martes, 2 de febrero de 2016

“Asesinato entre amigos”, una antología de relatos de suspenso


Con este post termino una tríada de entradas relacionadas con el crimen y lo policial. Comenzó con un relato de mi autoría (“El último beso”), que era en esencia un pequeño misterio de cuarto cerrado. Eso me llevó a reseñar “Rope” (de 1948), una obra maestra absoluta del maestro Alfred Hitchcock.

En el año 2000, algunos de los más grandes escritores de literatura policial (Lawrence Block, Justin Scott, Mary Higgins Clark, etc) se reunieron para participar de una antología de crimen. La idea era explorar los límites de la amistad, la confianza y la lealtad.

El resultado fue este libro de once relatos que publicó Emecé.

Yo lo leí durante un viaje a Córdoba con mi familia, allá por el 2008. Era otra época. Mi corazón acababa de ser destrozado en mil pedazos y esta tirada de historias sobre asesinatos me tentaba como ninguna otra cosa para vengarme de mi ex. Pero también me resultaba sumamente entretenida.

Este verano lo volví a encontrar en la librería de mi vieja y me lo llevé.

Todos los cuentos tienen en común un punto de partida: la amistad.

Amigos que matan, amigos que lo fueron en otra vida, amigos que mueren en incidentes extrañas. Por ejemplo, “Deshaciéndose del señor basura” (de Judith Kelman) funciona como una obra de teatro y nos pone frente a varias mujeres charlando en una cabaña. Fueron estafadas por la misma persona y están planeando formas de liquidarlo.


Otros cuentos, en cambio, aprovechan los amplios límites entre lo fantástico y lo policial. Entre ellos está el de Mary Higgins Clark. En su historia “¿Nos conocemos de alguna parte?”, un asesino serial está a punto de ser llevado a pena de muerte.

Él jura que mata a aquellos que en su vida pasada le han hecho mal. Antes de irse está convencido de querer saldar  cuentas con su victima final. Mientras tanto, un escéptico policia intenta comprenderlo todo. Uno de mis favoritos de la antología.

Resulta que todos los autores del libro eran grandes amigos. Desde 1982, los primeros martes de cada mes Mary Higgins Clark reunía a estos maestros del suspenso en el mismo restaurante de Nueva York. Allí hablaban de literatura, de sus propios trabajos y terminaron haciéndose inseparables.

Asesinato entre amigos” es una selección muy interesante sobre los sécretos del género. Lamentablemente, la traducción me resultó odiable. Me molesta profundamente cuando el traductor intenta “españolizar” diálogos que sólo funcionan bien en inglés. No creo que nadie utilice frases como “¡Diablos, Jimmy, te dije que hagas el maldito trabajo, demonios!”. Tampoco me parece correcto traducir cosas como “Ahora estamos hablando” en lugar de “Now we are talking”.

Más allá de este desliz, contiene varios relatos destacables. Mi favorito es “Larguemonos de aquí”, del genial Lawrence Block. En él, un detective retirado es convocado a una escena del crimen. Jugando al poker cinco amigos, uno de ellos resultó muerto en circunstancias muy particulares. El protagonista es obligado a recrear el escenario para que ninguno parezca culpable. En mi opinión es el mejor cuento de la coleccion.


También es genial el último: “Ilumina nuestro camino” (de Whitley Strieber). Es una brutal historia donde un adolescente (Mike) convence a otro (Jake) de dispararle a tres compañeras de escuela. Mike es abusado en la casa y extorsiona a Jake con un video homosexual entre ambos. Este es mortal.

Por último disfruté mucho “Colaboración” (de Warren Murphy). Al volver a leer la antología, casi diez años después, este fue el único que verdaderamente recordaba. Dos escritores de TV se encierran en un cuarto para representar el próximo capitulo de su serie policial. La actuacion y la realidad comienzan a entremezclarse cuando florece la sospecha de que uno de los dos podría ser dueño de un asesinato.

Siempre me divierte tener una serie de cuentos en mi mochila para aquellas situaciones donde el banco, el médico, un viaje de larga distancia o una emergencia sanitaria te obligan a hacer tiempo. En casos como esos, una antología de este tipo puede llegar a salvar las papas.

Me encanta esa fascinación que tienen los escritores ingleses y norteamericanos por reunirse periodicamente en bares y restaurants a hablar de literatura.  “Los asesinos del club de los jueves”, que organizaba Agatha Christie. “El club de los suicidas” de Robert Louis Stevenson. “El club de los negocios raros”, de Chesterton. Los ha habido siempre, y el resultado era siempre un libro con lo mejor del género.

Cada historia de “Asesinato entre amigos” incorpora un nuevo (y muchas veces perturbador) giro al tema del libro.

Por supuesto, nos deja reflexionando: ¿qué tan fuerte es realmente el lazo que nos une con nuestros propios amigos?

Humor, elegancia, ingenio y habilidad componen este menú de relatos, recomendable para aquellos fanáticos del género policial.

………………………………………………………………………………………………….


………………………………………………………………………………………………….


 Podés seguir las nuevas notas y novedades (además de humor y críticas de cine) en mi fan—page: http://www.facebook.com/sivoriluciano. Si te gustó, ¡compartilo o dejá un comentario!

4 comentarios:

  1. La respuesta la pregunta final podría ser un enemigo en común. Y a último momento pienso podría ser algo común, el odiar a alguien revela ciertos intereses en común, la disconformidad con los mismos hechos. En el policial que estás mencionando, eso podría ser llevado a un extremo. Incluso plantear el tema de que alguien tome demasiado en serio una frase que fue dicha en forma casual, sin intenciones de llevarla a la práctica.
    Interesante antología.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Siempre un gusto, Demiurgo! Son varios los casos en la ficción donde se revela que el mejor amigo es en realidad el Big Bad, el malo más malo, el villano detrás de todo. Algún día haré un post al respecto.

      Eliminar
  2. Saludos Luciano, me ha encantado tu entrada. Siempre he pensado que el trabajo de escritor no debe porque considerarse un trabajo en solitario. me ha llamado la atención esos famosos "clubs", muy interesante aporte. No he leído el libro que mencionas, pero ya me ha llamado la atención; sobre todo porque el misterio siempre me captura. El primer libro que leí de la Sra. Agatha Christie fue "Diez negritos", así que el genero me gusta mucho, sobre todo porque soy fan de Sherlock, no solo la serie, sino el libro que la inspiró. ¡Nos leemos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, me encantaría participar de un grupo literario de este estilo. En mi ciudad (Bahía Blanca) en una época intenté armar algo, pero no tuve buena convocatoria. Una lástima.
      "Diez negritos" es genial, y fue parodiado mil veces en la cultura popular. Al respecto, chequeate esta entrada:
      http://viajarleyendo451.blogspot.com.ar/2014/01/el-perro-era-la-mente-maestra-los.html

      Eliminar

Quizás te pueda llegar a interesar...