lunes, 9 de mayo de 2016

“Borrador nro. 3474” (cuento)


***

“Borrador nro. 3474”

Idea para un cuentito… un concepto, en realidad.

Es sencillo, nada del otro mundo. Bueno, literalmente sí sería de “otro mundo”. Pero tranquilo, que ya voy a llegar.
Es la historia, narrada en primera persona, de un pibe corriente. Se le murió el viejo. Posible arranque: “Durante el verano del 2003, luego del fallecimiento de mi padre…”. PUM. Drama, tensión, nostalgia. Automáticamente queremos saber más. ¿Qué pasó ese verano? El chico perdió la inocencia. Ya había perdido la virginidad, a esa altura tendría unos… ¿16 años? (¿A qué edad pierden la virginidad los chicos de hoy en día? Puf, ni idea. Yo fui re tardío. A los 19, y de pura casualidad.)

La cuestión es que él ya la puso, pero internamente sigue siendo un niño. Pero acá se viene el (primer) giro argumental: cuando se queda sin papá, empieza a revisar el taller donde arreglaba motos usadas. Y ahí descubre revistas pornográficas y un arma, un revolver de 22 mm, con balas. Eso él no lo sabe. No tiene ni idea de armas, pero la sola idea de saber que en su casa había una pistola le pone los pelos de punta. 

Como esta situación me pasó a mí de chico –la de encontrar porno y un arma en casa– estoy elevando un relato intrascendente, pequeño en escala, hasta un nivel metatextual y autobiográfico. Le pone más onda, ¿no?
Pará. La idea va por otro lado. Tengo ganas de experimentar a lo Cortázar. ¿Y si el relato tiene un estilo de trama doble interlineada? Algo así como el capítulo 34 de “Rayuela”. Puedo hacer que la historia del pibe se lea en las líneas impares, y la de él (ya adulto) que se lea en las líneas pares. ¡Un quilombo, ya sé! Pero Julio lo hizo, y le quedó al pelo.
El tema está en ver bien el tema del formato, para que no se descompagine. (REVISAR: repetición de palabra: “el tema”). Ynoescribirtodoapurado. Hay que pensar bien estas cosas, che.
Me lo pongo en una nota mental.

Sigamos con la trama.

Mmm.. pero el flaquito no tiene nombre. ¿Qué tal… Julio? Demasiado evidente. Es insultar al lector. ¿Daniel? Puede andar. ¿Cómo se llaman los pibes hoy? A ver… Google, hacé magia. “Lionel”, obviamente. Tiago, Elías, Valentino, Tiziano. Ya no se ven bebés llamados “Roberto” o “Carlos”. Da la impresión de que si le ponés Jorge a tu bebe, nace con 54 años encima. Un garrón.

Benjamín. Ese es el que va. Benjamín.

Cuestión que en la segunda trama, la de las líneas pares, vemos a Benjamín ya hecho adulto y… redoble de tambores… ¡TRABAJA EN LA LUNA! (Esperá un poquito, va a tener sentido). Claro, porque me faltó decir que, de chico, a Benjamín le robaron la bici frente a su casa. Y juntando este hecho con el fortuito encuentro de material erótico y un arma de fuego, se hizo hombre. ¿Y qué quiere hacer el hombre? Llegar a la Luna. Makes sense. (¿?) 

(REVISAR: darle motivación para que quiera ir a la Luna).

La cosa es que él, de grande, ahora trabaja en la Luna. (Sí, me gusta). Pero no hay glamour; es un recolector de porquería espacial (en un futuro, vamos a colonizar otros planetas. Y viendo cómo somos, vamos a llenar el espacio de basura). Aunque ahora que es mayor, perdió la capacidad de jugar, y quiere recuperarla. Obviamente no sabe cómo, si no, no tengo conflicto. La premisa sería que, simultáneamente, el chico va perdiendo la inocencia mientras que el adulto va recuperando el juego. ¡En la Luna!

BUM. Le doy forma, lo termino, le pongo un seudónimo, lo mando a dos o tres concursos, gano el primer premio, me salgo de este incómodo anonimato, me contacta una sexy y voluptuosa editora, vendo mi primera novela, me hago best-seller. Capaz que hasta me alcanza para ir a conocer la Luna (es uno de mis sueños, ¿se entiende? Porque el chico de la historia soy yo… con algunas diferencias. Nunca me robaron la bici, por ejemplo).

…..
……..

La puta madre.
¡Qué cuento de mierda! No tiene de dónde agarrarse.
Cuando no hay creatividad, es al cohete. ¿O se dice “al cuete”? A ver Mr. Google: “en vano”, “inútil”, “sin sentido”. Lo correcto sería “al cohete”. ¿Pero de dónde habrá salido? Maldita jerga argenta. Click, click, click. Nada. La primera página de Google no tiene la respuesta. No vale la pena esforzarse más.

¿En qué estaba? Ah, sí, tengo otra idea para un cuentito… 
Borrador nro. 3475.


***

………………………………………………………………………………………………….

=>> Otros cuentos en el blog: “Homicisium”; “El último beso”; “Del texto a la vida”; “Repertorio en forma de libro, osario de palabras”. Todos mis relatos están disponibles en la solapa "ÍNDICE DE MIS CUENTOS". 

………………………………………………………………………………………………….


 Podés seguir las nuevas notas y novedades (además de humor y críticas de cine) en mi fan-page: http://www.facebook.com/sivoriluciano. Si te gustó, ¡compartilo o dejá un comentario!

6 comentarios:

  1. Me gusta la idea de que el cuento consiste en el borrador del cuento, que además sea fallido. Muestra el proceso de escribir, no siempre exitoso. Suele suceder que una idea se quede a mitad de camino.
    Podría pasar que haya una chica influyente, además de atractiva. O es hija de alguien influyente. Ella podría conseguir, con sus contactos, que Benjamín viaje a la luna.
    Pero tiene que conquistarla. Y puede tener una personalidad, dificil, tener gustos caros. Y tal Benjamín esté tentado de conseguir dinero en forma violenta. O tal vez sea demasiado novia. Tal vez la chica tenga un ex violento, o un admirador que no acepta un no como respuesta. O tal vez ella se muestre altanera en un lugar equivocado, donde piensan darle una lección.
    Y entonces Benjamín interviene con su arma. No tiene que ser letal. Pero podría ahuyentar al ex o admirador violento. O disparar unos tiros al aire, para dispersar a los atacantes.
    Y entonces ella queda impresionada. Benajamín obtiene mucho de ella, además de la posibilidad de viajar a la luna, por su intermedio. Pero puede ser que ella sea demandante, quiere que Benjamín siga portandose violentamente. Tal vez quiera eliminar a una rival. Benjamín no está dispuesto a llegar a tanto.
    Y ella procede con disimulado disgusto. Usa sus influencias pero en otra manera.
    En lugar de llegar a la luna, Benjamín termina en una estación espacial, con la tarea rutinaria de detectar basura espacial, desechos de cohetes, satélites artificiales.

    Me gustó.
    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Un análisis interesante, Demiurgo! Me gusta la idea de pensar que el tipo tuvo prácticamente 3500 borradores de este estilo, donde mandaba fruta, hacía brainstorming y tiraba ideas sin sentido, casi como pensando en voz alta. Me parece que muchas veces como escritores nos pasa eso, si bien no siempre lo plasmamos en el papel. En nuestra cabeza entran muchísimas ideas y posibilidades hasta que hay una que finalmente nos convence.
      ¡Saludos!

      Eliminar
  2. Me gustó mucho. Muy distendido, muy cortazariano con algo de fontanarorosismo, je.
    Y a la vez demuestra las dificultades del escritor, y la persistencia y obstinación también.

    Abrazo! y que sigan los borradores y los éxitos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ponerme en los alrededores de grosos como Cortazar y Fontanarrosa es un poco mucho, pero sí busqué que fuera distendido. De hecho, es prácticamente una historia real (quería escribir una historia y no sabía sobre que c*** hacerla).
      ¡Saludos!

      Eliminar
  3. Muy bueno ! Me gusto.. cortito y al pie.. como un buen pase de futbol ! Grande Lu y saludos.

    ResponderEliminar
  4. Gracias, Alfredo. A ver cuando te pasas por los pagos bahiense. =P

    ResponderEliminar

Quizás te pueda llegar a interesar...