jueves, 21 de abril de 2016

“Sharknado” y el cine de clase B


La Gran Depresión de los años ´30 golpeó a Hollywood tan duro como a otras industrias; para 1933, un tercio de la audiencia había desaparecido. Para combatirlo, los grandes estudios comenzaron a distribuir películas de a pares. La cinta más larga, y de mayor presupuesto, era llamada una “A-movie”, mientras que la función secundaria era una “B-movie”.

Las características de una película de clase “B” se siguen manteniendo al día de hoy. Son producciones con un presupuesto limitado y un elenco amateur y poco conocido. Si bien pueden tener guiones bien armados y tramas llamativas, el principal objetivo es el entretenimiento barato y desechable.

Durante la Era de Oro de Hollywood (1930-1959), las películas de clase B más populares eran las del género western, terror y ciencia ficción. A medida que pasaron los años, y comenzaron a florecer productoras independientes en los años ´60 y ´70, la mentalidad de cine barato y pasajero, con énfasis en el sensacionalismo, la sexualidad y la violencia (el “gore”), comenzó a ser prominente y comercialmente atractiva. Si las películas no era producidas para la TV o directamente para video, se las pasaba en cines conocidos como “grindhouses”, donde la función se repetía una y otra vez a lo largo del día.

Una nueva época del cine berreta llegó con la era de Internet, donde difundir el contenido se hizo más sencillo. 

También aparecieron, en los años ´90, canales como el Sci Fi Channel  (SyFy) y el Mystery Science Theater 3000, que se dedicaron exclusivamente a producir películas clase B originales.

Aunque este tipo de producciones son “malas” en términos de guión, efectos visuales y ejecución, algunas han probado ser “tan malas que son buenas”, o incluso “tan malas que divierten”. En este sub-mundo existe una mayor libertad para plasmar ideas locas y extravagantes porque no hay presión de que la película venda y genere ganancias impresionantes. Los directores pueden explotar su creatividad con autonomía, y gracias a ello han surgido grandes clásicos del cine.

Enter the Dragon” (1973), la cuarta película de Bruce Lee, “El Bueno, el Malo y el Feo” (1966) y “Halloween” (1978) son todas películas emblemáticas que han influenciado, respectivamente, el cine de acción, western y terror, y se convirtieron en clásicos indiscutibles de cada uno de los géneros. La película de Carpenter, por ejemplo, es considerada la gran precursora del género slasher, explotó la popularidad del terror en los años ´80, tuvo siete secuelas, una remake en el 2007 y una secuela (de la remake) en el año 2009.

Nada mal para un presupuesto de apenas 300.000 dólares.

Dumbo (sí, la película de Disney de 1941) es un raro caso de película animada clase “B”. 

Se puso en producción con un presupuesto muy bajo para recuperar el dinero que se perdió con los fracasos previos de “Pinocho” y “Fantasía”. La película debía ser simple y barata, y sin embargo resultó un éxito absoluto. La crítica del momento considero que “Dumbo” era un retorno a las raíces de Disney.

De esta película hay muchísimo para comentar. Por ejemplo: es la primera en hacer un uso real del “surrealismo” y durante la película se visualiza una huelga de payasos que sucedió verdaderamente durante la producción (la mayor parte del personal de animación del estudio de Disney se declaró en huelga).

Mientras tanto: “Night of the Living Dead” (1968) originaba la locura por las películas de apocalipsis zombie, “The Thing from Another World” (1951) se volvió un clásico de la ciencia ficción, “The Rocky Horror Picture Show” (1975) fue la propulsora de la sub-cultura del “cosplay” y “Mad Max” (1979) disparó la carrera de Mel Gibson, a quien nadie que viviera fuera de Australia conocía.

Hace unos días tuve una función doble de cine B. Con un amigo vimos “Big Trouble in Little China” (1986), que ya reseñé en la fan-page, y “Sharknado” (2013).



"Sharks. Tornado. Sharknado. Enough Said!"

Sharknado es una genialidad del director Anthony Ferrante que combina las clásicas películas de monstruos –o mockbusters– (Godzilla, Jaws, The Blob, Attack of the 50-Foot Woman, etc) con las cintas de desastres naturales (2012, The Day after Tomorrow, Twister… ¿Armaggedon?).

En este caso, un huracán descomunal golpea a Los Ángeles, causando inundaciones por toda la ciudad y tornados que escupen tiburones feroces, sanguinarios y ¡vivos! Un surfista (Ian Ziering) se une con su mejor amigo y una sexy camarera (que aporta el fan service obligado) para rescatar a su ex mujer (Tara Reid) y a sus dos hijos. Más tarde (y porque sí) el grupo intenta disipar los tornados disparando bombas desde un helicóptero.

Un dato de color: recientemente salió un análisis de la gente de The Film Theorist que estudia cómo esta extraña combinación de tiburones y tornados podría llegar a tener la posibilidad de ser plausible. Miren el video porque no tiene desperdicio:


La película fue un hit viral sin precedentes. 

Yo recuerdo haberla escuchado nombrar por todos lados (si bien no la vi en su momento). Se convirtió, inexplicablemente, en la más taquillera del canal SyFy. Durante su estreno revolucionó las redes sociales, ocasionando más de 5000 tweets con el hashtag #Sharknado por minuto. 

Un record absoluto para Twitter en aquel momento.

Sharknado triunfó porque es una de las más brillantes entre las cintas deliberadamente malas, y tiene un equilibrio que no es fácil de alcanzar. Hay que vivenciarla para realmente comprender ese punto justo. El guion no es absurdo por descuido, sino que se buscó intencionalmente. Se ríen de sí mismos y de las películas de este tipo que pretenden ser serias.

Además de su trama deliciosamente absurda, los actores caídos en desgracia que se eligieron para protagonizar la historia potenciaron el tono bizarro de la película: Tara Reid fue popular con adolescentes por American Pie, y tuvo una pequeña participación en Scrubs

Por su parte, Ian Ziering  era uno de los secundones de Beverly Hills 90210.

20 años atrás, esto no habría sucedido. Hoy en día, el usuario mira TV con el celular en la mano, chequeando Facebook, Twitter, Instagram, y compartiendo lo que consume con la gente que los sigue. Esto fue clave para que Sharknado llamara la atención. Internet, que se maneja por las leyes de los fans, y no las del mercado, permitió que una pequeña película clase B se volviera una saga de culto que pronto va a estrenar su cuarta entrega.


► Sharknado es un delirio absoluto de tiburones salvajes, efectos de cuarta, actuaciones aún peores y una trama que no funciona ni como excusa. Es para ver con amigos, con cerveza, y representa –hoy en día– un ejemplo perfecto de todo lo bueno que tiene para ofrecer el cine de clase B.

………………………………………………………………………………………………….


………………………………………………………………………………………………….

 Podés seguir las nuevas notas y novedades (además de humor y críticas de cine) en mi fan-page: http://www.facebook.com/sivoriluciano. Si te gustó, ¡compartilo o dejá un comentario!

5 comentarios:

  1. A lo último te faltó la mala edición XDDD or momentos es re obvio que incluyeron secuencias de películas que no tienen nada que ver jajaja

    Soy muy fan de la saga, te recomiendo las secuelas, porque cada película te deja preguntándote cómo cuernos van a hacer para superar esto en la que sigue, ¡y lo logran!

    Y en Lavalántula hay un cameo de Finn XDDDDDDDDD

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Sin duda! La edición es pésima. Los cortes, las transiciones. Hay bichos que se ve que sacaron de algún documental o algo, y parece que están haciendo otra cosa de lo que pasa en la película. Leí también que las imágenes de la inundación son de ciudades de Japón y no Los Ángeles.
      Ya me agendé la segunda para ver.
      No sabía que me iba a encontrar con una VERDADERA fan de la saga Sharknado, jaja.

      Eliminar
  2. En las ficciones que no estoy aún capacitado para hacer, historietas, creo tener una influencia del cine clase B. He visto las películas de terror pasadas en el ciclo Viaje a lo inesperado. Y he visto Sábados de superacción, con películas como Billy the Kid conoce a Dracula. Y luego una con una extraterrestre vampira, que deja la nave llena de sus descendientes.

    Me gustan esas temáticas, el tema del sexo, la violencia.

    Y youtube ayuda. No he visto Sharknado pero vi Tiburón fantasma.

    Y a veces me gusta ver esas películas.

    ResponderEliminar
  3. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  4. Cada tanto me doy una vuelta por el cine clase B. Mi director preferido de este género es Ed Wood. ¿Viste "Plan 9"? Es tan increíble que fundó el Cine Z
    Algún día voy a hacer una entrada sobre ese film, porque tiene de todo. Hasta aparece Bela Lugosi.
    Sharknado no la vi, me la anoto

    Abrazo!

    ResponderEliminar

Quizás te pueda llegar a interesar...