martes, 14 de enero de 2020

Vinland Saga y el animé en 2019


2019 fue uno de los mejores años de animé que tuve la suerte de atravesar, aunque también me dejó algunos sabores amargos. En esta nota quiero destacar lo mejor (y lo peor) del animé del año pasado.





***

Dragon Ball regresó a los cines

2019 arrancó con una explosión, en el mejor sentido de la palabra. Dragon Ball Super: Broly, estrenada en enero, no fue perfecta pero –para los estándares de la franquicia– es de lo mejor que se vio alguna vez. De hecho, estuvo entre mis películas favoritas del año.

Akira Toriyama y el director Tatsuya Nagamine sabían exactamente qué querían ver los fans y lo sirvieron en bandeja. Particularmente me gustó que los momentos dramáticos no fueran cortados innecesariamente con algún chiste tonto. El argumento tiene fuerza y peso emocional… algo que uno no espera de este tipo de producciones.

Dragon Ball Super: Broly la rompió en el mundo entero, superando la icónica barrera de los 100 millones de USD. Un número impensado para un estreno que no sea un blockbuster hollywoodense. Sólo en Argentina tuvo más de medio millón de espectadores.


Pese a mis reservas respecto a algunas cuestiones, fue una película muy redonda que logró balancear comedia y acción mejor que sus predecesoras. Gracias a un fanservice logrado (orgánico a la trama en su mayoría), peleas espectaculares y varios condimentos para agradar a los fans, resultó ser una fiesta que merecía celebrarse. Y se celebró.

Dr. Stone: here comes a new challenger

Justo cuando creíamos que el shonen no tenía lugar para la reinvención, llegó Dr. Stone para traer nueva vida al género (en más de un sentido).

Es fascinante ver a Senku y sus amigos subir lentamente la escalera de la tecnología. Este animé post apocalíptico comenzó a emitirse en julio de 2019 con 24 episodios en su primera temporada.


La historia nos relata las aventuras de un adolescente viviendo en un mundo donde toda la raza humana se convirtió en piedra. Sólo algunos lograron “despetrificarse” (miles de año después) y deben aprender a vivir en una nueva Edad de Piedra, pero con los conocimientos científicos de nuestra modernidad.

Con el tiempo, Senku se ha convertido en un protagonista de shonen estándar. Eso no es necesariamente algo malo. Ahora que el principal antagonista Tsukasa comenzó su guerra contra “El Reino de la Ciencia”, nuestro héroe tiene que usar su ingenio contra enemigos específicos, en lugar de los conceptos más vagos o relacionados con la naturaleza.

El humor es bastante juvenil y la animación muy rudimentaria, pero está siendo un éxito fenomenal. Las demostraciones salvajes de ingenio científico son suficientes para dejarnos maravillados por lo lejos que hemos llegado como sociedad. Es un animé alegre y fácil de digerir, con el potencial de convertirse en uno de los más importantes.

Attack on Titan: todo lo bueno termina

10 brillantes (pero escasos) episodios fueron todo lo que Attack on Titan nos dejó en 2019. Conformaron la segunda parte de la Temporada 3, que será la anteúltima de la serie. Queda muy poquito para el final; y se siente.

Mientras que Attack on Titan Temporada 3 (Parte 1) había tomado un enfoque distinto (se sintió más como un thriller político apoyado por el conflicto dentro de las paredes), esta segunda mitad fue acción, lisa y llanamente. Pero acción de la buena, eh.


Creo que esta última tirada de episodios elevaron la serie hacia estándares solo alcanzados por los animés más elogiados. Por ejemplo, la revelación de lo que había en el sótano de la casa de Eren –un misterio que venía arrastrándose desde la primera temporada– modificó todo lo que creíamos saber de la historia.

Ha sido un viaje más que emocionante y –si todo sigue bien encaminado– tranquilamente podría convertirse en uno de los mejores animés de la historia, sentadito al lado de títulos como Full Metal Alchemist: Brotherhood. Mi reseña completa de Attack on Titan Temporada 3 (Parte 2) está disponible por acá.
  
La promesa de The Promised Neverland

Dentro del animé de 2019, también muy temprano recibimos a uno de sus mejores exponentes. The Promised Neverland dejó a toda la comunidad con ganas de más. Un thriller fascinante para amantes de las historias cerebrales tipo Death Note, Monster, Code Geass o Psycho-Pass.

La vida es tranquila para los niños de un orfanato dirigido por la dulce Isabella (a quienes todos llaman “Mamá”)… siempre y cuando no descubran la verdad detrás de aquel lugar de ensueño.

El argumento mezcla misterio con una batalla intelectual y una dosificada pizca de terror psicológico (nunca sentí tanto miedo viendo correr a niños por un bosque). La batalla se vuelve más física por momentos, si bien nunca deja de enfocarse en los aspectos estratégicos. Puede leer mi reseña completa por acá.



Vinland Saga: el animé del año

Si me apuran, creo que Vinland Saga –la producción de Wit Studio que recientemente finalizó los 24 episodios de su primera temporada– fue el mejor animé del 2019. Con el desenlace, que brindó un momento comparable con la “Boda Roja” de Game of Thrones, es hora de analizar este épico animé. Tranquilos, va sin spoilers.

Se habló mucho de Vinland Saga desde su estreno en julio de 2019, y con buena razón. No sucede tan a menudo en este medio que un manga aclamado por la crítica se encuentre con un estudio de primer nivel, dando a luz a una adaptación maravillosa.

El animé presenta una premisa histórica maravillosamente establecida, temas complejos articulados con una gran construcción del mundo y una historia tan íntima como sofisticada.


La trama se desarrolla en Inglaterra a principios del siglo XI y se centra en los conquistadores vikingos. El joven Thorfinn creció escuchando las historias de marineros que viajaron por el océano y llegaron a un lugar de ensueño: Vinland. Se dice que es cálido y fértil, un espacio de paz donde no existen las peleas como sí en su helado pueblo de Islandia donde nació.

Mientras la guerra entre Inglaterra y los daneses empeora, la muerte se ha convertido en un lugar común. Los vikingos ofician de nómades mercenarios, aliándose estratégicamente con el Rey que pagué más y mejor. En medio de esta caos, Thorfinn decide vengarse del hombre responsable de la muerte de su padre, el gran Thors.

La forma en la que Vinland Saga balancea a todos sus personajes mientras avanza en la trama es un testimonio del gran trabajo que ha realizado el equipo. Si sumamos a esto una gran atención al detalle, dinámicas escenas de acción y una historia atrapante, la serie tranquilamente funciona tanto como una narración visual y como una épica de ficción histórica.


Es el tipo de experiencia que brilla con otra luz más intensa, y creo que incluso quienes no sean tan fanáticos del animé pueden sentirse atrapados y disfrutarla. El tiempo dirá si Vinland Saga se convierte en un nuevo clásico generacional. Yo, con esta primera tirada de 24 episodios, tengo esperanza. Por acá encuentran mi reseña completa.

Amor eterno por My Hero Academia

Sería injusto no mencionar a My Hero Academia y su cuarta temporada. Es la propiedad japonesa más popular en la actualidad y es fácil ver por qué. Cada temporada está mejorando sustancialmente respecto a su predecesora, siendo la Temporada 3 mi animé favorito del 2018.

La temporada 4 todavía se está armando (lleva emitida la primera mitad) pero ya se nota que los riesgos son más altos que nunca. Esta nueva entrega no va a ganar a nuevos fanáticos, pero si ya te gusta, seguramente ya está en tu mira como una de las piezas fundamentales del animé de 2019.


Dos casos decepcionantes


No todo fue tan bonito en el animé de 2019. La segunda temporada de One-Punch Man, por ejemplo, dejó mucho que desear. Cuando estrenaron los primeros 12 capítulos, allá por el 2015, la serie se convirtió rápidamente en una de las favoritas del año. Lamentablemente, el cambio de estudio y una narrativa perezosa disminuyeron sustancialmente la calidad de su continuación.

De la mano de la prestigiosa Madhouse, la primera temporada había sido un deleite visual en todo sentido. Los muchachos de J.C Staff –que asumieron la responsabilidad de animar la segunda parte– tienen muchísima presencia en el mundo del animé pero, claramente, no estuvieron a la altura. Pueden leer mi reseña completa por acá.


Con la segundo temporada de Mob Psycho 100 quizás me termine peleando con más gente. Nadie pone en duda que One Punch Man 2 fue absolutamente decepcionante, aunque el caso de Mob es más discutible. Hay quienes, incluso, la consideran de lo mejor del año.

En mi caso, me parece que el arco argumental no fue tan redondito como en su primera entrega, en gran parte debido a un clímax acelerado y frenético que no me convenció.

Estos trece episodios tuvieron dos mitades claramente definidas. En la primera mitad (en mi opinión, muy superior) la acción quedó relegada a un segundo plano para profundizar más en Mob y su relación con los personajes secundarios, en especial con ese falso psíquico y mentor que es Reigen.

Lamentablemente, la segunda mitad de la serie nos muestra el regreso de la organización criminal de psíquicos “Garra” (que Mob y sus amigos habían vencido al final de la primera temporada) y todo se convierte en un shonen mucho más tradicional y genérico. Pueden leer mi reseña completa por acá.



……………………………………………………………


……………………………………………………………

 Podés seguir las nuevas notas y novedades (además de humor y críticas de cine) en mi fan-page: http://www.facebook.com/sivoriluciano. Si te gustó, ¡compartilo o dejá un comentario!

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Quizás te pueda llegar a interesar...