miércoles, 14 de octubre de 2015

“Invitación a un crimen” (1972), un cuento de Josh Pachter


Me crié leyendo cuentos policiales y de misterio.

En realidad, me crié viendo dibujos animados, distrayéndome con robustos juguetes que hoy son un manjar de nostalgia y divirtiéndome con los videojuegos de mi computadora 486 (que luego fue una Pentium II)

La cuestión es que tenía 10 u 11 años cuando –además  de lo que me daban obligado para leer en la escuela– me copaba leyendo cuentos de suspenso, relatos de Sherlock Holmes y de Edgar Allan Poe (gran fuente de inspiración), antologías de cuentos que encontraba en casa y revistas de Ellery Queen´s Mistery Magazine (olvidadas en el fondo de los armarios).

De grande comencé a adquirir antologías de cuentos como “Los mejores cuentos policiales” de Borges y Bioy Casares, o “La Crema del Crimen”, entre otros de nombres igualmente genéricos que encontraba en negocios de libros usados. El resultado es que hoy fui moldeado por la literatura policial (que se encuentra entre mis favoritas) y eso también fomentó mis gustos en televisión, literatura y cine.

Hoy tengo dos novelas escritas. Una (con algunos elementos de misterio) que pueden encontrar en “La Masmédula Libros” aquellos que viven en Bahía Blanca (O´ Higgins 27, planta baja), y otra (un drama con toques de policial negro) que está concursando en diversos certámenes alrededor del mundo.

¡Y, sin embargo, tengo más de 45 cuentos escritos! (Me sorprendí cuando me puse a contarlos). 

Mis tres cuentos que han ganado certámenes (“A veces vuelven”, “Castillos en el aire” e “Implacablemente suyo”) son del género misterio / policial, o por lo menos tienen “el tono”.

El hombre del 4-D”, recientemente publicado en la revista Axxón, también es un policial (mezclado con ciencia ficción).

Y la realidad es que en prácticamente todos mis cuentos hay un misterio, crimen o enigma que, sobre el final, se resuelve. Quizás no se resuelva completamente –o, más frecuentemente, la verdadera “solución” está entre líneas– pero entendemos mucho más de lo que “pasó” al finalizarlo y permite una relectura bajo un nuevo conocimiento.

Empiezo a encontrar una marca personal, un estilo, en mi escritura. (Algo simultáneamente bueno y malo).

La cuestión… (porque créanlo, hay una “cuestión” en todo esto) es que uno de esos cuentos que me inspiraron muchísimo en mi adolescencia fue “Invitación a un crimen”, de Josh Pachter. Un texto tan maravilloso, tan ingenioso y tan bien escrito que cada vez que lo recuerdo lo releo.

Recuerdo haberlo leído por primera vez en “La Crema del Crimen 2” (1999), antología compilada por el mismo autor. 

Al día de hoy, la copia en papel duro todavía forma parte de mi estantería. Fue publicado por primera vez en la edición de agosto de 1972 de la Ellery Queen´s Mistery Magazine y es el cuento más exitoso del autor. 

Él mismo comenta que fue resultado de un sueño. Un día se despertó entre sábanas con la trama completa, de principio a fin.

La historia nos introduce a Branigan, un detective que recibe por carta una literal participación a un crimen. La Sra. Abbott invitó a él, y a otros 11 distinguidos personajes relacionados con la justicia y el mundo legal, a presenciar el asesinato de su esposo. Cuando el detective llega, el tipo "próximo a ser asesinado" está moribundo en la cama, las 11 personas sentadas en sillas y ¡hay una mesa llena de posibles armas mortales!

(Tranquilos, no pienso arruinar ni el desarrollo ni el final de la historia).

LEER “Invitación a un crimen”. Lamentablemente, no pude encontrar una versión online del cuento en castellano, pero sí pueden leerlo en su idioma original (inglés) desde la página del autor => LINK.

Pachter comenta en su página web que pasó ocho meses revisándolo y finalmente lo envió a EQMM para que allí le dijeran por qué no funcionaba. Para su sorpresa, se lo compraron tal cual estaba.

Al publicarse, el relato recibió más cartas al editor que cualquier otro texto que EQMM hubiera publicado antes. La mayoría de ellas eran furiosos comunicados que se resumían a lo siguiente: “¿Qué demonios sucede en el final?”.


Aclaro que, en mi opinión, el final está bastante claro, aunque deja lugar a la ambigüedad y abre espacio para el debate. Lo más loco es que Pachter incluyó una gran cantidad de referencias autobiográficas y guiños a su propia vida pero nunca le tuvo demasiada fe a esta historia. 

Sin embargo, significó el comienzo de una interesante carrera literaria. La historia se reimprimió en una docena de lenguajes, fue llevada a radioteatro (en Bélgica, por sobre todo) y forma parte de muchísimas antologías y colecciones de relatos policiales.

La última reimpresión fue en el año 2000. El autor lo incluyó dentro de Mysterious Circumstances, un libro escolar pensado para estudiantes de primaria. Allí analiza algunos cuentos policiales bajo tres grandes temas: “¿Qué hace a un misterio?” (énfasis en Cómo definirlo), “¿Quién lo hizo?” (enfásis en la Investigación) y “¿Cómo se resuelve un misterio?” (énfasis en el Pensamiento Lógico).

Invitación a un crimen” es genial por cómo mantiene el suspenso hasta la última frase. Es un cuento muy visual donde uno puede prácticamente sumergirse en la situación junto a los personajes. Y, por sobre todo, sorprende por su alto grado de creatividad. Lo mejor es que esa creatividad se acompaña con una ejecución perfecta a nivel literario, sin palabras de más ni de menos.

Una verdadera gema literaria.

………………………………………………………………………………………………….


………………………………………………………………………………………………….


 Podés seguir las nuevas notas y novedades (además de humor y críticas de cine) en mi fan—page: http://www.facebook.com/sivorilucianoSi te gustó, ¡compartilo o dejá un comentario!

6 comentarios:

  1. Leí la entrada que enlazaste sobre El sabueso de los Bakersville.

    Y también los cuentos que enlazaste. Me parece que el más perfecto es Implacablemente suyo. Es interesante el estilo epistolar, que suele darse en el género policial. Se da en la novela de Conan Doyle. Está bien conseguido el efecto de la sorpresa, al empezar a leer la carta de respuesta. Y me parece que lo más siniestro va empezar luego del fin del cuento. Creo que el protagonista le tiene preparado algo siniestro para la Dra. Suarez, que supongo que es joven, algo siniestro y prolongado.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. "Implacablemente suyo" es de mis favoritos y uno de mis mayores orgullos (ganó el mejor premio literario de los que tuve hasta ahora: un segundo puesto). Lo más loco de ese cuento es justamente ese giro donde te enterás lo que realmente está pasando... ¡súper perturbador!
      ¡Gracias por pasarte y comentar!

      Eliminar
  2. Lástima que no está el cuento en español, resulta muy interesante.
    Felicitaciones, no sabía que tenías esa cantidad de cuentos. Como te dije hace poco yo recuerdo con mucha gracia el de Los Perros de Seligman (¿se llamaba asi no?), muy espontáneo.

    Abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo busqué por todos lados y en Internet no lo encontré. Yo lo tengo en la antología original de papel. Una pena.

      Eliminar
  3. I just found this lovely article, Luciano, and I'm very pleased to know that my story was influential to you. It you're interested in seeing what I've been writing since "Invitation to a Murder," perhaps you might enjoy THE TREE OF LIFE, a collection of my short stories published last year in the US (and in ebook format as THE MAHBOOB CHAUDRI MYSTERY MEGAPACK) or STYX (a zombie cop novel on which I collaborated with Belgian author Bavo Dhooge). All best wishes to you, y buena suerte!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hey! Never really thought you would write to me! Thanks, really!
      Your are such an inspiration for young writers like myself. I absolutely love Invitation to a Murder, and I´d really like to read THE TREE OF LIFE (goes directly to my to-read list).
      Thanks, thanks, thanks!

      Eliminar

Quizás te pueda llegar a interesar...