lunes, 9 de septiembre de 2013

Magnum opus, o cómo definir una “obra maestra”


Una pregunta sencilla y, sin embargo, deliciosamente compleja. Hoy tengo ganas de reflexionar sobre eso. Capaz porque terminé de leer “Watchmen”, una novela gráfica que me voló la cabeza. Quizás porque en una vida anterior me gustaría haber sido Edgar Allan Poe. Tal vez porque, metido en el sub-mundo de “los que intentan pegarla con la literatura” me doy cuenta de que el talento y la genialidad no alcanzan, hay que sumar una buena cuota de suerte o de “espacio y tiempo adecuados”.

Comencemos, como usualmente se hace, por plantear la tesis. ¿Cuándo una obra es considerada “buena”? Creo –y podrán, por supuesto, debatírmelo a muerte– que se da cuando el artista que la crea consigue exactamente lo que buscaba

=> Si un libro se concibe para vender sin generar demasiadas reflexiones profundas ESTÁ BIEN. Está bien querer crear una obra comercial, y triunfar en ello. 

Ahora: ¿cuándo nos vemos ante una obra maestra? Supongo que tiene que ver con obtener  –generalmente de forma inconsciente– mucho más que lo que se pretendía, o alcanzar muchos más niveles de lectura que los que parece tener a primera vista. Por otro lado, la obra maestra se enriquece con el tiempo, llegando a ser “emblemática” o lo que se conoce como un clásico.

La obra maestra es aquella que resiste la vil erosión del tiempo, encarna temáticas eternas (inmortales), redefine o afianza géneros y no le importan las modas, tendencias o cambios de gustos.

Generalmente, son categorías con la menor cantidad de subjetividad posible. Han sido percibidas como obras decisivas por una gran parte de la sociedad. En cuestiones de cine, por ejemplo: te puede gustar o no Matrix, pero es impensable concebir que no es una película que –dentro de su género–  cruzó una barrera, rompió un umbral. Revolucionó la estética del cine, los efectos visuales, y la forma de tratar la ciencia ficción. Lo mismo hay que decir de “Saw” (El juego del miedo), redescubriendo el género del terror/suspenso. Una película que considero representativa de una nueva forma de hacer cine de terror. Por supuesto, lo mismo ha sucedido en su momento con Alien, Titanic, Batman: Dark Knight, el Padrino, Volver al Futuro.

La “obra maestra” encierra lo permanente frente a lo efímero. No se disipa con facilidad, y genera múltiples estudios. Entendemos que existe una obra maestra cuando muchos intentan copiarla, imitarla, parodiarla, reproducirla, elogiarla. 

Es lo mismo que sucede con el líder de un grupo. En general no se lo denomina como tal, pero todos lo siguen sin preguntarse el por qué. Se confina lo absoluto frente a lo relativo. Ejerce una suerte de magnetismo sobre los hombres a través de las décadas y cada generación desea tomarla para sí. Fascina (maravilla) por su inagotable capacidad de perturbar, de cautivar, de hacernos reflexionar. 

Representa esa sólida unión entre el presente y el pasado.

Aclaro que estoy intentando canalizar la idea desde el cine y la literatura. Me gusta pensar que se puede definir la obra maestra como la que abre otros caminos, engendra nuevas concepciones temáticas, estéticas y técnicas. 

=> Así lo fue Rayuela. Así fueron “El Gran Gatsby” y “El guardián entre el centeno” para la cultura literaria norteamericana (y por extensión, la cultura mundial). Existió ese gran maestro llamado Edgar Allan Poe, y muchos siglos antes Homero. Por más que me aburra la literatura rusa, existieron Dostoievski y León Tolstoi (Anna Karenina). 

En el medio, un visionario escribió sobre Don Quijote, otro "Las aventuras de Hucleberry Finn" y más tarde Oscar Wilde –ese fantástico escritor irlandés– mezcló varios estilos (gótico, simbólico, postimpresionista, etc.) en El retrato de Dorian Gray.

También son obras maestras aquellas premisas que reviven géneros muertos: la novela de aventuras (Alejandro DumasEl conde de Montecristo). Por más que sea poco digerible para el público general, no podemos quitarle mérito al precursor del realismo mágico (García Márquez: “El coronel no tiene quien le escriba”, “Cien Años de Soledad”). 

Tres son los fundadores inequívocos de la novela de ciencia ficción distópica, con obras fascinantes como Un Mundo Feliz (Aldous Huxley), Fahrenheit 451 (Ray Bradbury) y 1984 (George Orwell). Historias premonitorias, escudos de la literatura, distintivas críticas sociales.

¿Qué es un clásico? Al final del día, es aquella obra que sobrevive al paso del tiempo, que pregunta al mismo tiempo que contesta, y que tiene la habilidad  –casi mágica– de leernos a nosotros mismos.


Si tuviera que llevarme un solo libro a una isla desierta,
preferiría ahogarme en el naufragio”. (Eduardo Mendoza)


Como siempre: si el post les gustó, comenten y compartan. ¿Qué obras del cine y la literatura consideran “obras maestras” y por qué? ¡Espero sus comentarios en el blog o en mi página! ¡Saludos!


13 comentarios:

  1. Bien ahí Lu !! Saludosos...

    ResponderEliminar
  2. ¡Muy buena entrada! "Mis obras maestras" de la literatura serían "El Guardián Entre el Centeno", mi adorada "Lolita", "1984", "El Retrato de Dorian Grey" y la "reciente" "El Viaje de Marcos". Hay muchísimas más, pero esas son las primeras que se me han pasado por la cabeza ;)

    Buen blog!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hey! Gracias!! Hice post sobre Catcher in the Rye, ¿podés creer que recién leí ese gran libro este año? Acá es mi nota:

      http://viajarleyendo451.blogspot.com.ar/2013/08/el-guardian-entre-el-centeno-el-eterno.html

      ¡Muy de acuerdo con la novela de Oscar Wilde! Slds!

      Eliminar
  3. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  4. Que difícil responder a esa pregunta, pero creo que encontraste la esencia de lo que hace que una obra sea maestra. Solo los más grandes textos lograron persistir y resistir al paso implacable y devorador del tiempo.
    Alguna de las obras que considero maestras son, para mí, "La noche de los muertos vivientes" creadora de toda una temática hoy muy explotada pero que continua maravillando y aterrando; "La noche boca arriba" con ese final tan traumático como increible, "Saló o los 120 días de Sodoma" grotesto hasta más no poder, "El planeta de los simios" cada vez que veo un mono me acuerdo de la peli, "El señor de los anillos" atrapa desde las primeras hojas y no te suelta hasta que Frodo arroja el anillo a las lavas del volcán; y tantos otro pero son los primeros que recuerdo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Te agradezco el comentario, fue un post que escribí con muchísimo cariño por ciertas obras que considero increíbles. "La noche boca arriba" es una obra maestra, junto con todas la obra de Cortázar (un gran orgullo argentino junto a Borges). ¿Sabés que El Señor me aburrió bastante? No le quito mérito igual, una obra realmente emblemática!!

      Eliminar
  5. Después de leer completo el tema, me quedo con tu respuesta final, un clásico es la obra que sobrevive al paso del tiempo.

    Me gusto mucho, muy bien desarrollado y explicado y planteas bien tus opiniones y reflexiones.

    Solo tengo un pero y no es con lo que piensas es solo que viéndolo desde tu perspectiva y bajo tu concepto "Entendemos que existe una obra maestra cuando muchos intentan copiarla, imitarla, parodiarla, reproducirla, elogiarla. " Me da miedo pensar que Crepúsculo sea entonces un Clásico en potencia, ya que muchos lo han imitado, parodiado, copiado, elogiado, etc.
    Yo en lo personal lo considero algo temporal y efímero, que en unos años lo olvidarán, a diferencia de Harry Potter al que si considero un futuro clásico y que por muchas generaciones más lo niños (y no tan niños) lo seguirán leyendo.

    Tu que opinas???
    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Tetsu!!!

      El tema de Crespúsculo (no lo leí) y cosas del estilo son tendencias, gente que encuentra nichos de mercado y los explota. Obvio que está perfecto!! Cada uno busca le encuentra la vuelta a su manera. No creo que se conviertan en "clásicos" y obviamente no los considero obras maestras (ni cercanos).

      En realidad, con la frase "Entendemos que existe una obra maestra cuando muchos intentan copiarla, imitarla, parodiarla, reproducirla, elogiarla." me refería más a otra cosa. Podemos entender que hay un maestro cuando tiene muchos seguidores y se lo considera un "líder" en el tema, sin que (en muchos casos) él mismo se defina como tal. Así, tenemos maestros de cada género (Victor Hugo del romanticismo, Flaubert del realismo, etc). Pasa un poco similar con las obras maestras, que sirven de fuente de inspiración a millones de forma atemporal. De nuevo, para mí toda la onda de los "vampiros" es una moda y nada más.

      Concuerdo también con que H.P marcó un umbral, y en un par de años vamos a descubrir lo realmente importante que fue para la literatura.

      Gran aporte de tu parte! Gracias!

      Eliminar
  6. Ufff Luciano querido, que buen tema has propuesto magnum opus, está como para sentarse un rato en el paseo y tomar mates con unas masitas jajaja, hablarlo con paciencia y profundizarlo... habría que decir por lo que he leído y lo que me ha quedado de las clases de Europea (que cambió totalmente mi concepción de las obras maestras) que las obras maestras en la mayoría son obras maestras porque responden a X intereses ya sean sociales, políticos etc de cierto grupete (llámese élite, hegemónico etc) así que en parte hacen trampa =P jajaja (por ejemplo Shakespeare tenía de mecenas a doña Isabel, así quien no jaja) es como ponerse munición infinita en el left4dead jajaja :P es trampilla (a mi parecer) te recomiendo un documental que trata este tema... se llama "Los Medici, padrinos del renacimiento" :) estamos hablando!!! Avisame cuando lo veas ;)

    ResponderEliminar
  7. Me gustó el párrafo ese de "La obra maestra es aquella que resiste la vil reosi´n del tiempo...". Y no conocía esa frase del final de Eduardo Mendoza, muy ingenioso y oportuno. Claro, no existe "LA" obra maestra entre las obras maestras. Gran reseña, casi un resumen de las obras que más te gustan.
    ¿intentaste ya con Dostoievski?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Me aburre Dostoievski! (Listo, lo dije). Odio aburrirme con la literatura. Algo leí de él (Fragmentos varios, algo de Crimen y Castigo, "El jugador"... pero no los puedo tragar a los rusos). Que sé yo, la vida es demasiada corta para leer cosas aburridas, jajaja... (sé que es un comentario de alguien cerrado de mente)

      Eliminar
    2. jajaj está muy bien si ya lo intentaste. Quizás algún día la literatura rusa vuelve a cruzarse en tu camino y se te abre el mundo Dostoievski.
      En el verano estuve leyendo "los demonios", pero al llegar a la mitad se me mezclaron los personajes y me empantané (quizás sería mejor decir que me tapó la nieve). No es una lectura fácil. Así que está tirado en la biblioteca, con el lomo que cada tanto me mira...pero como vos decís la vida es demasiado corta.
      ¡Nos seguimos leyendo!

      Eliminar

Quizás te pueda llegar a interesar...