempre.

Hay relatos para todos los gustos, aunque la mayoría cuenta con cierres abruptos debido a su corto desarrollo. En una relectura, las que elegí como mis favoritas son realmente buenas y las recomiendo. En las que no mencioné también hay valor, pero a mí no me llegaron tanto.

Curiosamente, la antología prácticamente dejó de lado a villanos como Bane y el Joker, que son de los más emblemáticos. Me faltó una buena historia con ellos. También me faltaron Grant Morrison y Frank Miller. Sin embargo, el standard de la antología es alto, tanto a nivel narrativo como artístico.


Detective Comics #1000 logra estar a la altura y es una lectura obligada para cualquier fan. ¡Larga vida a Batman y a sus 80 años de historia!

***

Detective Comics #1000 puede leerse, en inglés, accediendo a este link.

……………………………………………………………


……………………………………………………………

 Podés seguir las nuevas notas y novedades (además de humor y críticas de cine) en mi fan-page: http://www.facebook.com/sivoriluciano. Si te gustó, ¡compartilo o dejá un comentario!

2 comentarios:

  1. Es un memorable personaje, que ha evolucionada, pasando de matar a los criminales a tener ese código de no matar. Tomando rasgos del primer Superman.
    New 52 tuvo su lados molestos, como cambiar demasiado la historias de los personajes, como el Green Lantern Alan Scott, un poco de descuido en los guiones de la Liga de la Justicia. Y algunos hallazgos, como la historia de Wonder Woman-
    He leído algo de este número 1000. Es interesante, una buena idea para los 80 años de este personaje.

    Interesante artículo.

    ResponderEliminar

Quizás te pueda llegar a interesar...