lunes, 10 de marzo de 2014

“Tokio Blues”, una novela de Haruki Murakami


Haruki Murakami es el escritor “cool” de estos días. Hoy entrás a una librería, pedís que te recomienden algo, y la mayoría de los vendedores te indican que te lleves algo de este autor.

Personalmente no le di bola hasta que un amigo y mi hermano me hablaron de su “prosa hipnótica”. Así que le di una oportunidad a Tokio Blues (título original: Norwegian Wood), la novela que lo llevó a la cima de la pirámide literaria comercial.

La novela es, en esencia, una historia súper nostálgica que explora los temas de la pérdida (la muerte) y la sexualidad. La muerte es un personaje más en la historia (figurativamente hablando) y ronda a los protagonistas como un fantasma. Toru Watanabe es un joven estudiante (frágil, inexperto y soñador) a finales de los años sesenta en Tokio, un momento bastante particular para los estudiantes japoneses. Esta época de protesta es el paisaje que pincela la obra donde Watanabe se debate su amor por dos mujeres diametralmente opuestas: la bella y sensible Naoko, y la enérgica Midori.

Les comparto “Tokio Blues”, para descargar en versión PDF y español: http://goo.gl/XYgdKH

==> ¡SPOILER ALERT! Se revelan partes de la trama en este review, así que aconsejo precaución si pretenden leer la obra.

Podemos ubicar a esta novela de 1987 dentro del género drama / coming of age, ese género que autores como Stephen King saben retratar a la perfección. El “coming of age” es, básicamente, el pasaje hacia la adultez. Este tipo de historias se centran en el crecimiento psicológico y moral de sus protagonistas, a medida que aprenden las dificultas de ser un adulto. La identidad sexual y la filosofía de vida personal son los ejes centrales de estos relatos.

En el cine es uno de mis géneros preferidos, y el séptimo arte nos ha bendecido con grandes obras que lo representan: “Mud”, “Stand by Me”, “The Way Way Back” (mi favorita del 2013) o “Super 8” (de J.J. Abrams) son algunos casos que me vienen a la mente. En literatura, el máximo exponente del coming-of-age tiene que ser “Catcher in the Rye” (El Guardián entre el Centeno, de J.D. Salinger), una obra fascinante que ya repasamos en este otro post.


“Tokio Blues” es el nombre que se le dio en castellano, y parece tener mucho más sentido que su poco interesante título en inglés. En efecto, Tokio Blues tiene, de por sí, un aire nostálgico y triste, hasta frío. Esta novela es la que le brindó fama internacional a Murakami, pero lo loco es que es la obra que menos convencional dentro de su bibliografía. Toru Watanabe es un adolescente ordinario relatando fragmentos de su vida. No están presentes los momentos surrealistas que hicieron famoso al autor.


Es difícil descifrar dónde está el verdadero atractivo de la novela. No hay un trama per sé, sino que parece más un biopic, un slice of life. Sin embargo, engancha por su simpleza al leer y su ritmo fluido. Los personajes están muy bien delineados y es fácil relacionarse con cada uno por motivos diferentes.


¿Se imaginan estar caminando plácidamente por una escena de copos de nieve que resbalan del cielo? OK. Ahora imaginen que, con cada copo de nieve, una nueva y atropellada memoria del pasado los acosa. El momento cambia completamente. A partir de allí es probable que cada copo de nieve represente algo más, algo distinto…

Esto es, un poco, lo que logra Murakami con la historia. Los personajes parecen estar como vinculados emocionalmente con ciertos objetos, momentos y canciones. Todos están quebrados emocionalmente y se asemejan a espíritus que no pueden encontrar la paz, de manera similar a lo que sucede con todos los personajes de Evangelion.

Si piensan que el tono de la historia es deprimente, no están equivocados. En general toda la novela te tira para abajo, pero el autor se las ingenia para brindarles ciertos momentos de felicidad a sus personajes.

En el 2010 salió la adaptación cinematográfica, pero todavía no la he podido ver.



Tokio Blues es, sin duda, una buena novela. Pese a su tono coloquial, desenfado, toma una serie de referencias culturales para el lector más avispado: desde las citas musicales de jazz y pop, hasta El Gran Gatsby y La Montaña Mágica, pasando por varios trabajos literarios occidentales. La influencia de J.D. Salinger y su Guardián entre el Centeno es innegable, y hay escenas que –directamente– son homenajes completos (siendo, la más obvia, aquella en la que Watanabe se corta la mano).

En ese sentido, me gustó que uno tiene las dos caras de la moneda: es una historia liviana, lineal, si uno se conforma con eso, y profunda si es lo que se busca. Eso sí: hay que estar preparado para algunas temáticas sexuales más o menos fuertes (casi tabú, diría) y largas discusiones sobre la masturbación.

Ahora tengo planeado leer algunas cosas más feel-good, más optimistas, porque realmente es una historia que te deja cierto sabor amargo (más allá de un final “feliz”). (#SpoilerAlert!) Tokio Blues comienza (y termina) con un suicidio, cerrando un círculo. El disparador de la historia es el suicidio de Kizuki, novio de Naoko y mejor amigo de Watanabe, nuestro héroe. Por eso tenía que terminar del mismo modo, con una especie de muerte por hipotenusa que de fin al engorroso triángulo amoroso. Tenía que ser así, y me encantó la sutileza con la que se trató. Naoko elige morir para dejar a Watanabe libre, sin cadenas. Aunque en la última hoja, Murakami nos cierra la historia con un brillante (aunque perturbador) cliffhanger, un momento ambiguo en el que es imposible preguntarse qué va a suceder después. (#Fin del Spoiler!)

«Death exists, not as the opposite
but as a part of life.»

(Haruki Murakami, “Tokio Blues, Norwegian Wood”)


POSDATA: El ultimo comentario que quiero hacer es sobre el triángulo amoroso en sí. Se me hizo imposible no relacionarlo con Neon Genesis Evangelion. Shinji y Watanabe tienen muchos puntos en común, y lo mismo sucede entre Asuka/Midori y Rei/Naoko. En Evangelion, Shinji se preocupa por ambas pero no cree que nadie pueda llegar a amarlo. En “Tokio Blues” la situación es similar, y las coincidencias de esta trinidad me parecieron locas porque ambas obras salieron, más o menos, en paralelo y son absolutamente diferentes.

Después entendí que, en realidad, se trata del triángulo amoroso más clásico: dos personalidades opuestas. Una dulce, sensible, común, introvertida, inocente (Rei/Naoko) y la otra más exótica, extrovertida, atrevida (Asuka/Midori). 

Es una temática universal y ha sido utilizada eternamente por el Cine y la Literatura. ¡Pero ese tema lo dejaremos para una próxima nota!


………………………………………………………………………………………………….

=>> Otras reviews en el BLOG que les pueden interesar: “La Borra del Café”, una novela sin desperdicio de Mario Benedetti; “La Feria de las Tinieblas”, algo extraño dentro de la bibliografía de Ray Bradbury;  “IT” (de Stephen King) y –obviamente– “El guardián entre el Centeno”, de J.D. Salinger.

………………………………………………………………………………………………….


 Podés seguir las nuevas notas y novedades (además de humor y críticas de cine) en mi fan-page: http://www.facebook.com/sivorilucianoSi te gustó, ¡compartilo o deja un comentario!

18 comentarios:

  1. La tengo para leer... voy a darle una leída y ver qué tal...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es una buena novela, pero no es tan increíble como las críticas la encuentran, para mí.

      Eliminar
  2. he llegado hasta aquí gracias a escritores blogueros... muy buen blog. Si me permites te sigo.
    saludos
    carlos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Gracias! Estuve mirando tu blog también. Con más tiempo voy a leer algunos de tus cuentos que parecen bien lovecraftianos...

      Eliminar
  3. En primer lugar quiero decirte que para hacer una crítica de una novela así minimamente deberías leer un par de obras de autor, así entenderías mejor esta.
    En segundo lugar, tiene mucho sentido que el nombre Norwegian Wood, porque el significado de la canción para toda la obra no es un detalle menor.
    Saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Buenas, "anónimo"! Te agradezco el aporte.
      Respecto a tu primer punto, creo que toda obra literaria puede desenredarse (no descifrarse) por si sola, sin la necesidad de contar con un autor o con su extensa bibliografía. Por supuesto que cuando haya leído más de él podré comprender de forma macro sus intereses y temáticas. Pero entiendo que puedo hablar de un libro como entidad única e independiente del mismo modo que podemos analizar un película sin conocer el resto de las del director.
      Con respecto al segundo punto, mi comentario textual fue: «“Tokio Blues” (...) parece tener mucho más sentido que su poco interesante título en inglés.» Quizás me expresé mal, por supuesto que se entiende él sentido de "Norwegian Wood" en cuanto a la canción preferida de Naoko, la influencia musical en el protagonista y para enfatizar que, como dije en el post, "Los personajes parecen estar vinculados emocionalmente con ciertos objetos, momentos y canciones.". Simplemente quise expresar que encontré "Tokio Blues" como un título más significativo. Creo que le hace justicia a las honduras anímicas que se logran en los personajes, en el narrador. Obviamente, al igual que toda mi humilde crítica, es una opinión que tiene como único objetivo incentivar el debate y la lectura.

      ¡Gracias por pasarte!

      Eliminar
  4. Me resultó interesante por las citas de canciones, libros y películas, pero no me enganché tanto con la trama. Incluso recién ahora que leí tu reseña recordé como terminaba.

    Saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Claro... es que no tiene tanta trama tampoco. Si lo asocias con un animé, sería del tipo "slice of life", simplemente fragmentos de la vida del protagonista, una especie de diario. A mí me gustó, pero no especialmente por su trama.

      Eliminar
  5. A mi me encantó la novela, la acabo de terminar de leer (llegué acá buscando otro enlace para el libro en pdf porqué ese final me desconcertó xD ) y estoy pasando por ese momento de "vacío existencial" que me queda al terminar algo que disfruto (libro, anime, manga, películas, juegos).

    No iba a escribir un comentario pero no podía evitar agradecerte por tu mención a la película, realmente la ignoraba y ya que leí el libro no me la pienso perder. Así que gracias por ello :D

    Tokyo Blues es la primera obra que leo de este autor, me gustó así que pienso leer más de él, afortunadamente en mi ciudad se venden un par de libros suyos así que el próximo será una lectura en físico y no en ebook. :D

    Saludos y viendo tu blog está bastante interesante, me iré a ver más de tus entradas.~

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenas ZackFair.
      Te agradezco el comentario. Traté de que el post sea lo más "completo" posible, ja. También es el primer libro que leí de Murakami. Creo que podrías sentirte identificado con Evangelion, si disfrutaste "Tokio Blues" (están temáticamente relacionados, aunque la historia es super diferente). Claro que si sos fan del animé, seguramente ya la viste.
      ¡Un saludo!

      Eliminar
  6. La obra me hace recordar ciertas preguntas que te haces de adolescente, sin embargo me parece que los sujetos involucrados muestran más conductas patológica que saludables... que el protagonista no logre superar después de 14 años la muerte de Naoko a tal grado de resultarle incapacitante por momentos? Vaya, alguien necesitó vivir su duelo y seguir adelante :/ En lo particular no es una obra que recomendaría por una sencilla razón: refuerza acciones no saludables vinculadas con las pérdidas y el duelo. Al final si lo vemos nosotros que somos adultos quizá podamos ver la diferencia entre sano y nocivo, pero este material en manos de adolescentes... bueno... eso es otra historia.
    Es lo que creo, solo mi opinión.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hey, qué lástima que no dejaste tu nombre. Estoy de acuerdo con lo que decís, es una visión bastante negativa sobre el duelo, el suicidio y otras temáticas adultas. De acuerdo también con que los protagonistas tienen ciertas enfermedades patológicas que nunca trataron de la forma adecuada. En ese sentido me recordó mucho a los personajes de Evangelion, por eso la mencioné también.

      Eliminar
  7. ¡Hola! Parece que está muy bueno ^^ Apenas termine de leerlo te contaré cual ha sido mi opinión respecto al libro. Gracias por la reseña, te quedó muy completa :)

    Besos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Dale una chance y después te pasás a comentar. =)

      Eliminar
  8. ¡Primer comentario del 2016! Un fan de ánime, que recién conocí, me recomendo leer a Murakami. Así que me conseguí "After", leí tres o cuatro páginas; sin embargo no me he sentido tentada a seguir leyendo. He leído por muchos lados, excelentes reseñas de lectores, que lo celebran mucho. Nunca doy por descartado un libro del todo. Pero me sentí un tanto defraudada de la "historia", porque parecía que contaba sobre personajes que el lector "ya debería conocer". No sé si "After" es la segunda parte de otra historia, si es una novela independiente; pero no me ha encantado. He leído libros de autores menos conocidos, pero que me han hecho leer hoja tras hoja. Vamos a dejar reposar al Sr. Murakami y yo tomaré una buena meditación para volver a iniciar desde la página uno. Veremos si con más calma, le tomo afecto a su estilo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Murakami tiene un estilo muy particular, su forma de escribir es hipnótico, pero sus tramos a veces se quedan con faltantes. No sé si "After" es la mejor novela para comenzar a leer al autor. Ahora me regalaron "El fin del mundo y un despiadado país de las maravillas", que lo tengo a la espera de una lectura. Ya vendrá post al respecto.

      Eliminar
  9. Hola! Gracias por la reseña^^ Definitivamente voy a leerlo. Acabo de descargar el pdf, está completo?

    ResponderEliminar

Quizás te pueda llegar a interesar...