viernes, 9 de junio de 2017

“A serious button”: mi cuento en el videojuego Thimbleweed Park

Una nota curiosa.

El año pasado surgió una convocatoria extraña. Como parte de la “Biblioteca Oculta” que está dentro del nuevo juego de aventura gráfica Thimbleweed Park, el creador (Ron Gilbert, la mente maestra detrás de clásicos “point and click” como Maniac Mansion y las primeras dos entregas de Monkey Island) lanzó una especie de concurso.

Más que concurso, era una invitación. Invitó a escritores de todo el mundo a subir microhistorias que iban a estar incluidas en una librería a la que llegan los protagonistas del juego en un momento dado. 

Esta fue la convocatoria original:


Había una serie de reglas sencillas para seguir:

1) Dos páginas por texto (cada una con 100 palabras y menos de 650 caracteres)
2) Hacer un trabajo original.
3) Un título (25 caracteres o menos)
4) Autor opcional.
5) No usar trabajos con copyright.
6) Apropiado para 1987.
7) Contenido apto para menores.
8) Texto escrito en inglés (luego serán traducidos).

La cuestión es que no fue fácil. Tuve que recortarlo y adaptarlo muchísimo porque no es fácil encuadrar un texto en  dos hojas de 650 caracteres (con espacios). En fin, lo que terminó saliendo fue microrrelato sobre un gran botón en una gran oficina.


¡Oh, sorpresa! (porque no estaría haciendo esta nota de haber sido de otra forma). Parece que mi cuentito llegó hasta el videojuego.

Este link describe las localizaciones y títulos de cada uno de los casi 1000 libros que hay dentro de la Occult Bookstore del juego. El mío está ubicado en la estantería 3.2.





En fin, acá va el cuentito.

***

"A Serious Button (on a Serious Office)"

Page 1

Nobody understood why they had installed that Big Red Button at the office. It didn´t do anything at all. Really. It was just there. A label literally said: THIS BUTTON IS USELESS. So nobody even cared about it. It was invisible to the eyes of the average worker, too busy making ends meet. Life was all about meetings with the boss, drinking coffee and hyping about the latest blockbuster movie.

On a particular day –a Tuesday, I recall–  a friend of mine pushed the button. Nothing happened, of course. Or did it? Next day, another co-worker pushed the Big Useless Button. I´m not exactly sure how that unfussy, austere event snowballed.

Page 2

A week later, everyone in the office did it on a regular basis. And people felt blissful. I couldn´t believe such nonsense. For me, it was a grand mystical meta-symbol of life. You know: you can push and push, but nothing new ever happens in the end. I felt sorry for those fools.

For my friend –the First Pusher, as he is now acknowledged– it works on every level. “You can become One with The Button”, he preaches. So, here I am. The crowd around me is tense. Someone bellows, “Push it already!". But I wait –timing is everything. Then, in a instant of utterly abandon, I slowly, deliberately, press the button. Suddenly,


***

Todavía no tuve la posibilidad de jugar Thimbleweed Park (si bien le tengo muchas ganas), así que si algún lector copado del blog lo juega, le pido encarecidamente una captura de pantalla (será bien recompensando con un abrazo virtual).

¡Hasta la próxima!


………………………………………………………………………………………………….


………………………………………………………………………………………………….


 Podés seguir las nuevas notas y novedades (además de humor y críticas de cine) en mi fan-page: http://www.facebook.com/sivoriluciano. Si te gustó, ¡compartilo o dejá un comentario!

3 comentarios:

  1. Que idea original. Un biblioteca con juegos en un videojuego.
    Y que bien que hayan elegido uno tuyo.
    Saludos

    ResponderEliminar
  2. chamo, qué emoción. Realmente tiene mucho merito aparecer en un juego de Ron Gilbert. Muchas felicitaciones. Cuando le de un vistazo, yo también estoy un poco ocupado con otras cosas, te haré llegar la captura de pantalla. Saludos

    ResponderEliminar
  3. Excelente ! Congratuleiyon ! Lástima que no caczo un pomo .. y bueh..

    ResponderEliminar

Quizás te pueda llegar a interesar...