jueves, 3 de noviembre de 2016

Macross Zero: la precuela de Robotech


Macross Zero es una OVA estrenada en el año 2002 que funciona como precuela de la serie Robotech, una de las más emblemáticas de la historia del animé. Muestra los sucesos de la Guerra de Unificación que se menciona en algunos momentos de la serie original.

Siendo que ahora Robotech está disponible en Netflix (como mencioné en esta nota para Altapeli.com), parece un buen momento para ver esta serie cortita también.

La historia transcurre en el año 2008, nueve años después de que una nave alienígena se estrella contra unas islas del Pacífico Sur. En aquel tiempo se vivían los últimos días de las Guerras de Unificación. 

El protagonista es Shin Kudou, un soldado japonés que naufraga en una pequeña isla donde hace contacto con una raza primitiva que tiene enlaces con la cultura extraterrestre.

La isla se convierte en un campo de guerra cuando se desatan las impresionantes batallas aéreas y todo se complica cuando un extraño cuerpo alienígena (el “hombre-pájaro”) comienza a despertar.

Lo interesante de Macross Zero es que puede verse perfectamente sin conocer nada sobre Robotech, y así sirve como un buen gancho.

Quienes sí la hayan visto, hay algunos guiños a la serie que se aprecian (como la aparición del gran Roy Focker). Por supuesto, como se trata de Robotech, hay aviones que se transforman en robots antropomórficos, un fogoso triángulo amoroso (entre Shin y las hermanas Sara y Mao Nome) y el poder de la música como forma de salvar al mundo.


Algo que me llamó la atención de esta serie es que tiene un estilo que recuerda más a Evangelion que a Robotech. 

Algunas escenas son muy simbólicas, hay un final bastante extraño que tiene puntos de encuentro con End of Evangelion y también una buena cantidad de referencias (uno de los barcos se llama “Asuka”, por ejemplo).

Las memorias de Mao Nome, luego de la serie, se convierten en parte de las leyendas pre- Guerras Espacial de la exploración de la galaxia realizada por humanos y zentraedis (los villanos de la primera parte de Robotech). 

En la tercera parte de la serie original (Macross Frontier), el décimo episodio (titulado “La Leyenda de Zero”) relata los eventos que se cuentan, de forma expandida, en esta miniserie.

Visualmente es impresionante (genial cómo combina el 3D con la animación más tradicional) y se abandona la usual ambientación de la space opera (que ya mencioné en esta nota) para contar una historia más personal.

La trama, sin embargo, no es el punto más fuerte. Demasiadas líneas argumentales no terminan de resolverse para el final de la parte cinco, casi como hubiera una necesidad importante de una parte seis para cerrar todos los cabos. Si bien es muy entretenida, sobre el final pierde un poco de coherencia y se vuelve más caótica.

El uso de música típica de las tribus aborígenes de la zona, y algunos temas en inglés y en francés, es interesante. Las secuencias de acción hacen uso de un soundtrack potente que la levanta. Por su parte, las coreografías de acción son espectaculares. Algunos de los romances que presenta esta historia pueden quedar medio forzados, pero en general la serie cumple con creces.


En resumen: Macross Zero es sólida. No decepciona desde lo técnico (se ve realmente increíble) y tiene un guión atractivo, si bien no termina de convencer del todo en sus momentos finales. Sin embargo, la disfruté bastante y creo que es un gancho entretenido para los novatos del animé. La recomiendo.

………………………………………………………………………………………………….


………………………………………………………………………………………………….


 Podés seguir las nuevas notas y novedades (además de humor y críticas de cine) en mi fan-page: http://www.facebook.com/sivoriluciano. Si te gustó, ¡compartilo o dejá un comentario!

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Quizás te pueda llegar a interesar...