lunes, 6 de julio de 2015

Ingredientes matemáticos en el cine


El cine, poco a poco, se fue convirtiendo en uno de los temas centrales de este blog (a la cabeza con la literatura). “El cine y el ajedrez”, “Cuatro filosofías de vida en el cine”, “5 citas incorrectas en el cine y en la literatura” son algunos de los temas que se fueron dando. También en una ocasión hablé del Macguffin y otros técnicas narrativas y de los guiones cinematográficos.

Algo que todavía no había mencionado es la relación entre el cine y la matemática. Son varias las películas con presencia matemática significativa de algún tipo. Pero la realidad es que pocas veces la matemática está en el núcleo de la historia (admitámoslo: es aburrida y poco comercial); más bien contribuye a dibujar una suerte de retrato social, o sirve de contexto para la narración.

Son más las oportunidades donde hay alguna escena centrada en un aspecto matemático (la proporción áurea en “El código Da Vinci”, 2008) o donde el protagonista es matemático de profesión (Jeff Bridges en “Love has two faces”, de 1996), o bien el protagonista es alguien dotado de un gran talento matemático (Matt Damon en “Good Will Hunting”, 1998). En este último caso, su oficio y sus capacidades sobrepasan el nivel de anécdota y terminan por salpicar de un cierto estilo toda la trama de la película. 

Hay páginas enteramente dedicadas a contar las escenas de cine donde la matemática se vuelve protagonista. Una de ellas: Mathematics in Movies.

Para aquellos que se entretienen con los acertijos (y viendo que viene al caso): ¿a qué películas hacen referencia estas imágenes? La respuesta al final.


La matemática como leitmotiv del cine no es uno de los más atrapantes. Sin embargo, hay algunas excepciones donde se convierte en un disparador fascinante para los amantes de los números. 

Por ejemplo, “Los Crímenes de Oxford” (The Oxford Murders, 2007) es un genial thriller basado en la novela del bahiense Guillermo Martínez y dirigida por Alex de la Iglesia. Si no la vieron, háganlo. Está muy buena. Es una de las pocas películas que vi donde la presencia matemática es tan fuerte que le da forma al contenido, y también acaba mezclándose con un poco de filosofía. En la cinta, el protagonista (Elijah Wood) intenta resolver un crimen al tiempo que se pregunta si podemos conocer realmente la verdad.

En “Los crímenes de Oxford” el enigma se presenta más a través de diálogos reflexivos que con acción. Me encanta la manera en la que se narra el misterio y se mantiene la incertidumbre hasta el último minuto. Una obra que, de alguna manera, homenajea bastante al maestro del suspenso Hitchcock (quien hacía mucho uso de la matemática –particularmente la geometría y el espacio– en sus historias).

Como contraparte, uno se encuentra con películas mediocres como “El número 23” (con Jim Carrey, que salió en el mismo año 2007) donde la matemática es una excusa burda para promocionar un thriller de suspenso que apenas tiene que ver con matemáticas.

Una cinta interesante es “Drowning by numbers” (1988). Durante la misma, hay un desarrollo sucesivo de números (del 1 al 100) que van apareciendo de formas originales en cada escena. Algo similar (aunque en reversa) pasa en un episodio de How I Met Your Mother (Bad News, episodio 13 de la infame 6ta temporada). Ahí los números aparecen de maneras muy creativas del 50 al 1, presagiando un final trágico.

La primera parte de “Cube”( de 1997) siempre me pareció muy disfrutable. En ella, un grupo desconocidos se ven encerrados (inexplicablemente) en habitaciones llenas de trampas mortales. La película estuvo inspirada por un episdio de idénticas características de La Dimensión Desconocida (que ya reseñé en el blog). La forma de salir se relaciona con los números primos y la encuentra una estudiante de matemática con ayudante de un autista al mejor estilo Rain Man. La geometría cúbica de la cinta, junto al ambiente de tensión y violencia, generan una sensación de terror y claustrofobia interesante, a medida que se desarrolla la trama.

En contraposición, “Pi (fe en el caos)” (1998) fue una película que no me gustó para nada. Desarrolla la vida de un matemático con esbozos de esquizofrenia, obsesionado con los números y su relación con el medio que lo rodea. Una bizarreada a la que no le encontré demasiado sentido. En cuestiones de esquizofrenia y obsesión matemática, es imposible dejar de nombrar a Ron Howard y la maravillosa “Una mente brillante”(2001). La vida de John Nash (Russell Crowe) se convierte en un entretenido drama donde se mezcla la ficción y la realidad, mientras el excéntrico Nash lucha por recuperarse de su enfermedad mental.

Por su parte, “21: BlackJack” (2008) es súper pochoclera y está basada en un hecho real. Una entretenida cinta que relata el viaje de cinco estudiantes del MIT (entre ellos, un siempre prolijo Jim Sturgess) y su profesor (Kevin Spacey) que han encontrado la forma de vencer al casino al “contar cartas”. Con este método estadístico asaltan las mesas de blackjack en los casinos de Las Vegas.


"19" "Dame" "20" "Dame otra" "21" "D´ooh!"

Entre otras películas de cuestiones matemáticas tenemos también una española: “La habitación de Fermat” (2007). Un mezcla entre “Saw: el juego del miedo” y “Cube”. Un grupo de matemáticos son encerrados en una sala y deben resolver acertijos para no morir. Entre dichos enigmas se encuentran varios clásicos: el problema del zorro, el conejo y la zanahoria que deben cruzarse en barca al otro lado del río; un enigma en código binario; el dilema del prisionero; descubrir la pauta de una serie numérica y un problema de edades con una solución poco convencional.

  ¿Qué otras referencias matemáticas encontraron en el cine? Pásense a dejar un comentario. Y ahora sí, la solución al ACERTIJO:
  

……………………………………………………………………………………………….


………………………………………………………………………………………………….

Podés seguir las nuevas notas y novedades (además de humor y críticas de cine) en mi fan-page: http://www.facebook.com/sivoriluciano. Si te gustó, ¡compartilo o dejá un comentario!


7 comentarios:

  1. Acerté el de XXX. Hay algunas películas fallidas como Batman forever, donde las pistas de El Acertijo son matemáticas, llevando a revelar que es Edward Nygma.

    Los Simpson le han dado un lugar importante a las matemáticas, las fómulas. Se dice que Homero anticipó los calculos del Boson de Higs, en el capítulo en que se convierte en inventor.

    Vi Una mente brillante y Black Jack.

    Y comenté en la entrada sobre La dimensión desconocida.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Seee, me había olvidado de la lamentable Batman Forever.
      ¡Gracias por darte una vueltita!

      Eliminar
  2. En la entrada sobre La dimensión desconocida, me pediste enlaces, sobre las historias que escribí, inspirandome en esa serie.

    La primera fue esta
    http://eldemiurgodehurlingham.blogspot.com.ar/2012/11/este-jueves-un-relato-volvemos-en-6.html


    Y demás


    http://eldemiurgodehurlingham.blogspot.com.ar/2014/07/este-jueves-un-relato-la-maquina-del.html

    http://eldemiurgodehurlingham.blogspot.com.ar/2014/11/este-jueves-un-relato-el-abc-de-la.html

    http://eldemiurgodehurlingham.blogspot.com.ar/2015/05/este-jueves-un-relato-regalo-sorpresa.html

    http://eldemiurgodehurlingham.blogspot.com.ar/2013/01/este-jueves-un-relato-mi-relato.html


    ResponderEliminar
  3. no leí la entrada peor te quería decir que pongo tu blog en mis favoritos porque veo que tenemos muchas cosas en común así lo voy viendo de a poco.... y tenemos al Demiurgo además.... salu2!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El Demiurgo es un amigo de la casa a esta altura. Me agendo tu blog tmb. Por acá seguro vamos a encontrar coincidencias.

      Eliminar
  4. "Los crímenes de Oxford" es excelente, me gustaría leer la novela. No se cuál es la película que más me gustó de Alex de la Iglesia, pero estoy entre esta y La Comunidad ¿la viste?
    Como dije hace unos días en el blog de JLO, aguante Elijah Wood, de no haber sido por este muchacho quién sabe cuál sería mi apodo.
    Muy buena entrada

    Abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La última que vi de Alex fue "Las brujas de Zugarramurdi", un delirio muy disfrutable.
      A Elijah lo banco bastante en sus proyectos fuera del Señor. ¿Viste The Faculty? Esa una genialidad de Robert Rodriguez donde podemos ver a mini-Frodo.

      Eliminar

Quizás te pueda llegar a interesar...