viernes, 22 de diciembre de 2017

Interpretando el final de Star Wars: The Last Jedi


Te puede haber gustado más o menos (a mí me gustó menos) pero lo cierto es que al último episodio de Star Wars le está yendo muy bien en los cines.

Recaudó 220 millones en sus primeros días en Estados Unidos, donde es el segundo mejor estreno de toda la historia (El Despertar de la Fuerza consiguió 247 millones en el mismo periodo de tiempo) y es un éxito de taquilla en todo el mundo. ¡Y eso que falta que se estrene en China!


Por el lado de la crítica profesional, tiene 92% de “certified fresh” en Rotten Tomatoes, 86/100 en Metacritic y 7.8 en IMDB.com. Se la glorificó por su aspecto técnico (es una película visualmente hermosa) y por ser arriesgada, diferente, dramáticamente opuesta a lo que uno habría esperado.

Ciertamente, también es la película más polarizante de Star Wars.

Los fanboys enojados crearon una petición en Change.org para quitar al episodio 8 del canon y volver a hacer la película desde cero. Un hecho peculiar que no tenía antecedentes y que ya lleva juntadas más de 50.000 firmas.

Tampoco ayuda que Mark Hamill viene tirando mierda desde hace varios días en cada aparición en los medios. No está de acuerdo con las decisiones que se tomaron con su propio personaje.


Aunque tengo que volver a verla, mi calificación inicial no fue positiva. De por sí ya no me había convencido del todo la película anterior (ver “5 reflexiones sobre El Despertar de la Fuerza”) y ésta creo que tiene problemas fundamentales que atentan contra los ideales de la franquicia.

Es extraño cómo la crítica la está alabando y poniéndola al nivel de El imperio contraataca cuando cualquier fan puede darse cuenta de sus enormes agujeros en el argumento y situaciones sin ningún tipo de sentido.

***

En la review para la fan-page hablé muy por arriba porque es difícil comentarla sin entrar en terreno de spoilers. Acá voy a analizar la película con más detalle y, especialmente, reflexionar sobre lo que significa el final. Así que, atentos: a partir de ahora hay spoilers por todos lados.

***


Una de cal y una de arena

The Last Jedi es una desconcertante y excesivamente larga película con un mensaje poco claro (o simplemente muy tonto). Desde los aspectos técnicos y visuales es magistral… que es lo que uno mínimamente espera de este tipo de producciones millonarias.

Incluso tiene cosas que me gustaron mucho. Luke Skywalker, por ejemplo, es un personaje diferente y fue trabajado con mucha solidez. Su relación con Rey es perfecta, y Rey sigue siendo una protagonista fantástica para la franquicia. Me pareció muy original la forma de comunicarse con Kylo Ren y la química que los dos actores tienen. Este es el punto más logrado, que culmina en la batalla espectacular de ellos dos juntos. Un momento soberbio arruinado por lo que pasa después.

Me encantó el giro de que Rey no sea nadie especial, sólo una simple hija de chatarreros y no una sangre noble relacionada con alguna de las grandes familias de la franquicia. Excelente vuelta de tuerca que está en tono con el espíritu de la nueva trilogía.

Sin embargo, por más cool que haya sido esa escena de “Reylo” peleando espalda con espalda, no alcanza para salvar a una historia defectuosa. Me da la impresión de que por cada cosa que The Last Jedi hace bien, se le contraponen resoluciones pésimas.

La trama tiene buenas ideas, en teoría, pero las ejecuta horriblemente mal. Entiendo la visión del director y la orientación que quiso darle a la historia, pero algunas de las cosas que suceden en la película no tienen ningún tipo de lógica.


Sí, estoy hablando de vos #LeiaSuperman.

Como asumo que quien está leyendo esta nota, ya vio la película, no es necesario comentar todas las situaciones ridículas. Mejor vamos con unos ejemplos concretos.

La escena inicial de Poe trolleando al General Hux, el personaje de Domhnall Gleeson, es fantástica. Es humor bien usado, desarrolla las personalidades de ambos y nos introduce al conflicto con una sonrisa. Pero luego Poe se pasa de largo, y no hay una escena en la que no tire un chiste al mejor estilo Peter Quill (Guardianes de la Galaxia).

Me molestó además que él no tuviera ninguna noción de pérdida de la vida humana ni remordimientos, a pesar de que se la pasa haciendo un mal plan tras otro. Poe nunca se hace responsable de sus acciones y su personaje va en contra de lo construido en el capítulo 7.

Por su parte, Domhnall Gleeson es un tremendo actor en un rol caricaturesco y absolutamente sobreactuado que no convence. Escena a escena se vuelva más estúpido, al punto que parece ser una parodia de otra cosa que no logré entender.


 "¿Murieron 5000 soldados? Bueno, al menos bajamos un avioncito..."

Otro ejemplo clave es la infame escena de Kylo, Rey y Snoke. ¿En serio Snoke era sólo un viejo decrépito y murió de esa forma patética? Un personaje misterioso, sobre el cual se habían elaborado miles de teorías, terminó siendo un panqueque que no vio venir su propia muerte. Ahora probablemente nunca sepamos quién era o de donde vino, un enigma que se había levantado en el episodio anterior.

El tratamiento de Snoke fue desastroso, al igual que el de otros personajes secundarios (Finn, Phasma, Holdo, Rose, etc). El director Rian Johnson se las ingenió para derrumbar todos los misterios, expectativas y caminos posibles que se habían armado en la película anterior.

Afuera lo viejo, que venga lo nuevo

Más allá de las críticas (podría estar toda la nota buscando las cosas que me molestaron) quiero pensar concretamente en el final de la película.

Para el guionista y director, tanto la muerte de Snoke como la de Luke tenían que ver con centrarse en los nuevos personajes. Snoke muere para que Kylo se convierta en el verdadero villano y la muerte de Luke da lugar a nuevos héroes Jedi.

El Despertar de la Fuerza se centraba en la búsqueda de Luke Skywalker. Tanto los rebeldes como los malos estaban igualmente determinados por encontrarlo. The Last Jedi nos muestra qué pasa cuando finalmente aparece.

Los motivos de su exilio tienen sentido y me pareció atractivo ver a Luke lidiando con ese conflicto interno. Sin embargo, ¿su personaje tuvo redención? ¿sus acciones cambiaron realmente las piezas del tablero como todos habríamos esperado?


El sacrifico de Luke: ¿valió la pena?

En primera instancia, todo parece indicar que su sacrificio fue en vano. No elimina a Snoke ni a Kylo. Técnicamente ni siquiera sale de la isla. La First Order ahora tiene una clara ventaja numérica.

Más allá de dos lecciones a Rey, ya no va a poder enseñarle la tradición Jedi a nadie más. Tampoco le da a La Resistencia un súper arma, un plan o siquiera una estrategia clara. Todo lo que hace es demorar a los villanos para que un puñado de rebeldes puedan escapar por sexta vez en la película.

El punto de The Last Jedi es decontruir la idea de que un único personaje sea capaz de ganar una guerra intergaláctica por sí solo. Hay un leitmotiv que recorre toda la película y es la idea de que la Fuerza está dentro de todos nosotros por igual, de que no es particular a una persona o a un Jedi. Y que esa Fuerza es un balance universal, un gris en lugar de dos extremos diametralmente opuestos.

De ser así, entonces el rol de Luke es el de un personaje enroque. Todos esperan que Luke Skywalker determine el destino de la galaxia… sin embargo él es (de forma bastante literal) un holograma, un espejismo, una mentira.

Hay cierto ingenio detrás de esta idea. Luke se ríe de Rey cuando ella le pide que sea un recurso “deus ex machina” para ganar la guerra. En su cabeza, ella esperaba que Luke saliera emocionado de las cuevas y comenzara a repartir sablazos laser a toda la First Order.


Quienes creen que el gran momento de Luke fue dejar escapar a los rebeldes, probablemente no entendieron el punto fundamental del desenlace. Poe dice (como tres o cuatro veces): “Él hace esto para dejarnos escapar”. Pero el escape es un efecto secundario de lo que Luke realmente quiere hacer.

Por extraño que suene, su idea es ganar la batalla con la mente y con el corazón.

Las batallas se ganan en la mente

Creo que lo que Luke logró con aquel sacrificio fue plantar la semillita de la rebelión a lo largo de miles de sistemas solares. La escena final nos da una pequeña muestra de ello, con los chicos hablando sobre este gran sacrificio de Luke (básicamente: somos nosotros, los fans de Star Wars, de niños) y uno de ellos hasta da indicios de tener La Fuerza.

El objetivo de Luke también es desequilibrar a Kylo… o algo así. Su frase de “If you strike me down in anger I’ll be with you forever, like your father” es bastante clave en este sentido.


Si los Siths todavía tienen algo de humanidad en su interior, entonces sucumbir ante la ira y matar a un Jedi los puede volver tan vulnerables como cuando un Jedi se deja seducir por el lado oscuro para matar a un Sith.

Recordemos que Kylo no mató a Leia cuando tuvo la oportunidad. Un momento chiquito y hermoso en la película que luego quedó totalmente denegado con el súper poder saiyajin de Leia, quien aparentemente puede volar, respirar y sobrevivir en el vacío del espacio. (Aunque luego necesite de urgencias médicas).

El sacrificio de Luke es el punto en sí mismo, no una treta para salvar a sus amigos. Él mismo dijo que había ido a la isla a morir. Está viejo, cansado, deprimido. Siente que fue un fracaso, que le falló a todos.

El mejor espectáculo que nadie vio

Ahora: si la pelea de Luke contra Kylo se planeó para ser un gran espectáculo público, ¿quién se supone que sería la audiencia? ¿Los rebeldes? Imposible, porque estaban escapando de la cueva por el otro lado. ¿La First Order? No me imagino a los stormtroopers llegando a casa para contar lo copado que fue Luke y cómo humilló a Kylo Ren.

Qué interesante habría sido ver a los stormtroopers sacarse el casco por el asombro de ver a un Jedi en acción. Que se plantara la semilla de discordia entre la disciplinada First Order.



Si bien este final fue sorprendente, creo que podría haberse ejecutado con mucha más destreza. De nuevo: Rian Johnson tuvo buenas ideas en esta historia, pero no logró llevarlas bien a la práctica.

De todas maneras, cabe pensar hasta qué punto puede quedar afectado el bueno de Kylo. Recordemos que él cree (y con razón) que Luke trató de matarlo cuando era un estudiante. Entonces matarlo no sería cruzar un nuevo límite. Ya mató a Han Solo y a Snoke, al fin y al cabo. No parece ser un umbral moral que le costaría atravesar.

Hay una cosa que me da curiosidad. Kylo seguramente cree que Luke está vivo todavía. Él mismo le dice: “See you around, kid!”, como asumiendo que se van a volver a ver pronto. ¿Tendrá un impacto en el próximo episodio? ¿Aparecerá como un fantasma acechando a Kylo? A lo mejor el plan de Luke era humillar a Kylo para luego desaparecer. Así, el villano perdería tiempo precioso buscando a un muerto mientras los rebeldes se rearman.

Por supuesto que esto depende de cómo quiera jugar las cartas J.J Abrams. Fácilmente se puede argumentar que Kylo podría sentir que Luke murió, del mismo modo que lo hicieron Leia y Rey.

La subtrama del casino

Al escribir esta nota, los críticos y la audiencia todavía no se ponen de acuerdo en cuanto a la nueva película de Star Wars. Sin embargo, lo único en lo que parecen estar en la misma página es que la media hora de subtrama en el casino es totalmente innecesaria, extraña y fuera de tono.

Finn y Rose, dos de los personajes más acribillados en esta película, tienen que viajar a un planeta-casino parecido a Mónaco para encontrar a un decodificador que permita desactivar el sistema espía que tienen las naves enemigas, una suerte de GPS mágico que rastrea a través del hiperespacio.

Se trata de un viaje sin sentido porque la película necesitaba que ellos dos hicieran algo, cualquier cosa. Durante media hora nos tenemos que fumar una mezcla de Star Wars con Casino Royale.


"No, Mr. Finn. I expect you to die."

De por sí tomaría mucho tiempo describir cada una de las pequeñas cosas que pasan en el casino  (y que ni siquiera importan). Hay una especie de mensaje político anti-guerra, la olvidable historia de origen de Rose, un bizarro encuentro con Benicio del Toro que no aporta nada, una enseñanza moral sobre no maltratar animales, etc, etc, etc.

Históricamente, Star Wars siempre fue una fantasía espacial excepcionalmente buena para crear planetas fascinantes y llenos de vida, donde los protagonistas debían hacer alguna side-quest: encontrar a alguien, destruir algo o confrontar a un villano. Pero siempre tenían un propósito claro y orgánico a la trama principal.

The Last Jedi, lamentablemente, complica más de lo debido la trama en este nuevo mundo, sin el tiempo para desarrollarlo o creando conflictos que no tienen un impacto real.

Historias de guerra: los niños del final

Pero si para algo sirvió la olvidable escena del casino fue para introducir a los pobre chicos esclavos que, al final de la película, están relatando la historia de Luke Skywalker.

Finn y Rose reciben ayuda de un chiquillo que manejaba los establos en Canto Bight. En el desenlace vemos a los mismos niños divirtiéndose con juguetes hechos a mano, simulando un encuentro con Luke Skywalker. Queda la pregunta de cómo saben lo que pasó (aunque si todos son sensibles a la Fuerza, es posible que hayan “sentido” toda la secuencia).

Su capataz interrumpe su sesión de juego y los manda de vuelta a trabajar. El chico (que, por cierto, se llama Temiri Blagg, aunque la película no lo especifica) sale y, como si nada, atrae su escoba con la Fuerza para comenzar a barrer.


La escoba oficial de Star Wars. Pedísela a tu juguetería amiga.

Aunque The Last Jedi no me haya convencido, creo que esa escena final del niño sintiendo la Fuerza es muy linda. Es linda porque ese chico tiene expectativas renovadas respecto a su futuro y, en algún nivel metatextual, también representa al niño interno de cada fan de Star Wars.

Es además un hilo de esperanza para la Resistencia: los Jedis no están desaparecidos, hay una nueva generación llegando. Es un cierre diferente a lo que la franquicia nos tiene acostumbrados y tiene un sentido simbólico con el niño volteándose a ver las estrellas y suspirando. Se trata de una referencia bastante directa al inicio del viaje de Luke Skywalker en A New Hope, el primer capítulo de la saga.

El chico imagina una vida más allá de ese hostil mundo que lo tocó vivir. Conoció a dos héroes de la Resistencia y empezó a utilizar el anillo que le dio Rose. La revolución está a la vuelta de la esquina.


Lo poderoso de esa última escena es cómo refuerza el tema de The Last Jedi con mucha sutileza. No sólo los nacidos de grandes familias pueden cambiar el curso de la historia. Rey es hija de chatarreros, sin ir más lejos.

Palabras finales

Que yo considere que The Last Jedi no está bien construida no significa que ésta no incorpore temáticas interesantes y tenga algunos puntos de redención. (Buenas ideas => Mala ejecución). Pienso que el sacrificio de Luke convence cuando uno lo piensa un poquito más.

No dejo de creer que este es un desafortunado capítulo de la saga. Es lamentable ver el rumbo que tomó una de las franquicias más adoradas por la cultura popular. Tendremos que esperar un par de años para ver cómo continúan/arreglan las cosas en Episodio 9.

***
……………………………………………………


……………………………………………………


 Podés seguir las nuevas notas y novedades (además de humor y críticas de cine) en mi fan-page: http://www.facebook.com/sivoriluciano. Si te gustó, ¡compartilo o dejá un comentario!

4 comentarios:

  1. La vi y me gustó mucho.
    Es efectiva esa escena final. Es interesante porque ser Jedi no es algo que se regala, se elige a quienes tienen potencial. Y es un acierto que se desmienta el ´título.
    Me gustó toda la parte del casino, el odio de Rose a toda esa gente. Y el descubrimiento de quienes ganan dinero con ambos bandos.
    Me gusta la relación tan intima a traves de la fuerza, de enemigos y aliados entre Rey y Kylo Ren. Kylo resultó un logro como personaje. Tiene sentido su deseo de emular a Darth Vader. Y en cierta forma, lo logró. Trinfó, obteniendo el poder. Y con la ayuda de Rey, aunque no haya podido convencerla.

    No sé si termina el papel de Luke. Se puede recurrir al hecho de que los jedis no se mueren del todo. Si hasta aparece un viejo (en más de un sentido) conocido. Creo que Luke podría volver en esa forma.

    Buena reseña.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Que tantos años después, Star Wars sea un fenónemo tan grande que logre generar eso (debates, críticas diametralmente opuestas, opiniones totalmente polarizantes) de por sí es increíble.
      Me gustó tu punto de vista sobre The Last Jedi.

      Eliminar
  2. ¡Muy buena nota!
    Agrego algo al respecto de la subtrama del casino:
    Si no recuerdo mal, en todos los episodios de las primeras trilogías, excepto quzás en el tercero, hay una subtrama ambientada en un mundo cualquiera que dura como 20 minutos y que podría haberse resuelto en 5.
    Un gusto leerte, como siempre.
    Un abrazo, Luciano.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Tocayo! Recordás bien. Es una especie de running gag de Star Wars desde la primera película. Pero bueno, hoy nos hemos vuelto mucho más exigentes (la culpa la tiene Internet) y hay películas que no pasarían nuestro juicio si se estrenaran hoy.
      Un gusto leeer tu comentario.
      ¡Slds!

      Eliminar

Quizás te pueda llegar a interesar...