jueves, 24 de noviembre de 2016

“La casa deshabitada” y el regreso de Sherlock Holmes


Las historias sobre Sherlock Holmes de Arthur Conan Doyle representan algunas de las mejores piezas literarias detectivescas alguna vez escritas. En total, Conan Doyle escribió cuatro novelas y 56 relatos, algo a lo que los fanáticos se refieren, afectivamente, como “El canon”.

El canon va desde su primera y fascinante novela (Estudio en Escarlata, 1887) hasta Shoscombe Old Place, último relato que publicó en 1927.

Como es de esperarse, con una cantidad tan grande de textos escritos a lo largo de un periodo de cuarenta años, hay una variación significativa en la calidad de las historias de Holmes.

En general se reconoce que los primeros trabajos son superiores a los últimos.

***

La aventura de la casa deshabitada, publicado originalmente en The Strand Magazine (1903) y luego sumado a la colección de El regreso de Sherlock Holmes, no sería especialmente memorable de no ser por marcar la resurrección del aguileño detective.

Esta es la primera historia de Holmes que aparece luego de su supuesta muerte en las Cataratas de Reichenbach, según se detalla en el famoso cuento "El problema final".

Es cierto que antes Conan Doyle había publicado una de mis novelas favoritas (El sabueso de los Baskerville), pero esta historia se ubica cronológicamente antes que su muerte.


La historia detrás de la resurrección de Holmes es archiconocida. Por aquella época, Sir Arthur Conan Doyle, ya tenía gran fama por sus catorce relatos de Sherlock Holmes. Sin embargo, pensaba que el personaje lo estaba distanciando de trabajos que él considerada más importantes. Por eso decidió matarlo.

En El problema final, Sherlock termina arrojándose a una cascada junto al profesor Moriarty para destruir una fuerte red criminal.

Conan Doyle tenía un punto: el nombre Sherlock Holmes era más grande que él mismo. Él también tenía otro tipo de literatura que quería dar a conocer, pero a nadie parecía importarle. El autor escribió novelas históricas, ciencia ficción, aventura e historias de terror.

El horror en las alturas”, por ejemplo, es un excelente relato de Doyle que se asemeja más a las historias sobrenaturales de H.P. Lovecraft, pero que pocos conocen. Las novelas del Profesor Challenger son interesantes historias de aventura y ciencia ficción.

***

Luego de la muerte de Holmes, el público se quejó y hasta llegó a enviar cartas amenazantes. Su misma familia presionó para que lo resucitara. Conan Doyle tardaría diez años en cumplir con las demandas, y así llego La casa deshabitada.

El mayor interés de esta aventura no está en el supuesto “misterio de cuarto cerrado” que presenta (ciertamente, está lejos de ser una de sus resoluciones más ingeniosas) sino en la explicación que Holmes da a Watson sobre el motivo de fingir su desaparición en mayo de 1891. Él se vio forzado a fingir su muerte para poder actuar con mayor libertad contra los secuaces de Moriarty, y de esa manera acabar definitivamente con su peligrosa banda criminal.

Únicamente su hermano Mycroft estuvo al tanto de todo esto, y Sherlock desapareció por unos tres años.

La verdad es que esta historia es de las menos interesantes, y el misterio que Sherlock resuelve tiene un desenlace poco creativo. Quizás el atractivo reside en que un caso aparentemente desconectado termina teniendo una conexión importante con la desaparición del detective.

En la genial serie de la BBC Sherlock –una de mis preferidas– el personaje que interpreta Benedict Cumberbatch tiene su adaptación de esta resurrección en el primer episodio de su tercera temporada. La diferencia es que en la serie se trabaja el regreso de Holmes con muchísima más emoción. En la novela de Doyle, Watson apenas se sorprende y saluda a su amigo como si nunca lo hubiera visto tener una muerte horrible.

Este es el extracto del reencuentro:

«Volví la cabeza para mirar la estantería que tenía detrás y cuando miré de nuevo hacia delante vi a Sherlock Holmes sonriéndome al otro lado de mi mesa. Me puse en pie, lo contemplé durante algunos segundos con el más absoluto asombro, y luego creo que me desmayé por primera y última vez en mi vida. Recuerdo que vi una niebla gris girando ante mis ojos, y cuando se despejó noté que me habían desabrochado el cuello y sentí en los labios un regusto picante a brandy. Holmes estaba inclinado sobre mi silla con una botellita en la mano.

—Querido Watson —dijo la voz inolvidable—. Le pido mil perdones. No podía sospechar que le afectaría tanto.
Yo le agarré del brazo v exclamé:
—Holmes! ¿Es usted de verdad? ¿Es posible que esté vivo? ¿Cómo se las arregló para salir de aquel espantoso abismo?
—Un momento —dijo él—. ¿Está seguro de encontrarse en condiciones de charlar? Mi aparición, innecesariamente dramática, parece haberle provocado un terrible sobresalto.
—Estoy bien. Pero, de verdad, Holmes, aún no doy crédito a mis ojos. ¡Cielo santo! ¡Pensar que está usted aquí en mi estudio, usted precisamente! —volví a agarrarlo de la manga y palpé el brazo delgado y fibroso que había debajo—. Bueno, por lo menos sé que no es usted un fantasma —dije—. Querido amigo, ¡cómo me alegro de verle! Siéntese y cuénteme cómo logró salir vivo de aquel terrible precipicio

En cambio, algo que la serie de la BBC trabajó muy bien fue el después: las repercusiones emocionales de aquella caída, cómo afectó a cada una de las personas alrededor de Sherlock.

***

La aventura de la casa deshabitada está disponible en Internet, de forma libre, para quien quiera leerlo. Personalmente, no se encuentra entre mis relatos de Holmes predilectos. Pero quedará por siempre en relevancia por ser la historia que describe el esperado regreso.



………………………………………………………………………………………………….


………………………………………………………………………………………………….


 Podés seguir las nuevas notas y novedades (además de humor y críticas de cine) en mi fan-page: http://www.facebook.com/sivoriluciano. Si te gustó, ¡compartilo o dejá un comentario!

6 comentarios:

  1. Muy interesante. De Holmes me he leído tres de las cuatro novelas que tiene y el valle del terror me pareció sin duda la más floja de ellas. Aún así, el personaje tiene cierto encanto que ayuda a perdonar sus errores...

    Por otra parte,¿ has leído Las Aventuras de Arthur Gordon Pym de Edgar Allan Poe? es un libro super recomendado

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. También leí tres de cuatro, me faltó El Valle del Terror.
      Leí fragmentos de A.G.P de Poe, pero nunca lo terminé. Igual, tampoco es que termine (guiño). Le debo un post a esa novela.

      Eliminar
  2. Son tan british las actitudes de los personajes en el cuento, jajaja! La secuencia del capítulo de la serie cuando se reencuentran es, simplemente, genial.

    "La aventura de la casa deshabitada" es uno de esos que me quedaron pendientes, leí una antología que incluye tres novelas (El sabueso es mi caso favorito, también) y varios cuentos, el último de los cuales es "El problema final". El único cuento de Doyle que me hizo llorar.

    En algún momento leeré los que me faltan, mientras tanto, puedo decir que menos mal que falta poco para la temporada que sigue. Hace tanto que la estoy esperando que ya ni recuerdo qué número es :P

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Na, Conan Doyle nunca me sacó ni me va a sacar una lágrima.
      (PD: estamos esperando la 4ta temporada. Me imagino que viste el especial de navidad: "The abominable bride")

      Eliminar
  3. Disiento. Watson tiene una fuerte impresión. Se nota en el parrafo que incluiste. No se tiene un desmayo por indiferencia.
    El problema final no muestra esa supuesta muerte de Holmes, se da entender. Pero Watson no la presencia. Y por eso es verosimil el regreso del detective.

    Me he enganchado con Elenentary, no con Sherlock.

    ResponderEliminar
  4. Qué bueno, sabía eso de la muerte y resurrección, pero desconocía los pormenores.
    A pesar de que su resolución no es prometedora me la agendo. Estudio en escarlata y El sabueso me encantaron.
    He visto muy poco de las series sobre él, y apenas un puñado de films (los modernos y los viejos)

    Abrazo!

    ResponderEliminar

Quizás te pueda llegar a interesar...