jueves, 11 de agosto de 2016

Exonario: las palabras que deberían existir


Hace muy poquito salió una nota mía para Nussocial, uno de los blogs donde colaboro como redactor. Hablé sobre un grupo de narradores que improvisan historias en Bahía Blanca y tuve la oportunidad de entrevistar a dos de los integrantes del grupo: Robby Gutiérrez y Jorge Ricardo Mux. La nota completa está disponible en este link.

La cuestión es que el nombre Jorge Mux me sonaba del blog Exonario (que había leído hace algunos años), y me pregunté si se trataría de la misma persona. 

Resultó que no. El autor del blog es, de hecho, el hijo del integrante de “Narraciones al Instante”. Las vueltas de la vida.

Exonario es una propuesta súper interesante que comenzó Jorge Mux hijo –escritor y profesor de filosofía en la Universidad de Bahía Blanca– allá por el 2006. Se trata de más de mil expresiones y palabras que no están en el diccionario de la Real Academia Española, pero que todos hemos sentido (y sufrido) alguna vez. Comenzó como un blog y hoy también es un libro

¡Hasta tiene su propia wiki!

Como dice el mismo autor, son "definiciones insólitas, de dudosa justificación, de nombres hilarantes y muchas veces de imposible referencia". Y si bien hay muchísimo humor en la cuestión, hablamos de un laburo muy serio.

Mux dio una charla TED en el 2012 sobre el tema, y ahí explica mejor de qué trata este catálogo de términos y definiciones que busca ponerle nombre a situaciones y objetos que no lo tienen. Todos pueden colaborar para crear nuevas palabras (hoy hay unas 1300, de las cuales 300 aproximadamente fueron colaboraciones) siempre y cuando se cumpla con algunas reglas específicas (tienen que ser completamente funcionales al idioma castellano, no existir en diccionarios convencionales, etc).
  

***

La idea es genial porque nuestro castellano, por hermoso que sea, tiene muchas limitaciones. 

Los americanos tienen la facilidad de que su inglés se va adaptando constantemente a nuevas formas. Por ejemplo, en inglés todo puede convertirse en un verbo, por ejemplo “google + something”. Hemos castellanizado muchas de esas cosas (googlear, clickear, supportear, stalkear) pero lo cierto es que a veces no suena del todo bien.

¿Por qué nuestro lenguaje tiene que limitar nuestra capacidad de expresión? Otros idiomas tienen palabras únicas que, en castellano, significan cosas larguísimas de describir (como mencioné en “10 curiosidades sobre el idioma español”):


Exonario está disponible en todas las librerías de Argentina y también en versión Ebook. Algunas partes pueden leer online a través de Google Books.


Para cerrar, los dejo con algunas que yo ya agregué al diccionario de mi vida; ustedes pueden seguir indagando Exonario por su cuenta.

Biarexia (Sust. Del griego biá = violencia y orexis = apetito). "Necesidad de observar o desplegar violencia". Más de una vez necesito matar zombies en el Killing Floor o ver una buena película de acción para depurar mis energías negativas.
 Morifendia (mos= costumbre; findere= hender, abrir) “Manía o mala costumbre de dejar las puertas, las alacenas, los frascos, las canillas y las cremalleras entreabiertos o mal cerrados.” Me considero culpable.
 Pistentimio (Del griego pistis = creencia y enthymio = recuerdo) “Errónea creencia según la cual ciertas ideas que se nos ocurren momentánea y espontáneamente, serán recordadas cuando haga falta aplicarlas”. Esto es muy Ley de Murphy, ¿no?
 Ambiquestia (Sustantivo. Del latín ambi = en dos sentidos y conquestio = reproche. Adjetivo: ambiquesto) . "Capacidad de quejarse por una cosa y por la cosa contraria". El clásico caso de la Gata Flora.
 Letámara (Sustantivo femenino. Del latín laetitia = alegría y amaritudo = sabor amargo). “Exaltada alegría con un dejo de preocupación”. Cómo cuando la están pasando súper bien en una fiesta pero no estás seguro si cerraste bien la puerta de tu casa. La sufro bastante seguido.
 Microdélico,a (Adjetivo. Del griego mikrós = pequeño y délomai = manifestarse) “Quien tiene militancia en cuestiones mínimas e insignificantes”. Todos tenemos alguna microdelia en nuestra vida.
 Irenofagia (Sustantivo. Del griego eiréne = paz y fágo = comer). “Capacidad de arrebatar la paz ajena”. Creo que es la condición básica de todo jefe.

BONUS TRACK: Mi nota sobre “Narraciones al Instante” para Nussocial: LEER ACÁ.


………………………………………………………………………………………………….


………………………………………………………………………………………………….


 Podés seguir las nuevas notas y novedades (además de humor y críticas de cine) en mi fan-page: http://www.facebook.com/sivoriluciano. Si te gustó, ¡compartilo o dejá un comentario!

5 comentarios:

  1. No se como se "llama" a la condición contraria de "morifendia", porque yo no soporto ver una puerta, alacena, gaveta, cortina, etc, entre abierta, abierta de par en par, o mal cerrada.
    Creo que no nos llevaríamos muy bien... :P

    Buen post, muy interesante. Sobre todo, cuando has mencionado que nuestro idioma no acepta tan de buenas, ni tan de primeras, adicionar palabras nuevas. Creo que a la RAE le ha costado mucho aceptar nuestros americanismos, nuestra jerga y deslices al hablar. Yo soy defensora de la variedad del lenguaje, creo que eso es lo que lo enriquece, sea que este o no aceptado en la RAE.

    ResponderEliminar
  2. Me había olvidado de ese blog, la verdad es que es una idea genial. Aparte me gusta la rigurosidad con que son creadas las palabras, porque no mezcla raíces latinas y griegas, como sí lo hace la famosa etimología falsa de Grondona ("alumno"), que hacía que mis profesores de latín lo odiaran bastante jajajajajajaja!

    Los idiomas del norte parece que son más flexibles que el castellano, entre el potencial verbalizador del inglés, la capacidad de compuestos de alemán y la traducción de extranjerismos del finlandés. Aunque el castellano tiene su encanto, me gustaría ver a cualquiera de ellos definir "sobremesa" en la menor cantidad de palabras posible :P

    Saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ja, te banco con lo de sobremesa. Quizás se puede decir... ¿after-dinner conversation? Es cierto que es bastante intraducible, por lo menos con una sola palabra del inglés. De hecho, quizás fui muy duro con nuestro español. Ciertamente hay muchísimas palabras que no pueden ser llevadas fácilmente a un equivalente en inglés. Se me ocurren:
      - Friolento.
      - Madrugar.
      - Menos mal. (Esta sí es un reto)
      - Tutear.
      - Desvelado.

      ¡Saludos!

      Eliminar
    2. Qué interesante Exonario, ya desde el título busca resumir la idea. Incluso en este momento me lo están subrayando en rojo.
      No se mucho de idiomas, pero me gusta el comentario de Denise.
      Y sigo aprendiendo de este blog. Voy a chusmear (sigue el subrayado en rojo) las definiciones de Exonario para elegir mis preferidas.

      Abrazo!

      Eliminar
  3. Interesante blog el que presentás. Es creativo desde el título.
    Me gusta esa idea de crear palabras, basándose en la etimología. Alguna vez Voltaire creó la palabra optimismo, para denostar esa actitud. Paradoja. Me gusta microdélico, hay gente así en los medios. Y suele pasarme la emoción de letamara.
    Idiopero se puede aplicar a la topologia, una parte innovadora de la geometría con conceptos tan raros y reales, como la cinta de Moebius que tiene un solo lado. Y la botella de Klein que se contiene a si misma.

    Innovador.
    Saludos.

    ResponderEliminar

Quizás te pueda llegar a interesar...