viernes, 27 de marzo de 2015

“Dormir al Sol”, de Adolfo Bioy Casares


Sigo en plan de leer todas las novelas de Adolfo Bioy Casares. Primero fue la fascinante obra “La invención de Morel” (que ya reseñé en este post) y luego le tocó el turno a “El sueño de los héroes”, que también tiene mérito propio. En esta ocasión vamos a analizar un poquito “Dormir al Sol” y algunos de los fascinantes temas que explora.

Dormir al Sol” es el tipo de historia en la que las sutilezas de la trama están por encima de sus propios giros argumentales. La narración fluye metódicamente y, a medida que se va desarrollando, nos va abriendo cada vez más los ojos, nos interroga, nos cuestiona.

El texto –escrito a modo de diario, en forma de prosa y con capítulos breves–  fue publicado en 1973. Pertenece a una etapa del autor que comenzó en 1954 con El sueño de los héroes. A partir de ahí, sus obran fueron menos surrealistas y ahondaron más en los típicos personajes de los años ´20 y ´30, en las costumbres de los barrios porteños de la época y en la perspectiva más popular.

La novela es narrada por Lucho Bordenave, un relojero de barrio que vive con su mujer Diana, y con Ceferina (la empleada que cumple el rol de madre).

Luego de conocer a Standle, un domesticador de perros, éste lo convence de que Diana está enferma y debe internarse en el Instituto Frenopático de Reger Samaniego.  Cuando se la devuelven, Lucho comienza a dudar de si la persona que regresó es la misma que él dejó ir en un principio.

¿De qué va la historia?

Desde un primer momento, el narrador nos condiciona para sentirnos parte de su situación desesperada, la que narra a un amigo de la infancia (Félix Ramos) con muchísima precisión.

Voy a contarle mi historia desde el principio y trataré de ser claro,
porque necesito que usted me entienda y me crea.

***

#SpoilerAlert. A partir de acá se revelan detalles fundamentales de la trama. Si no leyeron la novela (o no vieron la película) y no quieren enterarse de qué va, este sería el punto para detenerse. Ahora sí. Seguimos.

***

Al poco tiempo de internar a su mujer, Lucho la quiere de vuelta; pero una cadena de postergaciones envuelve al protagonista en sucesos misteriosos.

Su cuñada (Adriana María) es igual a su mujer, físicamente hablando, aunque tiene color de pelo diferente. Adopta a un perro que, oportunamente, se llama también Diana. Encuentra a personas extrañas merodeando por su patio y, como si fuera poco, cada vez que insiste en que le devuelvan a su esposa, los médicos lo confunden con sus razonamientos.

Solo en las últimas páginas conocemos la verdad sobre el fantástico cambio de almas y cuerpos que Lucho termina sufriendo en carne propia. Y también sobre el final entendemos la frase que sirve de título (“Dormir al Sol”). El Dr. Samaniego le explica a Lucho los diferentes métodos para facilitar el sueño. Al parecer, el más adecuado consiste en imaginar a un perro que duerme bajo el sol sobre "una balsa que navega lentamente aguas abajo, por un río ancho y tranquilo".

Una curiosidad de la novela es que el lumbardo utilizado le complicó a Bioy Casares la escritura, así que le dictó el borrador a una amiga de su hija. Por otra parte, su amiga Rosie Airas le propuso que el primer capítulo de su novela fuera al final, lo que le pareció una excelente idea. Es el correspondiente a Félix Ramos.

El elemento fantástico

¿En qué momento aparece el elemento fantástico en Dormir al Sol? Este es uno de los tópicos más debatidos de la obra. Está claro que la trama fantástica se entremezcla con los elementos realistas de la novela, otorgados por el lenguaje porteño coloquial. ¿Pero cuando se pone en evidencia el verdadero elemento del género fantástico?

Todorov (en Introducción a la literatura fantástica) postulaba que lo fantástico surge cuando en un mundo familiar se produce un acontecimiento que no se puede explicar por las leyes de ese mundo. A mi parecer, esto sucede recién sobre el final, cuando nos enteramos de que Samaniego logró intercambiar almas y cuerpos entre personas y otros seres vivientes (como los perros).

“Lo esencial es que logramos aislar el alma, sacarla si está enferma, curarla fuera del cuerpo. 
(…) La traspasamos a una perra de caza (…) que elegimos por ser de índole tranquila,
y mantuvimos el cuerpo a baja temperatura.”

Los cuerpos y las almas son separables después de este sorprendente hallazgo médico. El problema reside en saber si el resultado de la operación devuelve el mismo objeto que entró al sanatorio, si existe una continuidad entre ellos. (Algo así como una alegoría al mito del Barco de Teseo.)

Sin embargo, para que lo fantástico se dé, todo el tiempo debe existir la vacilación, la incertidumbre. El lector tiene que poder considerar el mundo de los personajes como real y vacilar entre la explicación natural y la sobrenatural de los acontecimientos. Esta vacilación, en efecto, es uno de los grandes temas de la obra.

Lucho Bordenave narra hechos tan insólitos que nosotros, como lectores, dudamos al tratar de decidir si creerle o no. Esta indecisión está muy presente en Dormir al Sol.  Algunos críticos también consideran que Lucho es un narrador poco confiable. 

Por ejemplo, es curioso que, aun distanciado de Ramos, sea precisamente a él a quien le envíe todo su detallado informe.

Dos lecturas de una misma obra: creerle o no

De la mano con el pasaje anterior, tenemos el debate de si podemos considerar verídicos los inexplicables hechos narrados por Lucho. La novela permite leerse suponiendo que el protagonista es, en realidad, un esquizofrénico. Hay varias pistas que podrían indicar que el protagonista tiene síntomas de esta enfermedad.

El narrador podría ser un enfermo mental: tiene sueños vívidos en los que habla con su perra,  utiliza frases demasiado rebuscadas, es extremadamente inseguro y tiene problemas en sus relaciones de afecto. Lo que es más, Lucho está continuamente intentando justificar su accionar y está obsesionado por saber que ama realmente de su mujer, su alma o su cuerpo. Su visión de Diana es fraccionada y bien podría suceder lo mismo con su visión del mundo.

A su vez, los dobles presentes en la novela sirven para apoyar cualquiera de estas dos lecturas. La dualidad es otro tema muy presente en la obra: alma/cuerpo, Diana/perro_Diana, Diana/AdrianaMaría, etc.

Hay críticos que consideran esencial la presencia de estos dobles de Diana. No solo encontramos a la perra Diana (que porta el alma sustraída de la mujer del protagonista) y a Adriana María (su hermana), sino también la Diana que regresa “curada” es un doble, e incluso Elvira (la esposa de Aldini) que también es encerrada en el mismo lugar. 

Los dobles en la historia tienen el rol de provocar aún más inquietud e incertidumbre, y resaltan la constante distinción que Lucho hace entre el alma y el cuerpo de su esposa.

El rol de los perros

En Dormir al sol, los perros son el medio de transporte de las almas, pero además juegan un papel importante dentro de la historia. La obsesión de Diana por ellos es la que la conduce finalmente al Frenopático donde pierde su alma. Asimismo, contamos con la presencia de la perra Diana y la obra nos hace pensar que el alma humana puede apaptarse a un sinfín de circunstancias, incluso a la de vivir en el cuerpo desconocido de un canino.


En lo personal, me pareció loco que simultáneamente estaba leyendo La insoportable levedad del ser (que reseñé acá), y ambas novelas tienen este elemento en común: la importancia que se le da a los perros. En la novela de Milan Kundera, de hecho, Karenin es un personaje más que hasta tiene toda una parte dedicada a él.

Bioy Casares y Kakfa

Adolfo Bioy Casares escribía de forma muy social, siempre comentando sus textos con amigos. Hay un muy interesante libro que recopila entrevistas donde él habla de su escritura (“Sobre la escritura: conversaciones en el taller literario”, de Félix della Paolera). Ahí comenta sobre la búsqueda de la originalidad, sobre la concentración a la hora de escribir o sobre la pérdida de identidad al escribir. Si no lo leyeron, es un librito muy interesante.

Pero a lo que quiero llegar es que Bioy Casares no sabía que estaba haciendo ciencia ficción cuando escribió La invención de Morel. Y muchas veces escribió textos sin saber que las historias ya existían en otro lugares. Asimismo, creo que Adolfo tuvo mucho en común con Kafka a la hora de narrar, quizás hasta sin saberlo.


Kafka siempre tendió a narrar los eventos desde afuera, mientras que los libros de Bioy son más íntimos y toman forma de documentos dejados para que nosotros los descubramos. Dormir al Sol es una larga carta a un amigo, quizás un diario, o quizás un documento de evidencias. Los protagonistas de Bioy son escapistas, personajes que buscan evadir la realidad, mientras que los de Kakfa quieren participar del mundo, pero su mala suerte o la lógica de su situación no se los permite.

El punto en común, creo, es que los personajes de Bioy y de Kafka son personas ordinarias, trabajadoras, de barrio, inmersas en un contexto perturbador. Su drama consiste en luchar para aceptar la nueva lógica que reina en sus mundos, ya sea acostumbrarse a vivir como un insecto, o a vivir con una mujer sin alma. Ambos autores son representantes del género surrealista en sus países (Argentina y República Checa), aunque Bioy lo dejó más tarde para dedicarse a lo fantástico. Sin embargo, no es coincidencia que las historias de ambos terminen siempre en catástrofes.

Pensé en Kafka y en Bioy porque compré “Un médico rural”, y es el próximo libro que voy a encarar. Creo que ambos habrían sido buenos amigos.

Palabras finales

Este post no pretende ser un riguroso análisis literario ni un ensayo crítico. Simplemente elegí tomar tres o cuatro temas de la novela que me resultaron más interesantes para comentarlos.

Trato de aclararlo siempre porque muchos chicos de secundaria me mandan mails diciendo que “tal texto le sirvió mucho para un trabajo” y me envían otras preguntas adicionales. (Fuera de joda).

Me encantó el final de Dormir al Sol. No conocemos el destino del narrador (se ve incapacitado a terminar su historia porque le roban su alma), pero la parte correspondiente a Félix Ramos nos proporciona los datos restantes. Descubrimos qué le pasó a Bordenave aunque al segundo narrador no le quede nada claro ni pueda afirmar si lo que leyó fue verdadero o no. Impecable.

Sin duda, es posible desarrollar todos los puntos que toqué y ampliarlos hasta crear una tesis con cada uno de ellos. Ese nivel de complejidad manejaba Bioy Casares en sus obras, y es la calidad con la que se viene manteniendo en cada novela que leí de él.

Queda en nosotros leer la novela suponiendo que todo lo narrado es producto de una mente esquizofrénica que mezcla la realidad con sus alucinaciones, o un hecho tan trágico como real. ¡Hasta la próxima!

BONUS TRACK. “Dormir al Sol” (de Bioy Casares) en su versión cinematográfica. Todavía la debo a esta película de Alejandro Chomski del 2012https://youtu.be/NnvZOl15gpQ


………………………………………………………………………………………………….

=>> Otras notas relacionadas con AUTORES ARGENTINOS en el BLOG: “La invención de Morel”, “El sueño de los héroes”, “Un verano para recordar”, ¡MI PRIMERA NOVELA!; “Una espada para Manuel” (sobre Manuel Peyrou) y “Los siete locos”, una novela de Roberto Arlt.

………………………………………………………………………………………………….


Podés seguir las nuevas notas y novedades (además de humor y críticas de cine) en mi fan-page: http://www.facebook.com/sivoriluciano. Si te gustó, ¡compartilo o dejá un comentario!

10 comentarios:

  1. Interesante, lástima que llegué al spoiler y abandoné, porque no la leí. Pinta bien, queda agendada para un futuro próximo.

    Si estás en plan de leer todo Bioy tenés que agarrar ya "Diario de la Guerra del cerdo", como ya te dije (bien molesto lo mío) es incluso mejor que La invención de Morel. Y me gustaría leer una reseña tuya sobre esa novela.

    Estoy leyendo "El sabueso de los Baskerville" así que pronto pasaré a comentar la reseña

    Abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me encantó esa novela, pero el post de "El sabueso" es super viejo... la verdad es que debería releerlo para recordar qué puse en ese momento, jaja.

      Diario de la Guerra es la novela que sigue de él, pero tengo cuatro entre mis pendientes, así que quizás tarde un poquito. ¡Gracias por pasar!

      Eliminar
    2. Ayer vi la película "Dormir al sol". Enseguida recordé este post, el cual recién ahora leí completo.
      La peli es tan buena como corta, y junto con tu reseña me dejaron con muchas ganas de leer la novela. Que voy a tratar de conseguir a partir de hoy.

      Abrazo!

      Eliminar
    3. Qué loco que te hayas acordado. Buen libro, la peli zafa (tiene sus cosas). Me falta leer "Diario de la guerra del cerdo" y ya estaría con todas las novelas de Adolfo Bioy Casares, si bien también estoy terminando "Los que aman, odian", que es una novelita policial que escribió junto a su esposa (Silvina Ocampo).

      Eliminar
  2. Sou brasileiro, li a novela e gostei. Não consegui apreender que a Diana perra é a portadora da alma da Diana esposa. Também não pude compreender o momento em que se revela que a alma do narrador também foi transplantada. Restei pleno de dúvidas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Agradecimentos para parar por minha entrada , meu amigo!

      Eliminar
  3. Es mi primera novela de Bioy Casares, termine de leerla y empece a buscar criticas y reseñas y me encontré con tu blog! Gracias por tu reseña, muy interesante! La trama del traspaso de almas me recordó a un libro que leí recientemente: Distancia de rescate de Samanta Schweblin. Saludos desde BsAs!! Patri

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Adoro a Bioy Casares. En estos días estoy leyendo la novelita de misterio que escribió junto a su esposa Silvina Ocampo (Los que aman, odian) y leí otras de sus novelas que también reseñé en el blog. Están invitada a darte una vuelta.
      También hice una nota sobre Schweblin que puede llegar a interesarte. Es una GROSA la mina:
      http://viajarleyendo451.blogspot.com.ar/2015/10/samanta-schweblin-la-realidad-como.html

      Eliminar
  4. Acabo de terminar la novela y encotré tu blog buscando respuestas a algunos aspectos de la historia que no me terminaron de cerrar.
    1-Paula, la enfermera, lo besa mientras duerme al igual que la Diana impostora. También está enamorada de él y segura de que aquel le corresponderá a la larga, incluso le dice que él es a quien más quiere en este mundo. Aquí mi pregunta es ¿Porqué? todo lo demás se explica al final, pero quién es la enfermera y porqué lo ama nunca me quedó en claro, esperaba saber si tenía el alma de alguien allegado a él pero aparentemente no.
    2-Creo que entendimos cosas distintas en cuanto al perro: Diana está en el cuerpo de un perro de caza que se escapa y nunca llega a tener dueño, mientras que la perra llamada Diana es un pastor alemán, perra policía, y en ningún momento se aclara que posea el alma de nadie, lo que me pareció extraño.
    3- Esto es más un "que opinás", Lucho termina en el cuerpo de un perro ¿esto quiere decir que jamás lo van a "transplantar" a un cuerpo humano? ¿o será un cuerpo de transición como lo fue el de Diana hasta que la pusieron en el cuerpo de aquella paciente?
    Espero con ansias su respuesta, desde ya: muchas gracias. Abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Buenas, Marco! Antes que nada, aclaro que estas son interpretaciones mías y no necesariamente van de la mano con lo que el autor planeó inicialmente o lo que otros puedan opinar.
      1.- Paula es un personaje muy secundario. La verdad es que no recuerdo los detalles específicos de esa subtrama. Pudo haberse enamorado de él porque le tuvo simpatía o por cualquier otro motivo. Puede ser una loca, también. El querer a alguien casi nunca sigue los caminos de la razón.
      2.- Lo que decís es correcto. Tendría que revisar el texto para ver si confundí algo en la redacción, pero es tal cual decís vos. El perro llamado Diana no tiene el alma de la verdadera Diana.
      3.- El final queda abierto a interpretaciones libres. Yo creo que jamás lo van a transplantar a un cuerpo humano nuevamente, quizás por castigo, por haberse metido en donde no le importante. Lo cierto es que el episodio final (la narración de Felix) no aclara demasiado. Difícil saberlo a ciencia cierta, a menos que Netflix prepare una secuela en formato de serie titulada: "Las locas aventuras de Lucho, el perro". Mientras tanto es un misterio.
      Quizás sirven, pero probablemente no, jaja.
      ¡Saludos!
      L.-

      Eliminar

Quizás te pueda llegar a interesar...