jueves, 22 de mayo de 2014

“Los siete locos”, una novela de Roberto Arlt


Hace un tiempo pedí la siguiente consigna a los seguidos argentinos de mi fan-page: imaginen que están en un país lejano (muy, muy lejano). En el hostel, hablando con extranjeros de todo el mundo, les piden que recomienden un libro, una canción y una película que represente mejor al país. ¿Cual sería su –completamente subjetiva– elección?

Mi propuesta (que justificaré en un post más adelante) fue:

Un libro: "Bestiario" (Cortázar, 1951)
 Una canción: "Botas locas" (Sui géneris)
Una película: "Esperando la carroza" (1985)

Las respuestas fueron de lo más variadas y me sirvieron para anotarme algunas cosas que tenía pendientes. Una conocida, por ejemplo, mencionó “Los siete locos”, la célebre novela de Roberto Arlt (de quien solo había leído algunos cuentos) y me la agendé mentalmente en mi “to-do list”.

Hoy, luego de haber leído y analizado esta emblemática historia, me dispongo a comentarla un poquito. Como siempre, aviso que hay spoilers, así que ya saben: #SpoilerAlert

“Los siete locos” es un libro extrañísimo, con una trama que podría contarse en pocas páginas pero que se extiende por una vertiente filosófica que aborda el existencialismo. En busca de alguien que pueda pagar la deuda de un dinero que Erdosain robó a su propia empresa, él comienza un viaje físico y emocional que lo llevará a resolver cuestiones de su pasado, lidiar con su presente y encarar una revolución del futuro.

Les comparto “Los siete locos” (de Roberto Arlt) en versión PDF para descargar: http://goo.gl/STupQE

Sería una lástima revelar algunas sorpresas de la trama que se van desarrollando muy de a poquito. Basta decir que los “siete locos” que dan título a la obra son personajes muy extravagantes: asesinos, fascistas, proxenetas, inescrupulosos, mentirosos. ¡Y sus apodos son geniales!

El libro se estructura en tres grandes capítulos de episodios muy cortitos. Para quien le interese, les dejo también un resumen capítulo por capítulo (no es de mi autoría):

Resumen de “Los siete locos” (de Roberto Arlt): http://goo.gl/YVi77Q

La lectura aburrida más fascinante

Voy a decirlo desde un principio: “Los siete locos”, como lectura de entrenamiento, es muy pesado. En varios momentos me tenté a dejarlo y trasladarme hacia algo más movido. Muchos capítulos no avanzan en la trama, sino que son monólogos del personaje principal. El desdichado Erdosain (un personaje absolutamente deprimente) presenta incesantes cuestionamientos existenciales. La novela funciona como un viaje hacia los infiernos, hacia lo bajo, hacia la degradación. Cada pensamiento del protagonista se nos pone de manifiesto, y eso hace que la trama avance a paso de tortuga. Sin embargo, cuando avanza… ¡avanza!


Por eso creo que hay tenerle especial cuidado a este libro. Es muy interesante y muy aburrido al mismo tiempo. Con el resto de los personajes sucede algo similar: cada uno vive encerrado en su burbuja y tienen puntos de vistas maravillosos que explican al detalle. Erdosain, por ejemplo, para poder pagar su deuda, recorre las calles de Buenos Aires hasta dar con “El Astrólogo”, uno de los personajes más fascinantes que ha brindado la literatura argentina. Este último está preparando una revolución que transformará completamente la sociedad (de un modo bastante violento).

Dentro del pensamiento utópico del Astrólogo se entrelazan el resto de los locos: un Rufián Melancólico, un Buscador de Oro, un hombre que vio a su partera al nacer, etc. Erdosain planea el secuestro de un pariente suyo como forma de hacer dinero para la revolución y comienza a involucrarse más y más con las ideas del Astrólogo.

Lo que realmente caracteriza la estructura narrativa de la novela, como ya dije, es que la trama da vueltas sobre sí misma como un remolino interior. Todos son seres angustiados, anclados por su propia individualidad, sufridos, tristes.

El origen de la novela

El verdadero reconocimiento de Roberto Arlt le llegó, como es común, con su muerte. Hasta entonces, no se lo había considerado como lo que fue: precursor del teatro social (gracias a obras como “La isla desierta”, entre otras) y del “absurdismo” en Argentina. 

Con su narrativa, que fue desde novelas hasta cuentos, ensayos y obras de teatro, criticó a la sociedad contemporánea a través del humor y la parodia, y hoy es considerado uno de los grandes influyentes de la literatura latinoamericana.

Los siete locos” (1929) es, en realidad, una historia en dos partes. Su resolución se encuentra en “Los lanzallamas” (1931) que todavía no pude leer.

Interesante nota que analiza a Roberto Arlt en relación a los personajes de “Los siete locos”: http://goo.gl/Wcg2dY

Sus similitudes con “Breaking Bad”

Supongamos la historia de un hombre (no joven) humillado y frustrado que toca fondo. Tiene una formación sólida y universitaria pero nunca logró materializar sus ideas. Mantiene un trabajo mediocre y su mujer ya no se acuesta con él. Un evento particular lo obligar a tomar decisiones extremas y asociarse en negocios ilegales.  ¿Hablamos de “Breaking Bad”, la famosa serie creada por Vince Gilligan? ¿O de “Los siete locos”, que obsesiona desde su bajo perfil a los argentinos desde 1929?

La realidad es que el tropo “good guy gone bad” es universal. Pero hay una fan-theory que comenta cómo “Los siete locos” influyó a Breaking Bad

Así también, se suele comentar que Jorge Luis Borges inspiró la serie de “Elige tu propia aventura” o que “La invención de Morel” fue la base de LOST.

Varios artículos en Internet exponen las similitudes entre ambas historias, que hace pensar más en la naturaleza que rige al “pulp”: para cada carencia, se dice, (para cada frustración) existe una fantasía compensatoria.

El astrólogo y su discurso

Uno de los elementos más interesantes (y locos) de la novela es el frío razomiento de sus protagonistas, que los conducen a concebir un proyecto de sociedad utópica. En el centro de este pensamiento se encuentra “El Astrólogo”.

El Astrólogo se presenta a sí mismo como un profeta del caos, y se recocija en su propia maldad, pero se considera el “bueno”, el héroe. La verdad es que el plan del Astrólogo no podría ser más trastornado. Su “sociedad” es puro humo, basada en la mentira, y está formada por estafadores e impostores.

Todos los personajes del libro se sienten despreciados, humillados por ser de “clase media”, rechazados. Buscan desesperadamente tener un rol fundamental en el mundo, aunque sea a través de una estafa o de un asesinato. 

"Solo por el crimen puedo afirmar mi existencia, 
como solo el mal afirma la presencia del hombre sobre la tierra". 
(Erdosain en "Los siete locos")

En ese sentido, “El Astrólogo” tiene una presencia enorme, y representa todo lo que este libro pretende criticar. Su discurso, su célebre discurso, ha sido analizado y estudiado por años.

Me encantó este villano porque entendemos muy poco sobre su vida, pero sí mucho sobre sus ideas revolucionarias. Es uno los puntos más fuertes de esta historia.  Hay episodios sublimes donde el Astrólogo razona sus extravagantes planes, que se manifiestan como una amalgama entre una búsqueda comunista y un delirio homicida de los peores dictadores.

Palabras finales

El mayor acierto de la novela es como logra que la angustia constante de Erdosain nos acompañe en cada página. Eso hace, también, que el relato sea difícil de continuar. Cada página nos mete más en su mundo y en sus ideas deprimentes. Es una lectura recomendable para aquellos que buscan algo intelectual y cuasi-filosófico.

Para otros (quizás más vagos) existe la película de 1973, que adapta ambas partes de la historia de Arlt. Personalmente, yo recomiendo su lectura. Ya sea por la mirada mística quese tiene sobre la política en la interpretación de la realidad (el discurso del Astrólogo) o por la desmesura de los personajes de Arlt; esta novela es obsesionante, apasionada y destructiva (en un sentido u otro).


………………………………………………………………………………………………….

=>> Otras notas relacionadas con novelas y autores argentinos en el BLOG: mi decepción con “Una misma noche” (de Brizuela), el post sobre MI propia novela: “Un verano para recordar”, un fascinante recorrido por “Los días del venado” (de Liliana Bodoc) y “La otra piedad” un relato ganador de Laura Massolo.

………………………………………………………………………………………………….


4 comentarios:

  1. Coincido con eso de que la trama a veces se estanca y de que cuando avanza lo hace a pasos agigantados. Lo principal en los Siete Locos es la psicología de los personajes y esos monólogos interiores. Los lanzallamas cierra la historia pero tranquilamente pude pasar un tiempo prudencial entre un libro.
    Creo que Arlt fue un gran seguidor de Dostoievski y se anticipó a los personajes que hoy en día nos retrata el Indio Solari en sus canciones (no se si éste lo ha leído a Roberto), algún día haré una comparación de ese estilo... creo que tengo que releer Los Siete Locos antes.

    Buena reseña, me interesa el tema de las comparaciones de series y otros libros con Borges y Bioy.

    Saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Buenas Frodo Baggins! Sí te interesa el tema de las comparaciones, estoy terminando de editar el post sobre "La invención de Morel" + LOST. Pronto sale en el blog.
      Lo que decís de Arlt es cierto, fue muy seguidor de la literatura ruso. La verdad es que esta novela es difícil de digerir, pero muy interesante de analizar. ¡Gracias por pasar! Me voy a dar una vuelta por tu sitio también. Saludos.

      Eliminar
    2. Esperaremos con ansias esa edición, cuando vi que en Lost leían la Invención de Morel me cayeron muchas fichas juntas.
      La idea de mi blog es que se prime la intertextualidad de todo el arte, aunque eso si, la mayoría está dedicado a la música y al rock. Y por los titulos de tus posteos veo que vamos a tener varias temáticas en común. Un día de estos investigo bien todo lo que fuiste subiendo.
      ¡Saludos!



      Eliminar
    3. Estuve mirando varios posts. Redonditos, Montecristo, Dolina (un capo), cine (mucho cine). Si me permitís, te agrego entre la lista de "blogs que sigo". Obviamente podés, si querés, si podés, hacer lo mismo.

      Eliminar

Quizás te pueda llegar a interesar...