jueves, 20 de marzo de 2014

La originalidad (del cine) en tela de juicio


En 1981, siete de las cintas con más recaudación eran 100% originales, dos décadas después (en el 2011) no tuvimos ninguna. Es oficial: Hollywood le ha cerrado la puerta a historias originales. Incluso Christopher Nolan tuvo dificultades para llevar Inception a la pantalla grande (aunque, se ha dicho, está basado en una historia del Tío Rico).

Es feo tener que decir “Hollywood” como si fuera una sola cosa, una masa uniforme, una identidad indivisible. Hay mucho talento allí, grandes directores que siguen creando sus propias historias (Woody Allen y los Hermanos Coen, por decir algunos), pero su grueso está comandado por agentes comerciales y burocráticos que solo piensan en el dinero.

¡Y está bien que sea así! 

El cine es un negocio, y no dejará de serlo. Está certificado que una secuela (más o menos exitosa) es plata asegurada. El público es parcialmente culpable. Es ley de oferta y demanda. En Argentina, por ejemplo, todo lo más visto durante el 2013 fue cine puramente comercial, pochoclero.

Parece increíble, pero hay sagas que aparecieron en el 2000/2001 y siguieron dando continuaciones hasta el 2011 (El juego del miedo, Harry Potter, Rápido y Furioso).



Lo que a mí más me llama la atención, sin embargo, no son las sagas, precuelas, reboots y remakes, sino la influencia de la Literatura. Cada vez hay menos lectores y, sin embargo, cada vez hay más historias basadas en obras literarias. Hay un eterna dicotomía entre si “es mejor el libro o la película”, y la realidad es que uno de los principales problemas de la adaptación de novelas es que se pierde material. El cine y la literatura son lenguajes distintos. Muchas veces se fusionan, se mezclan… otras veces se acuestan y después no se llaman al día siguiente. 

En el mundo cinematográfico prima la imagen por encima de la palabra, mientras que en el literario es básicamente la palabra. Lo que hace que un libro sea más profundo y más rico que una película es lo mismo que hace que una puerta de madera que cruje provoque más miedo que un payaso sosteniendo globos bajo una alcantarilla: la imaginación es (y siempre será) mucho más poderosa que la vista

Creo que es importante complementar el Cine (sea el comercial o el indie) con una buena dosis de Literatura. Tomar la pastilla roja para descubrir que hay todo un universo literario detrás del cine, que es maravilloso y que muchas veces las películas no logran ajusticiar. Que la película sea mediocre o vacía, no implica necesariamente que el libro también lo sea.

El Gran Gatsby (F. Scott Fitzgerald, 1925) es una novela fantástica y uno de los más grandes clásicos de la literatura americana. Su adaptación más famosa (escrita por Francis Ford Coppola en 1974, y  protagonizada por Robert Redford) me dejó deseando bastante. Está lejos de capturar la emoción y todos los simbolismos que presenta la novela. Lo de Buhrman y su Leonardo Di Caprio hace un tiempo fue un poco más interesante.

Algo similar me pasó con Un mundo feliz (Aldous Huxley, 1932). 


La adaptación cinematográfica de 1998 que salió directamente al cable es triste y para el olvido. La vi de chico, por casualidad (y creo que por Space), y luego me enteré que estaba basada en uno de los libros de ciencia ficción más importantes del universo entero. Me animé a leerlo (tenía no más de 14 años) y resultó ser uno de los textos que marcarían mi vida y muchas de mis pasiones futuras (aprendí a amar la ciencia ficción y las sociedades distópicas). Huxley: un genio total. Las películas de Harry Potter por otra parte, son visualmente impresionantes, pero ninguna le hace verdadera justicia a los libros. Las dos primeras adaptaciones están bastante bien en cuanto a “fidelidad”… y creo que todas capturan correctamente la esencia del “mundo mágico” que creó J.K Rowling.

Sin embargo, ninguna película está a la altura de los libros, que son obras realmente complejas y con muchos recursos narrativos interesantes. Incluso la sexta película asesinó completamente al libro (que es el mejor de todos), y hasta cambió estúpidamente el final original.

El cine es y siempre será, junto a la literatura, una de mis grandes debilidades. Pero son peras y olmos. Manejan sensaciones y lenguajes distintos. Es una pena que muchas veces se distorsione la esencia del autor en adaptaciones que lo dejan mal parado, vacío o como alguien que “se vendió por lo comercial”. 

También es una pena que el Cine no pueda crear cosas originales, sin recurrir a lo ya escrito. Aún con la marcada tendencia a no leer textos con más de 140 palabras y la preferencia hacia lo rápido y visual, todavía creo que los libros tienen mucho para enseñarnos, sin la necesidad de convertirse en una comercial película. 

Hay todo un universo, escondido entre fragmentos de papel, para complementarse con ese maravilloso fanatismo que genera el Cine.

Estudios dicen que una novela adaptada al cine eleva el 30% sus ventas. Lo que sucedió este año con la impecable primera temporada de True Detective y el libro de horror cósmico de Robert Chambers sobre el Yellow King, –un libro que hoy, 120 años después, se convirtió en un best-seller–, es simplemente impresionante. Es un claro ejemplo de cómo el cine (o la televisión) alarga la vida de un libro y le da una segunda oportunidad.


¿Qué opinan? ¿A Hollywood se le acabaron las ideas y, por eso, se la pasa robando de libros, secuelasreboots? ¿Les gusta que la cada vez tengamos menos lectores y más adaptaciones cinematográficas?

………………………………………………………………………………………………….

=>> Otros posts que combinan el CINE y la LITERATURA (y les pueden interesar): “¿Sueña Phillip Dick con ovejas eléctricas?” (un post sobre la influencia de Blade Runner); “Cuando el Cine supera a la literatura” (un análisis de El Mago de Oz, la obra de 1939); “Les miserables” y las adaptaciones al cine de grandes clásicos; Top Five de Citas Incorrectas (del Cine y la Literatura)

………………………………………………………………………………………………….


 Podés seguir las nuevas notas y novedades (además de humor y críticas de cine) en mi fan-page: http://www.facebook.com/sivorilucianoSi te gustó, ¡compartilo o deja un comentario!

7 comentarios:

  1. Muy buen post, Luciano. Es increíble la cantidad de secuelas y remakes que emergen de la nada día a día. Y también llamativo, como citás, que con menos lectores haya más narraciones basadas en obras literarias.
    Las preguntas finales son difíciles. Parece que a Hollywood definitivamente se le están acabando las ideas, o al menos transitamos por un período de falta de creatividad. Pero siempre hay directores-guionistas como Wes Anderson que dan la nota.
    La segunda te la debo, no sé si preferir que tengamos menos lectores y más adaptaciones, hay muchas de estas últimas que son elogiables, así como también el cine de autor te suele dejar un sabor distinto. Saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Gracias por pasarte! (Supuse que te iba a interesar).
      Te banco con Wes Anderson, tendría que haberlo marcado también como uno de los pocos directores originales que quedan. ¡Saludos!

      Eliminar
  2. Yo soy lectora y cinéfila empedernida y me gusta leer todo lo que veo y ver todo lo que leo para comparar y aprender. A veces me gusta leer antes el libro y otras después (No tiene precio leer Al este del edén imaginando a James Dean) (Nunca hubiera terminado de leer Éxodo sino fuera por Paul Newman), He tenido experiencias variopintas. Si tengo que escoger una buena adaptación creo que me quedo con "Brokeback Mountain". Impresionante como de un relato tan corto puede salir una película de 2 horas y no sobrarle absolutamente nada. Tienes razón en lo de que las películas empujan a la gente a leer, aunque creo que el que no lee nunca no lee con película ni sin película...en mi caso, no puedo leer más porque no existe tiempo en el mundo (ojalá pudiera hacer lo que el padre de "Una cuestión de tiempo"), pero si es cierto que hace que me entre curiosidad por muchos libros que de otra forma no hubiera leído. Por ejemplo, ahora estoy con "El hombre duplicado". Si no fuera por "Enemy" ni sabría de su existencia. Nunca me había interesado por Saramago. "Los miserables" fue otro libro que leí después de la película y que a lo mejor de otra forma me hubiera costado más, y como lo disfruté...ufff en fin, me parece bien que se hagan estas cosas si realmente ayudan a que la gente lea más, porque una vez que se coge un libro ya nunca se suelta. Pero también es cierto que quedan muchas cosas por imaginar y que es demasiado bonito crear como para olvidarse de ello.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es interesante lo que mencionásm de "Brokeback...". Estoy leyendo "El curioso caso de B. Button", el original relato corto de Fitzgerald. También me parece impresionante como convirtieron un pequeño relato en una gran película.
      TE BANCO con lo de "About Time". Supongo que yo haría eso con la posibilidad de volver en el tiempo: leer, mirar TODAS las pelis que debo y -placer culposo- pasar todos los videojuegos que estoy debiendo.
      ¿Qué tal "El homber duplicado"? Yo justamente estoy, entre otros, con Ensayo de la Ceguera.
      ¡Genial aporte, Lu! Gracias.

      Eliminar
    2. Yo leí Benjamin Button este verano y me impresionó el final muchísimo. Realmente veía el niño desaparecer. "El hombre duplicado" me tiene intrigada desde el primer momento. Lo mejor es ponerle la cara de Jake Gyllenhaal a un personaje que se llama Tertuliano Máximo Afonso... ya mañana lo termino y el lunes veré "Enemy" a ver que tal. Me apunto "Ensayo de la ceguera", acabo de leer el argumento y me ha parecido muy muy interesante.
      Muy bueno lo de los videojuegos. Yo soy tan malísima que necesitaría cientos de vidas (de ambas, del videojuego y reales) Yo ahora estoy con un trabajo sobre la música del western y no encuentro tiempo para ver todos los que quiero. Hasta que lo termine, vivo en un tepee al lado de Monument Valley..jeje y ya que estamos ¿sabes de alguna novela del Oeste que pueda leer? ando buscando la del "Duelo al sol".

      Eliminar
    3. Me puse a pensar y descubrí que no leí nunca jamás una novela "Western" en mi vida. ¡Qué loco! ¿Cormac McCarthy no tiene un par? Es un tema interesante para investigar... todo lo que sé del Western me lo dio el cine de Tarantino, Clint Eastwood y Russel Crowe! jeje.

      Eliminar
    4. Pues yo le estoy cogiendo el gusto y casi se me hace raro cuando cruzo la frontera y vuelvo al mundo jejej me gusta mucho Cormac McCarthy, nunca he leido una frase tan impactante como "una negrura que dolían los oidos de escuchar", de "The Road". "Todos los caballos bellos" creo que si, que es un western, lo buscaré. voy a ver algo de Washington Irving. Te recomiendo que, sino leer, hagas algún ciclo musical de western, hay bandas sonoras geniales, yo em paso el día silbando a Morricone jeje y bueno, películas geniales también. No te puedes imaginar la de cosas que dice la música en un western y pasa desapercibido al espectador. Debo de ser de las pocas que, junto a los padres y los abuelos les gusten estas cosas del oeste jajaj creo que me he desviado mucho del tema del post...asi que para volver al camino, me gusta Alexander Payne, que también es un guionista director original. No se anda mucho por las ramas para contar sus historias pero te enganchan desde el principio.

      Eliminar

Quizás te pueda llegar a interesar...