miércoles, 26 de febrero de 2014

99 formas de contar un mismo episodio de Raymond Queneau


«Ratas que deben construir ellas mismas el laberinto del cual se proponen salir


De esa manera se definieron los miembros del OuLiPo, el llamativo Taller de Literatura Experimental que vio la luz en Francia durante la década del ’60. Ellos se preguntaban: ¿Por qué contentarse con viejas recetas y no explorar nuevas fórmulas? 

Prácticamente toda la literatura del siglo XX podemos leerla como un rechazo ante lo clásico, una reacción contra lo establecido, lo ya dado. Los autores del siglo XX (Francis Ponge, Bertolt Brecht, Claudio Magris, Hans Enzensberger, por mencionar algunos) buscaron cómo romper con las formas tradicionales y crear nuevas maneras de comunicar sus ideas.

El OuLiPo, constituido por escritores franceses y matemáticos, buscaba crear obras utilizando diferentes técnicas de escritura limitada. No generaban normas, sino procedimientos de creación. Bajo esta premisa, uno de sus fundadores, Raymond Queneau, escribió en 1947 una obra absolutamente maravillosa.

En ‘Ejercicios de estilo’, Queneau expone 99 formas de contar un mismo episodio


El alucinante texto narra una brevísima anécdota simple (el narrador se sube al colectivo “S”, es testigo de un altercado entre dos personas y después vuelve a ver al mismo hombre en la calle, recibiendo un consejo), pero que luego es reescrita en estilo muy distintos (usando nombres propios, telegramas, con distintos tonos, etc.).

Les comparto “Ejercicios de Estilo”, de Raymond Queneau: http://goo.gl/IL7kf9

El libro, hoy, es de carácter obligatorio para ejemplificar cómo podemos cambiar el enfoque de una historia para darle otra perspectiva. Básicamente, estamos hablando de aplicar la técnica Rashomon a una misma historia 99 veces, para obtener referencias cada vez más diferentes sobre un mismo evento.

Lo que me encanta de esta obra es que no deja de sorprendente con cada nuevo texto. Los primeros estilos son bastante convencionales (Metafóricamente, Sueño, Pronosticaciones, Relato, Precisiones, Carta oficial) pero llega un punto que uno se pregunta: ¿Qué otros estilos pueden llegar a existir? Y resulta que hay muchos (muchos) más.

A medida que avanzamos en la lectura nos encontramos con los más estrambóticos: Homeoteleutones (semejanza de los sonidos finales de palabras que cierran enunciados consecutivos, es decir, la “rima”), Anagramas, Alejandrinos (verso de catorce sílabas métricas), Fantasmagórico, Definiciones, Probabilista.



También se toma el trabajo de escribir bajo el estilo de cada uno de los sentidos (visual, auditivo, gustativo, etc.) y bajo el enfoque desde distintas profesiones (ej: médico). A su vez encontramos varias otras figuras retóricas como Poliptotones (utilizar varias formas de la misma palabra cambiando sus morfemas flexivos… quizás recuerden “Quien conociera a María amaría a María” de Les Luthiers)



Ejercicios de estilo es realmente inclasificable, radicalmente distinto a cualquier obra literaria convencional. Resultaría una tarea imposible encuadrarlo dentro de los géneros literarios tradicionales. Es una literatura experimental para algunos, incómoda para otros. Yo lo entiendo como algo lúdico, un juego como podría serlo cualquier gran juego de mesa. Justamente por su carácter lúdico, la obra supone una auténtica invitación al lector para que rompa sus esquemas previos de lectura y desenrede, a discreción, cada texto. La obra nos invita a un verdadero trabajo de análisis e interpretación, lo que nos convertiría en lectores críticos y no pasivos.

En esencia, el OuLiPo no fue un movimiento literario ni una escuela teórica, sino una especie de grupo de investigadores de la literatura. Aún hoy, su único objetivo es la búsqueda de formas literarias novedosas. Nació como una reacción contra la indagación del subconsciente de los surrealistas, contra el sentido de “autenticidad” del romanticismo, e incluso contra las exigencias de verosimilitud del realismo.


Les recomiendo leer “Ejercicios de Estilo” con mucho cuidado, y como una manera de iniciarse en la bibliografía de este interesante grupo literario. Tienen textos realmente fascinantes que, francamente, no tienen desperdicio.

………………………………………………………………………………………………….

=>> Otras notas del blog relacionadas con los estilos de escritura y la literatura inclasificable que pueden interesar son: “La escritura telescópica (un recurso para docentes)”, una maravillosa obra de Georges Perec (“Tentativa de agotar un lugar parisino”), un recurso de mediocres: el Deus Ex –Machina, Técnicas narrativas (III): “In medias res” y “Cuna de Gato”, una novela de Kurt Vonnegut.

………………………………………………………………………………………………….

 Podés seguir las nuevas notas y novedades (además de humor y críticas de cine) en mi fan-page: http://www.facebook.com/sivorilucianoSi te gustó, ¡compartilo o deja un comentario!





6 comentarios:

  1. Me encantan los Ejercicios de Estilo!! Lo leí en castellano y francés, y no me canso XD Lo mejor es que tiene una lista de ejercicios propuestos por el autor para que otros hagan lo mismo jajajaja Es más, yo hice mi propia lista con propuestas que Queneau no incluye (tengo pensada la anécdota y todo) :3 Lo que me gusta es que al leerlo, un@ puede ver cómo el ejercicio de la literatura tiene una veta artesanal que normalmente queda oculta por esa idea de la inspiración.

    Me gustó mucho esta entrada!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo leí solo en castellano. ¡Es tremendo libro! (Y se lee de un tirón).
      Quiero ver tu ejercicio de estilo cuando lo termines. La verdad es que tengo ganas de hacer algo similar.

      Eliminar
  2. Me olvidaba, hace poco entró un escritor argentino a Oulipo, te dejo el link por si te interesa

    http://www.pagina12.com.ar/diario/suplementos/espectaculos/17-32445-2014-06-06.html

    ResponderEliminar
  3. Encontré este blog por otra cosa y la verdad me ha gustado muchisimo! te estoy leyendo.
    Gracias por los libros! Uno a veces no sabe bien que leer en cuanto a "teoría" de la escritura.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchos llegan acá por casualidad... ¡el tema es encontrar la forma de retenerlos!

      Eliminar

Quizás te pueda llegar a interesar...