miércoles, 2 de mayo de 2018

Trailers spoileadores: la psicología de los spoilers


Admitámoslo de una vez: queremos ser spoileados. Así lo demostraron, una vez más, los resultados de millones de fans viendo los nuevos trailers del Super Bowl LII, donde se presentaron avances de algunos de los tanques más esperados del 2018. ¿Qué se esconde detrás de la psicología de los spoilers?




***

#SpoilerAlert. Duh!

La psicología de los spoilers

Por si vivís dentro de un raviol, un “spoiler” (por su término en inglés) hace referencia al hecho de revelar cuestiones fundamentales de una trama antes de que una persona pueda experimentarla por sí misma.

Los spoilers son algo común en el cine hoy en día, donde cada nueva producción busca impactar al espectador con atractivos giros argumentales y finales sorpresa. Desde el siempre mal citado: “Luke, I am your Father!” hasta las revelaciones de que Snape mata a Dumbledore o que Bruce Willis estaba muerto en Sexto Sentido, los spoilers se han reproducido hasta inundar toda la cultura popular.

En el trailer original de Psycho (1960), Alfred Hitchcock rompía la cuarta pared para pedirle encarecidamente al público que no revelara el final a aquellos que no habían visto la película.


Mucho tiempo después, en el 2017, Denis Villeneuve solicitó exactamente lo mismo a la crítica profesional respecto a su película Blade Runner 2049. Hoy ya es condición necesaria colocar la etiqueta de “SPOILER ALERT” antes de hablar de una obra de ficción si no queremos hacer enojar a fans, lectores y a toda la Internet.

Y, sin embargo, la realidad muestra otra cara de la moneda. Estudios revelan que, en general, todos nosotros queremos ser spoileados, ya que eso no arruina el entretenimiento. Es más, en muchos casos lo incrementa.

¡Queremos ser spoileados!

Si alguna vez te preguntaste por qué los trailers te cuentan toda la película, quizás primero quieras verte en el espejo. La razón es que vos mismo/a querés que así sea.

De acuerdo a los expertos del negocio de creación de avances cinematográficos (sí, existe gente exclusivamente dedicada a esa actividad), las personas tienden a disfrutar más de una película cuando saben más o menos por dónde va la mano. Si van a pagar una buena cantidad de dinero por ver el gran estreno del momento, quieren saber que se trata de una buena inversión.

El resultado de rigurosos tests e investigaciones se encuentran siempre con la misma paradoja. Por mucho que la gente se queje de que un trailer “mostró demasiado”, en el 90% de los casos una trama spoileada genera todavía mayor interés y espectadores en la butaca.



En la misma línea de pensamiento, las películas cuyos avances publicitarios revelan poco y nada terminan fallando. El público en general prefiere hacer una apuesta segura con una producción conocida, antes que aventurarse a una película de la cual no tienen ningún tipo de conocimiento previo.

El marketing de los trailers

Mark Woollen es editor y uno de los eruditos de la “ciencia de los trailers” en el mundo actual. Se ha encargado de los avances de Red Social, Boyhood y The Revenant, entre muchos otros. En su experiencia ha encontrado que las personas mayores tienden a querer más argumento en un trailer para sentirse atrapados, mientras que los más jóvenes quieren momentos cool, más movimiento y desenfreno.

La consecuencia directa es que prácticamente todos los trailers que vemos hoy en día son muy parecidos y tienen esa fusión de ideas para apelar a todo público.


Pensemos en una de las películas taquilleras del último tiempo: Jurassic World. ¿Qué tan épico fue ver a Chris Pratt andando en moto junto a un grupo de velociraptors? La respuesta es MUY. MUY ÉPICO. El trailer fue uno de los más vistos en 2015 y el resultado positivo se vio en las entradas vendidas alrededor de todo el mundo.

De hecho, la audiencia rápidamente se vuelve en contra de una película cuando su trailer vende algo muy distinto al producto final.

El trailer de Cabin in the Woods nunca nos avivó de que se trata de una particular (y excelente) sátira del género del terror. El avance de Drive apuntaba a una película más cercana a la adrenalina de Rápido y Furioso de lo que en realidad es. Bridge to Terabithia (una de las grandes películas de fantasía como escapismo) es una “copada y ligera aventura al mejor estilo Narnia” si te dejás guiar por su trailer.


 Me vendieron una de terror clásico y me encontré con esto...


Todos estos ejemplos han sido recibidos con críticas mixtas por los espectadores.

El spoiler incrementa el gozo

Este estudio realizado por el departamento de psicología de la Universidad de San Diego (encabezado por Nicholas Christenfeld y Jonathan Leavitt) le dio a un grupo de sujetos de prueba doce historias cortas. Incluían a autores clásicos como Roald Dahl y Agatha Christie.


Algunos relatos fueron presentados en su formato clásico. Otros tenían, además, párrafos con spoilers de la historia que iban a leer.

¿Y saben qué pasó? Los lectores que se “arruinaron” partes de la trama admitieron divertirse más leyendo el desarrollo de la historia. Saber que el detecitve Hercules Poirot iba a descubrir al presunto asesino sobre el final de la historia, irónicamente hizo que disfrutaran más del proceso de lectura.

Los psicólogos intentan estudiar por qué esto funciona así. Quizás, cree Leavitt, una vez que conocemos el final de una historia de ficción se hace más fácil y seguro procesar la información presentada, y entonces es posible enfocarse en el entendimiento más profundo de la trama. Cognitivamente es más fácil sentirse representado cuando nuestro foco no se encuentra en el argumento, sino en la historia detrás de la historia.

Algo de lógica hay en esta idea. El sublime giro final de Sexto Sentido funciona en varios niveles porque implica que podemos volver a ver la película prestando atención a cada (nuevo) detalle, analizando los interesantes simbolismos de la película, examinando si la trama sigue siendo coherente con el desenlace.


Spoilers... spoilers everywhere...

Otros creen que la razón por la que el spoiler no termina siendo tan grave es porque la trama está, de hecho, sobrevalorada.

En las más grandes obras de ficción, el argumento es nada más que una excusa para poner en relevancia ciertas temáticas psicológicas, existenciales y filosóficas, para transmitir un mensaje o una emoción, o simplemente para generar un escapismo en el espectador durante un tiempo.

***

¿Qué opinan de los trailers spoileadores? ¿Suelen ver los trailers antes de encarar una película? ¡Pueden dejar sus comentarios!

PD: esta fue una semana rara debido a su corta duración. Es probable que ésta sea la única nota que saque hasta la próxima semana, donde vuelvo con algo de filosofía que estoy cocinando y varias cositas más. ¡Nos vemos!

……………………………………………………………


……………………………………………………………

 Podés seguir las nuevas notas y novedades (además de humor y críticas de cine) en mi fan-page: http://www.facebook.com/sivoriluciano. Si te gustó, ¡compartilo o dejá un comentario!

1 comentario:

  1. He tenido que esquivar los spoilers de Infinity War, así que tendré ir a verla pronto.
    Es algo que prefiero evitar. Me han pedido que no cuente de la serie Jessica Jones.

    Puede gustarme que la película tenga una variación con respeto a los trailes. Me gustó mucho Cabin in the Woods.
    Y es muy epico el personaje en la moto, con los velociraptors.

    Con algunos géneros, ya se saben algunas cosas de antemano. Está claro que Sherlock Holmes triunfa, que descubre al culpable. Salvo en algún relato. Y está bien que sea sí.

    Saludos.

    ResponderEliminar

Quizás te pueda llegar a interesar...