martes, 25 de junio de 2013

Lista TOP 5: una historia entre sueños


Todos soñamos, y muchas veces son procesos mentales subconscientes que resuelven pensamientos y sentimientos de nuestro día a día.

Existen, también, complejas redes que tejen nuestros sueños y nos agracian con ideas para grandes obras de arte, por ejemplo: excepcionales trabajos literarios.

Algunos afirman que la Divina Comedia de Dante fue soñada (inclusive esto amplió el encanto del libro para el público, sea cierto o no). Muchos de los trabajos de H.P. Lovecraft y Edgar Allan Poe también partieron del subconsciente. 

Hoy les cuento 5 ejemplos de famosas novelas inspiradas por la mente de sus autores durante el descanso de su cuerpo y alma:

(1) Juan Salvador Gaviota – Richard Bach (1959)

Al parecer, Bach escuchó a una “voz incorpórea” susurrarle el título de su novella. En seguida comenzó a escribir los primeros capítulos de esta fábula tan bella. Una obra favorita de la escuela primaria por sus enseñanzas, divagues filosóficos y simbolismo.

Bach aclara:
A uno nunca le dan un sueño sin acompañarlo con el poder para hacerlo real. Sin embargo, se debe trabajar duro para ello”.
(2) Misery – Stephen King (1987)

King es una de los autores más prolíficos y populares de nuestro tiempo. Quizás en parte se deba a que es una persona que capitaliza todo lo que ve y vive para convertirlo en una historia. El desgarrador relato de Paul Sheldon le llegó en sueños mientras dormía en un avión.

Al bajarse, se sintió tan cautivado por lo que había presenciado que escribió las primeras 50 páginas de la novela de un tirón.


“I’ve always used dreams the way you’d use mirrors to look
at something you couldn’t see head-on, the way that you
use a mirror to look at your hair in the back.” 
(S. King)

(3) Crepúsculo – Stephenie Meyer (2003)

No discutiré la calidad literaria de esta novela, simplemente porque no la leí (sería poco serio de mi parte). Solo diré que no es mi estilo de libro, aunque su éxito es innegable.

Meyer se despertó de un intenso sueño que se convirtió en la base de una de las series para Jóvenes Adultos más famosa de todos los tiempos. Lo que a Meyer la atrapó desde un comienzo fue que los protagonistas profesaban atracción uno por otro pero uno de ellos (un vampiro) se sentía particularmente hipnotizado por la esencia de la sangre de ella y debía resistir los deseos de morderla.

(4) El extraño caso de Dr. Jekill y Mr. Hyde – Robert Louis Stevenson (1886)

Ya hemos hablado de este autor (a quien adoro) en otros posts anteriores. Su novela revolucionó completamente la literatura en 1886. 

Pocas historias resisten el paso del tiempo como esta.


Luego de su sueño, Stevenson tuvo un desacato creativo y escribió un primer borrador en menos de 3 días. Su esposa, como era costumbre, revisó la historia y el autor reeditó la misma (considerando sus sugerencias y, supuestamente, utilizando copiosas cantidades de cocaína como combustible).

“Dr Jekill y Mr. Hyde” no solo es invaluablemente famoso, sino que además representa una de mis historias preferidas. Tengo ganas de analizar esta obra en profundidad, pero quizás más adelante.

(5) Frankenstein – Mary Shelley (1816)

Quise dejar este gran clásico para el final. La historia de la génesis de esta novela epistolar de magnitudes épicas es muy conocida. Shelley tenía 18 años cuando pasó un verano con su novio y futuro esposo. Una noche hablaron de reanimar cuerpos con corrientes eléctricas y ella fue a dormir con esas ideas en la mente.

Durante la noche soñó con las circunstancias que podrían crear al engendro, y como afectaría a su creador. Nacía el Dr. Frankenstein.


Curiosamente, Lord Byron… el amigo de los Shelley que los invitó aquel verano en Suecia, también esa noche se inspiró para escribir “Vampyre”, uno de los precursores de las novelas románticas de vampiros.

“Dios no te habría dado la capacidad de soñar sin darte también
la posibilidad de convertir tus sueños en realidad”

(H. Tassinari)

2 comentarios:

Quizás te pueda llegar a interesar...