lunes, 4 de abril de 2016

Tortugas, hacia abajo, hasta el infinito


En el primer capítulo de su libro “Una breve historia del tiempo” (1988), Stephen Hawking describe una anécdota que popularizó la famosa expresión jocosa del idioma inglés: “Turtles all the way down” (algo así como: “tortugas hacia abajo y hasta el infinito”).

Cuenta Hawking que un conocido científico (que habría sido Bertrand Russell) daba una vez una conferencia sobre astronomía. En ella, describía cómo la Tierra gira alrededor del Sol y cómo éste, a su vez, gira alrededor del centro de una vasta colección de estrellas llamada “galaxia”.

Al final de la charla, una agradable señora de avanzada edad se levantó y le dijo desde el fondo de la sala: “Lo que nos contó usted no es más que una sarta de estupideces. El mundo es ,en realidad, una plataforma plana sustentada por el caparazón de una tortuga gigante”.

El científico sonrió ampliamente antes de replicarle: “¿Y en qué se apoya la tortuga?”. “Usted es muy inteligente”, dijo la señora, “Pero hay infinitas tortugas, una debajo de otra”.

(Originalmente: "You're very clever, young man, very clever. But it's turtles all the way down!")

Quizás aquel no sea el verdadero origen de “la historia de la tortuga”, pero sí nos remonta a una época donde todavía se creía que el mundo era chato, y que una tortuga enorme cargaba en su base. ¿Pero sobre qué se apoya la tortuga? Claramente, sobre otra.


Estamos ante el problema de recursión infinita, no sólo en la astronomía, sino también en el campo de la filosofía. Una metáfora comparable, que describe causas y consecuencias circulares de un mismo problema, sería la idea de qué fue primero: el huevo o la gallina. 

(Al respecto, vale la pena recorrer este post: “The egg, el relato viral de Andy Weir”).

La idea de las tortugas ad infinitum, que bien podrían ser elefantes tambien, representa una visión popular de un mito cosmológico primitivo. Un animal que, al entender de algunos, es lo suficientemente resistente  y longevo como para cargar con el mundo él solo, y por los tiempos de los tiempos.

Los ateos utilizan este concepto para poner en duda la existencia de Dios (si Dios existe, ¿quién lo creó a Él?”) y el mundo de la ficción lo ha aprovechado para plasmar conceptos de realidades recursivas y tortugas que funcionan como Guardianes del Universo.

"Turtles All the Way Down" es, por ejemplo, el nombre del capítulo final de “Awake” (2012) (que ya reseñé en el blog antes), y la frase la menciona la psiquiatra del protagonista con un fin muy específico.

En la saga de la Torre Oscura (de Stephen King) repetidas veces se hace referencia a una tortuga que sería uno de los guardianes de la torre –en esencia, un puente entre todos los mundos.

La misma Tortuga (Maturin) es también referenciada en otras obras de King como 11/22/63 e “IT: el payaso maldito” (que reseñé en el blog hace un tiempo). En “IT”, Maturin es un espectador de los eventos que se desarrollan a partir de la batalla entre la entidad maligna y el Club de los Perdedores. Sólo se involucra para darle un consejo al protagonista, Bill Denbrough, durante el ritual que realiza en 1958.

La idea de múltiples universos existiendo paralelamente es una de las más populares en la ficción especulativa y la fantasia, pero a veces las cosas son más complicadas que un mundo de sueños, otra dimensión o simplemente un “universo alternativo”.

Pensemos, por ejemplo, en esa genial obra de ciencia ficción que es “eXistenZ” (1999), de David Cronenberg.  

El punto central de la historia es que los protagonistas están confundidos respecto a cuántos niveles de realidad virtual existen (y qué deberían hacer para ganarlos). Al final de la película, todavía no están seguros si siguen dentro del juego o no.

Algo similar sucede en “Inception” (2010), donde existen sueños dentro de sueños (dentro de sueños) donde el tiempo se ralentiza exponencialmente a medida que incrementamos la profundidad de los niveles. Uno podría pasar décadas dentro de los sueños, y esta realidad recursiva hace difícil saber en qué momento se está verdaderamente despierto (motivo por el cual utilizan elementos o totems que les ayudan a distinguirlo).

Mientras tanto, “Matrix” (1999) contiene otro tipo de realidad recursiva: la simulación. Básicamente: construir un barco en una botella, dentro de un barco en una botella. “Matrix” es un mundo donde personas crean simulaciones por computadora y realidades virtuales sin saber que forman parte de una. Por otra parte: ¿podría ser Zion (la “ciudad real”) otra “Matrix” en sí misma?

Tortugas, hacia abajo y hasta el infinito” es esta idea de una regresión infinita, de que no hay realidad excepto en la mente de un personaje, un autor o un Dios. 

No importa que tan arriba o abajo nos movamos, no es posible escapar. Un fenómeno similar al que existe en el diseño gráfico y el arte conocido como “Efecto Droste” (una imagen que incluye una copia imagen de sí misma, que tiene un imagen más chica de sí misma, etc).

Hay una película fascinante del guionista Charlie Kaufman (“Adaptation”, 2002) que también trabaja esta temática de la recursividad. 

Es la historia de un guionista llamado Charlie Kaufman (protagonizado por un sorprendentemente bueno Nicholas Cage) que intenta escribir la adaptación de una novela llamada “El ladrón de orquídeas”. El ficcional Charlie (el de la película) se rinde y termina escribiendo un guión llamado “Adaptation”, que es sobre un hombre intentando escribir una adaptación de la novela “El ladrón de orquídeas

… y así podríamos seguir.

Hace poquito vi “Réalité” (2014), la última película del director francés Quentin Dupieux (quien también dirigió “Rubber”). Me encantó “Réalité”, y también juega con esta idea de la recursividad, pero desde otro punto de vista. La película está muy buena y se las recomiendo.


En la literatura, muchos de los relatos de “Las mil y una noches” se caracterizan por contener elementos recursivos. Scheherezade, la protagonista y narradora de la historia, mantiene al vil rey despierto generando asombro e interés con sus relatos. Cuenta historias de gente que cuenta historias sobre gente que cuenta historias, y etcétera, etcétera. Hay muchísimas historias dentro de historias en esta obra y, gracias a ellas, el rey Shahriar la mantiene con vida ante la perspectiva de la narración que vendrá.

Hay también un ejemplo muy viejo en una cuento corto originalmente impreso en Amazing Stories de 1936

Se trata de “El que se achicó” (He Who Shrank), de Henry Hasse. El protagonista se inyecta un suero que lo hace más pequeño que el átomo. Allí descubre que cada átomo es un pequeño sistema solar, donde el núcleo funciona como Sol y los electrones orbitan como planetas. Se sigue achicando a través de universos cada vez más miniaturas hasta que termina en nuestro propio mundo nuevamente. Ahí le cuenta la historia a un escritor de poca monta, quien intenta venderla a un diario como una obra de no-ficción.

Uno de los libros de “Elige tu propia aventura” también trabajó esta idea, pero con quarks como universos.

Por último, no puedo dejar de mencionar una escena de la fantástica de la parodia de Star Wars: “Spaceballs” (1987). El villano coloca una video de la propia película y avanza a la escena en la que ellos mismos están viendo la escena en la que colocan un video de la propia película.

La charla que se da es altamente delirante:

  
Dark Helmet: What the hell am I looking at? When does this happen in the movie?
Colonel Sandurz: Now! You're looking at now, sir! Everything that happens now is happening now.
Dark Helmet: What happened to "then"?
Colonel Sandurz: We passed it.
Dark Helmet: When will "then" be "now"?
Colonel Sandurz: Soon!

“Man #1: If Earth is the back of a giant turtle, then what's holding up the turtle?
Man #2: Don't be a fool. It's Turtles All The Way Down!”

………………………………………………………………………………………………….


………………………………………………………………………………………………….


 Podés seguir las nuevas notas y novedades (además de humor y críticas de cine) en mi fan—page: http://www.facebook.com/sivorilucianoSi te gustó, ¡compartilo o deja un comentario!

8 comentarios:

  1. La señora no debió siendo agradable planteando que lo escuchado era una sarta de estupideces. Y fue un ejemplo de sentido común, algo inexplicablemente valorado.
    ¿Si Dios existe quien lo creo a El? Los gnósticos ya plantearon algo que podría ser una respuesta, la imaginar una jerarqúia de dioses, de la cuales el más imperfecto, es creador del mundo. Por eso le salió así. Y bien lejos está Abraxas, en el pleoroma, algo anti intuitivo.

    Esas preguntas se plantearon cuando salió The Matrix, película que me fascina. Y que tiene mucho de la alegoría platonica de la caverna.

    En la historieta de Nuevos Vengadores, los personajes se encuentran con Sentry, un heroe poderoso pero fóbico, cuya existencia se desconoce. Salvo por una historieta de Paul Jenkis. Quien justamente es dibujante creador de Sentry. Y que aparece como un personaje más. Mirando con asombro a la esposa de Sentry. Y se explica porque este heroe fue borrado de la memoria de todos. Y como medida desesperada le contó su historia a un guionista de historieta.

    Deadpool es un personaje que asume su condición de tal, criticando los errores de continuidad en la propia historieta.

    Bien planteado.

    ResponderEliminar
  2. Si hablamos de tortugas y de infinito, sumo la paradoja de Zenón "Aquiles y la tortuga".
    Supongo que la conocen: Aquiles sabiéndose veloz le deja adelantarse "un trecho" y al sonar el cuerno de largada Aquiles recorre ese trecho a toda velocidad pero para su sorpresa la tortuga ya se había adelantado unos pasos más, sacándole otro "trecho". Aquiles recorre esa nueva distancia que lo separa, pero la tortuga ya dio un paso más.... y así al infinito.

    Y como mi tortuga (la que se me escapó literalmente por un agujero que el perro había hecho en Año Nuevo en el alambre de la puerta del costado en la casa de mis viejos) se llamaba "Tanque" en honor al batero de esta banda, acá dejo algo del Infinito
    https://www.youtube.com/watch?v=7soqnwy2BvQ

    Abrazo!!


    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es genial la paradoja de "Aquiles y la tortuga". Y que tremendo tener un tortuga de nombre "Tanque" =P
      ¡Gracias por pasarte!

      Eliminar
  3. Ay ay, ayer terminé Awake y pensé inmediatamente en este post.
    Gracias por tanto.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ah, mirá vos. No sabía que la habías arrancado. Es un mind-screw tremendo. ¡Me encantó!

      Eliminar
    2. la arranqué y la terminé como en 5 días, por eso no te enteraste :P

      Eliminar
    3. A todo esto, otro día la re charlamos que me mind-fuckeó un montón!
      Y quiero opinión externa jajaja

      Eliminar
    4. Dale, dale. Aunque seguramente la tenés recontra fresca. Yo la vi cuando salió en su momento. De paso quiero charlar la filosofía detrás de Once Upon a Time (¿?).

      Eliminar

Quizás te pueda llegar a interesar...