domingo, 9 de diciembre de 2012

“Una misma noche” (novela, 2012)


Autor: Leopoldo Brizuela (Argentina)
Género: policial / ensayo
Leído: en Bahía Blanca, Noviembre 2012.

Esta es una nota muy difícil para mí porque voy a tener que hablar de un libro que tiene excelentes críticas pero que yo detesté. Así: se convierte en mi primera no-recomendación del blog. Hace unos días terminé de leer “Una misma noche”, el libro del argentino Leopoldo Brizuela que ganó – este año – el premio Alfaguara 2012 (el más importante a nivel latinoamericano).

Publicitado como “un thriller oscuro y existencial”, cuenta la historia de Bazán, un escritor bloqueado y solterón que es testigo de un asalto en la casa de sus vecinos por parte de la misma policía. El incidente dispara en su memoria algo supuestamente similar que le ocurrió en el año 1976 cuando en la casa robada vivía la familia judía Kuperman. Bazán comienza poco a poco a recordar el papel que jugó su padre en el incidente y como aquello lo marcó de por vida.


La premisa es ciertamente intrigante, y uno espera que el escritor comience a hacerse el detective para descubrir que fue lo que realmente pasó. Pero esta es la verdad de la milanesa: en la novela no pasa NADA. Partamos de la base de que este libro no tienen ninguno de los elementos de un thriller, y el suspenso (cuando asoma) es muy débil.

El relato se desarrolla con dos planos temporales. En el de 1976, Brizuela estira una revelación que es no sólo predecible, sino también poco importante. No tienen ningún tipo de fuerza dramática. Los capítulos del 2010 son un poco más interesantes porque implican acción y movimiento del protagonista, pero tampoco están bien logrados. La realidad es que los personajes afectados por la atroz dictadura son poco interesantes y tienen roles muy secundarios.  

La historia no avanza para ningún lado y muy pronto el lector pierde el interés. Me mantuve atento hasta el primer tercio del libro, y después fue una cuestión de terminarlo únicamente por orgullo. #Puede ser que me haya dormido en alguna de las eternas descripciones#.


Lo peor de todo es que no hay una conclusión, un verdadero final. Toda la trama es una excusa para exponer lo que pasaba en la dictadura con un estilo de “ensayo”. Es incoherente: no tiene sentido que, una vez que se entiende que sucedió, el protagonista haya quedado tan marcado por ese hecho. En realidad, su vida no fue marcada por la dictadura (y la prueba más grande es que el escritor había olvidado ese recuerdo por más de 30 años). El relato termina de forma tan vacía como comenzó, sin ningún tipo de emoción en el camino.

Ni siquiera se profundiza en las acciones del padre y como influyeron en la familia Bazán, que era quizás el detalle más picante. El libro es una suerte de liberación de algunas historias colectivas sobre la dictadura… pero para eso leo un manual de historia. La novela falla en entretener o mantener el interés del lector, y Alfaguara definitivamente falló en darle ese tan preciado premio.

No estoy enojado con el libro, sólo un poco decepcionado por la publicidad engañosa. ¿Tiene algo positiv, al final? No sé. Claramente ganó el premio por su contexto (dictadura argentina, terror militar, “miedo al miedo”, etc.). Intenta hacerte reflexionar sobre la injusticia y de cómo la violencia puede convertirse en la moral de una sociedad. Pero para mi gusto es pesado y somnífero. Infumable.

«¿Por qué es tan difícil recordar esa época? ¿Simplemente porque en ella sucedían
cosas monstruosas? ¿O porque yo había sido testigo de que cualquiera puede
volverse monstruoso y eso es lo intolerable?»
 
(“Una misma noche”, Leopoldo Brizuela)

13 comentarios:

  1. y... los libros "politicos" son para recibir premios... nada mas...
    Gracias por la info.. Clara, concreta y conscisa.

    ResponderEliminar
  2. Coincido 100% con el comentario. Lo empecé a leer con todo el entusiasmo, y lo terminé a duras penas sabiendo que me estaba tragando un panfleto político, conocido (para el que leyó cualuqier diario en la argentina) superficialmente expuesto y, por repetido, previsible. No hay tensión, no hay misterio, no hay acción, no hay nada!!! Leí todos los premios Alfaguara y este es el peor de todos los libros premiados, incluso peor que Diablo Guardián y Mirá si yo te querré, que, en mi humilde criterio de lector, son historias bastante absurdas y cursis. Como el comentarista, me encuentro indignado con la publicidad engañosa.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Fue un libro al que le tenía muchas ganas. Me enorgullecía que un argentino ganara un premio tan codiciada... pero la decepción fue gran. Encima esta crítica fue difícil para mi, porque normalmente recomiendo lo que ME GUSTO. Pero necesitaba hablar de este libro tambien.

      Gracias por leerme y que lástima que no hayas dejado tu nombre!! Espero que puedas seguir leyendo el blog. Saludos!

      Eliminar
  3. Coincido con esta crítica. Infumable el libro, como Brizuela mismo...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me da pena tener que admitirlo, realmente quería que me gustara este libro... pero no va para ningún lado... =/

      Eliminar
  4. ¡Muy bien! No leí la novela pero como te dije en el comentario de tu última entrada, me parece perfecto que hagas reseñas sobre lo que te gusta y sobre lo que NO.
    Las no-recomendaciones también son algo positivo, creo que eso es uno de los ingredientes que le faltan a mi blog. En cuanto haga alguna no-recomendación voy a nombrar esta entrada tuya, jeje.

    Abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jaja. Hago lo mismo con las películas en mi fan-page. Trato de comentar todo, lo que me gustó y lo que no, y encontrar lo más positivo a lo que me parece una porquería. Este libro fue tremenda decepción. Mi deseo es que nadie caiga en la trampa (o que, por lo menos, estén prevenidos).

      Eliminar
  5. Totalmente de acuerdo con la crítica, confuso, vacio...una escusa para machacar sobre la dictadura

    ResponderEliminar
  6. Yo no he leido el libro, y no estoy descalificando nada de lo que has dicho (me gusta mucho tu blog, por cierto). No se cómo se tratará exactamente el tema de la dictadura en la novela, pero no estoy de acuerdo en lo que afirmas vos y algunas personas en los comentarios, respecto a que "para leer sobre la dictadura me compro un manual de historia"... Creo que es necesario expresar y recordar estos sucesos a través del Arte. La literatura, la música, la pintura son capaces de transformar estos hechos horrorosos (al igual que todo lo que existe) en algo hermoso, poético. Sirve para alimentar el alma, para no olvidar lo que pasó (costumbre común en la sociedad argentina) y para evolucionar (en muchos aspectos).
    Repito, no te estoy descalificando. No sé si este libro es arte, seguramente tenés razón y es un bodrio. Lo que digo es que no sólo los manuales de Historia deben hablar sobre las torturas y los sacrificios de aquellos años.
    Es más, en mi opinión, es preferible que existan libros, canciones y películas que traten estos temas y que sean malísimas, a la alternativa de olvidar todo lo que pasó y arriesgarnos a volver a equivocarnos de manera similar.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hey! Absolutamente válida tu opinión, y hasta estoy 100% de acuerdo.
      Puf, escribí este post hace un tiempazo, y gracias a tu comentario volví a leerlo. El libro es un bodrio, eso no lo retiro, jaja. Pero sí es cierto que esa frase no me representa. Es más probable que yo lo haya dicho más por la decepción misma de la novela.
      En serio: ¡muchas gracias por el aporte! Son comentarios como estos los que elevan el blog de "diario personal" hacia una suerte de comunidad.
      ¡Qué lástima que no hayas dejado un nombre! =)
      Saludos.-

      Eliminar
  7. A mí también me pareció un libro pésimo. En la contratapa dice que es un "thriller" pero de eso nada. Es muy lento y cuando agarra un poco de vuelo el escritor empieza a abundar en detalles que hacen perder el ritmo de nuevo. En fin me costó mucho terminarlo y solo lo hice esperando que me sorprendiera al final con algún giro así tipo Cortázar, no se un golpe final que justificara el sacrifcio de leerlo. Es cierto lo que dicen, los libros "políticos" son los que reciben premios. No se valora la calidad lteraria sino el mensaje. No vuelvo a leer libros premiados (Premiados por Alfaguara nunca más, seguro). Por cierto que un libro de historia bien narrado es más apasionante que una novela "histórica" mal escrita.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. GRACIAS. Me alegra no ser el único que piensa lo mismo. Lo triste es que no escribo literatura "política" y con mensaje... lo que implicaría que voy a estar eternamente alejado de jugosos premios como el Alfaguara =S
      Qué va a ser...

      Eliminar

Quizás te pueda llegar a interesar...