jueves, 19 de marzo de 2015

“Un sencillo diálogo” (cuento)


Hacía un buen tiempo que no compartía un cuentito, y me dieron ganas de postear este que ya tiene su tiempo. Lo escribí hace un año para algunos concursos literarios de relatos breves. “Un sencillo diálogo” es exactamente lo que dice el título, pero creo que tiene su cuota de picardía.

Nosotros (los lectores) somos cómplices del juego que hace el escritor con la historia.

Los desafío a ver si pueden encontrar los detalles escondidos dentro del relato. ¡Ojalá que se diviertan leyéndolo tanto como me divertí yo escribiéndolo!

► “Un sencillo diálogo” recibió Mención de honor en la Tercera Edición Concurso Narrativa: microrrelatos, “Homenaje a Silvina Ocampo”.

***

“Un sencillo diálogo”

—A lo largo de su obra se ve con frecuencia el cuento breve, ¿a qué se debe su fascinación?
—Bueno, me gusta hacer al lector cómplice de lo que estoy redactando, que busque (y encuentre) pistas entre mis escritos.
—¿Cómo son sus lectores?
—Diría que son adictos a la sorpresa, a la ironía, receptores activos.
—En definitiva, se trata de amantes de los retos.
—Flexibles, en su medida. Pero sí. A ningún lector le gusta ser engañado del todo, no desean que el autor coloque trampas irresolubles.
—Grandes buscadores de desafíos.
—Hay también autores de microficción que son practicantes del humor, maestros del sarcasmo.
—Informalmente hablando, ¿cuál considera usted la mayor dificultad?
—¡Joder! Las complicaciones pueden venir desde muchos lados: la necesidad de escribir algo verdaderamente original, la limitación de tener que colocar en el texto exactamente 200 palabras. Que un cuento quedé inconcluso es uno de los mayores miedos de un autor de microficción. Otras veces el cuento toma vida por sí solo, y uno puede relajarse un poco más.
—Kovak, ¿en que está trabajando en estos días?
—Lo de siempre. Pincelaba un sencillo diálogo. Pero estoy un poco preocupado, llegué al límite de extensión y concluyó sin final.

***


………………………………………………………………………………………………….

=>> Otros cuentos de mi autoría en el BLOG: “El reloj de pared”, “La historia repetida”, “Solo hay un Dustin Hoffman”, “A veces vuelven” y “Una sonrisa torcida en la oscuridad”.

………………………………………………………………………………………………….


Podés seguir las nuevas notas y novedades (además de humor y críticas de cine) en mi fan-page: http://www.facebook.com/sivoriluciano. Si te gustó, ¡compartilo o dejá un comentario!

2 comentarios:

  1. Jejeje, y sobre el final apareció la cuota de picardía, cuota que también aparece en el título.

    ¿Leíste alguna vez este de Cortázar? el título también tiene algo de picardía
    http://librosylectores.over-blog.es/categorie-12008680.html

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Buenas! Lo conocía al cuento, y siempre me siento identificado porque soy asiduo usuario de lentes permanentes. ¡Las veces que se me han caído al piso! Gracias por darte una vueltita.

      Eliminar

Quizás te pueda llegar a interesar...